Himnos del Evangelio
O S

Oprima el imágen de búsqueda o la tecla enter.

I'm thinking really hard...
1.Escuchar
441.
236.Escuchar
237.Escuchar
342.
343.
310.Escuchar
2.Escuchar
333.Escuchar
387.
135.Escuchar
3.Escuchar
coro 1.
coro 2.
238.Escuchar
64.Escuchar
136.Escuchar
568.
137.
239.Escuchar
138.
4.Escuchar
240.
coro 3.Escuchar
4.Escuchar
241.Escuchar
528.
581.Escuchar
388.
361.
457.
139.Escuchar
442.
443.
389.
5.Escuchar
362.
561.Escuchar
390.
382.
6.Escuchar
386.
7.Escuchar
140.Escuchar
383.
8.Escuchar
73.Escuchar
235.
391.
263.Escuchar
444.Escuchar
344.Escuchar
141.Escuchar
9.Escuchar
10.Escuchar
392.
445.
334.
363.
446.Escuchar
11.Escuchar
142.
12.Escuchar
545.
375.
242.
13.Escuchar
143.
144.
477.Escuchar
514.
243.
coro 4.
14.Escuchar
297.
36.Escuchar
145.
393.
330.Escuchar
82.Escuchar
392.
coro 5.Escuchar
522.
447.
167.
394.
146.Escuchar
15.Escuchar
450.
37.Escuchar
329.Escuchar
449.
16.Escuchar
17.Escuchar
395.
361.
451.
31.Escuchar
coro 6.
345.Escuchar
452.
323.Escuchar
396.
18.Escuchar
19.Escuchar
448.
320.Escuchar
311.
297.
364.
437.
26.
20.
147.
376.
497.
21.
552.
148.
365.
294.
79.Escuchar
530.
coro 7.Escuchar
244.
149.Escuchar
397.
245.Escuchar
288.
22.
525.
150.
453.
454.
313.
coro 63.Escuchar
312.
110.Escuchar
335.Escuchar
coro 67.Escuchar
23.
455.
151.Escuchar
152.Escuchar
370.
346.
314.Escuchar
143.
456.
coro 8.
coro 9.
315.Escuchar
24.
246.
398.
25.Escuchar
457.
coro 58.Escuchar
458.
424.
coro 44.
399.
247.
564.
347.
459.
153.Escuchar
154.Escuchar
248.
coro 59.Escuchar
142.
27.Escuchar
384.
28.Escuchar
438.
400.
460.
559.
155.Escuchar
560.Escuchar
coro 10.
514.
529.
449.
155.Escuchar
316.Escuchar
29.Escuchar
30.Escuchar
31.Escuchar
533.
156.
583.
461.
528.
358.
78.Escuchar
532.
157.
32.Escuchar
140.Escuchar
462.
33.Escuchar
348.
366.
158.
34.Escuchar
459.
35.Escuchar
120.Escuchar
97.Escuchar
coro 11.
159.
401.
537.
249.
36.Escuchar
160.Escuchar
317.Escuchar
379.
37.Escuchar
566.Escuchar
347.
318.
512.
463.
464.
402.
38.Escuchar
161.Escuchar
39.Escuchar
162.Escuchar
465.Escuchar
coro 42.
40.Escuchar
250.
41.Escuchar
61.Escuchar
548.
349.
42.Escuchar
coro 12.
coro 62.Escuchar
coro 43.
367.
368.
298.Escuchar
300.
369.
196.
43.Escuchar
44.Escuchar
251.
549.
304.
403.
163.Escuchar
45.Escuchar
coro 13.
coro 14.Escuchar
164.
537.
53.Escuchar
46.Escuchar
579.Escuchar
47.Escuchar
435.
coro 15.
517.
48.Escuchar
567.
49.Escuchar
50.Escuchar
290.
coro 16.Escuchar
551.
51.Escuchar
350.
165.
319.Escuchar
404.
19.Escuchar
400.
541.
535.
252.
541.
466.
584.
298.Escuchar
518.
405.
416.Escuchar
52.Escuchar
coro 17.
166.
562.
467.
307.
575.Escuchar
167.
168.
518.
520.
253.
169.
23.
254.
406.
coro 19.
coro 18.
350.
255.Escuchar
554.
403.
coro 20.Escuchar
255.Escuchar
53.Escuchar
109.Escuchar
469.
188.Escuchar
534.
407.
351.Escuchar
535.
170.
54.Escuchar
15.Escuchar
470.
523.
65.Escuchar
468.
336.Escuchar
171.
524.
234.Escuchar
112.Escuchar
55.Escuchar
172.
43.Escuchar
56.Escuchar
coro 21.Escuchar
396.
341.
173.Escuchar
57.Escuchar
coro 22.Escuchar
256.Escuchar
342.
257.
555.
24.
530.
324.Escuchar
317.Escuchar
coro 23.
510.
116.Escuchar
258.
259.Escuchar
175.
466.
357.
174.
515.
471.
320.Escuchar
175.
126.Escuchar
408.
coro 24.
coro 51.Escuchar
472.Escuchar
525.
433.
370.
58.Escuchar
176.Escuchar
543.
473.
371.
59.Escuchar
409.
321.Escuchar
540.
571.
474.
coro 25.Escuchar
106.Escuchar
177.
coro 64.
475.
60.Escuchar
322.
coro 26.Escuchar
352.Escuchar
coro 27.Escuchar
410.
372.
365.
61.Escuchar
coro 60.Escuchar
96.Escuchar
coro 28.Escuchar
476.Escuchar
337.Escuchar
62.Escuchar
20.
203.
411.
532.
446.Escuchar
178.
179.
319.Escuchar
323.Escuchar
338.
63.Escuchar
412.
413.
260.Escuchar
coro 29.Escuchar
261.
180.
64.Escuchar
477.Escuchar
coro 65.Escuchar
coro 52.Escuchar
531.
262.Escuchar
373.
490.
353.
65.Escuchar
181.Escuchar
508.
66.Escuchar
339.
324.Escuchar
414.
182.Escuchar
183.Escuchar
184.Escuchar
572.
44.Escuchar
185.
186.
520.
67.Escuchar
68.Escuchar
69.Escuchar
440.
190.
187.
409.
188.Escuchar
558.
263.Escuchar
411.
513.
325.
139.Escuchar
264.
265.
coro 48.
340.Escuchar
580.
58.Escuchar
189.
354.
70.Escuchar
71.Escuchar
190.
72.Escuchar
coro 54.Escuchar
75.Escuchar
226.Escuchar
415.Escuchar
191.
478.
73.Escuchar
74.Escuchar
416.Escuchar
326.
355.
299.
75.Escuchar
54.Escuchar
76.Escuchar
545.
546.Escuchar
480.Escuchar
481.Escuchar
192.
526.
529.
193.
417.
134.Escuchar
557.Escuchar
479.Escuchar
71.Escuchar
77.Escuchar
78.Escuchar
218.
194.
394.
90.
482.Escuchar
195.
79.Escuchar
387.
266.
578.Escuchar
267.
196.
418.
327.Escuchar
80.Escuchar
408.
483.
197.
419.
198.
152.Escuchar
550.
55.Escuchar
32.Escuchar
81.Escuchar
82.Escuchar
374.
83.Escuchar
484.
67.Escuchar
516.
coro 49.
coro 30.
426.
268.
375.
199.
84.Escuchar
376.
519.
85.Escuchar
86.Escuchar
87.
2.Escuchar
377.
485.
10.Escuchar
418.
420.
269.
421.
389.
491.
486.
200.
88.
328.Escuchar
89.Escuchar
522.
422.
423.
301.
302.
378.
385.
201.
423.
6.Escuchar
470.
401.
527.
275.Escuchar
95.Escuchar
556.
270.
424.
487.
13.Escuchar
90.
539.
202.
91.Escuchar
345.
203.
92.Escuchar
271.
544.
425.
305.
521.
339.
488.
coro 45.
93.Escuchar
426.
204.
94.Escuchar
205.
95.Escuchar
206.
355.
96.Escuchar
97.Escuchar
98.Escuchar
coro 56.Escuchar
356.
430.
489.
coro 31.
445.
490.
491.
405.
353.
207.
99.Escuchar
coro 32.
100.Escuchar
492.
306.
100.Escuchar
493.
494.
436.
208.
536.Escuchar
101.Escuchar
102.Escuchar
209.
337.
582.Escuchar
183.Escuchar
431.
515.
coro 66.Escuchar
156.
176.Escuchar
272.
427.
501.
229.Escuchar
379.
318.
516.
12.Escuchar
160.Escuchar
498.
88.
210.
526.
478.
428.
coro 33.Escuchar
536.Escuchar
495.
84.Escuchar
273.
114.Escuchar
103.Escuchar
429.
439.
104.Escuchar
329.Escuchar
105.Escuchar
534.
273.
496.
47.Escuchar
330.Escuchar
3.Escuchar
106.Escuchar
497.
563.Escuchar
498.
118.Escuchar
274.
275.Escuchar
276.
211.
277.
107.Escuchar
108.Escuchar
357.
499.
331.
109.Escuchar
110.Escuchar
278.
212.
538.
279.
8.Escuchar
213.
213.
431.
417.
217.
573.
303.
214.
215.
216.
553.
546.Escuchar
280.
308.
281.
282.
283.Escuchar
284.
500.
218.
332.Escuchar
111.Escuchar
174.
coro 46.
112.Escuchar
149.Escuchar
219.
547.Escuchar
113.Escuchar
314.Escuchar
coro 34.
166.
128.
371.
102.Escuchar
154.Escuchar
503.
114.Escuchar
378.
220.
341.
574.
501.
565.
427.
170.
496.
455.
coro 61.Escuchar
428.
115.Escuchar
coro 53.Escuchar
432.
362.
285.
465.Escuchar
309.
45.Escuchar
221.
517.
360.
157.
340.Escuchar
116.Escuchar
207.
502.
117.Escuchar
118.Escuchar
503.
422.
119.Escuchar
120.Escuchar
125.Escuchar
504.
333.Escuchar
222.
585.Escuchar
121.Escuchar
coro 47.
433.
122.Escuchar
133.Escuchar
286.
505.
coro 35.Escuchar
223.
511.
287.
123.Escuchar
224.
225.Escuchar
226.Escuchar
124.Escuchar
227.Escuchar
300.
434.
576.Escuchar
125.Escuchar
506.
coro 57.Escuchar
228.
229.Escuchar
230.Escuchar
380.
569.
coro 55.Escuchar
358.
540.
162.Escuchar
126.Escuchar
127.Escuchar
493.
328.Escuchar
231.Escuchar
158.
542.
128.
506.
66.Escuchar
288.
289.
533.
129.Escuchar
231.Escuchar
531.
299.
92.Escuchar
523.
507.
98.Escuchar
359.
50.Escuchar
123.Escuchar
232.Escuchar
544.
233.
509.
310.Escuchar
349.
432.
195.
28.Escuchar
130.
coro 36.
360.
290.
291.
435.
292.
293.
436.
131.Escuchar
460.
508.
570.
510.
coro 37.
434.
132.Escuchar
14.Escuchar
294.
373.
87.
295.
381.
133.Escuchar
63.Escuchar
234.Escuchar
221.
coro 41.
346.
77.Escuchar
419.
235.
308.
511.
134.Escuchar
296.
coro 38.
527.
104.Escuchar
coro 39.
482.Escuchar
coro 40.
coro 50.Escuchar
577.Escuchar
512.
513.
309.


H I M N O S
1EscucharMarcos 5.19; Hechos 10.42,43
  1. A casa vete y cuenta allí
    que Cristo te salvó;
    que tus amigos vean en ti
    lo que Él por gracia obró.
    coro
    • A casa vete y vean en ti
      que Dios te hizo bien,
      y puede ser que los de allí
      lo buscarán también.
  2. A casa vete y cuenta allí
    que Cristo comprendió
    tu gran necesidad, y así
    su sangre derramó.
  3. Ve, cuenta a los de en derredor
    que Él satisfará
    sus almas, puesto que en su amor
    la cruz sufrido ha.
  4. Ve, cuenta a los de más allá
    que en Cristo hay perdón,
    y que Él a todos salvará,
    si quieren salvación.
2Escuchar Juan 7.37, 14.3, 5.40, 17.24
  1. A Jesucristo ven sin tardar,
    que entre nosotros hoy Él está;
    y te convida con dulce afán,
    tierno diciendo: «Ven».
    coro
    • ¡Oh cuán grata nuestra reunión!
      cuando al fin en celestial mansión
      con Él estemos en comunión,
      gozando eterno bien.
  2. Piensa que Él sólo puede colmar
    tu triste pecho de gozo y paz;
    y porque anhela tu bienestar,
    vuelve a decirte: «Ven».
  3. Su voz escucha sin vacilar,
    y grato acepta lo que hoy te da.
    Tal vez mañana no habrá lugar;
    no te detengas, ven.
3EscucharApocalipsis 4.1, 21.4, 22.5
  1. A la tierra marchamos
    do viven los santos
    en gozo y gloria y honra inmortal.
    Y tú, que sin Dios corres
    presto a la muerte,
    oh di: ¿Quieres ir al Edén celestial?
    coro
    • ¿Quieres ir? ¿Quieres ir?
      ¿Quieres ir? ¿Quieres ir?
      Oh di: ¿Quieres ir al Edén celestial?
  2. En ese país ni dolor ni gemido
    jamás en sus prados cabida tendrán.
    Y tú que te sientes del mal oprimido,
    oh di: ¿Quieres ir al Edén celestial?
  3. Allá no hay pobreza; poseen los salvos
    inmensas riquezas con Cristo Jesús.
    Allá no hay enfermos,
    están todos sanos.
    Oh di: ¿Quieres ir al Edén celestial?
  4. Ven, pues, con nosotros.
    Jesús es la puerta,
    y franca la entrada al cielo te da;
    al reino de Dios, a su gloria eterna.
    Oh di: ¿Quieres ir al Edén celestial?
4EscucharApocalipsis 3.20; Salmo 22.26; Proverbios 1.28
  1. A tu puerta Cristo está. Ábrele.
    Si tú le abres, entrará. Ábrele.
    Tu pecado quitará,
    luz y paz derramará,
    día alegre te será. Ábrele.
  2. Ábrele, oh pecador. Ábrele.
    Abre ahora al Salvador. Ábrele.
    Te ofrece salvación,
    del pecado el perdón.
    Saciará tu corazón. Ábrele.
  3. ¡Oh! no le hagas esperar. Ábrele.
    Tal vez pronto marchará. Ábrele.
    ¡Qué dolor después tendrás,
    cuando en vano clamarás,
    y perdido te hallarás! Ábrele.
5Escuchar 2 Timoteo 1.12; 2 Corintios 5.1; Salmo 17.15
  1. Al cielo voy, al cielo voy,
    yo confío en Jesús.
    Él me salvó, Él me salvó;
    por mí Él ha muerto en la cruz.
    Yo te veré, mi Salvador,
    yo te veré a Ti, Señor,
    en dulce luz y resplandor,
    yo te veré, mi Salvador.
  2. Al cielo voy, al cielo voy,
    yo confío en Jesús.
    Él me salvó, Él me salvó;
    por mí Él ha muerto en la cruz.
    Tu pura sangre carmesí
    la culpa vil borró de mí;
    y gozaré ventura allí.
    Yo te veré, mi Salvador.
  3. Al cielo voy, al cielo voy,
    yo confío en Jesús.
    Él me salvó, Él me salvó;
    por mí Él ha muerto en la cruz.
    Feliz aquel que en Ti confió
    y Salvador te proclamó.
    En Ti también espero yo;
    yo te veré, mi Salvador.
6EscucharRomanos 6.23, 8.32; Colosenses 2.9
  1. Al mundo impío Dios amó,
    perdido en su maldad,
    y a gran precio le salvó,
    de buena voluntad.
    coro
    • ¡Oh qué amor! ¡qué inmenso amor!
      No hay otro amor así;
      Dios desde el cielo al Salvador
      mandó a morir por mí.
  2. Y ahora es mío por la fe
    el don de Dios, Jesús.
    Mi redención por sangre fue,
    la sangre de la cruz.
  3. La gloriosa plenitud
    de la Divinidad
    en Cristo está; por su virtud
    me da la santidad.
  4. Aliéntate, oh alma fiel,
    pues Cristo te dará
    felicidad aquí con Él,
    y gloria eterna allá.
7EscucharLucas 4.18, 7.13; Isaías 61.1; Juan 1.18
  1. Al pobre hoy se pueden dar
    noticias del amor
    con que Jesús le ha de colmar
    de bienes y favor.
    Pues en su santo corazón
    alberga tierna compasión
    del pobre en su dolor,
    del pobre en su dolor.
  2. Al ciego vista quiere dar
    que pueda a Cristo ver;
    por sus caminos siempre andar
    y gozo en Él tener.
    Mirar la gloria de su faz
    y conocer su dulce paz,
    sin nunca más temer,
    sin nunca más temer.
  3. A los que encadenados van
    con grillos del error,
    enseña —sueltos de Satán—
    que Cristo es su Señor.
    En Cristo el alma suelta es
    y goza libertad después,
    sirviendo al Salvador,
    sirviendo al Salvador.
  4. El quebrantado corazón
    en Cristo encontrará
    mayor que humana compasión;
    Dios, Padre le será.
    Pues en Jesús se reveló
    el mismo Dios que nos amó,
    y que nos amará,
    y que nos amará.
8EscucharZacarías 13.1; Salmo 51.7; Isaías 1.18
  1. ¡Alabado el gran manantial
    que de sangre Dios nos mostró!
    ¡Alabado el Rey que murió;
    su pasión nos libra del mal!
    Lejos del redil de mi dueño,
    vime pecador, perdido y vil.
    El Cordero sangre vertió;
    me limpia sólo este raudal.
    coro
    • Sé que sólo así
      me emblanqueceré.
      Lávame en tu sangre, Jesús,
      y nívea blancura tendré.
  2. La punzante insignia llevó;
    en la cruz dejó de vivir.
    Grandes males quiso sufrir;
    no en vano Cristo sufrió.
    Al gran manantial conducido,
    que de mi maldad ha sido fin,
    «Lávame» le pude decir,
    y nívea blancura me dio.
  3. Padre, de Ti lejos vagué;
    extraviose mi corazón.
    Como grana mis culpas son;
    no con agua limpio seré.
    A tu fuente magna acudí;
    tu promesa creo, oh Jesús;
    la eficaz virtud de tu don,
    la nívea blancura me dé.
9Escuchar1 Juan 2.1; Isaías 48.18; Apocalipsis 7.14, 21.4,25; Juan 14.2
  1. Allá en la gloria, delante del gran trono,
    Jesús, mi abogado, intercede por mí.
    Mi causa en sus manos siempre prevalece,
    también abogado será Él para ti.
    coro
    • Ven, pues, a Jesús;
      ven, pues, a Jesús;
      la misma ventura en Él hay para ti.
  2. Una paz tengo, profunda como un río,
    que nace de Cristo, su bendito autor.
    Comprola muriendo en el triste Calvario;
    también para ti es el don de su amor.
  3. Blancos vestidos yo tengo, que en la sangre
    lavé del herido Cordero de Dios.
    De todo pecado me limpia Jesucristo;
    también por su cruz tienes tú salvación.
  4. Una morada yo tengo que me aguarda,
    por Él preparada en la casa de Dios.
    Allá no hay más noche, ni angustia, ni llanto;
    también tú entrarás si de Él vas en pos.
10EscucharGálatas 2.20; Mateo 7.13; Apocalipsis 4.1
  1. Allí la puerta abierta está,
    su luz es refulgente;
    la cruz fulgura más allá,
    señal de amor ferviente.
    coro
    • ¡Oh cuánto me amas, Cristo, así
      que te entregaste Tú por mí!
      Por mí, por mí,
      y quiero entrar por Ti.
  2. Y los que buscan salvación,
    la entrada franca tienen.
    No hay pobres, ricos, ni nación
    para los que a ella vienen.
  3. Pasado el río más allá,
    en la feraz pradera,
    la paga de la cruz está:
    eterna primavera.
11Escuchar Éxodo 19.12,16; Salmo 51.4; Romanos 7.12
  1. Andaba yo en males mil,
    absorto en la vida vil,
    muy lejos del Señor.
    La voz oí del Sinaí
    clamando a gritos hacia mí:
    «Que muera el pecador».
  2. ¡Ay! ¡ay! de mí, que pecador,
    he obrado contra mi Señor
    y su ira beberé.
    Con truenos ya la Ley decía
    que muerta está el alma mía;
    sin duda moriré.
  3. Angustia así me atormentó,
    mas Cristo por allí pasó
    y viome con amor.
    «Ven, alma triste, ven a mí»,
    me dijo Él, y recibí
    al tierno Salvador.
  4. La justa Ley me condenó;
    mas Cristo ya me libertó,
    sufriendo allí en la cruz.
    Con gozo siempre cantaré,
    de eternas penas escapé
    por viva fe en Jesús.
12EscucharMateo 27.22, 6.24; Hechos 17.31
  1. Ante Pilato Jesús está;
    todos los suyos se fueron ya.
    Pregunta se oye, y ¿qué será?
    ¿Qué harás tú con Cristo?
    coro
    • ¿Qué harás tú con Cristo?
      No puedes ser neutral;
      pronto tendrás que decirte:
      ¿Conmigo qué hará Él?
  2. Aun hoy a prueba está Jesús;
    puedes negarle, dejar la luz;
    fiel puedes ser y tomar tu cruz.
    ¿Qué harás tú con Cristo?
  3. ¿A Cristo quieres tú rechazar,
    como Pilato y ser neutral?
    ¿Quieres tus culpas a Él contar?
    ¿Qué harás tú con Cristo?
  4. Cristo, te tomo por Salvador;
    te reconozco por mi Señor.
    Digo, gozándome en tu amor:
    «Ahora soy de Cristo».
13EscucharMateo 22.10; Lucas 14.22, 13.25
  1. Aún hay lugar —escucha pecador—
    en el banquete eterno del Señor.
    ¡Oh, sí! ¡oh, sí! hay sitio para ti.
  2. Entra al festín, que muchos gozan ya,
    y allí Jesús un sitio te dará.
    ¡Oh, sí! ¡oh, sí! hay sitio para ti.
  3. Aún hay lugar, la puerta franca está;
    mas entra pronto, que a cerrarse va.
    ¡Oh, sí! ¡oh, sí! hay sitio para ti.
  4. Ángeles mil te dicen con amor:
    «Entra a gozar la gloria del Señor».
    ¡Oh, sí! ¡oh, sí! hay sitio para ti.
  5. Pronto, tal vez hoy mismo, morirás.
    Pasa al banquete, o tarde clamarás:
    «¡Ay, me perdí! No hay sitio para mí».
14EscucharLucas 15.2; Romanos 8.3; 1 Timoteo 1.15
  1. Bienvenida da Jesús
    (créelo, pobre pecador)
    al que, en busca de la luz,
    vague ciego y con temor.
    coro
    • Volveremos a cantar:
      Cristo salva al pecador.
      Claro hacedlo resonar:
      Cristo salva al pecador.
  2. Ven. Con Él descansarás.
    Ejercita en Él la fe.
    De tus males sanarás;
    a Jesús tu amigo ve.
  3. Hazlo, porque así dirás:
    «Ya no me condenaré.
    Ya la Ley no pide más;
    la cumplió Jesús, lo sé».
  4. Recibirte prometió;
    date prisa en acudir.
    Necesitas, como yo,
    vida que Él te hará vivir.
15Escuchar Hechos 10.38; Isaías 12.5; Salmo 126.3
  1. Cantaré a Cristo por su gran amor,
    cómo vino para ser mi Salvador.
    ¡Tan humilde fue el lugar
    en el pueblo de Judá,
    donde Cristo vino por amor de mí!
    coro
    • Es sin igual en su infinito amor,
      pues en la cruz allí,
      su vida dio por mí.
      Yo cantaré su dulce nombre, sí;
      ¡oh Salvador eterno! loores doy a Ti.
  2. Cantaré a Cristo, quien en humildad
    obró siempre la divina voluntad.
    Los enfermos Él sanó,
    a los muertos levantó,
    a los pobres Él colmó por su bondad.
  3. Cantaré a Cristo, quien murió por mí;
    contaré lo que Él ha hecho para mí.
    Mis pecados Él llevó,
    mi perdón y paz compró;
    siempre cantaré su dulce nombre, sí.
16EscucharApocalipsis 21.27; 1 Juan 1.9; Juan 10.9
  1. Cargado estoy de males y pesar;
    miro hacia el cielo y quiero allí entrar.
    Aunque no puede en él caber el mal,
    alguien me llama al reino celestial.
  2. Tan vil soy yo, ¿quién puede hacerme entrar
    al santo ambiente del divino hogar?
    ¿al brillo estar del trono eterno allí?
    Dice una voz: «Entrar podrás por mí».
  3. Por más que anhelo libre estar del mal,
    menos parezco al gran Original.
    Mas desde el cielo suena nueva aquí:
    «Tu mal confiesa, libre estás por mí».
  4. La voz celeste es la del Salvador;
    es Él quien hace entrar al pecador.
    Jesús es quien su sangre derramó;
    del mal me libra, pues por mí murió.
  5. Sí, Tú por mí respondes, oh Señor;
    Tú me ganaste el cielo, Salvador.
    Tus sufrimientos danme entrada allí;
    yo por tu muerte vida tengo aquí.
  6. Ninguna ofrenda traigo, mi Señor,
    con que reconocer tu grande amor.
    Indigno soy, ¡haz que mi gratitud
    pruebe de tu perdón la plenitud!
17EscucharIsaías 4.6, 32.2; Marcos 4.37, 6.51
  1. Cariñoso Salvador,
    huyo de la tempestad
    a tu seno protector,
    fiándome de tu bondad.
    Cúbreme, Jesús Señor,
    de las olas del turbión;
    hasta el puerto, oh Redentor,
    guía Tú mi embarcación.
  2. Otro asilo ninguno hay;
    indefenso acudo a Ti.
    Mi necesidad me trae,
    porque mi peligro vi.
    Solamente en Ti, Señor,
    tengo yo consuelo y luz.
    Vengo lleno de temor
    a tus pies, Señor Jesús.
  3. Cristo, Salvador, en Ti
    sólo puedo yo confiar.
    ¡Oh! protégeme a mí
    en el turbulento mar,
    hasta que la tempestad
    de la vida terrenal
    cese con tranquilidad
    en el puerto celestial.
18Escuchar Romanos 4.7, 5.1, 8.1
  1. ¿Cómo puede el pecador
    su perdón aquí saber?
    ¿Cómo puede el Salvador
    esto hacerle comprender?
    El que siente la verdad
    en su propio corazón
    dice con seguridad:
    «Dios me ha dado el perdón».
  2. Quien confía que Jesús
    por su redención murió,
    que Él su sangre en la cruz
    por salvarle derramó,
    halla por la fe solaz,
    gozo y divino amor,
    y en su alma tiene paz,
    santa paz en el Señor.
19Escuchar Jeremías 8.20; Romanos 14.12; Amós 4.12
  1. ¿Cómo puedes pecar
    sin temor contra Dios,
    echando en olvido su amor?
    ¿Cómo puedes vivir rechazando la voz
    de Cristo, tu buen Salvador?
    coro
    • El verano acabó, la cosecha pasó,
      y tenemos que ir y la cuenta rendir
      delante del trono de Dios.
  2. ¿Cómo puedes pensar
    que al infierno tú vas,
    sin estremecerte de horror,
    sin pedir a tu Dios
    mientras tengas lugar
    que tenga de ti compasión?
  3. Cuando acabe el verano
    y llegue la mies,
    la muerte vendrá con su hoz,
    y tendrás que dar cuenta
    ante Cristo, tu juez;
    entonces no habrá salvación.
  4. Cuando Dios haya puesto
    su trono de luz,
    llamándote a su tribunal,
    y buscares en vano refugio en Jesús,
    ¡qué espanto y terror sentirás!
20Mateo 11.28; Lucas 5.8; Juan 7.37
  1. Con voz benigna te llama Jesús,
    invitación de puro amor.
    ¿Por qué le dejas en vano llamar?
    ¿Sordo serás, pecador?
    coro
    • Hoy te convida; hoy te convida;
      voz bendecida,
      benigna convídate hoy.
  2. A los cansados convida Jesús;
    con compasión mira el dolor.
    Tráele tu carga, te bendecirá,
    te ayudará el Salvador.
  3. Siempre aguardando contempla a Jesús:
    ¡tanto esperar! ¡con tanto amor!
    Hasta sus plantas ven, mísero, y trae
    tu tentación, tu dolor.
21Apocalipsis 1.5; Salmo 16.11
  1. Confío yo en Cristo,
    quien en la cruz murió.
    Por esa muerte listo,
    al cielo viajo yo.
    Con sangre tan valiosa
    lavó mis culpas Él;
    la derramó copiosa
    mi Salvador tan fiel.
  2. Me cubre su justicia
    de plena perfección.
    Eres, Jesús, delicia,
    eres mi salvación.
    Jesús, en Ti descanso,
    reposo Tú me das;
    con calma ahora avanzo
    al cielo donde estás.
  3. A disfrutar invitas
    contigo, mi Señor,
    delicias infinitas
    y celestial amor.
    Espero yo mirarte,
    oir tu dulce voz.
    Espero yo cantarte,
    mi Salvador y Dios.
22Hebreos 4.16; Isaías 55.1; Mateo 5.17
  1. Creed, pecadores, Jesús salvará.
    Dejad vuestras dudas
    al trono de gracia;
    venid confiados, Jesús salvará.
    Jesús salvará, Jesús salvará.
    Venid confiados, Jesús salvará.
  2. Venid los sedientos, Jesús salvará.
    Venid a la fuente,
    tomad de las aguas,
    tomad libremente, Jesús salvará.
    Jesús salvará, Jesús salvará.
    Tomad libremente, Jesús salvará.
  3. Confiad en su sangre, Jesús salvará.
    La cruz ha vencido;
    su muerte en ella
    la Ley ha cumplido; Jesús salvará.
    Jesús salvará, Jesús salvará.
    La Ley ha cumplido; Jesús salvará.
23Romanos 5.6; 1 Corintios 6.20; Hebreos 7.25; Salmo 27.8,9
  1. Cristo, en Ti confío, salvación me das.
    Sin Ti estoy perdido, no merezco más.
    Pero Tú viniste mi alma a rescatar,
    para que en la gloria yo pudiera entrar.
    coro
    • En tu amor confiando buscaré tu faz,
      porque en tu presencia tengo gran solaz.
      Dueño de mi vida, amante Salvador,
      ya me encuentro cautivado por tu amor.
  2. Cristo, a Ti te alabo, ya no mueres más;
    has resucitado y en la gloria estás.
    Tú por mí intercedes ante el trono allí,
    y me guardas cada día junto a Ti.
  3. Cristo, a Ti te espero, vienes pronto ya.
    Fiel es tu promesa; sí, se cumplirá.
    Estaré contigo, semejante a Ti,
    y alabanzas gratas cantaré yo allí.
24Josué 20.3; Isaías 4.6; Hebreos 6.18; Efesios 2.8; Salmo 32.5 al 7
  1. Cristo, refugio de mí, pecador,
    gloria a Ti, sólo a Ti.
    Sólo tu gracia me salva, Señor;
    gloria a Ti, sólo a Ti.
    Tu sangre preciosa vertida por mí
    me da tan segura morada en Ti.
    Cristo, refugio de mí, pecador,
    gloria a Ti, sólo a Ti.
  2. Cristo, refugio de mí, pecador,
    gloria a Ti, sólo a Ti.
    Me haces justicia con gracia y amor;
    gloria a Ti, sólo a Ti.
    La duda me hacía vivir en el mal,
    ahora es cambiada en fe espiritual.
    Cristo, refugio de mí, pecador,
    gloria a Ti, sólo a Ti.
  3. Cristo, refugio de mí, pecador,
    vengo a Ti, sólo a Ti.
    Has padecido, salvándome así;
    gloria a Ti, sólo a Ti.
    Afán infinito, y todo por mí;
    por eso, Dios santo, diríjome a Ti.
    Cristo, refugio de mí, pecador,
    gloria a Ti, sólo a Ti.
25Escuchar Efesios 1.7; 1 Pedro 1.19; Hebreos 9.22; Romanos 3.25, 5.9
  1. Cristo su preciosa sangre
    en el Calvario dio;
    por nosotros pecadores
    la vertió.
  2. Con su sangre tan preciosa
    hizo redención;
    y por eso Dios te brinda
    el perdón.
  3. Es la sangre tan preciosa
    del buen Salvador
    lo que quita los pecados
    y el temor.
  4. Sin la sangre es imposible
    que haya remisión;
    por las obras no se alcanza
    salvación.
26Números 2.2; Salmo 20.5; Apocalipsis 5.9
  1. Con valor inmenso despleguemos hoy
    la bandera de la cruz,
    la verdad del evangelio, el honor
    del soldado de Jesús.
    coro
    • Adelante, adelante
      en pos de nuestro Salvador.
      Nos da gozo y paz nuestro Rey;
      adelante con valor.
  2. Prediquemos siempre lo que dice Dios
    de la sangre del Señor,
    cómo limpia del pecado al mortal
    y le compra salvación.
  3. En el mundo proclamemos con fervor
    esta historia de la cruz.
    Bendigamos sin cesar al Redentor,
    quien nos trajo paz y luz.
  4. En el cielo nuestro cántico será
    alabanzas a Jesús.
    Nuestro corazón allí rebosará
    de amor y gratitud.
27EscucharSalmos 32, 51 y 34; 1 Timoteo 1.13,14
  1. ¡Cuán bendito es el hombre
    perdonado por Jesús,
    con el corazón lavado
    en la sangre de la cruz!
    Sí, es bienaventurado
    al que Dios no contará
    ni engaño ni pecado,
    mas su gracia le dará.
  2. Triste, envuelto en el silencio,
    mis pecados escondí.
    ¡Qué pesares de conciencia,
    qué miserias padecí!
    Mas por fin desesperado,
    descubrí mi aflicción;
    mis pecados confesando,
    en Jesús busqué perdón.
  3. Escuchó Él mis clamores,
    mis pecados perdonó,
    y de todas mis angustias,
    compasivo, me libró.
    ¡Gloria a Ti, Señor eterno,
    adorable Salvador!
    ¡Gloria a Ti en las alturas,
    Dios de vida, Dios de amor!
28EscucharMateo 11.28; Proverbios 18.24; Hebreos 9.26
  1. ¡Cuán dulce en los oídos
    del triste pecador
    la voz de Cristo suena,
    su amante Salvador!
    «Ven, alma trabajada
    de penas y dolor;
    descarga en mí tus culpas,
    tu angustia y tu temor».
    coro
    • Ven, sí, ven a mí. Ven, sí, ven a mí.
      Alma atribulada, ven, sí, ven a mí.
      Ven, sí, ven a mí. Ven, sí, ven a mí.
      Alma atribulada, ven, sí, ven a mí.
  2. ¿Deseas un amigo
    eternamente fiel,
    sostén en tus flaquezas,
    autor de todo bien?
    Acude, pues, a Cristo,
    y en Él encontrarás
    perdón, descanso y gozo,
    amor y dulce paz.
  3. Sí, Cristo es el camino,
    la vida y la verdad,
    el solo sacrificio
    que expía la maldad;
    el solo sacerdote,
    el solo mediador.
    Cristo, sí, sólo Cristo
    es nuestro Salvador.
29Escuchar Hebreos 9.27; Hechos 10.42; Amós 4.12
  1. Cuando llegues a morir,
    cuando dejes de vivir,
    y entres en la eternidad,
    ¿cómo entonces te hallarás?
  2. Pronto el Juez se sentará,
    pronto al mundo juzgará.
    ¿Cómo a Dios contestarás?
    ¿Cómo entonces te hallarás?
  3. Al llegarte a despedir
    de los salvos, y decir:
    «Ya no nos veremos más»,
    ¿cómo entonces te hallarás?
30EscucharLamentaciones 1.12; Filipenses 2.6
  1. Cuando oía contar del amor de Jesús,
    mi alma no lo comprendía.
    Me contaban su angustia
    y dolor en la cruz,
    mas mi alma no se conmovía.
    No podía comprender el afán y la fe
    con que hablaban de Cristo y su amor;
    mas ahora yo puedo decirlo también:
    Jesús es mi Salvador.
    coro
    • Jesús es mi Salvador,
      Jesús es mi Salvador.
      Mas ahora yo puedo decirlo también:
      Jesús es mi Salvador.
  2. Me decían que Jesús era el Hijo de Dios,
    de todas las cosas Creador.
    Siendo en forma de Dios,
    forma de hombre tomó;
    así pudo ser Salvador.
    Este mundo al Señor
    de la gloria en la cruz,
    le colgó, despreciando su amor.
    Pero Dios me hizo ver en la cruz mi salud;
    Jesús es mi Salvador.
31Escuchar1 Timoteo 1.15; 1 Pedro 2.25; Hebreos 7.25; Romanos 4.24,25
  1. Cuando perdido anduve
    en noche terrenal,
    de su hogar glorioso vino Cristo el Señor;
    hasta el mundo vino
    la gran obra a terminar
    de la salvación del pobre pecador.
    coro
    • Cierta, cierta, cierta es la palabra
      que Jesús, que Jesús vino acá a salvar;
      a salvarnos a los pecadores,
      y su vida en precio de rescate dar.
  2. Cuando perdido anduve,
    vino el buen Pastor;
    vino en busca del cordero que se perdió.
    A sufrir la muerte le llevó su gran amor,
    y con regocijo a su cordero halló.
  3. Gracias a Cristo que a la muerte
    se entregó
    para abrir la puerta de su hogar celestial;
    de la muerte victorioso Dios le levantó,
    y en la gloria vive para perdonar.
    coro
    • Gracias, gracias, gracias doy a Cristo
      que murió, que murió y resucitó
      por salvarme, y justificarme.
      Ahora agradecido en Él confío yo.
32EscucharGálatas 3.4,5; Romanos 7.6; 1 Juan 3.2
  1. De la Ley libre: ¡dicha indecible!
    Cristo sufrió la pena terrible.
    Rota su liga, al preso soltó;
    Cristo por siempre nos salvó.
    coro
    • ¡Nos salvó! ¿Por qué no le admites?
      ¡Nos salvó! ¿Qué, amigo, me dices?
      Cree en el Señor, que nos libertó,
      Cristo por siempre nos salvó.
  2. ¡No más cautivos! Ya no hay cadena,
    Cristo nos dio la vida eterna.
    «Ven a mí», dijo, cuando llamó.
    Cristo por siempre nos salvó.
  3. ¡Hijos de Dios! ¡Paternidad santa!
    Vida perpetua, libre de falta,
    nos brinda; y con gran poder
    Cristo la muerte ha de vencer.
33EscucharRomanos 6.17,18; Ester 9.22; Hebreos 2.15
  1. De mi tristeza y esclavitud,
    vengo, Jesús, vengo, Jesús.
    A tu alegría y a tu virtud,
    vengo, Jesús, a Ti.
    De mi pobreza y enfermedad,
    a tu salud y rica bondad;
    a tu presencia de mi maldad,
    vengo, Jesús, a Ti.
  2. De mi flaqueza y falta de luz,
    vengo, Jesús, vengo, Jesús.
    Al eminente bien de tu cruz,
    vengo, Jesús, a Ti.
    Del sufrimiento que es terrenal
    a Ti, mi médico celestial,
    para ser libre de todo mal,
    vengo, Jesús, a Ti.
  3. De mi soberbia y falta de paz,
    vengo, Jesús, vengo, Jesús,
    para morar en dulce solaz,
    vengo, Jesús, a Ti.
    De mi tristeza a tu gran amor,
    a Ti, Jesús, mi consolador,
    para por siempre darte loor;
    vengo, Jesús, a Ti.
  4. De ese terror que la tumba me da,
    vengo, Jesús, vengo, Jesús,
    a la alegría y luz de tu hogar
    vengo, Jesús, a Ti.
    De la indecible profundidad,
    a tu redil de tranquilidad,
    a ver tu faz por la eternidad,
    vengo, Jesús, a Ti.
34Escuchar Juan 3.14; 1 Timoteo 1.15; Hebreos 6.18
  1. De tal manera Dios amó
    a los perdidos, que mandó
    a Jesucristo acudir,
    y por su redención morir.
  2. Movido por el mismo amor,
    al mundo vino el Salvador,
    trocando el trono de la luz
    por el madero de la cruz.
  3. Jesús murió, y todo aquel
    que presuroso viene a Él,
    en Él refugio encontrará,
    y vida eterna gozará.
35Escuchar Apocalipsis 21; 2 Crónicas 9.6; Juan 10.3
  1. De una hermosa ciudad he leído
    en el reino de Dios más allá.
    De su muro de jaspe he sabido;
    de oro puro es aquella ciudad.
    Por el medio va el río de vida,
    cual cristal resplandecen sus aguas;
    mas ni aun la mitad de sus glorias
    al hombre se puede contar.
    coro
    • ¡Oh! no se puede contar,
      ¡oh! no se puede contar.
      Ni aun la mitad de sus glorias
      al hombre se puede contar.
  2. De mansiones de luz he leído,
    preparadas por mi Salvador,
    y los suyos que aquí le han servido
    ya descansan con Cristo el Señor.
    Ni el pecado ni el llanto allí entran,
    y ninguno se envejecerá;
    mas ni aun la mitad de sus glorias
    al hombre se puede contar.
  3. De Jesús tan amante he leído,
    que recibe al más vil pecador,
    perdonándole todo el delito,
    cuando vuelve con fe al Salvador.
    También sé que protege y guía
    todo aquel que al redil quiere entrar;
    mas ni aun la mitad de sus glorias
    al hombre se puede contar.
36EscucharLucas 15.20; 1 Timoteo 1.16; Efesios 2.13
  1. Del país distante donde no hay sostén,
    Padre, pan, ni casa: ¡ven, hijo, ven!
    coro
    • Bienvenido seas hoy al real hogar.
      Dios el beso de su amor te espera dar.
  2. ¡Ve la puerta abierta! ¿Sabes para quién?
    Para ti, hoy día, ¡ven, hijo, ven!
  3. Al hogar paterno, donde hay todo bien,
    del país del hambre, ¡ven, hijo, ven!
  4. Ojos compasivos tu venida ven;
    fiestas te preparan; ¡ven, hijo, ven!
  5. Mas si tal convite tratas con desdén,
    ¿cuál será tu suerte? ¡Ven, hijo, ven!
37Escuchar Lucas 15.5; Romanos 6.17; 2 Corintios 1.5
  1. Descarrieme cual oveja,
    pero Cristo me buscó
    y me recogió en su seno;
    al camino me volvió.
    coro
    • Cantaré la grata historia
      de Jesús mi Salvador,
      quien murió en el Calvario
      por mí, un pobre pecador.
  2. Fui esclavo del pecado,
    Cristo vio mi perdición.
    Con su sangre derramada
    Él compró mi redención.
  3. Muchas veces tengo penas,
    mas Jesús ve mi aflicción;
    con su voz de amor consuela
    mi abatido corazón.
38EscucharEfesios 5.14; Juan 10.28; Hebreos 5.9
  1. ¡Despierta! triste pecador,
    ¡oye, sí; oye, sí!
    porque te dice el Salvador:
    «¡Ven a mí, ven a mí!
    A tu penoso trabajar
    preparo dulce bienestar,
    en donde puedes descansar.
    ¡Oye, sí, ven a mí!»
  2. «Yo soy la fuente del perdón,
    ¡oye, sí; oye, sí!
    En mí hay vida, salvación,
    ¡ven a mí, ven a mí!
    Si del castigo huyendo vas,
    en mí refugio encontrarás,
    y vida eterna en mí tendrás.
    ¡Oye, sí, ven a mí!»
  3. «Los que me buscan con afán,
    ¡oye, sí; oye, sí!
    jamás desatendidos van,
    ¡ven a mí, ven a mí!»
    La compasión del Redentor
    te dice a ti hoy, pecador:
    «Admíteme por tu pastor.
    ¡Oye, sí; ven a mí!»
  4. «Si quieres la felicidad,
    ¡oye, sí; oye sí!
    si buscas la tranquilidad,
    ¡ven a mí, ven a mí!
    Tus lágrimas enjugaré,
    y tus heridas sanaré.
    La vida eterna te daré,
    ¡oye, sí, ven a mí!»
39Escuchar Salmo 60.4; 1 Timoteo 6.12; 2 Timoteo 2.3
  1. Despliegue el cristiano
    su santa bandera,
    y muéstrela ufano del mundo a la faz.
    ¡Soldados valientes!
    ¡el triunfo os espera,
    seguid vuestra lucha constante y tenaz!
  2. Despliegue el cristiano su santa bandera,
    domine baluartes y almenas a mil.
    La Biblia bendita conquista doquiera,
    y ante ella se incline la turba gentil.
  3. Despliegue el cristiano su santa bandera,
    predique a los pueblos el libro inmortal,
    presente a los hombres la luz verdadera
    que vierte ese claro luciente fanal.
  4. Despliegue el cristiano su santa bandera,
    y muéstrese bravo, batiéndose fiel.
    Para él no habrá fosos,
    para él no hay barrera,
    que lucha a su lado el divino Emanuel.
40EscucharSalmo 1; Oseas 13.3
  1. Dicha grande es la del hombre
    cuyas sendas rectas son,
    lejos de los pecadores,
    lejos de la tentación.
    A los malos consejeros
    deja, porque teme el mal.
    Huye de la burladora
    gente impía e inmoral.
  2. Antes en la Ley divina
    cifra su mayor placer,
    meditando día y noche
    en su divinal saber.
    Éste, como el árbol verde,
    bien regado y en sazón,
    frutos abundantes rinde
    y hojas que perennes son.
  3. Cuanto emprende es prosperado,
    duradero le es el bien.
    Muy diversos resultados
    sacan los que nada creen;
    pues los lanza como el tamo
    que el ciclón arrebató,
    de pasiones remolino
    que a millones destruyó.
  4. En el juicio ningún malo
    por lo tanto se alzará;
    entre justos congregados,
    insensatos nunca habrá.
    Porque Dios la vía mira
    por la cual los suyos van;
    otra es la de los impíos:
    al infierno bajarán.
41Escuchar Lucas 1.4; 2 Timoteo 3.15; 1 Corintios 15.1
  1. Dime la antigua historia
    del celestial favor,
    de Cristo y de su gloria,
    de Cristo y de su amor.
    Dímela con llaneza
    propia de la niñez,
    porque es mi mente flaca
    y anhela sencillez.
    coro
    • Dime la antigua historia,
      cuéntame la victoria,
      háblame de la gloria
      de Cristo y de su amor.
  2. Dime esa grata historia
    con lentitud; y así
    conoceré la obra
    que Cristo hizo por mí.
    Dímela con frecuencia,
    pues soy dado a olvidar,
    y el matinal rocío
    suele el sol disipar.
  3. Dime tan dulce historia
    con tono claro y fiel.
    Murió Jesús, y salvo
    yo quiero ser por Él.
    Dime esa historia siempre,
    si en tiempo de aflicción
    deseas a mi alma
    traer consolación.
  4. Dime la misma historia,
    si crees que tal vez
    me ciega de este mundo
    la falsa brillantez.
    Y cuando ya me alumbre
    de la gloria la luz,
    repíteme la historia:
    «Quien te salva es Jesús».
42Escuchar1 Juan 4.7,8; Gálatas 4.7; Hebreos 12.28
  1. Dios de amor, Dios de amor,
    a Ti vine, un pecador.
    Nada de bueno había en mí,
    mas de lo bueno que no merecí,
    todo en Ti encontré,
    todo en Ti encontré.
  2. Dios de amor, Dios de amor,
    cuando vine con temor,
    me recibiste y me diste lugar
    con alegría en tu buen hogar.
    Y como hijo yo entré,
    y como hijo yo entré.
  3. Dios de amor, Dios de amor,
    gracias doy por tu favor.
    Aunque el siervo de casa saldrá,
    el que es hijo permanecerá,
    y Él hartura tendrá,
    y Él hartura tendrá.
  4. Dios de amor, Dios de amor,
    me consagro con fervor.
    Más fielmente te quiero servir,
    y por Ti sólo ya quiero vivir.
    Haz Tú que sea así,
    haz Tú que sea así.
43EscucharMateo 25.46; Juan 5.28,29; Hechos 17.30 al 34; Proverbios 16.25
  1. ¿Dónde estarás en la eternidad?
    ¿Nunca has sufrido tal ansiedad?
    ¿En qué sentido has de contestar?
    ¿Dónde estarás en la eternidad?
    coro
    • ¡Eternidad! ¡Eternidad!
      ¿Dónde estarás en la eternidad?
  2. Unos se acogen al Salvador,
    ya desechando su viejo error.
    Ellos con Cristo lugar tendrán;
    a eterna gloria los suyos van.
  3. Otros siguiendo su voluntad,
    desconociendo su maldad,
    andan por senda de rebelión
    que los conduce a perdición.
  4. Tu indecisión puede ser fatal.
    ¡Piensa que el alma es inmortal!
    Dios quiere darte la salvación
    y de su gracia la redención.
44EscucharMateo 7.13,14; Romanos 6.23; Apocalipsis 20.15
  1. Dos únicos caminos hay,
    por ellos todos van.
    Según el hombre escoja aquí,
    tendrá su eternidad.
    coro
    • La paga del pecado muerte es, muerte es.
      La paga del pecado muerte es, muerte es.
      Mas la vida eterna es el don de Dios
      por el Señor Jesús.
      Mas la vida eterna es el don de Dios
      por el Señor Jesús.
  2. Por el camino ancho va
    la grande multitud;
    pensando sólo en su placer,
    se olvidan de Jesús.
  3. Por el camino angosto van
    los salvos por Jesús.
    Negándose, en pos de Él
    caminan con su cruz.
  4. Los engañados de Satán
    tendrán un triste fin:
    el fuego eterno de dolor,
    el lloro y el gemir.
  5. Los que andan con Jesús aquí,
    si sufren aflicción,
    tendrán su recompensa allí,
    eterno galardón.
45EscucharLucas 15.10; Juan 10.15, 20.27
  1. El buen Pastor al verme
    perdido e infeliz,
    llegando a donde estaba
    me trajo a su redil.
    Y al ver que Cristo me salvó,
    el cielo entero se alegró.
    coro
    • Soy salvo por su gracia,
      su tierno amor me sacia,
      su preciosa sangre me lavó,
      y hasta hoy su brazo me guardó.
  2. Me señaló sus llagas,
    su sangre me mostró.
    Me dijo: «Por salvarte
    la vida puse yo».
    Jamás oí tan dulce voz,
    llenome de la paz de Dios.
  3. Al recordar mi vida
    de olvido de Jesús,
    no sé por qué quisiera
    morir por mí en la cruz.
    Mas creo su palabra fiel,
    y vida eterna tengo en Él.
  4. Yo encuentro en su presencia
    descanso y dulce paz,
    y espero el grato día
    en que veré su faz.
    Y mientras en el mundo esté
    sus alabanzas cantaré.
46EscucharJuan 3.16,17,36; Ezequiel 18.4
  1. El evangelio santo
    anuncia al pecador
    que Dios al mundo amó
    y diole un Salvador.
    coro
    • Y quien en Cristo creerá
      de vida eterna gozará,
      de vida eterna gozará.
  2. «Aquel que peca muere»,
    así Dios sentenció.
    Mas Cristo, por amor,
    su propia vida dio.
  3. El Salvador del mundo
    no vino a condenar;
    mas vino por su cruz
    los hombres a salvar.
47Escuchar2 Crónicas 9.6; Jeremías 31.3 Efesios 3.19; Oseas 11.4
  1. El grande amor del Salvador,
    muriendo en vez del pecador,
    su santo empeño por salvar:
    ¿quién lo podrá contar?
    coro
    • ¿Quién puede tal amor contar?
      ¿Quién puede tal amor contar?
      El grande amor del Salvador:
      ¿quién lo podrá contar?
  2. La maravilla de su amor,
    cruz afrentosa, cruel dolor,
    que padeció en mi lugar:
    ¿quién lo podrá contar?
  3. Incomparable Salvador,
    ¡cuán tierno es tu precioso amor!
    ¡cuán imposible de contar!
    ¡cuán grande y sin par!
48EscucharLucas 7.50; Hecho 4.12; Tito 3.5; Jeremías 2.22; 2 Reyes 7.3
  1. El llorar no salva;
    aunque corra por mi faz
    llanto amargo en profusión,
    no me lavará jamás.
    El llorar no salva.
    coro
    • Lágrimas y vida dio,
      precio inmenso de mi paz,
      quien del cielo descendió.
      Es Jesús quien salva.
  2. Obras no me salvan.
    Cuanto yo pudiera hacer
    es del todo ineficaz,
    pues no me hace renacer.
    Obras no me salvan.
    coro
    • Vida nueva tengo en Él,
      quien la Ley de Dios cumplió,
      quien en Gólgota expiró.
      Es Jesús quien salva.
  3. Aplazar no salva.
    Delinquí, perdido estoy;
    oigo del amor la voz;
    muere mi alma si no voy.
    Aplazar no salva.
    coro
    • Por mi bien se apresuró
      Cristo, en quien confío yo.
      Él con mi maldad cargó;
      es Jesús quien salva.
49EscucharRomanos 5.8; Santiago 4.8; 2 Timoteo 2.12
  1. El mensaje del Señor
    ¡escuchad, escuchad!
    Y loor a vuestro Dios
    ¡tributad, tributad!
    ¡Oh, cuán grande es su piedad
    para el pobre pecador!
    Pues nos salva por confiar
    en Jesús, Salvador.
  2. Acercaos a Jesús,
    ¡confiad, confiad!
    Él nos dice: «A mí venid,
    ¡descansad, descansad!»
    ¡Oh! ¿por qué rechazaréis
    el amor del Redentor?
    Digno es Él de recibir
    nuestra fe, nuestro amor.
  3. En la viña del Señor
    ¡trabajad, trabajad!
    Y a Jesús el Salvador
    ¡alabad, alabad!
    Si sufrís aquí por Él,
    con Él siempre reinaréis,
    y en la eternidad allí
    gozaréis, gozaréis.
50Escuchar Juan 8.12, 9.25 Hechos 26.23; 2 Corintios 4.4
  1. El mundo perdido en pecado se vio;
    Jesús es la luz del mundo.
    Mas en las tinieblas la gloria brilló;
    Jesús es la luz del mundo.
    coro
    • ¡Ven a la luz! No quieras perder
      gozo perfecto al amanecer.
      Yo ciego fui, mas ya puedo ver;
      Jesús es la luz del mundo.
  2. Cual niebla deshace del sol el calor,
    Jesús es la luz del mundo.
    Así toda duda disipa su amor;
    Jesús es la luz del mundo.
  3. ¡Oh! ciegos y presos del lóbrego error,
    Jesús es la luz del mundo.
    El manda lavaros y ver su fulgor;
    Jesús es la luz del mundo.
51EscucharHebreos 10.10; 1 Timoteo 1.15; 2 Corintios 9.15
  1. El Salvador Jesús murió
    por nuestra redención,
    y su perfecta ofrenda ya
    es base del perdón.
  2. Ahora ofrece salvación
    a todo aquel que cree,
    palabra del Señor que bien
    merece nuestra fe.
  3. Pues aceptemos sin dudar
    el indecible don,
    y por la obra de la cruz
    busquemos salvación.
52Escuchar Apocalipsis 21.2,18, 22.14; 1 Pedro 1.4
  1. En la ciudad de Dios
    no cabe el pecador.
    Puro es su brillo,
    puro es su brillo,
    sin mancha es su fulgor.
  2. Perdona mi maldad,
    soy pobre pecador.
    Lava mis culpas,
    lava mis culpas,
    bendito Salvador.
  3. Tu hijo quiero ser
    por siempre, mi Señor.
    Tú eres mi amparo,
    Tú eres mi amparo,
    contra el vil tentador.
  4. ¡Oh! cuando arriba esté,
    salvado por tu cruz,
    puro y sin mancha,
    puro y sin mancha,
    veré tu hermosa luz.
53Escuchar Salmo 23.2; Hebreos 13.20; Juan 1.16
  1. Es Jesucristo la vida, la luz;
    Él nos demuestra la felicidad.
    El Redentor quien ha muerto en la cruz
    por darnos libertad.
    coro
    • Él es Pastor enviado
      y divino Emanuel.
      Él me conduce por sendas de paz,
      como a su oveja fiel.
  2. Quita del alma la incredulidad,
    limpia las manchas de infiel corazón.
    Es su carácter la suma bondad;
    nos tiene compasión.
  3. Fuente preciosa de gracia y bondad,
    que purifica de toda maldad.
    Feliz quien toma de su plenitud
    y de su santidad.
54Escuchar1 Timoteo 1.15; Juan 19.30; Hechos 10.42,43
  1. Es palabra fiel y digna
    que Jesús, el Salvador,
    ha venido al pobre mundo
    a salvar al pecador.
    coro
    • ¡Mensaje tan glorioso!
      Hoy yo proclamaré
      la salvación eterna
      en Cristo, por la fe.
  2. Él ha consumado la obra
    por su sacrificio fiel.
    Ahora el Padre satisfecho
    nos acepta sólo en Él.
  3. De la muerte ya triunfante,
    en la gloria Él hoy está.
    El Cordero fue inmolado,
    y por ti Él abogará.
  4. Mas el mismo Jesucristo,
    que te quiere ya salvar,
    llegará muy pronto en juicio
    y te puede condenar.
  5. Pues, acepta ahora mismo
    el mensaje de su amor;
    y, salvado por su sangre,
    obedece al Salvador.
55Escuchar Juan 6.69; Hechos 2.36; 2 Timoteo 2.19
  1. Está mi Salvador aquí,
    el amoroso Cristo,
    Aquel que se entregó por mí:
    bendito Jesucristo.
    coro
    • Nombre digno de mi honor,
      nombre digno de mi amor,
      nombre de mi Redentor:
      Cristo, Jesucristo.
  2. Os dice Él: «¡Venid a mí!»
    Oíd la voz de Cristo.
    Seguidle poco tiempo aquí,
    y reinaréis con Cristo.
  3. Doy gracias a mi Redentor,
    confío yo en Cristo.
    Su nombre a mí me infunde amor,
    su dulce nombre Cristo.
  4. Venid, cantad a nuestro Dios,
    al glorioso Cristo.
    Cantad con corazón y voz
    al santo nombre Cristo.
56Escuchar Eclesiastés 3.11; Mateo 25.46; Lucas 16.25
  1. ¡Eternidad! ¡Qué grande eres!
    ¡Eternidad, que nunca mueres!
    Oh dime: ¿Dónde yo iré?
    ¿Qué suerte allí yo encontraré?
    Feliz o triste, ¿cuál será?
    ¡La eternidad se acerca ya!
  2. ¡Eternidad! ¿Qué cuentas llevas?
    ¡Eternidad! ¿Con qué me pagas
    las horas del carnal placer,
    las obras que dejé de hacer?
    Pesar o gozo, ¿cuál será?
    ¡La eternidad se acerca ya!
  3. ¡Señor Jesús! ¡Mi fiador!
    ¡Señor Jesús! ¡Mi Salvador!
    La vida diste Tú por mí,
    mi espíritu halla paz en Ti.
    La eternidad no espanta ya,
    la eternidad no espanta ya.
  4. ¡Eternidad! ¡Suprema gloria!
    ¡Eternidad! ¡De amor la historia!
    ¡Que corran siglos a su fin;
    que suene el último clarín!
    ¡Oh ven, Señor, ven sin tardar!
    ¡La eternidad se acerca ya!
57EscucharMateo 25.32,46, 7.13,14; Juan 5.29
  1. Francas las puertas encontrarán,
    unos, sí; otros, no.
    De alguien las glorias sin fin serán,
    ¿Y tú? ¿Y yo? ¿Y tú? ¿Y yo?
    Calles de oro, mar de cristal,
    pleno reposo, perfecto amor;
    unos tendrán celestial hogar.
    ¿Y tú? ¿Y yo? ¿Y tú? ¿Y yo?
  2. Fieles discípulos de Jesús,
    – unos, sí; otros, no -
    logran corona en vez de cruz.
    ¿Y tú? ¿Y yo? ¿Y tú? ¿Y yo?
    Mora el Rey en gloriosa luz;
    con Él no puede haber dolor.
    De alguien será esta beatitud.
    ¿Y tú? ¿Y yo? ¿Y tú? ¿Y yo?
  3. Llegan a tiempo, pasando bien,
    unos, sí; otros, no.
    Unos las puertas cerradas ven.
    ¿Y tú? ¿Y yo? ¿Y tú? ¿Y yo?
    Ciegos y sordos hoy nada creen;
    tarde lamentarán tal error.
    El que desdeñan será su Juez.
    ¿Y tú? ¿Y yo? ¿Y tú? ¿Y yo?
  4. Son herederos del porvenir,
    – unos, sí; otros no –
    los que procuran por Dios vivir.
    ¿Y tú? ¿Y yo? ¿Y tú? ¿Y yo?
    Cuando concluya la dura lid,
    en compañía del Salvador,
    alguien será sin cesar feliz.
    ¿Y tú? ¿Y yo? ¿Y tú? ¿Y yo?
58Escuchar 1 Juan 1.5, 4.8; 2 Corintios 4.4; Salmo 85.10
  1. Grata nueva Dios proclama
    hoy al mundo pecador;
    dulce nueva revelada
    en la cruz del Salvador.
    coro
    • Luz divina resplandece;
      muestra al triste pecador
      que en la cruz de Cristo juntas
      tu justicia y gran amor.
  2. Ciego el hombre, y obcecado
    en las sendas del error,
    desconoce y desconfía
    de este Dios, del Dios de amor.
  3. Con ofrendas, obras vanas,
    sacrificios sin valor,
    piensa el hombre acongojado
    propiciar su Creador.
  4. Habla Tú a los corazones;
    muéstrate Dios Salvador;
    y sin fin proclamaremos:
    ¡Dios es luz! ¡Dios es amor!
59EscucharLucas 8.39; Juan 16.33; Apocalipsis 22.4
  1. Hallé un buen amigo,
    mi amado Salvador;
    contaré lo que Él ha hecho para mí.
    Hallándome perdido e indigno pecador,
    me salvó, y ya me guarda para sí.
    Me salva del pecado,
    me guarda de Satán,
    promete estar conmigo hasta el fin.
    Él consuela mi tristeza,
    me quita todo afán;
    grandes cosas Cristo ha hecho para mí.
  2. Jesús jamás me falta,
    jamás me dejará;
    es mi fuerte y poderoso protector.
    Del mundo yo me aparto y toda vanidad
    para consagrar mi vida a mi Señor.
    Si el mundo me persigue,
    si sufro tentación,
    confiado en Cristo puedo resistir.
    La victoria me es segura
    y elevo mi canción:
    grandes cosas Cristo ha hecho para mí.
  3. Yo sé que Jesucristo
    muy pronto volverá,
    y entretanto me prepara un lugar
    en la casa de su Padre,
    mansión de luz y paz,
    do el creyente fiel con Él ha de morar.
    Llegándome a la gloria,
    con Él yo estaré
    y contemplaré su rostro siempre allí.
    Con los santos redimidos
    gozoso cantaré:
    grandes cosas Cristo ha hecho para mí.
60Escuchar2 Timoteo 4.7,8; Deuteronomio 30.19
  1. Hay, una vez pasada esta vida
    con sus pesares, cuitas y afán,
    paz y reposo y una bienvenida,
    que los creyentes gozarán.
    Hay un hogar, do se verá cumplida
    del alma la continua oración;
    donde jamás será entristecida
    por disensión, por disensión.
  2. Hay esperanza para el creyente
    que le alza de este mundo más allá,
    y de la tumba saca refulgente
    la vida que no pasará.
    Corona hay por Cristo preparada;
    el fiel cristiano ve su brillantez
    y dice, fija en ella la mirada:
    «Sí, mía es; sí, mía es».
  3. Vestido hay que Cristo ha provisto.
    ¿No quieres tú el alma revestir?
    ¡Oh! tú que vagas lejos y perdido,
    al Salvador hoy debes ir.
    Creyendo en Él tendrás el mismo cielo,
    mas rechazándole te perderás.
    Oh, ¿cuál, eterna dicha o eterno duelo,
    escogerás, escogerás?
61Escuchar Hechos 1.1, 10.33; Salmo 126.3; Lucas 8.47
  1. Hermano, dinos hoy algo de Jesús;
    dinos otra vez la historia de su amor.
    Decláranos tu fe, gozo y gratitud;
    dinos otra vez la historia de su amor.
    ¿Sigues siempre cerca de tu Señor?
    ¿Arde tu alma del primer fervor?
    ¿Está tu copa llena de bendición?
    Dinos otra vez la historia de su amor.
    coro
    • Dinos otra vez la historia
      del amor del Salvador.
      Tan bendita y grata historia,
      nos hará cantar su gloria.
      Dinos otra vez la historia de su amor.
  2. Al escuchar tu voz que habla del Señor,
    dinos otra vez la historia de su amor.
    Tal vez un pecador se convierta a Dios;
    dinos otra vez la historia de su amor.
    Muchos tienen sed en su corazón,
    en el mundo buscan diversión.
    Señálales la fuente de bendición;
    dinos otra vez la historia de su amor.
  3. La ayuda que te ha dado en la tentación,
    dinos otra vez la historia de su amor.
    Las pruebas de tu fe y su compasión,
    dinos otra vez la historia de su amor.
    Dinos que Jesús es tu amigo fiel,
    que es tu capitán y gran pastor.
    Socorro oportuno has hallado en Él;
    dinos otra vez la historia de su amor.
62Escuchar Apocalipsis 3.20; Mateo 23.37
  1. Hoy Jesús te quiere hablar,
    pobre pecador.
    No le quieras rechazar
    de tu corazón.
    coro
    • ¡A tu puerta llama, dale entrada, sí!
      La visita bienhechora hoy es para ti.
  2. ¿Nada vale ya su voz
    en tu corazón?
    ¿Nada puede en ti el amor
    de tu Salvador?
  3. Pecador, ¿por qué vivir
    sin la salvación?
    Y ¿por qué has de resistir
    más a tu Señor?
63Escuchar Romanos 5.5,6; Hechos 1.11; Hebreos 9.24, 10.20
  1. Jesús del cielo sobre nos
    derrama su bondad;
    con ricos dones y la voz
    de su amor y gran piedad.
    coro
    • Yo creo, sí, que Tú por mí
      moriste en una cruz;
      salvado soy, salvado soy
      y a la gloria voy.
  2. Señor amado, hacia Ti
    los ojos mirarán
    de los hermanos en la fe
    que pronto te verán.
  3. Sí, volverá y cumplirá
    lo que Él nos prometió;
    y el buen camino Él abrirá
    por donde Él mismo entró.
64EscucharJuan 19.25; Romanos 11.36; Isaías 41.18, 49.10, 58.11
  1. Junto a la cruz, do murió el Salvador
    por mis pecados, clamaba al Señor.
    ¡Qué maravilla! Jesús me salvó;
    ¡a su nombre gloria!
    coro
    • ¡A su nombre gloria!
      ¡A su nombre gloria!
      ¡Qué maravilla!
      ¡Jesús me salvó!
      ¡A su nombre gloria!
  2. Junto a la cruz recibí el perdón,
    limpio en su sangre es mi corazón.
    Me gozo ya de su bendición,
    ¡a su nombre gloria!
  3. Junto a la cruz hay el manantial
    de agua de vida, cual el cristal.
    Mi sed allí Cristo pudo apagar,
    ¡a su nombre gloria!
  4. Ven sin tardar a la cruz, pecador,
    donde te espera el gran Redentor.
    Allí de Dios hallarás el amor;
    ¡a su nombre gloria!
65EscucharJuan 3.16, 14.6; Isaías 53.10
  1. La grata nueva suena
    por el mundo en derredor,
    ofreciendo vida eterna
    al indigno pecador.
    De tal manera Dios
    a la humanidad amó,
    que a Jesús su bien amado
    a morir le entregó.
    coro
    • ¡Escuchad! ¡Escuchad!
      el mensaje de perdón.
      ¡Aceptad! ¡Aceptad!
      de Jesús la salvación.
  2. La grata nueva ofrece
    a los hombres el perdón.
    No rechaces, no, su oferta
    de tan grande salvación.
    El camino es Jesús
    a la gran ciudad de luz;
    nadie viene al Padre sino
    por el Salvador Jesús.
  3. La grata nueva ruega
    al que vacilando está,
    para que no pierda tiempo
    mientras hay lugar allá.
    No tengas, pues, temor
    de este mundo en derredor.
    En Jesús hay un amigo
    quien es nuestro Redentor.
  4. La grata nueva dice
    cómo Dios nos da perdón
    por los méritos de Cristo
    en su gran expiación.
    La víctima fue Él,
    y las culpas Él llevó.
    Satisfizo la justicia
    y a su pueblo redimió.
66Escuchar Números 21.9; Juan 3.14, 12.32, 19.30
  1. La mirada de fe al que ha muerto
    en la cruz
    infalible la vida nos da.
    Mira, pues, pecador, mira pronto
    a Jesús,
    y tu alma la vida hallará.
    coro
    • Ve, ve, ve a Jesús.
      Que si miras con fe
      al que ha muerto en la cruz,
      al momento la vida tendrás.
  2. ¿Su penoso sufrir en la cruz qué valió,
    si tus culpas no estaban allí?
    ¿Qué valió su morir, si tu deuda no fue
    con su sangre pagada por ti?
  3. Ni el gemir, ni el llorar,
    de la culpa el baldón
    o la pena quitarte podrá.
    Sólo Cristo en la cruz,
    padeciendo hasta el fin,
    ha podido tu carga llevar.
  4. Con inmensa bondad
    tus pecados tomó,
    y por ellos la muerte cruel.
    De inefable sufrir compasivo abrazó,
    para darte la vida y el bien.
  5. No vaciles ni tengas temor, oh mortal,
    pues Jesús en la cruz anunció,
    exclamando con voz
    de clemencia y poder:
    «Consumada es la redención».
  6. Oye, pues, con placer
    el decreto de Dios;
    bondadoso la vida te da;
    y recibe con fe el mensaje de amor,
    que te anuncia el perdón y la paz.
67EscucharMarcos 2.17; Isaías 43.25; Juan 18.11
  1. La tierna voz del Salvador
    nos habla conmovida.
    Oíd al Médico de amor,
    quien da a los muertos vida.
    coro
    • Nunca los hombres cantarán,
      nunca los ángeles de luz
      más dulce nota elevarán
      que el nombre de Jesús.
  2. «Borradas ya tus culpas son»,
    su voz hoy te pregona.
    Recibe, sí, su bendición,
    y goza la corona.
  3. La negra copa del dolor,
    Jesús, has apurado,
    por dar al pobre pecador
    tu amor, oh bien Amado.
  4. Y cuando venga el Salvador,
    al cielo subiremos;
    arrebatados en amor,
    su nombre cantaremos.
68EscucharIsaías 40.6 al 9; Job 9.25; Jeremías 21.8
  1. La vida es ficticia, efímera flor,
    del sol a la tarde, la agosta el ardor.
    Antes que se mustie, la debes llevar,
    cual ofrenda grata, de Dios al altar.
  2. Sí; desde la infancia hasta la vejez,
    se pasan los años con gran rapidez.
    Y llega la muerte, sin verla venir:
    y el alma, ¿no sabes a dónde ha de ir?
  3. Incierta es la hora de tu cierto fin.
    ¡Ay de aquel que tema
    del juicio el clarín!
    Reflexiona, oh hombre:
    ¿Qué de ti va a ser:
    o eterna desdicha, o eterno placer?
69EscucharSantiago 4.14; 1 Pedro 1.24; Hebreos 9.27
  1. La vida pasa con gran rapidez,
    la vida pasa, la vida pasa.
    Quizás la muerte muy cerca esté.
    La muerte llega, la muerte llega,
    y pronto, pronto cada cual,
    y pronto, pronto cada cual
    se encontrará, se encontrará
    en la eternidad.
  2. La vida pasa con rapidez,
    y cuándo acabe, ninguno sabe;
    y llega el juicio de Dios después,
    el juicio llega, el juicio llega,
    y pronto, pronto cada cual,
    y pronto, pronto cada cual
    se encontrará, se encontrará
    en la eternidad.
  3. La vida pasa con rapidez;
    la vida es breve, la vida es breve,
    y el día de gracia ahora es.
    Mas del mañana, ninguno sabe,
    y Cristo llama a cada cual,
    y Cristo llama a cada cual
    a estar con Él, a estar con Él
    en la eternidad.
70EscucharApocalipsis 3.20; Isaías 65.12, 66.4
  1. Llaman, llaman, ¿quién va allá?
    ¡Abran, abran! ¿quién será?
    «Soy un huésped muy hermoso,
    en el mundo sin igual.
    Mi semblante es cariñoso;
    ¿no podré pisar tu umbral?»
  2. Llaman, llaman, ¿quién va allá?
    Abran, abran, aún está.
    «¡Oh qué puerta tan cerrada!
    ¡Cuán difícil es de abrir!
    ¡Mi visita es despreciada,
    no me quieres recibir!»
  3. Llaman, llaman, ¿quién va allá?
    ¡Abran, abran, no se va!
    «De rocío estoy bañado;
    no me canso de esperar.
    ¡Ay del corazón helado
    que me llegue a rechazar!»
  4. Abro, abro, oh Salvador;
    entra, entra, en tu amor.
    Tu paciencia me ha vencido,
    soy, de corazón, de Ti;
    entra Tú y, bienvenido,
    haz morada ahora en mí.
71EscucharMateo 14.32, 8.27
  1. Lleno de angustia y temores,
    en brava y oscura mar,
    el hombre perdido navega,
    cual barco en la tempestad.
    Olas de mal le rodean,
    nubes de gran pavor.
    El naufragio eternal le amenaza
    y su alma llena el terror.
    coro
    • Mira, oh turbado, tu Salvador cerca está.
      Vio tu peligro y con suma bondad
      acude a librarte de ruina y dolor;
      domina los vientos, las nubes y el mar
      y te abre el puerto del bienestar.
      Su voz potente en la tempestad
      trae paz, dulce paz.
      Recibe a Cristo y navegarás
      en calma y paz.
  2. Contra las olas y el viento
    batalla con ansiedad.
    Valiente procura librarse
    del bravo mar de impiedad.
    Mas ya sus fuerzas gastadas,
    rendido y sin valor,
    desmayando desea un refugio,
    un guía y un Salvador.
  3. Fuerte y solícito acude
    Jesús, y con gran bondad
    aborda la frágil barquilla,
    y calma la tempestad.
    Libre de todo peligro,
    salvo, seguro y en paz,
    hoy con Cristo navega el marino
    a eterna felicidad.
72Escuchar2 Corintios 8.9; Romanos 5.20; Lucas 2.14
  1. Maravilla de clemencia,
    prueba de infinita gracia,
    compasivo amor que sacia,
    contemplamos en Jesús.
    Por nosotros pecadores
    Él de rico pobre se hizo.
    La justicia satisfizo
    por nosotros al morir.
    La justicia satisfizo
    por nosotros al morir.
  2. Grande fue el amor que tuvo
    a las almas tan perdidas,
    del pecado ennegrecidas;
    con su sangre las limpió.
    Gloria a Dios en las alturas
    que a los hombres paz ha dado,
    y al que tenga más pecado
    y confiese, da perdón,
    y al que tenga más pecado
    y confiese, da perdón.
73EscucharFilipenses 2.5 al 11; Colosenses 2.15; 2 Corintios 4.17
  1. Me gozo en Jesús,
    quien su trono de luz
    dejó por tomar mi lugar en la cruz.
    coro
    • ¡Alabanzas al Cordero!
      de mi vida el poder.
      Triunfó en el madero.
      ¡aleluya! Amén.
  2. Mis culpas sentí,
    y contrito acudí
    a Cristo, refugio eternal para mí.
  3. Y así tengo yo
    en Jesús que me amó,
    la paz y el perdón que su sangre compró.
  4. Si hay penas aquí,
    gozo eterno hay allí,
    do Cristo prepara lugar para mí.
74EscucharLucas 23.34; Salmo 51; Juan 1.16
  1. Me habla ya, Señor Jesús,
    tu dulce voz de amor,
    que desde el árbol de la cruz
    invita al pecador.
    Yo soy pecador,
    nada hay bueno en mí.
    Ser objeto de tu amor
    deseo, y vengo a Ti.
  2. Nos ofreces el perdón
    de toda iniquidad,
    si el llanto inunda el corazón
    que acude a tu piedad.
    Yo soy pecador;
    ten de mí piedad,
    dame llanto de dolor,
    y borra mi maldad.
  3. Tú prometes aumentar
    la fe del que creyó,
    y gracia sobre gracia dar
    a quien en Ti esperó.
    Creo en Ti, Señor,
    sólo espero en Ti.
    Dame tu infinito amor,
    pues basta para mí.
75EscucharApocalipsis 22; Juan 14.2; Salmo 17.15
  1. Meditad en que hay un hogar
    en la margen del río de luz,
    donde van para siempre a gozar
    los creyentes en Cristo Jesús.
    coro
    • Más allá, más allá,
      meditad en que hay un hogar,
      más allá, más allá, más allá,
      en la margen del río de luz.
  2. Meditad en que amigos tenéis
    de los cuales marchamos en pos,
    y pensad en que al fin los veréis
    en el alto palacio de Dios.
  3. En que mora Jesús meditad,
    donde seres que amamos están,
    y a la patria bendita mirad
    sin angustias, temores, ni afán.
  4. Reunido a los míos seré,
    mi carrera a su fin toca ya.
    En mi hogar celestial entraré,
    donde mi alma reposo tendrá.
76Escuchar Juan 10.15,28; Daniel 9.26; Isaías 4.6, 32.2
  1. Mesías que muere perdón por ganar,
    Mesías que puede salvar del pecar;
    es Él el Mesías que es menester,
    Mesías que es bueno tener.
    coro
    • ¿Es de ti? ¿Es de ti?
      ¿Es tuyo mi buen Salvador?
  2. Pastor que al rebaño su vida dará,
    pastor que de todo lo protegerá.
    Es Él el pastor que es menester,
    pastor que es bueno tener.
  3. Piloto que sabe el peligro del mar,
    y puede los barcos al puerto guiar.
    Es Él el piloto que es menester,
    piloto que es bueno tener.
  4. Refugio del frío y del gran ventarrón,
    refugio del juicio y la condenación.
    Es Él el refugio que es menester,
    refugio que es bueno tener.
77EscucharLucas 15.11; 1 Pedro 2.25
  1. Mirad al hijo pródigo,
    del padre se apartó.
    Miseria, engaño y escasez
    fue lo que allí encontró.
    coro
    • Yo me levantaré;
      iré a mi padre y le diré:
      «Contrito heme aquí:
      yo he pecado contra el cielo,
      y también contra ti» .
  2. Desesperado dijo así:
    «Con hambre siempre estoy;
    perezco si me quedo aquí,
    junto a mi padre voy».
  3. «Delante de Él yo me pondré,
    pidiendo su favor.
    Humilde me confesaré
    indigno de su amor».
  4. Al ver a su hijo regresar,
    el padre se alegró.
    Dispuesto estaba a perdonar;
    de besos le colmó.
78Escuchar 1 Juan 3.16, 4.9,10; Lucas 23.45; Mateo 27.5
  1. Mirad al Salvador Jesús,
    al Príncipe benigno,
    por mí muriendo allí en la cruz,
    por mí, tan vil, indigno.
    coro
    • De amor la prueba hela aquí:
      el Salvador murió por mí.
      Por mí, por mí,
      Jesús murió por mí.
  2. Del sol la faz se oscureció
    al ver su agonía.
    La dura peña se partió;
    oídlo, alma mía.
  3. Y yo también al ver la cruz,
    por ella soy vencido.
    Mi corazón te doy, Jesús,
    hoy a tu amor rendido.
79EscucharJuan 19.30; Tito 3.5; Romanos 4.25, 5.15; Colosenses 1.9
  1. Nada tuyo, pecador,
    de valor será.
    Todo hizo el Salvador,
    largo tiempo ha.
    coro
    • «¡Consumado es!» ¡Oh! sí,
      hecho todo está.
      ¿Qué más necesitas? di:
      Nada, nada ya.
  2. Cuando de su hogar bajó
    a obrar y morir,
    todo ya cabal quedó,
    óyele decir:
  3. Mientras de tal obra el don
    dejes de aceptar,
    las tuyas fatales son;
    muerte han de llevar.
  4. Busca en Cristo el perdón
    con deseo fiel,
    y hallarás tan grato don
    sólo, sólo en Él.
80EscucharGénesis 19.17; 2 Corintios 6.3; Jeremías 4.6, 51.50; Éxodo 3.7
  1. No os detengáis, venid a Cristo,
    Él os llama con amor.
    No os detengáis, Jesús ha visto
    vuestras culpas y dolor.
    coro
    • No os detengáis, no os detengáis,
      nunca, nunca, nunca.
      Cristo por salvarnos dio
      su sangre cuando Él murió.
  2. No os detengáis, perdón alcanza
    quien confía en el Señor.
    No os detengáis, y sin tardanza
    acudid al Redentor.
  3. No os detengáis, Jesús ha muerto
    por el pobre pecador.
    No os detengáis, camino cierto
    es Jesús el Salvador.
  4. No os detengáis, Jesús da calma
    al cargado de dolor.
    No os detengáis, la paz del alma
    os ofrece el Salvador.
81EscucharLucas 15.4; Isaías 53.6; 1 Pedro 2.25
  1. Noventa y nueve ovejas son
    las que en el prado están.
    Mas una sola sin pastor
    por la montaña va.
    Del buen redil se apartó,
    y vaga en triste soledad,
    y vaga en triste soledad.
  2. Por esta oveja el Buen Pastor
    se expone con piedad,
    dejando solo aquel redil
    al que ama de verdad;
    Y al espeso bosque va,
    su pobre oveja a rescatar,
    su pobre oveja a rescatar.
  3. Oscura noche ve venir,
    y negra tempestad;
    mas todo arrostra y a sufrir
    lo lleva su bondad.
    Su oveja quiere restituir,
    y a todo trance restaurar,
    y a todo trance restaurar.
  4. Sangrando llega el Buen Pastor,
    la oveja herida está.
    El bosque siente su dolor,
    comparte su ansiedad.
    Empero Cristo con amor
    su oveja pudo rescatar,
    su oveja pudo rescatar.
82EscucharJob 7.6; Salmo 68.2; Isaías 55.6; Santiago 4.14; Lucas 13.25
  1. Nuestra vida acabará,
    cual las hojas caerá,
    cual el sol se ocultará.
    Busca a Dios.
    Vuela cada día veloz,
    y volando da su voz:
    «Ven a dar tu cuenta a Dios».
    Busca a Dios.
    coro
    • Busca a Dios, busca a Dios.
      Entre tanto tengas tiempo,
      busca a Dios.
      Si te atreves a esperar,
      Dios la puerta cerrará.
      Te dirá: «Es tarde ya».
      Busca a Dios.
  2. Pierde el hombre su vigor,
    se marchita cual la flor,
    desvanece cual vapor.
    Busca a Dios.
    Como el río a prisa va
    hasta entrar al vasto mar,
    vas así a la eternidad.
    Busca a Dios.
  3. Clama a Dios de corazón
    con sincera contrición,
    por Jesús Dios da perdón.
    Busca a Dios.
    Si no escuchas al Señor,
    si desprecias su perdón,
    te acarreas perdición.
    Busca a Dios.
83Escuchar2 Reyes 7.9; Isaías 57.20; Juan 16.33
  1. Nuevas alegres para decirles
    tengo yo ahora, y estas son:
    que mis pecados son perdonados,
    y con Jesús tendré galardón.
    Y que también, aún queda lugar
    en la casa celestial
    para aquellos que quisieran
    la salvación aceptar.
  2. Goces mundanos ya he dejado;
    no quiero más tan falso placer.
    Paz prometieron, mas engañaron,
    no me pudieron satisfacer.
    Mejor estoy con mi Salvador,
    al cielo voy por su favor.
    Él me guía cada día
    en su amor y verdad.
  3. Ya no me importa lo que dijeren
    los enemigos de mi Señor.
    Él me ha buscado y me ha salvado,
    voy a la gloria, reino de amor.
    Siempre yo tengo luchas aquí;
    dulce descanso tengo allí.
    ¡Oh qué gozo para mi alma
    cuando me llame el Señor!
84EscucharEfesios 1.17; Colosenses 1.14; Hebreos 9.12; Salmo 40.3, 103.1 al 4

  1. Oh alma mía, a tu Señor
    eleva cánticos de loor,
    por la tan grande salvación
    que tienes por su redención.
    coro
    • ¡Qué redención! ¡Qué grande paz,
      que Tú, Señor, por ella das!
      Ya canto con alegre son
      de tu grandiosa redención.
  2. Del bien muy lejos caminé
    y contra Dios me rebelé.
    Mas ya de Cristo es mi canción;
    soy salvo por su redención.
  3. Feliz el día cuando vi
    lo que hizo Cristo para mí.
    Gozándome de mi perdón,
    canté yo de su redención.
  4. De mi virtud no quiero hablar,
    pues en Jesús mi todo está.
    Mi paz y mi justicia son
    el fruto de la redención.
  5. ¡Oh pecador! Jesús a ti
    te dice: «Ven, ¡oh! ven a mí.
    Acéptame en tu corazón
    y goza de la redención».
85Escuchar Salmo 38.4,17; Romanos 5.6, 10.9
  1. ¡Oh cansado caminante!
    ahora párate a escuchar
    a Jesús quien tan amante
    te ha venido a rescatar.
    coro
    • ¡Oh, no hagas más demora!
      A Jesús, amigo, ve;
      Él te salvará ahora
      si tú vas a Él por fe.
  2. Con pecado tan cargado
    ve a Dios en confesión;
    y de Él, ya perdonado,
    tú tendrás la salvación.
  3. Aunque débil, siempre piensa
    en Jesús y su bondad.
    Él será tu gran defensa
    contra toda la maldad.
  4. Con vestido muy hermoso
    Él te quiere hoy vestir,
    para que con Él gozoso,
    tú a la gloria puedas ir.
86Escuchar Juan 6.68; Hechos 13.26, 4.12; Santiago 1.21
  1. ¡Oh, cantádmelas otra vez!
    bellas palabras de vida.
    Hallo en ellas consuelo y paz,
    bellas palabras de vida.
    Sí, de luz y vida,
    son apoyo y guía.
    ¡Qué bellas son, qué bellas son!
    bellas palabras de vida.
    ¡Qué bellas son, qué bellas son!
    bellas palabras de vida.
  2. Jesucristo a todos da
    bellas palabras de vida.
    Hoy recíbelas, pecador,
    bellas palabras de vida.
    Bondadoso te salva
    y al cielo te llama.
    ¡Qué bellas son, qué bellas son!
    bellas palabras de vida.
    ¡Qué bellas son, qué bellas son!
    bellas palabras de vida.
  3. Grato el cántico sonará,
    bellas palabras de vida.
    Tus pecados perdonará,
    bellas palabras de vida.
    Sí, de luz y vida,
    son apoyo y guía.
    ¡Qué bellas son, qué bellas son!
    bellas palabras de vida.
    ¡Qué bellas son, qué bellas son!
    bellas palabras de vida.
87Salmo 16.2,11; Jeremías 2.13, 8.15
  1. ¡Oh! Cristo en Ti, sí, sólo en Ti,
    mi corazón halló
    la paz, perdón, que con afán
    sin descansar buscó.
    coro
    • Ya ningún bien sin Cristo habrá;
      Él sólo para mí.
      Luz, gozo, paz y gran felicidad
      se encuentran sólo Cristo en Ti.
  2. El mundo con afán probé
    y mi alma lo gustó.
    Mas descontento me quedé
    y mi alma se afligió.
  3. Gemí por paz, felicidad;
    busquelas más que a Ti.
    Mas cuando Cristo me salvó,
    me satisfizo a mí.
88 2 Corintios 6.2; Génesis 6.3; Hechos 17.31
  1. Oh, hombre, tu Dios
    de su gloria te llama
    con dulces acentos de su corazón.
    Escucha la voz que del cielo proclama:
    que hoy solamente es el día del perdón.
    coro
    • Que hoy solamente
      es el día del perdón.
      Que hoy solamente
      es el día del perdón.
  2. Su corazón, lleno de tierno cuidado,
    de lejos conoce tu gran rebelión.
    Al Hijo en rescate por todos ha dado,
    mas hoy solamente es el día del perdón.
    coro
    • Mas hoy solamente ...
  3. Si tú le rechazas, Él ha de dejarte,
    y no te valdrá de Jesús rico don.
    Acéptale, amigo, si quieres salvarte,
    pues hoy solamente es el día del perdón.
    coro
    • Pues hoy solamente ...
  4. Más tarde el Señor traerá para juicio
    delante del trono al ruin pecador.
    Entonces no es tiempo de huir
    del suplicio,
    pues hoy solamente es el día del perdón.
    coro
    • Pues hoy solamente ...
89EscucharEzequiel 34.16; Lucas 5.32, 14.21
  1. ¡Oh llamad a los perdidos,
    tan lejanos del redil!
    Atraed a los huidos
    al cuidado pastoril.
    ¡Sí, llamad a los peores,
    sumergidos en maldad!
    Por salvar los pecadores
    Cristo espera. ¡Sí, llamad!
  2. ¡Oh llamad a los cansados
    por esfuerzos sin valor!
    Sin sus obras son salvados
    los que creen al Señor.
    ¡Sí, llamadlos! Dios invita
    a que acepten su bondad,
    y con sumisión contrita
    a Él vengan. ¡Sí, llamad!
  3. ¡Oh llamadlos, que conozcan
    al que da la salvación!
    Y que nunca más carezcan
    de su grande provisión.
    Ofrecedles vida eterna,
    celestial felicidad,
    y con caridad fraterna
    siempre al pecador llamad.
901 Juan 4.10; Malaquías 3.6; Hebreos 12.28
  1. ¡Oh tierno Salvador Jesús,
    del mundo Tú la clara luz!
    Me das perdón, me das sostén;
    bendíceme con todo bien.
    coro
    • Moriste Tú, Señor Jesús,
      por mis pecados en la cruz;
      con gratitud tu fiel amor
      recuerdo yo, mi Salvador.
      Por ese amor, ¡qué grato bien!
      te quiero yo a Ti también.
  2. Tu corazón, cuán puro amor
    sintió por mí, oh Salvador.
    Has sido mi amigo fiel;
    confío en Ti, oh Emanuel.
  3. No cambiará, oh Salvador,
    jamás por mí tu fiel amor.
    La sangre diste Tú por mí;
    con ella salvo fui por Ti.
  4. Yo gozaré felicidad
    contigo por la eternidad.
    Conmigo moras ya, Jesús,
    y viviré contigo en luz.
91EscucharMateo 11.28; Juan 7.37, 8.12
  1. Oí la voz del Salvador
    decir con tierno amor:
    «Venid a mí y descansad,
    cargado pecador».
    Al Redentor, tal como fui,
    cansado yo acudí.
    Y luego dulce alivio y paz
    por fe de Él recibí.
  2. Oí la voz del Salvador
    decir: «Venid, bebed;
    Yo soy la fuente de salud
    y apago toda sed».
    Con sed de Dios, del vivo Dios,
    buscaba al Salvador.
    Lo hallé; mi sed Él apagó,
    y hoy vivo por su amor.
  3. Oí su dulce voz decir:
    «Del mundo soy la luz.
    Miradme a mí y salvos sed;
    hay vida por mi cruz».
    Miré al Señor, y luego en Él
    mi guía y sol hallé.
    Y en esa luz de vida yo
    aquí siempre andaré.
92EscucharMateo 9.13; Juan 8.36; 1 Juan 2.12
  1. Oíd palabra de Jesús:
    «Yo salvo al pecador».
    Oíd palabra de Jesús:
    «Yo salvo al pecador».
    coro
    • Ven a Cristo, ven a Cristo;
      Él te salvará.
      Ahora mismo ven a Cristo
      y Él te salvará.
  2. Ven, pecador, ven a Jesús;
    Él te libertará.
    Ven, pecador, ven a Jesús;
    Él te libertará.
  3. Perdido, ven, ven a Jesús;
    Él te perdonará.
    Perdido ven, ven a Jesús;
    Él te perdonará.
93EscucharJuan 6.37, 7.37, 10.11; Apocalipsis 22.12
  1. Palabra fiel es de Jesús,
    oh pecador, a ti:
    «Yo no desecharé jamás
    a quien acude a mí».
  2. Palabra fiel es de Jesús:
    «Si alguno tiene sed,
    el agua de la vida Yo
    de balde le daré».
  3. Palabra fiel es de Jesús:
    «Yo te consolaré;
    cargado y trabajado, ven,
    descanso te daré».
  4. Palabra fiel es de Jesús:
    «El buen Pastor Yo soy;
    a las ovejas que escogí,
    la vida eterna doy».
  5. Palabra fiel es de Jesús:
    «En breve Yo vendré,
    y galardón al siervo fiel
    conmigo traeré».
94Escuchar Job 7.6, 14.10; Deuteronomio 30.19
  1. Pasan días, meses, años
    con pasmosa rapidez,
    y nosotros pronto iremos
    de este mundo. ¿Y qué después?
  2. Muchos viven descuidados
    de su eterna salvación;
    y al morir, desesperados,
    pasan a la perdición.
  3. Otros a Jesús se entregan,
    confesando su maldad.
    Creen que su sangre limpia
    del pecado, y tienen paz.
  4. Vida y muerte están delante;
    salvación y perdición.
    Tienes tú que decidirte;
    ¿qué será tu decisión?
  5. Sólo un paso ahora falta;
    no vaciles, pecador.
    Es el paso decisivo
    de entregarte al Salvador.
95Escuchar Romanos 5.1; 2 Corintios 5.17; Efesios 2.9
  1. Paz con Dios, busqué ganarla
    con febril solicitud,
    mas mis «obras meritorias»
    no me dieron la salud.
    coro
    • ¡Oh qué paz Jesús me da!
      paz que antes ignoré.
      Todo nuevo se tornó
      desde que su paz hallé.
  2. Lleno estaba yo de dudas,
    temeroso de morir;
    hoy en paz, mañana triste,
    con temor del porvenir.
  3. Al final en desespero,
    «Ya no puedo», dije yo.
    Y del cielo oí respuesta:
    «Todo hecho ya quedó».
  4. De mis obras despojado,
    vi la obra de Jesús.
    Supe que la paz fue hecha
    por la sangre de su cruz
96EscucharLucas 19.10; Colosenses 1.14; Apocalipsis 21.27
  1. Pecador, Jesús te busca
    y te ofrece salvación.
    ¡Oh! no esperes la mañana,
    no rechaces el perdón.
    coro
    • Hoy acude tú a Jesús,
      ahora mismo ve a la cruz,
      y hallarás perdón y luz.
  2. Si la muerte a ti llegare,
    pecador, ¿a dónde vas?
    Sin perdón de tus pecados
    no entrarás al santo hogar.
  3. No deseches a este amigo;
    tanto Él hizo ya por ti.
    Oye, pues, su buen mensaje:
    «Pecador, por ti sufrí».
97Escuchar Marcos 2.17; Hechos 19.18; Lucas 13.25
  1. Pecador, Jesús te llama,
    ¡cuánto le haces esperar!
    ¿Por qué ingrato así rechazas
    al que quiérete salvar?
    coro
    • Deja entrar al Rey de gloria,
      ábrele tu corazón.
      Cuéntale tu triste historia;
      en sus labios hay perdón.
  2. Para el mundo tus desvelos
    guardas siempre, pecador;
    nada para el Rey del cielo,
    quien murió, tu Redentor.
  3. Cristo llama, hoy te llama,
    mas no siempre llamará.
    Date prisa, que mañana
    no tendrás tal vez lugar.
98Escuchar Proverbios 8.17; Lucas 15
  1. Pecador, ven a Cristo Jesús,
    y feliz para siempre serás;
    que si tú le quisieras tener,
    al divino Señor hallarás.
    coro
    • Ven a Él, pecador.
      Ven a Él, pecador,
      que te espera tu buen Salvador.
      Ven a Él, pecador. Ven a Él, pecador,
      que te espera tu buen Salvador.
  2. Si cual hijo que necio pecó
    vas buscando a sus pies compasión,
    tierno amigo en Jesús hallarás,
    y tendrás por su sangre perdón.
  3. Cual oveja que huyó del redil,
    da tú voces al buen Salvador,
    y en los hombros llevada serás
    de tan fuerte y amante Pastor.
99Escuchar Romanos 8.38,39; Juan 14.27; 2 Timoteo 2.19
  1. Por la justicia de mi Dios,
    por sangre que Jesús vertió,
    alcanzo paz, poder, perdón,
    y cuanto bien me prometió.
    Que sólo Cristo salva, sé;
    segura base es de mi fe,
    segura base es de mi fe.
  2. Así turbada no veré
    mi paz, su incomparable don.
    Aunque Él un tiempo oculto esté,
    me dejará su bendición.
    En mí no puede haber jamás
    ninguna base real de paz,
    ninguna base real de paz.
  3. En la tormenta sostendrá,
    el pacto que juró y selló.
    Siempre su amor perdurará,
    su amor que mi alma redimió.
    La roca eterna me da,
    base única que durará,
    base única que durará.
100Escuchar 2 Corintios 6.2; Juan 5.40
  1. ¿ Por qué demoras, amigo?
    ¿Por qué hoy no quieres venir?
    Es Cristo Jesús quien te llama;
    al cielo con Él podrás ir.
    coro
    • ¿Por qué, por qué
      a Cristo no quieres venir?
      ¿Por qué, por qué
      hoy mismo no quieres venir?
  2. Oh di, ¿qué esperas, amigo,
    ganar demorándote más?
    Es sólo Cristo quien salva,
    Él sólo podrá darte paz.
  3. ¿No sientes que Dios, amigo,
    hoy habla a tu corazón?
    ¡Oh! ¿por qué el pecado no dejas,
    y aceptas ya la salvación?
  4. ¿Por qué demoras, amigo?
    La gracia ya terminará,
    y Cristo, que pronto hoy salva,
    más tarde en el juicio vendrá.
101EscucharJuan 5.42; Isaías 55.1; Marcos 6.42
  1. Preste oídos el humano
    a la voz del Salvador.
    Regocíjese el que siente
    el pecado abrumador.
    Ya resuena el evangelio
    de la tierra en ancha faz,
    y de gracia ofrece al hombre
    el perdón, consuelo y paz.
  2. Vengan todos los que sufren,
    los que sienten hambre y sed;
    los que débiles se encuentran
    de este mundo a la merced.
    En Jesús hay pronto auxilio,
    hay hartura y bienestar,
    salvación y fortaleza
    cual ninguno puede dar.
  3. Vengan cuantos se acongojan
    por lograr con qué vestir,
    y a su afán tan sólo rinden
    servidumbre hasta el morir.
    Un vestido hay más precioso,
    blanco, puro y eternal.
    Es Jesús quien da a las almas
    ese manto celestial.
  4. ¿Por qué en rumbo siempre incierto
    vuestra vida recorréis?
    A Jesús venid, mortales,
    que muy cerca le tenéis.
    Él es vida en tierra y cielo,
    y el exceso de su amor
    os mejora la presente
    y os reserva otra mejor.
102Escuchar Juan 14.3; 2 Corintios 5.2; Apocalipsis 21.3
  1. Promete a los suyos el Salvador
    un hogar, un hogar,
    morada celeste de paz, amor y bienestar,
    do libres de pena, sin mancha ni mal,
    gozando con Cristo la dicha eternal,
    contemplan los fieles en gloria y luz
    el rostro de aquel que murió en la cruz.
    coro
    • Sí, por mí; sí, por mí;
      Cristo prepara un dulce hogar.
      Sí, por mí; sí, por mí, un dulce hogar.
  2. A todos ofrece el buen Salvador
    este hogar, este hogar,
    y amante les dice: «A mí venid y descansad».
    En esta bendita morada jamás
    ni muerte ni duelo podrán penetrar.
    En ella no hay noche, pues Cristo Jesús,
    Cordero divino, es del cielo la luz.
    coro
    • Sí, a ti; sí, a ti;
      Cristo te ofrece un dulce hogar.
      Sí, a ti; sí, a ti, un dulce hogar.
  3. Dejó por nosotros el Salvador
    su hogar, su hogar,
    y quiso su vida en la triste cruz sacrificar,
    a fin de librarnos de condenación,
    abriendo el camino de la salvación.
    Oíd, pues, con gozo el mensaje de amor
    que ya nos proclama: ¡Jesús es Señor!
103EscucharLucas 18.37, 19.3
  1. ¿Qué significa el gran rumor?
    ¿Qué significa el gran tropel?
    ¿Quién puede un día y otro así
    la muchedumbre conmover?
    Responde el pueblo en alta voz:
    «Pasa Jesús de Nazaret».
  2. ¿Quién es, decid, el tal Jesús
    que manifiesta tal poder?
    ¿Por qué a su paso la ciudad
    se agolpa ansiosa en torno de Él?
    Lo dice el pueblo, oíd su voz:
    «Pasa Jesús de Nazaret».
  3. Jesús, quien vino acá a sufrir
    angustia, afán, cansancio y sed;
    y dio consuelo, paz, salud
    a cuantos viera padecer.
    Por eso alegre el ciego oyó:
    «Pasa Jesús de Nazaret».
  4. Aun ahora viene el Salvador
    dispuesto a hacernos mucho bien,
    y amante llama a nuestro hogar
    queriendo en Él permanecer.
    Se acerca ya; ¿no oís su voz?
    Pasa Jesús de Nazaret.
    Se repiten las últimas dos líneas de cada estrofa.
104Escuchar Mateo 27.22; Josué 24.15; Romanos 11.22
  1. ¿Qué voy a hacer?
    ¿Me entregaré a Jesús,
    o me endureceré?
    ¿Qué escogeré?
    ¿El mundo y su placer,
    o a Cristo seguiré?
    coro
    • Yo sí, yo sí, yo sí,
      confiado, oh Cristo, en Ti,
      te seguiré. Comprado soy;
      tu sangre el precio fue,
      y tuyo quiero ser.
  2. Tu grande amor
    me ablanda el corazón,
    despierta en mí la fe.
    Yo creo en Ti;
    no puedo ya dudar,
    a Cristo miraré.
105Escuchar Éxodo 32.26; Marcos 8.34; 1 Corintios 1.18
  1. ¿Quién es de la parte
    del buen Salvador,
    pronto a dedicarse ahora a su Señor,
    y que abandonando su falaz vivir,
    quiere acá servirle y aun con Él sufrir?
    coro
    • ¿Quién de Cristo
      al lado quiere caminar?
      ¿Quién hasta Él desea los demás guiar?
      Por tu rica gracia, por tu grande amor,
      henos de tu parte, para Ti, Señor.
  2. No ambicionamos gloria ni poder,
    mas queremos ya tu voluntad hacer.
    Quien tu perdurable gracia llegue a ver,
    vese constreñido de tu parte a ser.
  3. No con oro o plata, oh Jesús, Señor,
    Tú nos redimiste, con divino amor.
    Fue con sangre tuya, ¡qué gran expiación!
    con que Tú efectuaste nuestra redención.
  4. La batalla dura siempre habrá de ser;
    enemigos fuertes hemos de tener.
    Mas omnipotente es nuestro Capitán;
    ha vencido ya la fuerza de Satán.
106Escuchar 1 Juan 1.7; Lucas 6.19, 8.46; Romanos 1.16
  1. ¿Quieres ser libre del vicio y del mal?
    En Cristo Jesús hay gran poder.
    ¿Quieres por Él la victoria ganar?
    Por siempre poder hay en Él.
    coro
    • Hay poder, sí, sin igual poder
      en Jesús que murió.
      Hay poder, sí, sin igual poder
      por la sangre que vertió.
  2. ¿Quieres ser puro, aceptable al Señor?
    En Cristo Jesús hay gran poder.
    Te limpiará con la sangre que dio.
    Por siempre poder hay en Él.
  3. ¿Quieres ser libre de tu vanidad?
    En Cristo Jesús hay gran poder.
    Pide a Jesús que te dé su humildad,
    por siempre poder hay en Él.
  4. ¿Quieres a Cristo servir y agradar?
    En Cristo Jesús hay gran poder.
    ¿Quieres corona de vida ganar?
    Por siempre poder hay en Él.
107EscucharÉxodo 17.6; Deuteronomio 32.31; Salmo 61.2
  1. Roca abierta ya por mí,
    tengo abrigo siempre en Ti.
    Es tu sangre, oh Jesús,
    por mí derramada en cruz,
    el remedio eficaz
    de mi culpa contumaz.
  2. Todo celo vano es;
    vanas son mis lágrimas.
    Tú, oh Jesús mi Salvador,
    sólo puedes perdonar.
    En tu cruz está el perdón;
    sólo en Ti hay salvación.
  3. En mi vida terrenal
    y en mi hálito final,
    cuando te veré, Jesús,
    en el trono de la luz,
    roca abierta ya por mí,
    dame siempre abrigo en Ti.
108Escuchar Isaías 1.18, 43.25; Oseas 14.1; Ezequiel 33.11
  1. Rojos son tus pecados,
    como grana Dios los ve.
    Rojos son tus pecados,
    como grana Dios los ve.
    Aunque parezcan ser pocos,
    Él así los ve.
    Mas en Él ten confianza;
    mas en Él ten confianza,
    dice que los borrará;
    dice que los borrará.
  2. Escuchad que os suplica:
    «Oh volved a vuestro Dios».
    Escuchad que os suplica:
    «Oh volved a vuestro Dios».
    Él os dará gran consuelo
    y su eterno amor.
    Para darnos la vida;
    para darnos la vida,
    Él a Cristo entregó,
    Él a Cristo entregó.
  3. Perdonarte Él desea
    toda tu iniquidad.
    Perdonarte Él desea
    toda tu iniquidad.
    Si tú le dejas entrar
    en tu corazón,
    Él te hará como la nieve;
    Él te hará como la nieve,
    y contigo cenará,
    y contigo cenará.
  4. Oh, no dudes a Cristo,
    su palabra cumplirá.
    Oh, no dudes a Cristo,
    su palabra cumplirá,
    porque verdad es su nombre,
    nuestro Redentor.
    Dile que tú le crees;
    dile que tú le crees,
    y con Él tú reinarás;
    y con Él tú reinarás.
109EscucharSalmo 36.9; Juan 7.37,38; Isaías 55.1
  1. ¿Sabes dónde hay una fuente
    pura de divino amor,
    cuyas aguas celestiales
    manan con ferviente ardor?
    Esta fuente inagotable,
    de eficacia y de valor,
    es el Redentor bendito,
    el precioso Salvador.
    coro
    • Es Jesús la viva fuente,
      donde he apagado yo
      esa sed que consumía
      mi angustiado corazón.
  2. Esa fuente siempre pura
    nunca su cristal perdió;
    y sus aguas refrescantes
    se te ofrecen, pecador.
    Si sediento y fatigado,
    a Jesús la fuente vas,
    satisfecho y aliviado
    al momento quedarás.
  3. ¡Oh! recibe pues su oferta;
    no rechaces, no, su amor.
    Dile: «De esas aguas dame,
    y sabré su gran valor».
    Sin dinero y sin precio,
    se te ofrece el grato don:
    vida eterna, paz y gozo,
    de tus culpas el perdón.
110EscucharColosenses 1.20; Mateo 14.30
  1. Salvador, a Ti yo acudo,
    Príncipe de amor.
    Sólo en Ti hay paz y vida
    para el pecador.
    coro
    • Cristo, Cristo, tierno Salvador,
      mi humilde ruego escucha;
      ¡sálvame, Señor!
  2. Salvación y paz buscando,
    vengo yo a tu cruz.
    En tu muerte estoy confiando;
    ¡sálvame, Jesús!
  3. Son tus méritos la fuente
    de mi salvación.
    En tu muerte solamente
    hallo paz, perdón.
111EscucharRomanos 8.35; Hebreos 6.18
  1. Si angustiado y triste estás,
    ven al Salvador.
    Paz y alivio encontrarás
    en el buen Pastor.
    Él tu voz escuchará
    y consuelo te dará.
    A tu lado ahora está
    Cristo el Salvador.
  2. Mira que por ti murió
    Cristo el Salvador.
    En la cruz su vida dio
    nuestro Redentor.
    Hoy te llama, atiende, sí,
    pues te dice: «Ven a mí».
    Todo bien hay para ti
    en el Salvador.
  3. Es Jesús amigo fiel,
    tierno Salvador.
    Sólo en Él tendrás el bien;
    dile tu dolor.
    Él tus culpas borrará,
    tus dolores calmará.
    Nunca te abandonará
    Cristo el Salvador.
112Escuchar Isaías 48.18; Filipenses 4.7; 3 Juan 2
  1. Si paz cual un río es aquí mi porción,
    si es como las olas del mar;
    cualquiera mi suerte, es ya mi canción:
    «Está bien, con mi alma está bien».
    coro
    • Está bien. Está bien.
      Está bien con mi alma, está bien.
  2. Por más que Satán me tentare a mí,
    en esto consuelo tendré:
    que Cristo, al ver cuán perdido yo fui,
    en la cruz por mi alma murió.
  3. Pecado llevó, y las gracias le doy;
    completo el trabajo está.
    Llevolo en la cruz y ya libre estoy;
    ¡oh mi alma, bendice al Señor!
  4. Que viva por Cristo, y sólo por Él.
    Y si yo muriese, bien sé
    que no temeré, porque Cristo es fiel
    y mi alma en su paz guardará.
  5. Mas no es la muerte
    que espero, Señor;
    la tumba mi meta no es.
    Tu pronta venida, en tu tierno amor,
    esperando mi alma hoy está.
113EscucharJeremías 13.23, 2.22
  1. Si yo mis pecados pudiera lavar,
    o sangre o pena también ofrendar,
    si obras valieran en pago del mal,
    no fuera el Calvario el solo caudal,
    el solo caudal, el solo caudal;
    no fuera el Calvario el solo caudal.
  2. Mas sé que no tengo de mí santidad,
    no puedo limpiarme de tanta maldad.
    Ni santo ni arcángel ofrece, audaz,
    quitar mis pecados y darme solaz,
    y darme solaz, y darme solaz;
    quitar mis pecados y darme solaz.
  3. ¡Oh Cristo bendito! por Ti sólo hay paz.
    Tu obra, tu sangre, caudal eficaz.
    Tú llamas al hombre muriendo de sed:
    «En mí es la fuente, venid y bebed».
    «Venid y bebed, venid y bebed.
    En mí es la fuente, venid y bebed».
114EscucharSalmo 17.15; Hebreos 11.16, 12.22 al 24
  1. Siempre hablamos del mundo dichoso,
    de los goces que Dios nos dará,
    del país halagüeño y hermoso.
    Mas hallarnos allí, ¿qué será?
    coro
    • ¿Qué será, qué será?
      Mas hallarnos allí, ¿qué será?
      ¿Qué será, qué será?
      Mas hallarnos allí, ¿qué será?
  2. Siempre hablamos
    del triunfo y la gloria
    que en los cielos sin fin reinarán,
    de los himnos de amor y victoria.
    Mas hallarnos allí, ¿qué será?
  3. Siempre hablamos del día esplendente
    que en el santo país brillará,
    de Jesús, Salvador del creyente.
    Mas hallarnos allí, ¿qué será?
  4. Ni pecados, ni llanto, ni duelo,
    ni pesares ningunos habrá
    en la casa de Dios, en el cielo.
    Pues hallarnos allí, ¿qué será?
115EscucharIsaías 1.18; 1 Pedro 1.19; Romanos 8.37
  1. Sólo tu preciosa sangre, Cristo Salvador,
    el pecado quitar puede de este pecador.
    coro
    • ¡Oh! con tu preciosa sangre
      límpiame, Señor.
      Aun por mí la derramaste
      en tu gran amor.
  2. Y si mi pecado fuere como el carmesí,
    puro más que blanca nieve, me pondrás a mí.
  3. Sólo tu preciosa sangre salvación me da.
    Haz que sin cesar me guarde libre de pecar.
  4. Por la sangre del Cordero soy el vencedor
    de Satán y del pecado; ¡gloria al Salvador!
116EscucharLucas 2.14; Isaías 12.5; Apocalipsis 5.9
  1. Suenen dulces himnos, gratos al Señor,
    y óiganse en concierto universal.
    Desde el alto cielo baja el Salvador
    para beneficio del mortal.
    coro
    • ¡Gloria, gloria sea a nuestro Dios!
      ¡Gloria! sí, cantemos a una voz.
      Y el cantar de gloria,
      que se oyó en Belén,
      sea nuestro cántico también.
  2. Salte de alegría, lleno el corazón,
    la abatida y pobre humanidad.
    Dios se compadece viendo su aflicción,
    y le muestra buena voluntad.
  3. Lata en nuestro pecho noble gratitud
    hacia el que nos brinda redención;
    y a Jesús el Cristo, quien da salvación,
    tributemos nuestra adoración.
117Escuchar Juan 6.37, 68; 1 Juan 4.18
  1. Tal como soy, sin más decir,
    que a otro yo no puedo ir,
    y Tú me invitas a venir,
    bendito Cristo, vengo a Ti.
  2. Tal como soy, sin demorar,
    del mal queriéndome librar;
    me puedes sólo Tú salvar,
    bendito Cristo, vengo a Ti.
  3. Tal como soy, en aflicción,
    expuesto a muerte, perdición,
    buscando vida, paz, perdón,
    bendito Cristo, vengo a Ti.
  4. Tal como soy, tu grande amor
    me vence, y con grato ardor
    servirte quiero, mi Señor;
    bendito Cristo, vengo a Ti.
118Escuchar Lucas 18.24, 13.24; Efesios 2.12
  1. ¡Tan cerca del reino! ¿Por qué no entrarás?
    ¡Tan cerca! Pues, pasa hoy mismo el umbral.
    La voz de ‘mañana’ es voz de Satán.
    ¡Tan cerca! y tal vez nunca llegues a entrar.
    coro
    • ¿Quisieras salvarte?
      Entrégate a Cristo; te quiere salvar.
  2. ¡Tan cerca! que tú oyes la alegre canción
    de los que se gozan en su Salvador.
    ¡Tan cerca! y al mundo no quieres dejar,
    y Cristo te espera y te quiere salvar.
  3. ¡Sin Cristo morir! ¿qué esperanza tendrás?
    Morir sin ser salvo: ¡perdido estarás!
    No corras el riesgo de eterno penar;
    entrégate a Cristo, te quiere salvar.
119EscucharHechos 24.25, 26.28, 17.30 al 32; 2 Pedro 3.9
  1. ¿Te sientes casi resuelto ya?
    ¿Te falta poco para creer?
    Pues, ¿por qué dices a Jesucristo:
    «Hoy no. Mañana te seguiré»?
  2. ¿Te sientes casi resuelto ya?
    Pues vence el casi, con Cristo ven,
    porque hoy es tiempo, pero mañana
    tarde, muy tarde pudiera ser.
  3. Sabes que el casi no es de valor
    en la presencia del justo Juez.
    ¡Ay del que muere casi creyendo!
    ¡Completamente perdido es!
120EscucharApocalipsis 3.20; 1 Juan 5.4
  1. ¿Temes que en la lucha no podrás vencer?
    ¿Contra las tinieblas has de contender?
    Abre bien la puerta de tu corazón,
    deja al Salvador entrar.
    coro
    • Deja al Salvador entrar.
      Deja al Salvador entrar.
      Abre bien la puerta de tu corazón,
      y entrará el Salvador.
  2. ¿Es tu fe muy débil en la oscuridad?
    ¿Son tus fuerzas pocas contra la maldad?
    Abre bien la puerta de tu corazón,
    deja al Salvador entrar.
  3. ¿Quieres ir gozándote en la senda aquí?
    ¿Quieres que el Señor te utilice a ti?
    Abre bien la puerta de tu corazón,
    deja al Salvador entrar.
121Escuchar Levítico 25.9; Josué 6.4; Hebreos 2.14,15
  1. Tocad trompeta ya,
    y con alegre son
    a todo el mundo proclamad
    eterna redención.
    coro
    • Jesús el Redentor
      nos fue propiciación,
      y por su sangre, con dolor,
      nos trajo salvación.
  2. A todos publicad:
    «Jesús resucitó».
    Que ya de la mortalidad
    los lazos quebrantó.
  3. «Vosotros, que el favor
    del cielo no tenéis,
    si vais a Cristo, por su amor
    su gracia gozaréis».
  4. Llamadlos sin cesar;
    id, proclamad perdón.
    Decid a todos sin tardar
    que busquen salvación.
122EscucharMarcos 16.15; Hechos 10.42
  1. Todo aquel que oye, vaya a proclamar:
    «Salvación de gracia puédese aceptar».
    Al perdido mundo débese anunciar:
    «¡Id al Salvador Jesús!»
    coro
    • Todo aquel que cree debe procurar
      estas buenas nuevas siempre predicar:
      Que Jesús de gracia quiere perdonar.
      ¡Id al Salvador Jesús!
  2. Todo aquel que quiere, vaya sin tardar;
    franca está la puerta y podéis entrar.
    Cristo es el camino al celestial hogar.
    «¡Id al Salvador Jesús!»
  3. Firme es la promesa, oye pecador.
    ¿Quieres tú la vida? Mira al Salvador;
    Él a todos llama con divino amor.
    «¡Id al Salvador Jesús!»
123Escuchar Lucas 2.7; Juan 10.10; Mateo 27.18; Marcos 13.26
  1. Tú dejaste tu trono y corona por mí
    al venir a Belén a nacer.
    Mas a Ti no fue dado el entrar al mesón,
    y en pesebre te hicieron yacer.
    coro
    • Ven a mi corazón, oh Cristo,
      pues en él hay lugar para Ti.
      Ven a mi corazón, oh Cristo, ven,
      pues en él hay lugar para Ti.
  2. Tú viniste, Señor,
    con tu gran bendición,
    para dar libertad y salud.
    Mas con odio y desprecio
    te hicieron morir,
    aunque vieron tu amor y virtud.
  3. Alabanzas sublimes los cielos darán
    cuando vengas glorioso de allí,
    y tu voz nos dirá de las nubes: «Venid
    al hogar celestial junto a mí».
124EscucharProverbios 18.24; Juan 17.3; Hebreos 13.8
  1. Un amigo hay más que hermano,
    Cristo el Señor,
    quien llevó en cuerpo humano
    nuestro dolor.
    Este amigo moribundo,
    padeciendo por el mundo,
    demostró su amor profundo.
    ¡Dadle loor!
  2. Conocerle es vida eterna,
    Cristo el Señor;
    todo aquel que quiera venga
    al Redentor.
    Por nosotros Él derrama
    vida suya, pues nos ama,
    y a su lado a todos llama.
    ¡Dadle loor!
  3. Hoy, ayer, y por los siglos
    Cristo el Señor
    es el mismo fiel amigo;
    ven, pecador.
    Él es pan en el desierto,
    nuestro guía, nuestro puerto.
    Es su amor el mismo cielo:
    ¡Dadle loor!
125Escuchar Juan 3.3; 1 Pedro 1.3
  1. Un hombre llegose de noche a Jesús,
    buscando la senda de vida y luz,
    y Cristo le dijo: «Si a Dios quieres ver,
    tendrás que renacer».
    coro
    • Tendrás que renacer.
      Tendrás que renacer.
      De cierto, de cierto, te digo a ti:
      Tendrás que renacer.
  2. Y tú, si quisieras al cielo llegar
    y con los benditos allí descansar;
    si vida eternal tú quisieras tener,
    tendrás que renacer.
  3. Oh hombre, no debes jamás desechar
    palabras que Cristo dignose hablar.
    Porque si no quieres el alma perder,
    tendrás que renacer.
  4. Amigos han ido con Cristo a estar,
    que mucho quisieras un día encontrar.
    Hoy este mensaje pues debes creer:
    tendrás que renacer.
126Escuchar Hechos 26.23; Juan 12.35
  1. Vagaba yo en la oscuridad,
    mas me salvó Jesús,
    y con su amor y gran bondad
    llenome de su luz.
    coro
    • Gozo tengo en mi corazón,
      gozo, gozo por su salvación.
      Desde que a Jesús vi y a su lado fui,
      de su amor el gozo yo he sentido en mí.
  2. Las nubes y la tempestad
    no apartan a Jesús,
    y en medio de la oscuridad
    me gozo de su luz.
  3. Andando así en la luz con Dios
    encuentro plena paz.
    Voy adelante con fervor,
    dejando el mundo atrás.
  4. Verele pronto como Él es,
    raudal de toda luz,
    y gozaré en la eternidad
    a causa de su cruz.
127EscucharJuan 10.15, 6.37
  1. ¿Vagas triste y angustiado?
    ¿Buscas tú solaz?
    «Ven a mí», te dice Cristo, «y halla paz».
  2. ¿Hay señales que me indiquen
    que mi guía Él es?
    Las heridas de sus manos y sus pies.
  3. ¿Hay corona que le adorne,
    si es Rey para mí?
    Sí, corona, mas de espinas, hay allí.
  4. Si le busco, si le sigo,
    ¿cuál será su don?
    Del pecado, del infierno, redención.
  5. Si le pido que me salve,
    ¿me recibirá?
    Puesto que por ti Él ha muerto, salvará.
128Mateo 28.19; Marcos 16.15; Lucas 24.47
  1. Ve, cristiano, y predica
    de Jesús, tu Salvador.
    Sí, ve a todos y explica
    el mensaje de su amor.
    coro
    • Sí, iré a predicarles
      el santo y bendito evangelio.
      Sí, iré a explicarles
      el mensaje de su amor.
  2. Diles que ellos son culpables;
    que «ya condenados» son.
    Y con tonos muy amables,
    diles de la salvación.
  3. Diles de celestes goces
    por la sangre de Jesús,
    que con penas tan atroces
    derramó en la cruenta cruz.
  4. Diles que ha resucitado,
    que glorificado está,
    que un hogar ha preparado
    do más muerte nunca habrá.
  5. Diles que muy pronto viene,
    y que grande galardón
    reservado Cristo tiene
    para los que salvos son.
129EscucharLucas 1.79; Mateo 28.18 al 20
  1. Ved los millones que entre las tinieblas
    yacen perdidos, sin un Salvador.
    ¿Quién, quién irá las nuevas proclamando,
    que por Jesús Dios salva al pecador?
    coro
    • «Todo poder mi Dios me dio;
      ahora, a mis siervos mando Yo.
      Id al mundo y proclamad el evangelio;
      Y estoy con vosotros siempre».
  2. «A mí venid», la voz divina llama.
    Clamad: «Venid», en nombre de Jesús.
    Para salvarnos de la muerte eterna
    su vida Él ofreció en dura cruz.
  3. Que venga pronto el día tan glorioso
    cuando los redimidos se unirán
    en coro excelso, santo y jubiloso;
    eternamente gloria a Dios darán.
130Mateo 11.28; Apocalipsis 22.17
  1. «Ven, ven a mí»; en tonos de amor
    a ti te llama el tierno Salvador.
    «Con los pecados agobiándote,
    ven, ven a mí, descanso te daré».
    coro
    • «¡Ven, ven a mí! ¡Oh ven, ven a mí!
      Ven, ven a mí, descanso te daré,
      paz Yo te daré, paz Yo te daré».
  2. «Cansado con la lucha de dolor
    en esta vida, pobre pecador,
    tus dudas y tristezas quitaré.
    Ven, ven a mí, y la paz Yo te daré».
  3. Desanimado, lleno de temor,
    sin conocer que Dios es amor,
    no temas más; acércate con fe.
    «Ven, y la vida eterna te daré».
  4. «Descanso y paz y vida perennal
    a ti ofrezco, y de todo mal
    del triste mundo Yo te libraré,
    y goces célicos Yo te daré».
131Escuchar Números 10.29; Romanos 9.23; Hebreos 11.10,14, 12.22 al 24
  1. Venid, pecadores, que Dios por su amor
    al cielo nos llama, que es patria mejor,
    do nunca la aurora perdió su fulgor;
    do brilla la gloria del Dios Creador.
    coro
    • Sí, sí, ¡venid, oh venid!
      Al cielo nos llama, que es patria mejor.
  2. Dejemos, hermanos, aparte el dolor;
    que arriba en los cielos, el mundo cantor
    de espíritus puros proclama Señor
    a Cristo, Dios-Hombre,
    el gran Redentor.
  3. Trabajas y sufres aquí, pecador;
    el pan de que comes regó tu sudor.
    Mas Dios te reserva por suerte mejor
    primicias celestes de eterno valor.
132Escuchar Ezequiel 18.31; Apocalipsis 22.17; Santiago 4.14
  1. ¡Volveos, volveos! ¿por qué moriréis?
    Pues Dios ya se acerca con gracia y favor.
    Jesús os convida, ¿por qué no vendréis?
    y lucha el Espíritu con incansable amor.
  2. Rendíos, rendíos, de Dios a la voz,
    el bien ofrecido anhelantes buscad.
    La sangre preciosa que Cristo vertió,
    perdón nos ofrece, consuelo y solaz.
  3. La vida se pasa cual humo sutil;
    muy pronto Jesús viene y no tardará.
    A todos los suyos conduce al redil;
    los malos empero arrojados serán.
  4. Venid, pues, ahora, buscando la luz,
    venid a la patria del Dios de verdad.
    Marchemos constantes en pos de Jesús,
    y al fin en el cielo veremos su faz.
133EscucharSalmo 69.4; Romanos 4.5; Hebreos 10.14
  1. Yo confío en Jesús,
    y salvado soy.
    Por su muerte en triste cruz
    a la gloria voy.
    coro
    • Todo fue pagado ya,
      nada debo yo.
      Salvación perfecta da
      quien por mí murió.
  2. Todo hizo mi Señor,
    me salvó sólo Él.
    Con ternura y gran amor,
    Él me guarda fiel.
  3. Mi perfecta salvación
    eres Tú, Jesús;
    mi completa redención,
    mi gloriosa luz.
  4. En el cielo te veré,
    tierno Salvador;
    tu presencia gozaré,
    ¡oh Jesús, Señor!
134Escuchar Salmo 1.6; Lucas 7.50
  1. Yo quisiera cantar sin cesar, y honrar
    a Jesús, mi amado Salvador,
    quien me hizo pensar que debía dejar
    para siempre la senda del error.
    coro
    • ¡Mi Salvador! ¡Mi Salvador!
      Te alabo, mi Rey y Señor.
  2. A Jesús acudí, el perdón recibí,
    y ahora feliz estoy en Él.
    Él me dijo: «Ten fe, Yo contigo estaré,
    y de toda maldad te guardaré».
  3. Serviré a Jesús, predicando la luz,
    y gozoso con Él yo viviré.
    Él me da protección y gratuita salvación;
    en la lucha yo firme quedaré.
135EscucharApocalipsis 22.1 al 4
  1. ¡A la luz, a la luz,
    al encuentro de Jesús!
    ¡Cuánto mi alma le desea!
    ¡Oh, qué gozo cuando vea
    quien por mí sufrió en la cruz!
  2. Pronto haz, pronto haz,
    Cristo, Príncipe de paz,
    que con todos los salvados,
    por tu sangre rescatados,
    yo contemple allí tu faz.
  3. ¡Dulce son, dulce son
    de los ángeles canción!
    Si las alas yo tuviera
    volaría a aquella esfera,
    a los montes de Sion.
  4. ¡Qué será, qué será,
    cuando al cielo entre ya!
    do las calles brillan de oro,
    me reciba el santo coro.
    ¡Cuánto gozo espera allá!
  5. ¡Sumo bien, sumo bien,
    celestial Jerusalén!
    Fuentes, árboles de vida,
    arpas, dad la bienvenida;
    llévanos, Dios, a tu Edén.
136EscucharSantiago 5.13; Isaías 65.24; Lucas 11.9; Apocalipsis 5.8
  1. A Ti, Dios mío, en oración,
    con mi cuidado terrenal
    allégome, y de corazón
    te manifestaré mi mal.
    ¡Oh cuántas veces tuve en Ti
    refugio de mi tentación!
    Y ¡cuántas cosas recibí
    de Ti, Dios mío, en oración!
  2. A Ti, Dios mío, en oración,
    confiando en tu fidelidad,
    elevaré mi petición,
    la voz de mi necesidad.
    Yo sé que escucharás allá,
    que me darás tu bendición;
    que fortaleza me vendrá,
    de Ti, Dios mío, en oración.
  3. Ahora, oh Dios, en oración
    aliento y gozo a mi alma da.
    En este mundo de aflicción
    de orar necesidad habrá.
    Mas desde el día en que yo esté
    contigo en suma perfección,
    mis oraciones cambiaré
    en una eterna adoración.
137Hebreos 4.9; 1 Pedro 2.9
  1. A todos los cristianos
    ofrece el Salvador
    descanso en sus mansiones
    de gloria, paz y amor.
    Ansiemos presurosos
    la oferta a disfrutar;
    y pronto viviremos
    sin cuitas ni pesar.
    coro
    • Alabemos a Dios,
      que del mal nos libró
      y a gozar con Jesucristo
      para siempre nos llamó.
  2. Jesús, el Rey de gloria,
    nos llama con afán
    allá do los salvados
    con Dios el Padre están.
    Mas hoy debemos todos
    luchar hasta vencer,
    quitando al enemigo
    su cetro y su poder.
  3. Jesús en esta lucha
    nos fortalecerá;
    su Espíritu potente
    el triunfo nos dará.
    Clamemos con fe viva,
    pidamos sin cesar
    que Cristo victoriosos
    nos lleve a descansar.
138Efesios 3.12; 1 Juan 4.17
  1. A tu presencia, oh Dios bendito,
    vengo y proclamo con gran fervor
    cuánta alegría tengo en mi alma,
    qué dulce calma ya por tu amor.
  2. No más me escondo de tu presencia,
    con confianza ya puedo estar.
    Cesó mi miedo; de tu mirada
    no tengo nada que recelar.
  3. Supe que me amas, puesto que he visto
    en Jesucristo prueba sin par
    de que, no obstante mi indigna historia,
    tengo en tu gloria propio lugar.
  4. Gracia divina en Ti se encuentra,
    y se concentra divino amor.
    Cristo del cielo vino a salvarme
    y pruebas darme de tu favor.
139EscucharLucas 16.5; Efesios 2.4 al 7
  1. Al acabar la vida aquí
    en este mundo de pesar,
    para gozar en gloria allí
    y ante Ti, Señor, estar,
    entonces, sí, sabré mejor
    lo que te debo por tu amor.
  2. Al recibir, Señor Jesús,
    de Ti mi cuerpo celestial,
    y ante el trono de la luz
    servirte, libre ya del mal,
    entonces, sí, sabré mejor
    lo que te debo por tu amor.
  3. Al escuchar el dulce son
    del himno que te entonará
    en armoniosa perfección
    la Iglesia tuya en gloria allá,
    entonces, sí, sabré mejor
    lo que te debo por tu amor.
  4. Tú me buscaste en tu bondad
    y me salvaste por la fe.
    Que viva, pues, en santidad
    mientras aquí en el mundo esté.
    Ayúdame a mostrar mejor
    lo que te debo por tu amor.
140Escuchar1 Tesalonicenses 4.17; 2 Tesalonicenses 1.10; 1 Corintios 15.58
  1. Al Salvador rechaza
    el mundo pecador,
    la sorda muchedumbre
    ajena de su amor.
    Mas Él vendrá glorioso,
    el día cerca está;
    aquel día majestuoso llega ya.
    coro
    • De los días el más bello,
      del tiempo el principal;
      poco tarda su llegada
      con triunfo celestial.
      De alegría pura, colmo
      al siervo leal y fiel,
      ha de ser el día grande de Emanuel.
  2. Alumbrará los cielos
    glorioso resplandor,
    mas brillará la Iglesia
    con gloria superior.
    Y al Salvador divino
    todo ojo mirará
    en el día majestuoso que vendrá.
  3. Ya no tendremos pruebas,
    ni culpas, ni pesar,
    mas grande regocijo
    y eterno bienestar.
    Seremos semejantes
    a nuestro Redentor
    en el día majestuoso de esplendor.
  4. Acerque el bello día
    el fiel y fuerte amor
    de los que consagramos
    la fuerza a su labor.
    Busquemos al perdido
    por Cristo, el buen Pastor,
    para el día majestuoso de su amor.
141Escuchar Éxodo 13.21, 17.6; Josué 4.23; Hebreos 11.26
  1. ¡Alma mía! Dios te llama;
    oh, no dejes de acudir.
    Con su poderosa mano
    el camino te ha de abrir.
    Él ha roto la cadena,
    ya de Egipto salvo estás;
    libertado de la pena
    con tu Dios caminarás.
  2. El desierto está delante
    – triste, seca soledad –
    mas de la celeste fuente
    beberás en libertad.
    Luz divina te rodea
    y tus pasos guiará.
    Tras la noche y la pelea,
    hay la paz que durará.
  3. ¿Son de Egipto los placeres
    para ti sólo ilusión?
    El Señor de sus tesoros
    saciará tu corazón.
    Si el camino fuese largo,
    sostendrate su virtud;
    como el águila renueva
    fuerzas de tu juventud.
  4. Cuando al fin de tus desvelos
    entres en tu posesión,
    y ese amor allí celebres
    en la celestial mansión,
    quien allá te habrá guiado,
    conocido te ha de ser;
    de su amor bien comprobado
    vas la gloria pronto a ver.
142 Romanos 12.2; Filipenses 3.14
  1. Anhelando amor perfecto,
    paz, pureza y santidad,
    a tus plantas, con fe plena,
    ¡heme aquí, Dios de bondad!
    coro
    • Cual ofrenda me consagro,
      constreñido por tu amor;
      cuerpo, espíritu y alma
      doy a Ti, mi Salvador.
      Tuyo sólo sea yo, Señor.
  2. Ya vencido por tu gracia,
    hoy me rindo a Ti, Jesús.
    Redimido por tu sangre,
    soy trofeo de tu cruz.
  3. Toma, oh Cristo, lo que es tuyo;
    pon tu sello sobre mí:
    que tu semejanza tenga,
    y te glorifique aquí.
143Juan 10.28; Filipenses 3.9
  1. Aunque fálteme la fe,
    Cristo me tendrá.
    Aunque el diablo búsqueme,
    Cristo me tendrá.
    coro
    • Cristo me tendrá,
      salvo me tendrá.
      Es tan grande su poder,
      siempre me tendrá.
  2. No cual yo le tengo a Él,
    Cristo me tendrá.
    Débil soy y no muy fiel,
    mas Él me tendrá.
  3. Soy objeto de su amor,
    Cristo me tendrá;
    y me gozo en su favor,
    Cristo me tendrá.
  4. Ya jamás me perderé,
    Cristo me tendrá.
    Pues su vida le costé,
    y Él me sostendrá.
144Habacuc 3.2; Oseas 6.3; Salmo 63.1
  1. Avívanos, Señor. Sintamos el poder
    del Santo Espíritu de Dios
    en todo nuestro ser.
    coro
    • Avívanos, Señor,
      con nueva bendición;
      inflama el fuego de tu amor
      en cada corazón.
  2. Avívanos, Señor; tenemos sed de Ti.
    La lluvia de tu bendición
    derrama ahora aquí.
  3. Avívanos, Señor; despierta más amor,
    más celo y fe en tu pueblo aquí
    en bien del pecador.
145Salmo 42.1, 73.25; Hebreos 6.19,20
  1. Braman vientos, rugen mares
    con furiosa tempestad.
    Cristo a Ti mi alma clama, a Ti, no más.
    Cristo a Ti mi alma clama, a Ti, no más.
  2. Lazos miles echa el diablo,
    siempre astuto y audaz.
    Día y noche en Ti confío, en Ti, no más.
    Día y noche en Ti confío, en Ti, no más.
  3. Este mundo es engañoso,
    brillo falso y fugaz.
    Da Jesús eterno gozo; Jesús, no más.
    Da Jesús eterno gozo; Jesús, no más.
  4. Siento mucho mi pecado,
    me acusa Satanás.
    Cristo es mi abogado; Cristo, no más.
    Cristo es mi abogado; Cristo, no más.
  5. En los tristes nubarrones,
    ¿quién verá de Dios la faz?
    ¿Quién defenderá mi causa? Cristo, no más.
    ¿Quién defenderá mi causa? Cristo, no más.
  6. Cuando entre a la patria,
    disfrutando eterna paz,
    al Señor será la gloria, a Él no más.
    Al Señor será la gloria, a Él no más.
146EscucharSalmo 95.1, 71.18; Colosenses 3.16
  1. Canta, oh buen cristiano;
    dulce es el cantar,
    hace el camino llano
    y quita el pesar.
    Canta en las noches tristes,
    canta en la clara luz;
    almas así salvadas
    cantan de Jesús.
  2. Canta, oh buen cristiano,
    lleno tu corazón;
    himnos lo hacen sano,
    y del cielo son.
    Tanto hay en este mundo
    de angustias y dolor,
    canta el amor profundo
    de tu Salvador.
  3. Canta, oh buen cristiano;
    Dios guardará tus pies,
    y Él sostendrá tu mano
    hasta la vejez.
    ¿Sabes que al diablo invitas
    cuando medroso estás?
    Pon ante Dios tus cuitas
    y Él darate paz.
1471 Corintios 13.1; Efesios 3.19
  1. Concédeme, Jesús, poder
    y gracia para comprender
    cuán dulce es el amar.
    Hazme, Señor, con santidad
    del cielo la felicidad
    aun aquí gozar.
  2. La santa sed inspírame
    de conocerte a Ti. Sabré
    entonces el poder
    de tu perfecta salvación,
    y gozará mi corazón
    de celestial placer.
  3. ¡Oh! santifícame, Señor,
    mi alma llena de tu amor.
    Permíteme oir
    tu voz, tu rostro contemplar,
    tus perfecciones admirar,
    y así por Ti vivir.
148Isaías 41.10; Salmo 23.4, 56.4
  1. Conmigo queda, oscurece ya,
    y densa noche luego caerá.
    Me dejan otros, clamo pues a Ti.
    ¡Ampárame, Señor, oh, queda aquí!
  2. Veloz la vida pasa a su final;
    se desvanece lo que es terrenal;
    gran decaimiento alrededor se ve.
    ¡Oh, Tú que nunca cambias, quédate!
  3. Te necesito cada día más;
    tu gracia vence al tentador audaz.
    A no ser Tú, ¿quién me soportará?
    ¡Jesús, ayudador, conmigo está!
  4. A nadie temo, si conmigo estás;
    tristeza y llanto pronto quitarás;
    la tumba pierde todo su terror.
    ¡Conmigo queda, pues, oh Salvador!
  5. Delante ponte; luz y guía sé.
    ¡Oh, resplandece y dirígeme!
    Ya amanece, sombras dejo atrás
    morir no temo si conmigo estás.
149EscucharJudas 3; 2 Timoteo 2.12; Hebreos 10.23, 12.14 14
  1. Contendamos, jóvenes, por la fe,
    aunque brame el mundo con Satanás.
    En la lucha nunca nos vencerán,
    pues Jesús nos guardará.
    coro
    • Si sufrimos aquí, reinaremos allí
      en la gloria celestial.
      Si llevamos la cruz por amor de Jesús,
      la corona Él nos dará.
  2. No seamos tibios de corazón,
    ni dejemos nunca el primer amor.
    Mantengamos firme la profesión
    de la fe en el Salvador.
  3. Procuremos todos la santidad,
    sin la cual ninguno verá al Señor.
    Gozo, paz y eterna felicidad
    Cristo ofrece al vencedor.
150Salmo 34.1; 2 Timoteo 1.8
  1. Cristiano, alaba a tu Señor,
    proclama sus bondades.
    Anuncia a todos su favor,
    su gracia y sus verdades.
    coro
    • Alaba siempre,
      alaba al Salvador.
      Canta, ¡oh! canta
      la historia de su amor.
  2. Las nuevas de la salvación
    declara al angustiado.
    Ensalza siempre con canción
    a Aquel que te ha salvado.
  3. Con fe, constancia y gran valor
    sé siempre buen testigo.
    Dirige el triste pecador
    a Cristo, el fiel amigo.
  4. En todo tiempo, sin temor,
    confiesa a Jesucristo.
    No te avergüences del Señor,
    que en cruz por ti ha sufrido.
151Escuchar Hebreos 13.8; Malaquías 3.6
  1. Cristo es todo para mí,
    en calma y tempestad;
    Él es mi gozo, vida y paz,
    camino y verdad.
    Y cuando mi alma triste esté,
    su gran consuelo yo tendré;
    es siempre el mismo amigo
    el Señor Jesús.
  2. Cristo es todo para mí
    en prueba y tentación;
    en su poder yo venceré
    la fuerza de Satán.
    En tiempo de debilidad
    encuentro en Él seguridad;
    es siempre el mismo amigo
    el Señor Jesús.
  3. Cristo es todo para mí;
    disfruto de su amor.
    Feliz en Él no temeré,
    me cuida mi Señor.
    Y cuando en valle oscuro esté,
    confiadamente yo andaré;
    es siempre el mismo amigo
    el Señor Jesús.
152Escuchar Salmo 121; Deuteronomio 31.6; Hechos 23.11 Hebreos 13.5
  1. Cristo está conmigo, qué consolación;
    su presencia quita todo mi temor.
    Tengo la promesa de mi Salvador:
    «No te dejaré nunca;
    siempre contigo estoy».
    coro
    • No tengo temor, no tengo temor.
      Jesús me ha prometido:
      «Siempre contigo estoy».
      No tengo temor, no tengo temor.
      Jesús me ha prometido:
      «Siempre contigo estoy».
  2. Fuertes enemigos siempre cerca están;
    Cristo está más cerca;
    guárdame del mal.
    «Ten valor», me dice, «soy tu ayudador.
    No te dejaré nunca;
    siempre contigo estoy».
  3. El que guarda mi alma nunca dormirá.
    Si mi pie resbala, Él me sostendrá.
    En mi vida diaria Él es mi guardador.
    ¡Oh qué fiel su palabra!
    «Siempre contigo estoy».
153Escuchar Filipenses 4.7; Romanos 15.13
  1. Cual la mar hermosa es la paz de Dios,
    fuerte y gloriosa, es eterna paz;
    grande y perfecta, premio de la cruz,
    fruto del Calvario, obra de Jesús.
    coro
    • Descansando en Cristo
      siempre paz tendré.
      En Jehová confiando,
      nada temeré.
  2. En el gran refugio de la paz de Dios
    nunca hay molestias, es perfecta paz;
    nunca negra duda, pena ni pesar,
    vejaciones crueles, pueden acosar.
  3. Toda nuestra vida cuidará Jesús;
    Cristo nunca cambia, Él es nuestra paz.
    Fuertes y seguros en el Salvador,
    siempre moraremos en su grande amor.
  4. Oh, Señor amado, Tú nos das quietud;
    por tan gran reposo, tengo gratitud.
    Haznos conocerte, te amaremos más;
    sé Tú nuestro dueño, Príncipe de paz.
    coro
    • Descansando en Cristo,
      tengo siempre paz.
      En Jehová confiando,
      hallo gran solaz.
154Escuchar 1 Corintios 3.14; 1 Tesalonicenses 1.3; Juan 4.36
  1. Cual las estrellas que por la mañana
    siempre se pierden del sol al fulgor,
    pasar quisiera yo así de este mundo,
    bien recordado por obras de amor.
    coro
    • Sí, recordado, bien recordado,
      bien recordado por obras de amor.
      Pasar quisiera yo así de este mundo,
      bien recordado por obras de amor.
  2. ¿En la cosecha que obreros recogen
    se olvidará la pasada labor?
    No, pues cuando ellos
    los campos despojen,
    se acordarán de mis obras de amor.
  3. Toda verdad en la vida sembrada,
    cual la semilla del buen sembrador,
    ha de quedar, y —la vida pasada—
    se acordarán de mis obras de amor.
  4. Muy pronto viene en las nubes del cielo
    para buscar a su Iglesia el Señor;
    y a todo siervo que fiel se ha mostrado
    Él premiará por sus obras de amor.
155Escuchar1 Tesalonicenses 1.9,10, 4.16; Job 14.14,15; 1 Corintios 15.23, 58
  1. Cuando la trompeta del Señor
    se toque, la final,
    con fulgor apunte el día eternal,
    y los redimidos suban
    a su casa celestial,
    cuando allá se pase lista yo estaré.
    coro
    • Cuando allá se pase lista,
      cuando allá se pase lista,
      cuando allá se pase lista,
      cierto estoy que por su gracia allí estaré.
  2. Cuando todas sombras huyan
    en la gran resurrección
    de los muertos en Jesús sin corrupción,
    y en las nubes al Señor reciban,
    ¡qué consolación!
    Cuando allá se pase lista yo estaré.
  3. Trabajar es mi deseo sin
    cesar por el Señor,
    siempre hablando de su gracia
    y de su amor.
    Cuando acabe aquí mi obra y me llame
    el Salvador,
    cuando allá se pase lista yo estaré.
156 Salmo 30.5,11; Juan 13.1; Apocalipsis 19.7
  1. Cuando venga Cristo no habrá dolor;
    cuando venga Cristo no habrá temor.
    Por los suyos viene Cristo el Señor,
    pues siempre los amará.
    coro
    • Pues siempre los amará,
      pues siempre los amará.
      A los suyos viene a recoger,
      pues siempre los amará.
  2. Todo llanto cesa al venir Jesús,
    y la vida acrece al venir Jesús.
    Por dolor el canto, por nubes luz,
    pues siempre los amará.
  3. Al venir Jesús no habrá más morir,
    al venir Jesús no habrá más gemir.
    Y de todo mal viene a redimir,
    pues siempre los amará.
  4. ¡Oh, qué gozo habrá al venir Jesús!
    Pues despertará, al albor de luz,
    a los nuestros, y los traerá Jesús,
    pues siempre los amará.
157Colosenses 3.17; 1 Corintios 13.13; 1 Pedro 5.7
  1. De Jesús el nombre guarda,
    heredero del afán.
    Dulce hará tu copa amarga;
    tus afanes cesarán.
    coro
    • Suave luz, manantial
      de esperanza, fe y amor.
      Sumo bien celestial
      es Jesús el Salvador.
  2. De Jesús el nombre estima,
    Él es siempre fuerte y fiel.
    Alma débil, combatida,
    hallarás asilo en Él.
  3. De Jesús el nombre ensalza,
    cuyo sin igual poder
    del sepulcro nos levanta,
    renovando nuestro ser.
158Mateo 9.36, 18.10 al 14; Ezequiel 34.22
  1. De ovejas cuántas vagan;
    del redil muy lejos van.
    En la montaña triste
    con frío y hambre están;
    o en tenebroso bosque,
    en medio del zarzal,
    o en peña peligrosa,
    expuestas a gran mal.
    coro
    • Vayamos a buscarlas
      en el nombre del Señor,
      y gran gozo habrá para quien podrá
      atraerlas al Pastor.
  2. Oh, ¿quién irá a buscarlas,
    quién, por la compasión
    de Dios, irá a buscarlas,
    do están en perdición?
    ¿Quién se dará molestias,
    quién sufrirá dolor
    por gozo de encontrarlas,
    y traerlas al Pastor?
  3. Felices nos haría
    el así poder hablar:
    «Pastor, hemos salido
    tus ovejas a buscar;
    y lejos las hallamos,
    después de pruebas mil,
    y aquí te las traemos,
    que estén en tu redil».
1591 Pedro 2.24, 5.7; Salmo 55.22
  1. Dejé todas mis cuitas a Jesús,
    quien llevó mis pecados en la cruz,
    el magnífico día en que por fe
    en la cruz por salvarme le miré,
    y la carga terrible de mi alma Él quitó
    y su voz tan suave mi dolor disipó.
  2. Dejé todas mis cuitas al Señor,
    porque quita a las penas su amargor,
    y las lágrimas dora del mortal,
    con su tierna sonrisa celestial.
    El desierto miramos que se torna en vergel,
    cuando en su camino vamos confiados en Él.
  3. Dejé todas mis cuitas al Señor;
    de mi siempre benigno protector
    en el puerto seguro al fin anclé,
    y reposo en sus aguas encontré.
    Tengo en Él mis consuelos, es mi guía, mi luz,
    y mi espíritu encontró la paz en Jesús.
  4. ¡Oh! ven con tus cuitas al Señor,
    alma martirizada de dolor,
    a su lado la dicha lograrás,
    y librada de angustias vivirás.
    En su amor tan caro hay lugar para ti;
    y perfecto amparo, oh alma, tienes allí.
160EscucharJuan 10.11; Salmo 116.12; Gálatas 2.20
  1. Del trono celestial
    al mundo descendí;
    sed, hambre padecí,
    cual mísero mortal.
    Y todo fue por ti;
    ¿qué has hecho tú por mí?
  2. Mi sangre derramé,
    y en mi agonía cruel
    bebí vinagre y hiel.
    Mi lecho una cruz fue,
    y todo fue por ti;
    ¿qué sufres tú por mí?
  3. Por darte salvación
    sufrí por ti, morí.
    Tu sustituto fui,
    llevé la maldición.
    Y todo fue por ti;
    ¿qué has dado tú por mí?
  4. Del Padre celestial
    cumplida bendición,
    la eterna salvación,
    la dicha perennal,
    te doy de gracia a ti.
    No dudes, ven a mí.
161EscucharSalmo 57.8, 103.1; Efesios 5.14; Lucas 24.53
  1. ¡Despiértate, mi corazón!
    Bendice a tu Señor,
    cantando en himnos de loor
    que Dios es Dios de amor.
    Inmenso amor, amor sin fin,
    que quiso Dios mostrar,
    buscando al pobre pecador,
    dispuesto a perdonar.
    coro
    • ¡Despiértate, mi corazón!
      y alaba, alaba al Salvador,
      cantando en himnos de loor
      que Dios es Dios de amor.
  2. Amor que quiso quebrantar
    a Cristo en mi lugar;
    amor que quiso en dura cruz
    su sangre derramar.
    Amor que busca hasta encontrar
    al pobre pecador;
    amor divino, amor sin par,
    amor del Salvador.
  3. Comprado a precio tan real,
    la sangre del Señor,
    ¿dónde hallaré con qué pagar
    tal gracia, tal amor?
    Sí, su bondad excede aún,
    dignándose también
    tenerme a mí cercano a sí
    siempre jamás. Amén.
162Escuchar1 Tesalonicenses 1.9,10; 1 Juan 4.4
  1. Después de contemplar la cruz,
    mis ídolos dejé;
    camino nuevo yo emprendí,
    y dicha allí encontré.
    coro
    • Va bien, va bien,
      va bien con los salvos, bien.
      Lo sé por cierto, es así:
      va bien, con los salvos, bien.
  2. De Egipto escapar logré,
    a Canaán me voy.
    El Salvador mi guía es;
    confiado en Él estoy.
  3. Cuando a tentarme Satanás
    su sutileza emplea,
    confío sólo en el Señor,
    y gano la pelea.
  4. En hora de oscuridad
    en Dios yo confiaré,
    pues su promesa firme está:
    «Yo no te dejaré».
  5. Después de terminar la lid
    al cielo subiré.
    Allí esperando Cristo está,
    y en gloria viviré.
163EscucharSalmo 85.10; 1 Juan 1.5, 4.8; Hechos 7.55
  1. El amor de Dios es grande;
    no podrá jamás cesar;
    más aumenta, más se expande
    cuanto más le dan lugar.
    A pesar de ser tan santo,
    da perdón al pecador,
    y el vigor de nuestra vida
    nos es dado en ese amor.
  2. Demostró la cruz de Cristo
    que era Dios un Dios de amor
    y de luz, que allí se ha visto
    esplendente cual albor.
    La eternal justicia hallaba
    en la cruz satisfacción,
    a la par que Dios mostraba
    su clemente corazón.
  3. ¡Oh qué triunfo más brillante!
    En el cielo un hombre entró,
    y es allá representante
    de su pueblo a quien salvó.
    Santo amor fue revelado
    por el hecho de la cruz,
    y Jesús ha demostrado
    su justicia en plena luz.
  4. Sí, descansan los creyentes,
    viendo en gloria a su Señor.
    Paz y gozo permanentes
    tienen por su fiel amor.
    Y los fuertes eslabones
    —simpatía y comunión—
    unen ya sus corazones
    con los que de Cristo son.
164Salmo 19.2 145.2; Daniel 2.44
  1. El día que diste, Señor, se acaba
    y cae de noche la oscuridad.
    Con himnos de loores a Ti principiaba,
    y ahora celebran de Ti la bondad.
  2. Las gracias te damos que toda tu Iglesia,
    cual gira el mundo en su luz solar,
    por toda la tierra continua vigilia
    de día y de noche ya puede guardar.
  3. En cada comarca, país, continente,
    en tanto el sol otro día trae,
    las súplicas se oyen del alma creyente;
    también alabanza que no se decae.
  4. El sol, que al dejarnos al sueño nos llama,
    despierta a hermanos de más allá.
    Así de hora en hora sin fin se proclama
    tu gloria divina que no pasará.
  5. Imperios potentes el mundo ha perdido;
    se van sus glorias y majestad;
    mas tu excelso reino con los que han creído,
    sus glorias retiene por la eternidad.
1651 Reyes 10.6; 2 Timoteo 2.13; 1 Juan 3.21
  1. ¡El Señor no me engaña!
    Es muchísimo mejor
    que el concepto más sublime
    que tenía del Señor.
    Cuanto más yo le conozco,
    tanto más le encuentro fiel,
    y deseo que los otros
    vengan a creer en Él;
    y deseo que los otros
    vengan a creer en Él.
  2. ¡El Señor no me engaña!
    Del pecado me salvó
    y de toda la tristeza
    que mi espíritu oprimió
    su presencia me ha librado,
    y su beso que me da
    me asegura que por siempre
    su amor no cesará;
    me asegura que por siempre
    su amor no cesará.
  3. ¡El Señor no me engaña!
    Otra vez Él volverá,
    y mi corazón me indica
    que el día cerca está.
    Este mundo, dice el hombre,
    ningún cambio sufrirá.
    Cristo dice: «Vengo en breve»,
    y seguridad me da.
    Cristo dice: «Vengo en breve»,
    y seguridad me da.
  4. ¡El Señor no me engaña!
    Todo en todo Él me es:
    Salvador, quien santifica,
    más precioso cada vez.
    Tiene Él ya mis afectos,
    suple mi necesidad.
    ¡El Señor no me engaña!
    Es el colmo de bondad.
    ¡El Señor no me engaña!
    Es el colmo de bondad.
166Hebreos 12.2,28; Gálatas 2.20
  1. En la dolorosa cruz
    padeció por mí Jesús;
    por la sangre que vertió,
    mis pecados Él expió.
    Lavará de todo mal
    ese rojo manantial,
    el que abrió por mí Jesús
    en la dolorosa cruz.
    coro
    • Sí, fue por mí.
      Sí, fue por mí;
      fue por mí murió Jesús
      en la dolorosa cruz.
  2. ¡Oh, qué amor! ¡qué inmenso amor
    reveló mi Salvador!
    La maldad que hice yo,
    al Calvario le llevó.
    Ahora a Ti mi todo doy,
    cuerpo y alma tuyo soy;
    mientras permanezca aquí,
    hazme siempre fiel a Ti.
  3. Yo de Cristo sólo soy,
    a seguirle pronto estoy.
    Al bendito Redentor
    serviré con firme amor;
    sea mi alma ya su hogar,
    y mi corazón su altar.
    Vida emana, paz y luz,
    del Calvario, de la cruz.
1672 Corintios 1.4; Hebreos 4.15
  1. En mis angustias me ayuda Jesús;
    sobre mi alma derrama su luz.
    Todos los días consuelo me da,
    cada momento conmigo Él está.
    coro
    • Cada momento me guardas, Señor,
      cada momento en tu gracia y tu amor.
      Vida abundante yo tengo en Ti;
      cada momento Tú vives en mí.
  2. Voy ante el trono de gracia con fe;
    oye mi voz y mis lágrimas ve.
    Cristo Jesús en los cielos allí,
    cada momento se acuerda de mí.
  3. Cristo es mi roca, mi libertador;
    Él es mi escudo, mi gran defensor.
    En mi conflicto al Señor miraré
    cada momento, y salvado seré.
168Filipenses 1.23; 1 Juan 3.2; 1 Corintios 13.12; 2 Corintios 3.18
  1. En presencia estar de Cristo,
    ver su rostro, ¿qué será?
    cuando al fin en pleno gozo
    mi alma le contemplará.
    coro
    • Cara a cara espero verle
      más allá del cielo azul.
      Cara a cara en plena gloria,
      yo veré al Señor Jesús.
  2. Sólo tras oscuro velo
    hoy le puedo aquí mirar,
    mas ya pronto viene el día
    que su gloria ha de mostrar.
  3. ¡Cuánto gozo habrá con Cristo
    cuando no haya más dolor,
    cuando cesen los peligros
    y ya estemos en su amor!
  4. Cara a cara, ¡cuán glorioso
    ha de ser así vivir!
    ¡Ver el rostro de quien quiso
    nuestras almas redimir!
169Génesis 24.65; Efesios 5.25 al 27; Juan 14.3; Apocalipsis 3.4
  1. En tristeza y tempestades una luz se ve;
    es de Cristo la promesa: «Pronto volveré».
    En la luz, la paz, la gloria del celeste hogar
    Él me espera y apareja para mí lugar.
  2. Largo tiempo me ha guiado en el mundo aquí,
    mas ya veo la morada lista para mí.
    Y Él en medio de la gloria no se olvidará
    de mi nombre, pues grabado en su mano está.
  3. Ni la música del cielo es tan dulce son
    como las pisadas mías a su corazón.
    Ni la gloria de los cielos se completará
    mientras que su amada esposa aún ausente está.
  4. ¿Quién es éste que a encontrarme viene en grande amor,
    cual estrella de mañana, de la luz albor?
    Es Aquel que en cruz cruenta padeció una vez;
    aun en gloria le conozco, pues el mismo es.
  5. ¡Cuán bendito es el encuentro, el desierto atrás,
    y el estar en su presencia sin salir jamás!
    Él, en toda su hermosura, yo, por su favor,
    compartiendo de su Padre plenitud de amor.
  6. Do el pecado no penetra, con Él estaré;
    y en la santidad perfecta con Él andaré,
    hecha compañera idónea para el Salvador,
    y por siempre mostrarase su inmenso amor.
  7. Él, que tuvo la tristeza de la cruz atroz,
    yo, que en el desierto oscuro fui de Cristo en pos,
    el placer común tendremos en la gloria allí:
    yo al estar en su presencia, y Él al verme a mí.
170Salmo 93.4; Marcos 4.39
  1. Es nuestra vida cual vapor
    que, navegando sin timón,
    contra las olas de terror
    camina a eterna perdición.
    Sobre la mar que tan feroz
    agítase con gran pavor,
    en tonos claros una voz
    está clamando con amor.
    coro
    • Socorro hay y salvación
      de la tormenta y tempestad;
      pues es Jesús por su pasión
      camino, vida, luz, verdad.
  2. El náufrago en su gran temor,
    la noche acercándose,
    desesperado con terror
    el bote salvavidas ve.
    Con rapidez camina ya,
    a bordo está el Salvador
    con brazos fuertes a salvar;
    del mar y viento es Señor.
  3. Se oye un grito: «¡Sálvame!
    Perezco en aguas del terror;
    seguro me refugiaré
    en la ternura de tu amor.
    El ancla mía fija está,
    mi Salvador es mi sostén.
    El cable firme quedará
    en toda furia del vaivén».
171Salmo 139.23; 2 Corintios 3.18
  1. Escudriña mi corazón;
    a Ti me consagro, Jesús.
    Concédeme un santo fervor,
    pues mi alma desea, pues mi alma desea,
    desea tu luz.
  2. Me postro a tus pies, oh Señor.
    El mundo nada es para mí;
    ¿qué vale su gloria o placer?
    Hallé mi tesoro, hallé mi tesoro,
    tesoro en Ti.
  3. Confiado me entrego a Ti,
    ¡oh limpia Tú mi corazón!
    Transfórmalo, mi Salvador;
    Tú sólo lo puedes, Tú sólo lo puedes,
    potente Señor.
  4. Señor, recibí tu perdón,
    tu gozo y tu paz por la fe.
    Contigo soy ya vencedor.
    ¡Aleluya al Señor! ¡Aleluya al Señor!
    a Cristo, el Señor.
172Salmo 60.4; 1 Corintios 15.58
  1. ¡Estad por Cristo firmes,
    soldados de la cruz!
    Alzad hoy la bandera
    en nombre de Jesús.
    Es vuestra la victoria
    con Él por capitán;
    por Él serán vencidas
    las huestes de Satán.
    coro
    • ¡Estaos firmes, soldados de la cruz!
      Alzad hoy la bandera
      en nombre, en nombre de Jesús.
  2. ¡Estad por Cristo firmes,
    hoy llama a la lid!
    Con Él, pues, a la lucha,
    soldados todos id.
    Probad que sois valientes
    luchando contra el mal.
    ¿Es fuerte el enemigo?
    Pues Cristo es sin igual.
  3. ¡Estad por Cristo firmes!
    Las fuerzas son de Él;
    el brazo de los hombres
    jamás seraos fiel.
    Vestíos la armadura,
    velad en oración;
    deberes y peligros
    demandan más tesón.
  4. ¡Estad por Cristo firmes!
    Bien poco durará
    la lucha de batalla,
    victoria viene ya.
    Y a aquel que al fin venciere
    corona se dará;
    él, con el Rey de gloria,
    por siempre reinará.
173EscucharMateo 26.32, 28.19; Hechos 1.8; Efesios 6.11
  1. Firmes y adelante, huestes de la fe,
    sin temor alguno, que Jesús nos ve.
    Jefe soberano, Cristo al frente va,
    y la regia enseña tremolando está.
    coro
    • Firmes y adelante, huestes de la fe;
      sin temor alguno, que Jesús nos ve.
  2. Muévese potente la Iglesia de Dios;
    de los ya gloriosos marchamos en pos.
    Somos sólo un cuerpo, y uno es el Señor;
    una la esperanza, y uno nuestro amor.
  3. Tronos y coronas pueden perecer;
    de Jesús la Iglesia constante ha de ser.
    Nada en contra suya prevalecerá,
    porque la promesa nunca faltará.
174Romanos 8.31; Mateo 24.35
  1. Gozaos en el Señor,
    que todo bien nos da,
    pues Él por vosotros está.
    Redimidos por su sangre,
    ¿de qué tenéis temor,
    siendo Jesús el Redentor?
    coro
    • Si Dios es por nosotros,
      si Dios es por nosotros,
      si Dios es por nosotros,
      ¿quién será en contra?
      ¿Quién, quién, quién?
      ¿Quién será en contra de nosotros?
  2. Sé fuerte en el Señor,
    ceñido de poder,
    sin Él nada puedes hacer.
    Aunque vengan tentaciones,
    sé firme para el bien,
    y Cristo te será el sostén.
  3. Confiad en el Señor,
    que su promesa es fiel,
    constante y segura cual Él.
    Pues así lo ha dicho Dios:
    «Aun la tierra pasará,
    mas mi palabra quedará».
  4. Estad en el Señor,
    gozaos en su bondad;
    en Él sólo hay seguridad.
    De su mano arrebatar,
    al que en Él confía ya,
    nunca jamás permitirá.
175Colosenses 1.27; 1 Pedro 5.10; Judas 24
  1. Gozo tenemos por Cristo Jesús,
    felicidad mediante su cruz;
    puras delicias andando en la luz,
    y gozaremos de gloria sin par.
    coro
    • Gloria sin par, con el Señor;
      gloria sin par, por su favor;
      vamos muy pronto al célico hogar,
      do gozaremos de gloria sin par.
  2. Gracia gozamos y santo favor,
    misericordia de nuestro Señor.
    Paz disfrutamos por su grande amor,
    y gozaremos de gloria sin par.
  3. Gloria será nuestro Salvador ver,
    gloria con Él siempre permanecer.
    Gloria eternal y constante placer;
    sí, gozaremos de gloria sin par.
176Escuchar 1 Corintios 15.1; Salmo 126.3; Apocalipsis 1.5, 5.9
  1. Grato es decir la historia
    del celestial favor,
    de Cristo y de su gloria,
    de Cristo y de su amor.
    Me agrada referirla,
    pues sé que es la verdad,
    y nada satisface
    cual ella mi ansiedad.
    coro
    • ¡Qué bella es esa historia!
      Mi tema allá en la gloria
      será la antigua historia
      de Cristo y de su amor.
  2. Grato es decir la historia,
    más útil al mortal,
    que en gloria y portentos
    no reconoce igual.
    Me agrada referirla,
    pues me hizo mucho bien;
    por eso a ti deseo
    decírtela también.
  3. Grato es decir la historia,
    que, antigua sin vejez,
    parece al repetirla
    más dulce cada vez.
    Me agrada referirla,
    pues hay quien nunca oyó
    que para hacerlo salvo
    el buen Pastor murió.
  4. Grato es decir la historia;
    el que la sabe ya
    parece que de oírla
    sediento aún está.
    Y cuando el nuevo canto
    en gloria entonaré,
    será la antigua historia
    que en vida tanto amé.
177 Cantares 2.16 etc.; Lucas 7.38, 8.35, 10.39
  1. Hay un amigo celestial,
    mejor que todo terrenal.
    De Dios es Hijo, y a la vez
    es mi Señor, sí, mío es.
    coro
    • Sí, mío es. Amor me da,
      conmigo vive, cerca está.
      En Él encuentro encantos mil
      y bien lo sé que mío es Él.
  2. Sí, mío es. Por mí murió;
    Él del pecado me libró,
    y hoy sentándome a sus pies
    con gozo digo: «Mío es».
  3. Y cuando en el cielo esté,
    su gloria toda yo veré,
    y como nunca ya después,
    podré cantar que mío es.
178Salmo 23; Hebreos 13.20
  1. Jehová es mi Pastor,
    me apacienta con amor,
    en sus pastos delicados paceré.
    Descansando sin temor
    al abrigo del Señor,
    de las aguas de reposo beberé.
    coro
    • El Señor me pastorea,
      nada aquí me faltará.
      Junto a Él caminaré,
      en su brazo confiaré.
      Nada del amor de Dios me apartará.
  2. Mi pastor me guardará,
    siempre me confortará.
    Por las sendas de justicia me guiará.
    En el tiempo de dolor
    me será consolador,
    en mi corazón su paz infundirá.
  3. ¡Oh, cuán fiel es mi Pastor!
    Tan constante es en su amor
    que mi copa rebosando siempre está.
    Cuando en valle oscuro esté,
    mal ninguno temeré;
    a la casa de mi Dios iré a morar.
179Apocalipsis 21.9; Hebreos 12.22
  1. ¡Jerusalén celeste!
    Visión de paz dichosa,
    de Cristo santa esposa,
    radiante de esplendor.
    Su fábrica es divina;
    son vivos sus sillares,
    y de ángeles millares
    la ciñen en rededor.
  2. Ciudad del Rey eterno,
    de perlas son sus puertas
    continuamente abiertas
    al mísero mortal.
    Y en su recinto moran
    los que por fe se elevan
    y el sello augusto llevan
    del Verbo celestial.
  3. Felices moradores
    allí perenne canto
    profieren al Dios Santo
    que de ellos se apiadó.
    Y honor y gloria entonan
    al inmortal Cordero,
    que amante en el madero
    por ellos se ofreció.
  4. Al mismo Cristo amamos,
    y al mismo Dios servimos
    los que por fe vivimos
    ansiando allí volar.
    Y pronto gozaremos,
    pasando sus umbrales,
    las dichas eternales
    del suspirado hogar.
180Juan 16.33; Mateo 10.38, 16.24
  1. Jesús, veraz amigo,
    contigo salvo estoy,
    seguro del peligro,
    por siempre, igual que hoy.
    No quiero los placeres
    que el necio mundo da;
    te quiero y también quieres
    contigo verme allá.
  2. ¿Dónde es que yo reposo
    sino en tu grande amor?
    Nadie es tan bondadoso
    cual es mi Salvador.
    Mis sendas esclareces,
    guiando aquí mis pies.
    De mí te compadeces,
    pues Tú mis cuitas ves.
  3. ¿Por qué sentir tristeza?
    Tu nombre celestial
    será mi fortaleza
    y mi poder cabal.
    Tomé la cruz y sigo
    a Ti, mi Redentor,
    y siempre irán conmigo
    tu gracia y tu favor.
  4. En toda mi tristeza,
    en toda mi aflicción,
    Jesús es mi firmeza,
    Él es mi salvación.
    No temo del peligro;
    me guarda mi Señor.
    ¡Querido y buen amigo,
    Jesús mi Salvador!
181Escuchar Marcos 16.15; Hechos 10.42,43; Apocalipsis 22.20, 6.15
  1. La historia de la redención,
    la voz del evangelio,
    llevad a toda la nación,
    a cada aldea y pueblo:
    el nacimiento de Jesús,
    su vida en este mundo,
    su muerte amarga de la cruz,
    la gloria de su triunfo.
  2. El evangelio de Jesús
    proclama paz al hombre;
    las buenas nuevas de perdón
    se anuncian por su nombre.
    La noche eterna de dolor
    al mundo está llegando;
    la Iglesia espera a su Señor,
    la noche va pasando.
  3. Sostiene dura lucha aquí
    la Iglesia militante,
    y sirve a Cristo siempre allí
    la Iglesia hoy triunfante.
    En derredor del trono están,
    sus palmas tremolando,
    sus arpas de oro sin cesar
    loores tributando.
  4. Jesús nos dice: «He aquí,
    Yo vengo muy en breve».
    «Amén», decimos, «sea así,
    tu Iglesia anhela verte».
    Mas, cuando venga, temblarán
    impíos y pecadores,
    y todos le confesarán
    Señor de los señores.
182EscucharApocalipsis 22.16; 2 Pedro 1.19
  1. La noche se pasa, las sombras se van;
    la Estrella del Alba no puede tardar.
    El día aguardamos con ferviente afán;
    por ver su llegada bueno es madrugar.
  2. Aún duerme este mundo; no siente ni ve,
    dispuesto en la sombra de noche a quedar.
    Mas si él «la venida gloriosa» no cree,
    al hijo del día bueno es madrugar.
  3. Qué suerte dichosa por tal porvenir,
    ¡en luz refulgente su faz contemplar!
    Oh qué dignidad su semblanza adquirir;
    ¡conviene por tal bendición madrugar!
  4. Momentos dichosos, Jesús, para Ti,
    tu amada Iglesia a la gloria llevar.
    Su consumación efectuando así:
    ¡por tal alegría bueno es madrugar!
183EscucharRomanos 13.12; 1 Tesalonicenses 4.17
  1. La noche termina y el día amanece,
    del alba brillante la luz aparece;
    de Cristo la vuelta gloriosa esperamos,
    descendiendo en las nubes de luz.
    coro
    • Pronto viene Jesús,
      rodeado de gloria y de luz.
      ¡Aleluya, Cristo vuelve!
      ¡Aleluya, amén! ¡Aleluya, amén!
  2. Con gozo su rostro divino veremos,
    y luego a su imagen cambiados seremos.
    Con cuerpo glorioso veloz subiremos
    a verle en las nubes de luz.
  3. Su magnificencia y gloria veremos.
    El mundo, el pecado, hermanos, dejemos;
    así con gran gozo le recibiremos
    cuando Cristo nos venga a llevar.
184Escuchar1Juan 4.9,10; Hebreos 10.12 al 14
  1. La obra de Jesús
    revela santo amor,
    y da justicia, paz y luz
    al triste pecador.
  2. Jesús ya terminó
    la grande redención.
    Con tierno amor Él derramó
    su gracia y su perdón.
  3. Teniendo en Él la luz,
    benditos somos ya,
    ansiando con solicitud
    el cielo do Él está.
185Hechos 1.8; 1 Pedro 2.21; Filipenses 3.20
  1. La palabra del Señor predicad, predicad;
    con anhelo y oración predicad, predicad.
    Ante el mundo burlador
    sed testigos de su amor;
    el poder del Salvador predicad, predicad.
  2. El ejemplo del Señor imitad, imitad;
    su humilde y tierno amor imitad, imitad.
    Su constancia en la oración,
    su paciencia en la aflicción,
    su bondad y compasión imitad, imitad.
  3. La venida del Señor esperad, esperad.
    Él vendrá, no tardará; esperad, esperad.
    Como siervos del Gran Rey,
    trabajad con celo y fe.
    Si sembráis, recogeréis; esperad, esperad.
1861 Corintios 3.7; 2 Timoteo 3.17
  1. La palabra hoy sembrada,
    hazla, Salvador, nacer;
    para darle crecimiento
    sólo tienes Tú poder.
    Ricos frutos Tú nos puedes conceder.
    Ricos frutos Tú nos puedes conceder.
  2. ¡Oh, prepara muchas almas
    al servicio del Señor!
    Y salvadlas por tu gracia,
    bondadoso Salvador.
    Tu Iglesia mostrará tu grande amor.
    Tu Iglesia mostrará tu grande amor.
187Juan 10.11; Hebreos 13.20; 1 Pedro 5.4
  1. Las ovejas celebramos
    del Pastor el grande amor;
    sólo en Ti nos reposamos,
    oh Jesús, Tú, buen Pastor.
  2. Como ovejas fluctuantes,
    anduvimos sin tu amor;
    de los pastos abundantes
    alejadas, buen Pastor.
  3. Por los montes, afanado,
    nos buscaste con amor;
    para ser de tu rebaño
    nos tomaste, buen Pastor.
  4. Tú nos das el pasto sano
    y nos guardas con amor;
    las ovejas de tu mano
    nada temen, buen Pastor.
  5. Sólo en pos de tus pisadas,
    conducidas por tu amor,
    vamos hacia las moradas
    donde estás, oh buen Pastor.
188EscucharLucas 15.6; Efesios 2.3; Juan 15.5
  1. Lejos de mi Padre Dios
    fui por Cristo hallado;
    por su gracia y por su amor
    fui por Él salvado.
    coro
    • Es Jesús mi Señor,
      mi alegría eterna.
      Él me amó y me salvó
      en su gracia tierna.
  2. Es Jesús, mi Salvador,
    fiel en su constancia;
    toda mi necesidad
    suple su abundancia.
  3. Cerca de mi buen Pastor
    vivo cada día;
    toda gracia en su Señor
    halla el alma mía.
  4. Guárdame, Señor Jesús,
    para que no caiga;
    cual sarmiento de la vid,
    vida de Ti traiga.
189Marcos 13.33; Tito 2.13; 1 Corintios 15.51;
  1. Luz en la noche, canción en la tristeza,
    la fe nos da bendita esperanza.
    Vivimos cada día esperando la mañana,
    porque viene a llevarnos el Señor.
    coro
    • ¡Qué bendita esperanza:
      Jesús nos viene a llevar!
      Gloria, gloria sea a Él,
      porque siempre nos es fiel.
      Ven pronto, oh nuestro Salvador.
  2. Astro brillante y faro que nos guía,
    segura ancla que sufre la tormenta;
    refugio del alma, constante esperanza,
    que vendrá pronto nuestro Salvador.
  3. Orden de Cristo, que suena
    cual trompeta,
    el corazón anima, al mal vencemos:
    «Velad y siempre orad,
    porque pronto volveré».
    Esperamos a nuestro Redentor.
  4. La muerte vencida,
    el cuerpo transformado,
    hecho a su imagen; como Él seremos.
    Nos elevará a la morada celestial,
    cuando venga el bendito Salvador.
190Ezequiel 34.26; Santiago 5.7; 2 Corintios 13.14
  1. «Lluvias de bendición grandes»,
    es la promesa de amor.
    Hoy te pedimos las mandes
    de tu presencia, Señor.
    coro
    • Las lluvias grandes,
      mándanos, oh Salvador.
      Haz que sintamos de nuevo
      más de tu gracia y tu amor.
  2. «Lluvias de bendición grandes»,
    ¡cuánta falta hacen aquí!
    Las gotas ya recibimos,
    lluvias pedimos a Ti.
  3. Aquí rogándote estamos;
    oye Tú nuestra oración.
    Toda la gloria te damos
    a Ti por tu bendición.
  4. Ya vendrán las lluvias grandes;
    Tú las darás sin tardar.
    Mientras aquí esperamos,
    haz que las veamos llegar.
191Filipenses 3.12; 2 Corintios 7.1
  1. Más santidad dame, más odio al mal;
    más calma en las penas, más alto ideal.
    Más fe en mi Maestro, más consagración;
    más celo en servirle, más grata oración.
  2. Más prudente hazme, más sabio en Él;
    más firme en su causa, más fuerte y más fiel.
    Más recto en la vida, más triste al pecar;
    más humilde hijo, más pronto en amar.
  3. Más pureza dame, más fuerza en Jesús;
    más de su dominio, más paz por la cruz.
    Más rica esperanza, más obras aquí;
    más ansia del cielo, más gozo de allí.
1922 Corintios 12.9; Hebreos 11.34
  1. Mi mano ten, Señor; yo flaco y débil,
    sin Ti no puedo riesgos afrontar.
    Tenla, Señor; mi vida el gozo llene,
    al verme libre así de todo azar.
  2. Mi mano ten; la vía es tenebrosa,
    si no la alumbra tu radiante faz.
    Por fe yo alcanzo a percibir su gloria;
    ¡cuán grande gozo! ¡cuán profunda paz!
  3. Mi mano ten, Señor, y a mis oídos
    lleguen palabras de divino amor.
    Alienta así mi alma atribulada
    para seguirte con un nuevo ardor.
  4. Mi mano ten; el enemigo fuerte
    no cesa cada paso en disputar.
    Mas nada puede si Tú estás conmigo,
    porque en tu fuerza yo he de triunfar.
  5. Mi mano ten. Se extienden
    ya las sombras,
    el sol se pone, nuestro día va.
    Contigo quiero andar; que Tú ilumines
    los pasos que en el mundo tu hijo da.
193Filipenses 1.23; Apocalipsis 22.12
  1. Mi Redentor, el Rey de gloria,
    que vive yo seguro estoy.
    Él da coronas de victoria;
    con gozo pronto al cielo voy.
    coro
    • Que permanezca no pidáis
      entre el bullicio y el vaivén;
      el mundo alegre hoy dejara
      aun cuando fuese algún Edén.
      La cita nada más aguardo,
      que el Rey me diga: «Hijo, ven».
  2. En mi Señor Jesús confío;
    su sangre clama a mi favor.
    Es dueño de mi albedrío;
    estar con Él es lo mejor.
  3. Consuélome en su larga ausencia
    pensando: «Pronto volverá;
    entonces su gloriosa herencia
    a cada fiel Jesús dará».
1941 Timoteo 6.11 al 16; Romanos 8.37
  1. Mirad el gran amor: ¡aleluya, aleluya!
    de nuestro Salvador: ¡aleluya, aleluya!
    Su trono Él dejó, al mundo descendió,
    su sangre derramó por salvar al pecador.
    ¡Aleluya, aleluya! demos gloria a Jesús.
    ¡Aleluya, aleluya! somos salvos por su cruz.
  2. Luchemos con valor: ¡aleluya, aleluya!
    en nombre del Señor: ¡aleluya, aleluya!
    El diablo rugirá, el mundo burlará,
    pero el Salvador será con nosotros hasta el fin.
    ¡Aleluya, aleluya! confiemos en Jesús.
    ¡Aleluya, aleluya! venceremos por su cruz.
  3. ¡Muy pronto volverá! ¡aleluya, aleluya!
    ¡Qué gozo nos dará! ¡aleluya, aleluya!
    Gloriosa reunión, eterna bendición
    y grata comunión, para siempre con Jesús;
    ¡Aleluya, aleluya! para siempre con Jesús.
    ¡Aleluya, aleluya! redimidos por su cruz.
195Santiago 5.8; Mateo 19.28, 25.31
  1. Muy cercano está el día
    cuando volverá Jesús,
    con la majestad y gloria
    que le dio su Padre Dios.
    De sus santos rodeado,
    en la nube bajará;
    de Cristo será el reinado,
    y el pecado quitará.
    coro
    • «Ven, Señor Jesús, ven pronto»,
      claman todos con ardor.
      «He aquí Yo vengo presto,
      presto», dice el Salvador.
  2. Tu venida, Jesucristo,
    librará la humanidad
    de Satán, autor inicuo
    de su gran calamidad.
    Cesarán todos los males
    por el reino de Jesús.
    ¡Alegraos, oh mortales!
    ¡Ved el triunfo de su cruz!
  3. ¡Cuánto anhelan y desean
    la venida de Jesús
    los creyentes ya salvados
    por la obra de su cruz!
    «Ven y siéntate conmigo
    en mi trono», el Rey dirá.
    «Has sufrido y has vencido,
    de mi gloria goza ya».
196Juan 14.23; 1 Juan 3.20
  1. No importa dondequiera esté,
    Jesús conmigo siempre está.
    Lo ha prometido, y tengo fe
    que su promesa cumplirá.
    coro
    • Do Cristo está el cielo es,
      y Cristo está en mi corazón.
      Morando en mí, derrama paz
      y toda rica bendición.
  2. Es mi deber andar con Él,
    orando para no caer,
    velando contra el mundo infiel,
    confiando siempre en su poder.
  3. Yo sé que flaco y débil soy
    y sé que es fuerte Satanás.
    Más poderoso es mi Señor,
    me guardará de tropezar.
1971 Corintios 6.19,20, 7.23
  1. No soy mío, Jesucristo,
    Tú me redimiste a mí;
    me compraste con tu sangre,
    pertenezco ahora a Ti.
    coro
    • No soy mío, ¡oh no!
      No soy mío, ¡oh no!
      Pertenezco a Jesús.
      Todo a mi Señor consagro,
      pues por mí murió en la cruz.
  2. No soy mío; yo confío
    mi alma a Cristo el Salvador.
    Ya mi todo a Ti he dado,
    constreñido por tu amor.
  3. No soy mío; mis talentos
    traigo a Ti, Señor Jesús,
    para siempre ser usados
    a la gloria de mi Dios.
  4. No soy mío; Tú me aceptas
    por tu gracia, Salvador,
    y contigo allá en la gloria
    gozaré tu eterno amor.
198Efesios 6.20; 1 Tesalonicenses 2.2
  1. No te dé temor hablar por Cristo,
    haz que brille en ti su luz.
    Siempre a quien te redimió confiesa;
    todo debes a Jesús.
    coro
    • No te dé temor, no te dé temor,
      nunca, nunca, nunca.
      Es tu Salvador amante;
      nunca pues te dé temor.
  2. No te dé temor hacer por Cristo
    cuanto de tu parte está.
    Obra con amor, fe y constancia;
    tus trabajos premiará.
  3. No te dé temor sufrir por Cristo
    los reproches o el dolor.
    Sufre con amor sus pruebas todas,
    cual sufrió tu Salvador.
  4. No te dé temor vivir por Cristo
    esa vida que te da.
    Si en tu mucho afán en Él confiares,
    de todo bien te saciará.
  5. No te dé temor morir por Cristo;
    vida luz, verdad es Él.
    Él te llevará con su ternura
    a su célico vergel.
199Mateo 9.38, 13.3,25; Salmo 126.5
  1. Obreros somos del Señor,
    llamados por su grande amor;
    semilla vamos a sembrar
    que el Salvador ha de regar.
    El mundo entero el campo es,
    y el tiempo va con rapidez,
    y Satanás, mal sembrador,
    cizaña siembra sin temor.
    coro
    • Al trabajo vamos hoy,
      pues Jesús nos llama.
      Lluvias de gran bendición
      el Señor derrama;
      la semilla crecerá, el aumento nos dará;
      vamos, vamos, vamos a sembrar.
  2. Los sembradores del Señor
    sembremos con ferviente ardor
    semilla de la incorrupción
    que brote para salvación.
    Gavillas tan preciosas son
    los hijos de la redención,
    que el Salvador Jesús compró
    cuando en la cruz por nos murió.
  3. Jesús muy pronto bajará,
    y a la gloria llevará
    la Iglesia que es su galardón,
    trofeo de la redención.
    El triunfo de su obra aquí
    Él gozará en la gloria allí;
    el triunfo de su majestad,
    su gozo por la eternidad.
200Salmo 119.46, 35, 33, 47, 91
  1. ¡Oh! háblame, Señor, y hablaré
    en ecos vivos de tu dulce voz;
    y, como hallado tuyo, buscaré
    a los perdidos para Dios.
  2. ¡Oh! guíame, Señor, y guiaré
    al pobre errado que tan lejos va.
    Dame alimento y yo también daré
    al pobre hambriento tu maná.
  3. Enséñame, Señor, y enseñaré
    siempre las cosas tuyas en sazón.
    Dame palabras, y yo alcanzaré
    al que es de triste corazón.
  4. ¡Oh! lléneme, Señor, tu plenitud.
    Haz que rebose tu favor en mí;
    que con fervor declare la virtud,
    bondad y amor que encuentro en Ti.
  5. Haz que te sirva, oh Cristo mi Señor,
    en lo que sea tu santa voluntad;
    que tu servicio tenga por honor,
    ahora y en la eternidad.
2011 Pedro 5.7; Mateo 11.29; 1 Tesalonicenses 5.17
  1. ¡Oh! ¡qué amigo nos es Cristo!
    nuestras culpas Él llevó,
    y nos manda que llevemos
    todo a Dios en oración.
    ¿Somos tristes, agobiados,
    y cargados de aflicción?
    Esto es porque no llevamos
    todo a Dios en oración.
  2. ¿Te hallas débil y oprimido
    de cuidados y temor?
    A Jesús, refugio eterno,
    dile todo en oración.
    ¿Te desprecian tus amigos?
    Cuéntale en oración;
    en sus brazos de amor tierno
    paz tendrá tu corazón.
  3. Jesucristo es nuestro amigo,
    de esto pruebas nos mostró;
    pues para llevar consigo
    al culpable, se humanó.
    El castigo de su pueblo
    en su muerte Él sufrió.
    Cristo es el amigo eterno,
    sólo en Él confío yo.
2022 Timoteo 1.12; 1 Corintios 10.13
  1. Oí la voz de amor,
    la sangre contemplé;
    miré en la gloria a mi Señor
    y paz con Dios hallé.
  2. Mi paz es eternal;
    no más seguro está
    el trono estable, celestial,
    del santo Jehová.
  3. Fluctúa, sí, mi amor;
    mi gozo viene y va.
    La paz con Dios, mi Salvador,
    jamás se mudará.
  4. Varío yo, mas Él,
    que en mi lugar murió,
    es inmutable, y siempre fiel
    a lo que prometió.
  5. La tumba abierta ya
    deshace mi pavor,
    y mi confianza entera está
    en Cristo, mi Señor.
203Mateo 28.19,20; 2 Corintios 5.20; Salmo 72.8
  1. Oíd, oíd, lo que nos manda el Salvador:
    «Marchad, marchad, y proclamad mi amor,
    porque he aquí Yo con vosotros estaré;
    los días todos hasta el fin os guardaré».
    coro
    • Id, pues, por el mundo.
      Id, pues, y predicad el evangelio.
      Id, pues; va adelante
      el todopoderoso Salvador.
      ¡Gloria, gloria, aleluya a Jesús!
      ¡Gloria, gloria, aleluya a Jesús!
      Nuestras almas Él salvó,
      nuestras manchas Él lavó.
      Proclamemos pues a todos su amor.
  2. Pensad, pensad, la condición del pecador.
    ¡Qué triste es! ¡qué lleno de dolor!
    Sin luz, sin paz, camina a la eternidad
    y no conoce el gran peligro en que él esta.
  3. Salid, salid, embajadores del Señor.
    Buscad, buscad al pobre pecador;
    aprovechad el tiempo que el Señor nos da,
    pues pronto el día de salvación se acabará.
  4. Mirad, mirad, la hora presto llegará.
    Jesús vendrá su reino a disfrutar;
    de mar a mar habrá prosperidad y paz;
    sus alabanzas cantará la humanidad.
204Lucas 19.5; Juan 1.12, 13.20
  1. ¡Pasad, pasad, oh Maestro, el umbral!
    La voz oí que aliviará mi mal;
    púsose el sol; ruge la tempestad.
    ¡Os necesito, Salvador, entrad!
  2. Mal preparado estoy, Jesús, Señor,
    por la visita del divino amor,
    y nada tengo con que agasajar
    a quien se digna en mi casita entrar.
  3. Huésped eterno, aún ahora entrad;
    os lo suplica mi necesidad.
    Vuestra presencia todo cambiará;
    entrando vos la confusión huirá.
  4. No intento ahora preparar lugar
    do el Rey de gloria pueda en mí posar.
    Todo es tan pobre, bajo, ruin aquí,
    ¡peor aún hacer que espere allí!
  5. ¡Venid! — no para hallar en mí, Señor,
    digno lugar que more vuestro amor,
    mas a quitar mi noche, miedo y mal
    con vuestra luz y gloria celestial.
205Isaías 40.11, 66.2
  1. Pastoréanos, Señor potente,
    cuida, oh buen Pastor, tu grey;
    tu sustento placentero dale,
    tu redil, tu suave ley.
    Alta ciencia, providencia,
    tuyas para nuestro bien.
    Bendecido, Rey ungido,
    a santificarnos ven.
  2. Tu bondad divina da a los pobres
    salvación y santidad;
    a pesar de ser tan pecadores,
    no nos has de desechar.
    Comunicas dotes ricas
    al que implora tu perdón,
    paz estable, inefable,
    en el nuevo corazón.
206Filipenses 4.7; Hechos 10.36
  1. ¡Paz, dulce paz! que brota de la cruz.
    Nos habla paz la sangre de Jesús.
  2. ¡Paz, dulce paz! hacer la voluntad
    de Cristo en nuestra vida da la paz.
  3. ¡Paz, dulce paz! cargados de dolor;
    descanso y paz tenéis en el Señor.
  4. ¡Paz, dulce paz! en la separación;
    la paz de Cristo da consolación.
  5. ¡Paz, dulce paz! en cuanto al porvenir,
    Jesús nos guía y guarda hasta el morir.
  6. ¡Paz, dulce paz! la muerte alrededor;
    Jesús venció la muerte y su terror.
  7. ¡Paz, dulce paz! no tardará Jesús,
    y nos dará celeste paz y luz.
207Romanos 8.16; Juan 10.9; Cantares 6.3
  1. Por la gracia del Señor
    gózome en su gran amor;
    el Espíritu en mí
    testifica que es así.
    ¡Oh, qué paz, perfecta paz;
    no me perderé jamás!
    Pues por su infinito amor
    suyo soy y mío es Él.
    Pues por su infinito amor
    suyo soy y mío es Él.
  2. A la luz de tal amor,
    lo que veo en derredor
    tiene hermosuras mil
    que sin Cristo nunca ví.
    Canta el pájaro mejor,
    más brillante es toda flor,
    ya que puedo yo decir:
    «Suyo soy y mío es Él»,
    ya que puedo yo decir:
    «Suyo soy y mío es Él».
  3. En la lucha terrenal
    me protegerá del mal,
    pues su brazo fuerte y fiel
    me conserva para Él.
    El estar con Él aquí
    es el cielo para mí.
    Y muy grato es sentir:
    «Suyo soy y mío es Él».
    Y muy grato es sentir:
    «Suyo soy y mío es Él».
  4. Soy de Él, sí soy de Él
    por su amor tan tierno y fiel.
    Cuando pruebas muchas son,
    me conforta el corazón.
    Lo de aquí se cambiará,
    nuestra vida pasará;
    mas por la eternidad
    suyo soy y mío es Él,
    mas por la eternidad
    suyo soy y mío es Él.
2081 Timoteo 4.15,16; 1 Corintios 9.27
  1. Precepto es del Señor
    que gloria yo le dé,
    cuidando el alma que me dio,
    viviendo por la fe.
  2. Ejemplo debo dar;
    mi vocación cumplir,
    y mis talentos dedicar
    a Cristo en servir.
  3. Devoto debo ser,
    pues a su vista estoy;
    su rostro llegue así a ver,
    contento donde voy.
  4. En oración velar,
    confiando sólo en Él.
    Si fuere de olvidar capaz,
    sin fuerza me veré.
2091 Juan 3.2; 1 Corintios 15.51; Isaías 61.3
  1. Pronto Jesús de los cielos vendrá;
    dulce es pensarlo y gran gozo nos da.
    Transformaranos su rostro al ver;
    esta es la meta al fin del correr.
    coro
    • Nos cambiará, nos cambiará,
      al ver de Él la gloriosa faz.
      Nos cambiará, nos cambiará,
      al ver de Él la faz.
  2. Los separados unidos serán,
    no más ausentes de Cristo estarán.
    A los que duermen resucitará,
    y a su imagen Él los cambiará.
  3. Oscuras nubes Él disipará;
    noche en día Él transformará.
    Las tempestades Él ha de cambiar
    en dulce calma; el llanto, en cantar.
  4. Él hará fuerte lo débil al fin,
    todo perfecto que ahora es ruin;
    y por tristezas su gozo dará;
    consigo en gloria a su Iglesia tendrá.
2101 Pedro 5.7; Romanos 8.28
  1. Que lo sabe todo el Padre
    es mi certitud,
    y que en gracia Él por mí vela
    con solicitud.
    Todo cuanto Dios permita
    obra para bien,
    y deseo solamente
    responderle: «Amén».
  2. Bien sé yo que lo futuro
    en su mano está;
    con desvelo permanente
    Él me guiará.
    Aunque en mi camino encuentre
    penas y dolor,
    siempre tras de fuertes pruebas
    veo su favor.
  3. Gusto de contarle cuanto
    me sucede aquí,
    cierto que su buen cuidado
    llega aun a mí.
    Y después con buen agrado
    de su amor gozar,
    gracias le daré por cuanto
    Él me quiera dar.
  4. Confiadamente, entonces,
    puedo aquí vivir
    sin recelos ni cuidados
    por mi porvenir.
    Pues mi Padre Dios me asiste
    con divino amor,
    siendo aquel que me sostiene
    Cristo el Salvador.
211Job 19.25; Salmo 19.14; Tito 2.14; Apocalipsis 5.9
  1. Redentor, ¡oh qué belleza
    en tal título se ve!
    Cristo sólo, con certeza,
    digno de llevarlo fue.
    Redentor, Redentor,
    ¡qué alegría tuyo ser!
    Redentor, Redentor,
    ¡qué alegría tuyo ser!
  2. En miseria sumergido,
    de Satán esclavo fui;
    Tú escuchaste mi gemido
    cuando sin valor me vi.
    Redentor, Redentor,
    Tú me diste libertad.
    Redentor, Redentor,
    Tú me diste libertad.
  3. Cuando en tu celeste gloria
    al final he de llegar,
    y con himnos de victoria
    tus loores entonar,
    Redentor, Redentor,
    ¡qué alegría celestial!
    Redentor, Redentor,
    ¡qué alegría celestial!
212 Deuteronomio 33.27; 2 Tesalonicenses 1.7
  1. Salvo en los fuertes brazos
    del tierno Salvador,
    dulce reposo tengo
    en su inmutable amor.
    Vivo bien protegido
    contra el poder del mal;
    Cristo me ha recogido
    del hondo cenagal.
    coro
    • Salvo en los fuertes brazos
      del tierno Salvador,
      dulce reposo tengo
      en su inmutable amor.
  2. En el desierto triste
    por donde paso aquí,
    con su bondad me guía
    bien apoyado así.
    Él siente simpatía
    por todo mi dolor;
    lo cambia en alegría
    con su sincero amor.
  3. A mis necesidades
    Él cuida de atender;
    mis dudas, mis errores
    consigue esclarecer.
    Sobre mi oscura vía
    lanza celeste luz;
    mi protector y guía
    siempre será Jesús.
  4. Deseo acá servirle
    mientras ausente está;
    y cuando venga en nubes
    Él me recogerá;
    día en el cual su rostro
    en plena luz veré,
    y su divina gloria
    sin nieblas miraré.
2131 Corintios 4.2; Lucas 16.10; Josué 23.14
  1. Seguid a Jesús, andad en su luz,
    sed fieles a Cristo el Señor.
    Servidle de amor, luchad con valor,
    sed fieles a Cristo el Señor.
    coro
    • Sed fieles a Cristo el Señor,
      su gracia abundante jamás faltará.
      Su brazo potente os defenderá;
      sed fieles a Cristo el Señor.
  2. Tentados seréis, conflictos tendréis,
    sed fieles a Cristo el Señor.
    A vuestro favor está el Salvador,
    sed fieles a Cristo el Señor.
  3. Jamás Jehová os ha de faltar,
    sed fieles a Cristo el Señor.
    Os sustentará, y el triunfo os dará,
    sed fieles a Cristo el Señor.
214Lucas 1.79; Judas 24
  1. Señor Jesús, con tu esplendor benigno
    guarda mi pie.
    Densa es la noche, áspero el camino;
    mi guía sé.
    Harto distante de mi hogar estoy,
    que al dulce hogar de las alturas voy.
  2. Amargos tiempos hubo en que tu gracia
    no supliqué.
    De mi valor fiando, en la eficacia
    no tuve fe.
    Mas hoy deploro aquella ceguedad;
    dame, oh Señor, tu grata claridad.
  3. Guiándome Tú la noche es esplendente,
    y cruzaré
    el valle, el monte, el risco y el torrente
    con firme pie;
    hasta que empiece el día a despuntar,
    y entre al abrigo de mi dulce hogar.
215Salmo 48.14; Hechos 27.24; 2 Corintios 5.8; Filipenses 1.23
  1. Señor Jesús, te ruego el cuidado
    que nadie sino Tú darme podrá.
    En vida y muerte está Tú a mi lado;
    por gracia, oh mi Señor, conmigo está.
    coro
    • Conmigo está; preciso tu poder,
      pues Satanás quisiérame vencer.
      Conmigo está en sombra y clara luz;
      en vida y muerte, ¡oh! conmigo está.
  2. Si cualquier enemigo me asalta,
    si en mar embravecido el barco va,
    si mi esperanza o mi coraje falta,
    por gracia, oh Salvador, conmigo está.
  3. Cuando el camino mío es deleitoso,
    de Ti, Señor, necesidad habrá;
    y cuando es muy oscuro y doloroso,
    por gracia, oh Salvador, conmigo está.
  4. Cuando en el río oscuro de la muerte
    ninguno sino Tú me salvará;
    socórreme, Señor, con brazo fuerte;
    por gracia, oh Salvador, conmigo está.
216Salmo 118.27; Levítico 7.5; 2 Corintios 5.21; Apocalipsis 1.18
  1. Señor Jesús, tomaste mi lugar,
    cual víctima ligada en el altar.
    Su fuego conseguiste Tú apagar,
    Señor, por mí, por mí.
  2. Tu sangre sólo, oh Cristo, a mi favor;
    tu muerte de justicia por amor;
    pecado hecho como transgresor,
    Señor, por mí, por mí.
  3. Tal como fuiste, Tú eres hoy, Señor,
    pues inmutable es tu divino amor.
    En gloria vives como Salvador,
    Señor, por mí, por mí.
  4. Confío en tu probada caridad.
    Sé mi refugio Tú en la tempestad.
    Enséñame a gozar de tu amistad,
    Señor, a mí, a mí.
217Lucas 24.32; 2 Timoteo 2.12; Apocalipsis 22.1
  1. Sentimos en el corazón
    el gozo de la salvación,
    el gozo del Señor.
    Conmueve todo nuestro ser,
    nos hace el alma enardecer
    de amor a nuestro Dios.
  2. Venid, hermanos en Jesús,
    miremos juntos a la cruz
    de nuestro Salvador.
    Allí su sangre derramó,
    allí la obra consumó
    de nuestra salvación.
  3. Si aquí sufrimos aflicción,
    tendremos pronto la mansión
    que Cristo prometió.
    Jesús prepara un buen lugar
    do eternamente morará
    con Él su servidor.
  4. Y cuando estemos en la luz
    de la presencia de Jesús,
    ¡qué gozo nos será!
    La fuente del divino amor
    de nuestro amado Salvador
    jamás se agotará.
2181 Juan 3.1; Judas 12; Efesios 1.5
  1. Ser de Dios los hijos caros,
    en Jesús sublime don;
    en Jesús nos mira el Padre
    y nos da su bendición.
    coro
    • «Mirad cuán grande el amor,
      cuán grande el amor
      que el Padre hanos manifestado,
      que hijos, hijos de Dios
      seamos por siempre llamados».
  2. Llevaremos de Él la imagen
    de su gracia y su poder;
    darnos de su gloria parte
    Él dignose prometer.
  3. Y sin Él la vida es vana,
    es de abrojos un erial;
    sin aguas, estéril nube,
    y de males, manantial.
  4. Mas si de Él somos los hijos
    por su graciosa adopción,
    la herencia de sus bienes
    gozaremos en Sion.
219Hebreos 6.18; Romanos 8.21
  1. Si tú acudes a Jesús, salvación tendrás
    del castigo espantoso, del infierno horroroso.
    Si tú acudes a Jesús, salvación tendrás.
    Si tú acudes a Jesús, salvación tendrás.
    coro
    • Salvación, libertad y perdón,
      si tú acudes a Jesús.
      Salvación, libertad y perdón,
      si tú acudes a Jesús.
  2. Si tú acudes a Jesús, libertad tendrás
    de la vida pecadora, de la carga abrumadora.
    Si tú acudes a Jesús, libertad tendrás.
    Si tú acudes a Jesús, libertad tendrás.
  3. Si tú acudes a Jesús, el perdón tendrás;
    sí, por todos tus pecados, conocidos e ignorados.
    Si tú acudes a Jesús, el perdón tendrás.
    Si tú acudes a Jesús, el perdón tendrás.
  4. Si tú acudes a Jesús, plena paz tendrás
    en tus luchas y temores, en tus penas y dolores.
    Si tú acudes a Jesús, plena paz tendrás.
    Si tú acudes a Jesús, plena paz tendrás.
220Mateo 9.38; Juan 4.35
  1. Siervos de Dios ¡mirad!
    La mies ya blanca está,
    la siega espera actividad,
    o el tiempo pasará.
  2. Siervos de Dios ¡obrad!
    El Dueño de la mies
    dispénsanos tal potestad
    que sin medida es.
  3. Siervos de Dios ¡orad!
    Hay mucho aún que hacer.
    Las buenas nuevas anunciad
    a todos por doquier.
2212 Timoteo 2.3; 1 Pedro 3.15
  1. ¿Soy yo soldado de Jesús,
    un siervo del Señor,
    y temeré llevar la cruz,
    sufriendo por su amor?
    coro
    • Yo hablaré por mi Señor,
      confesaré mi fe.
      Su Espíritu me ayudará;
      yo testificaré.
  2. Lucharon otros por la fe;
    cobarde no he de ser;
    por mi Señor pelearé,
    confiando en su poder.
  3. Es menester que sea fiel,
    que nunca vuelva atrás,
    que siga siempre en pos de Él;
    su gracia me dará.
222Salmo 73.25; Cantares 3.3,4
  1. Tesoro incomparable,
    Jesús, amigo fiel;
    refugio del que huye
    del adversario cruel.
    Sujeta compasivo
    a Ti mi corazón,
    ya que para salvarme
    sufriste la pasión.
  2. Delicias Tú de mi alma,
    pan de la eternidad
    del cual yo me alimento
    en mi necesidad.
    En mi flaqueza extrema
    se cumple tu virtud,
    y en medio de mis males
    Tú quieres mi salud.
  3. Dirige a mí tu rostro,
    Jesús, lleno de amor,
    sol puro de justicia,
    dulce consolador.
    Sin tu influencia santa
    la vida es un morir;
    gozar de tu presencia,
    esto sólo es vivir.
  4. Jesús, riqueza mía,
    mi amante Salvador,
    en mi flaqueza Tú eres
    mi fuerte protector.
    Jamás el enemigo
    podrá quitar mi paz;
    por más que lo intentare,
    aliento me darás.
  5. Al mundo de falacias
    no pertenezco ya.
    El cielo es mi morada;
    allí mi Amado está.
    A donde Cristo habita,
    con ansia quiero ir;
    en sempiterno gozo
    con Él quiero vivir.
2232 Timoteo 2.6; Juan 6.27
  1. ¡Trabajad, trabajad! somos siervos de Dios;
    seguiremos la senda que el Maestro trazó.
    Renovando las fuerzas con bienes que da,
    el deber que nos toca cumplido será.
    coro
    • ¡Trabajad, trabajad!
      ¡Esperad y velad!
      ¡Confiad, siempre orad!
      que el Maestro pronto volverá.
  2. ¡Trabajad, trabajad! Hay que dar de comer
    al que el pan de la vida desea tener.
    Hay enfermos que irán a los pies del Señor
    al saber que de balde los sana su amor.
  3. ¡Trabajad, trabajad! Fortaleza pedid;
    al reinado del mal con valor combatid.
    Conducid los cautivos al Libertador,
    y decid que de balde redime su amor.
224 Hechos 1.11; 1 Tesalonicenses 4.17; Marcos 13.32
  1. Tú ya vienes, oh Dios mío;
    Tú ya vienes, oh mi Rey.
    Toda lengua te confiesa,
    mira el gozo de tu grey.
    Tú ya vienes y la gloria
    de tu reino viene ya,
    a través del velo santo,
    ¡qué consuelo y paz nos da!
    coro
    • Tú ya vienes, Tú ya vienes,
      en las nubes vienes, sí.
      Tú ya vienes, y nosotros
      subiremos hacia Ti.
      Tú ya vienes, Tú ya vienes,
      oh Jesús, el Salvador.
      ¡Oh qué gozo estar contigo,
      ver la gloria de tu amor!
  2. Tú ya vienes, ni una sombra
    tu hermosura ocultará;
    las tristezas y el pecado
    tu poder disipará.
    Tú ya vienes, oh bien mío,
    gozará mi corazón;
    por tu muerte yo soy hecho
    de tu reino poseedor.
  3. ¡Tú ya vienes! La esperanza
    nunca nos engañará.
    No sabemos día ni hora,
    mas la gloria cierta está.
    Sí, Tú vienes, y tu mesa
    garantía ya nos da,
    por la comunión contigo,
    de la posesión allá.
225EscucharGálatas 2.20; Juan 17.9,10
  1. ¡Tuyo, Señor!
    Jamás tendré amor
    a lo que no te agrade a Ti;
    ha muerto el mundo para mí,
    pues tuyo soy.
  2. ¡Tuyo, Señor!
    Corona, gozo, honor,
    sólo eres Tú, y nada acá
    mi corazón encantará,
    pues tuyo soy.
  3. ¡Tuyo, Señor!
    Reposo en tu favor,
    y sé que por la eternidad
    me guardarás en tu bondad,
    pues tuyo soy.
  4. ¡Tuyo, Señor!
    Con más ferviente ardor
    te adoraré y te serviré,
    en tanto que en el mundo esté,
    pues tuyo soy.
  5. ¡Tuyo, Señor!
    Conozco el gran valor
    de tu promesa que vendrás,
    y digo: «Ven, no tardes más,
    pues tuyo soy».
226EscucharFilipenses 3.7 al 14; Salmo 17.15
  1. Tuyo soy, Señor, sólo tuyo soy,
    redimido por tu amor;
    mas cual siervo fiel quiero yo seguir
    y más cerca estar de Ti.
    coro
    • Más cerca, cerca de Ti
      llévame, mi Salvador.
      Sí, más cerca,
      cerca yo quisiera estar
      de Ti, mi Salvador.
  2. Sólo a Ti, Jesús, me consagro hoy,
    constreñido por tu amor;
    y mi ser entero gozoso doy,
    a servirte a Ti, Señor.
  3. ¡Qué profunda paz y felicidad
    guardan hoy mi corazón!
    cuando por la fe puedo ver tu faz
    en más grata comunión.
  4. Del amor divino jamás sabré
    la profunda inmensidad,
    hasta que, oh Señor, yo contigo esté
    en la gloria celestial.
227EscucharHebreos 6.19; Romanos 8.39
  1. Un ancla tenemos que el túmido mar,
    por mucho que ruja, no puede quebrar
    la dulce esperanza que infunde Jesús,
    legada en su muerte
    de angustia en la cruz.
  2. Allende los cielos el trono de Dios,
    que rige supremo en el reino de amor,
    esta ancla fijemos que firme estará,
    pues Dios, nuestro Padre, no nos faltará.
  3. Y cuanto más ruja la cruel tempestad,
    más firme tomemos el cable de fe;
    que furia de vientos, ni embates del mar,
    no pueden del puerto la entrada vedar.
228Juan 16.16; 1 Juan 2.28; 2 Timoteo 2.12
  1. ¡Un poco! El Salvador vendrá
    y a su pueblo llevará
    al santo celestial hogar
    que nos ha ido a preparar;
    a estar con Él, su rostro ver,
    y nuestras gracias ofrecer.
  2. ¡Un poco! El Salvador vendrá;
    sí, poco tiempo resta ya.
    Que duélame no serle fiel,
    placer me dé servirle a Él.
    Pues listo debería ser
    quien al Señor espera ver.
  3. ¡Un poco! El Salvador vendrá.
    ¡Oh! ¿quién su cruz rechazará?
    ¿Quién en los pasos del Señor
    sufrir no quiere por su amor?
    Su gloria recompensará
    los sufrimientos de acá.
  4. ¡Un poco! ¡Ven, oh ven, Señor!
    La Iglesia tuya con ardor
    desea alcanzar su hogar,
    el nuevo cántico cantar,
    tu gloria ver, estar allí
    en todo semejante a Ti.
    Puede repetirse las últimas dos líneas de cada estrofa.
229EscucharApocalipsis 1.7; 1 Tesalonicenses 4.14
  1. Un poco más, Jesús vendrá,
    y todo santo le verá.
    Él llamará a su Iglesia fiel,
    y subiremos juntos a Él.
    coro
    • ¡Qué día será de gloria, luz y paz!
      La casa del Padre será nuestro hogar.
  2. Un poco más, Jesús vendrá,
    el llanto y lloro acabarán.
    Del peregrino el corazón
    sediento exclama: «Ven, Señor».
  3. Jesús vendrá. Vendrán también
    los santos que han dormido en Él.
    ¡Dichoso día de reunión!
    Después, no habrá separación.
230Escuchar1 Tesalonicenses 4.13 al 18; 1 Juan 3.2
  1. Un poco, un poquito
    de tiempo esperamos,
    Jesús de los cielos muy pronto vendrá.
    Orando, leyendo y cantando velemos,
    pues pronto oiremos el grito: «Aquí está».
  2. Con mando y con voz
    de arcángel del cielo,
    y al son de trompeta el Señor bajará.
    Así le esperamos con ansia y deseo,
    y muertos o vivos nos recogerá.
  3. A los que en Jesús
    han dormido sabemos
    que Dios juntamente con Él traerá,
    y no antes de ellos nosotros iremos;
    mas todos unidos Él nos llamará.
  4. Aquellos que han muerto
    serán los primeros,
    que Cristo a su mando resucitará;
    nosotros los vivos seremos postreros,
    mas juntos Jesús nos arrebatará.
  5. Arriba en los cielos, visible y glorioso,
    Jesús a nosotros se revelará;
    consigo en la gloria de eterno reposo,
    por Él rescatados, Jesús nos pondrá.
231EscucharMateo 13.3,30; 1 Corintios 3.2
  1. Ved que acercándose el día va,
    en que el Señor en su gloria vendrá
    a recoger en su alfolí
    lo que sembramos en tanto aquí.
    Él mucho fruto recogerá,
    sí, su fruto recogerá.
    coro
    • Vamos sembrando con vivo amor
      dulces palabras de nuestro Señor;
      siempre obrando con celo y con fe,
      para que rica cosecha nos dé.
  2. Entre zarzales podrá caer
    cierta semilla y no florecer;
    mas el Señor a segar vendrá,
    y su buen fruto recogerá.
    Él mucho fruto recogerá,
    sí, su fruto recogerá.
  3. Muy largo tiempo podrá pasar
    antes de ver su semilla brotar;
    mas ciertamente el Señor vendrá
    y su buen fruto recogerá.
    Él mucho fruto recogerá,
    sí, su fruto recogerá.
  4. En todo tiempo sin desmayar
    vamos sembrando y orando a la par;
    pues prestamente el Señor vendrá
    y su buen fruto recogerá.
    Él mucho fruto recogerá,
    sí, su fruto recogerá.
232EscucharSalmo 30.5; Filipenses 4.6
  1. Ven, alma que lloras, ven al Salvador,
    en tus tristes horas dile tu dolor.
    Dile, sí, tu duelo, ven tal como estás;
    habla sin recelo, y no llores más.
  2. Tu pena y tristura, dile a tu Señor,
    tu cruel desventura, engaños y error.
    En su tierno seno descanso hallarás;
    ven, porque Él es bueno,
    y no llores más.
  3. Tú mismo al cansado enseña la luz;
    guía al angustiado a Cristo Jesús.
    La bendita nueva de celeste paz
    a los tristes lleva, y no llores más.
233Salmo 87.7; Isaías 12.3; Oseas 11.4
  1. Ven, de todo bien la fuente,
    ven, eterno Salvador,
    ven, ayúdame a cantarte
    dignos cantos de loor.
    Tú, Señor, por mí moriste;
    quiero yo por Ti vivir.
    Sólo Tú eres mi esperanza,
    sólo Tú mi porvenir.
  2. Triste yo era y extraviado
    cuando Cristo me buscó;
    de la muerte por salvarme
    Él su sangre derramó.
    En su muerte de cariño
    vida, paz, perdón hallé;
    y por Él la vida eterna
    en el cielo gozaré.
  3. De tu gracia, oh bien amado,
    soy continuo deudor;
    más y más a Ti me atraes
    por los lazos de tu amor.
    Ven, de todo bien la fuente,
    fuente de mi salvación;
    doy a Ti mis alabanzas,
    doy a Ti mi corazón.
234Escuchar2 Pedro 1.19; Apocalipsis 22.16; Mateo 25.21
  1. Yo espero la mañana
    de aquel día sin igual,
    en que la alegría emana,
    y su gozo es eternal.
    coro
    • Esperando, esperando
      otra vida sin dolor,
      do me den la bienvenida
      de Jesús mi Salvador.
  2. Yo espero la victoria,
    de la muerte al fin triunfar,
    recibir la eterna gloria
    y mis sienes coronar.
  3. Yo espero entrar al cielo,
    donde reina eterno amor.
    Peregrino soy, y anhelo
    las moradas del Señor.
  4. Pronto espero unir mi canto
    al triunfante y celestial,
    y poder cambiar mi llanto
    por un canto angelical.
235Hebreos 13.15; Salmo 3.5, 51.17
  1. Yo por Cristo defendido,
    a tu nombre doy loor;
    yo con bienes soy provisto
    que no tuvo mi Señor.
    Alabanzas, alabanzas
    doy a Ti, mi Salvador.
  2. La pobreza y los dolores
    Cristo se dignó pasar;
    y mi Dios con pecadores
    no encontraba do posar.
    Alabanzas, alabanzas
    doy a Ti, mi Salvador.
  3. A tu sombra, Dios clemente,
    yo tranquilo dormiré;
    y tu amor, Omnipotente,
    yo mi vida fiaré.
    Alabanzas, alabanzas
    doy a Ti, mi Salvador.
  4. Soy yo indigno, Tú piadoso;
    sé que no has de desechar
    al que viene presuroso
    tu piedad a impetrar.
    Alabanzas, alabanzas
    doy a Ti, mi Salvador.
236EscucharHebreos 2.9, 8.1; 1 Timoteo 1.17
  1. A Cristo coronad, divino Salvador,
    sentado en alta majestad
    es digno de loor.
    Al Rey de gloria y paz loores tributad,
    y bendecidle al Inmortal
    por toda eternidad.
  2. A Cristo coronad,
    Señor de nuestro amor;
    al triunfante celebrad,
    glorioso vencedor.
    Potente Rey de paz
    el triunfo consumó,
    y por su muerte de dolor
    su grande amor mostró.
  3. A Cristo coronad, Señor de vida y luz,
    con alabanzas proclamad
    los triunfos de la cruz.
    A Él, pues, adorad, Señor de salvación;
    loor eterno tributad de todo corazón.
237EscucharJuan 1.17; Génesis 45.13
  1. A Dios la gloria dada
    será por su bondad
    y gracia revelada;
    en su loor cantad.
  2. Nosotros te adoramos,
    Dios nuestro, con fervor.
    Tu gracia celebramos
    y tu divino amor.
  3. Con gozo agradecemos
    tan grande salvación;
    y acá celebramos
    tu tierna compasión.
  4. También magnificamos
    tus glorias, oh Jesús;
    las glorias que miramos
    radiosas en tu cruz.
  5. Al Padre, como al Hijo,
    por tanta bendición,
    rendid con regocijo
    profunda adoración.
238Escuchar1 Timoteo 1.17, 6.16; Efesios 3.21; 2 Corintios 13.14; 1 Juan 5.7
  1. A nuestro Padre Dios
    demos en alta voz gloria a Él.
    Al Dios que nos amó
    de modo que nos dio
    al Hijo que murió: ¡gloria a Él!
  2. A nuestro Salvador
    rindamos con fervor gloria a Él.
    Su sangre derramó,
    con ella nos lavó,
    el cielo nos abrió: ¡gloria a Él!
  3. Por el Consolador
    que dionos el Señor ¡load a Dios!
    Mora en la eternidad
    la Santa Trinidad:
    ¡hermanos, alabad al trino Dios!
2391 Corintios 11.24; Hebreos 13.15;
  1. A tu palabra, mi Señor,
    humilde vengo aquí,
    y en esta cena con amor
    memoria haré de Ti.
  2. Indigno soy de tal lugar,
    pues siempre malo fui,
    mas Tú viniste a rescatar
    y a libertarme a mí.
  3. Antes perdido me encontré,
    mas ya salvado soy;
    y de tu amor me acordaré
    al darte gracias hoy.
  4. Getsemaní, con su sudor
    y copa como hiel;
    la cruz con todo tu dolor
    y tu agonía cruel.
  5. Tu muerte allí, Señor Jesús,
    y la escondida faz
    del santo Dios, cuando en la cruz
    me procuraste paz.
  6. Sí, aquí, Señor, me acordaré
    de todo tu favor,
    y con los tuyos cantaré
    mis cánticos de loor.
240Gálatas 4.6; Romanos 8.15; Lucas 15.22
  1. ¡Abba, Padre! te adoramos
    en el nombre de Jesús.
    Dios y Padre te llamamos,
    hechos hijos de la luz.
    Ya del juicio libertados
    por la sangre del Señor,
    y por Él reconciliados,
    disfrutamos de tu amor.
  2. Pródigos un tiempo fuimos,
    y alejados del hogar,
    mas tu voz de amor oímos,
    pues quisístenos llamar.
    Por Jesús nos perdonaste
    y nos allegaste a Ti,
    nos besaste, y nos sentaste
    en tu comunión aquí.
  3. Por tu mano revestidos
    del ropaje de salud,
    en tu casa recogidos
    por tu gran solicitud;
    redimidos y lavados
    por la sangre de Jesús,
    restaurados, bien amados,
    hechos hijos de la luz.
  4. ¡Abba! Todos te alabamos,
    muy contentos de saber
    que los bienes que gozamos
    claro dan a comprender
    que Tú encuentras complacencia
    en mostrarnos tu favor,
    y por tal benevolencia
    te alabamos con fervor.
241Escuchar Salmo 19.14; Juan 20.29
  1. Acepta, buen Pastor y Rey,
    las alabanzas de tu grey;
    acepta su ferviente amor
    por la corona de tu honor.
  2. Que sea nuestra devoción
    continua, dulce comunión
    con el que en triste cruz murió,
    y por su muerte nos salvó.
  3. El buen Pastor es siempre fiel.
    ¡Dichosos los que creen en Él!
    En Él tendrán felicidad,
    ahora y por la eternidad.
242Juan 20.29; 1 Corintios 10.16,17, 11.23 al 26
  1. Aquí tu rostro puedo ver, Señor;
    a lo invisible alcanza aquí la fe.
    De nuevo abrazo aquí
    tu inmenso amor,
    y mi solicitud en Ti echaré.
  2. Aquí del pan partido tomaré
    y de la copa de tu comunión.
    El nombre de mi Dios invocaré,
    gozándome en la paz de salvación.
  3. La culpa del pecado mía fue,
    mas tuya fue la sangre de la cruz.
    Por ella y tu justicia tengo, sé,
    perdón, vestido y paz, Señor Jesús.
  4. Sólo en tu brazo eterno confiaré;
    no tengo apoyo más que en Ti, Señor.
    Está mi fortaleza en tu poder;
    basta de veras, basta, ¡oh Redentor!
  5. Al levantarnos de la cena aquí,
    la fiesta pasa, mas no así el amor.
    Todo se va, mas Tú te quedas, sí;
    cerca, muy cerca, amado Salvador.
243Romanos 8.32 al 34; Isaías 1.24; Lucas 11.22
  1. Bendito nuestro Dios
    que nos ha dado el Hijo de su amor,
    el don que incluye todo otro don.
    ¡Bendito nuestro Dios!
  2. ¿Qué bien no nos dará,
    que dio sin precio su inefable don,
    don despreciado por el pecador?
    ¿Qué bien no nos dará?
  3. ¡Ni al Hijo perdonó!
    Verdad que aquieta todo mi temor
    y vence la naciente rebelión.
    ¡Ni al Hijo perdonó!
  4. ¿Quién nos condenará?
    Jesús murió, resucitó y subió,
    y aboga por nosotros hoy con Dios.
    ¿Quién nos condenará?
  5. Nos justifica Dios.
    Tal gracia, ¿quién la puede revocar,
    o quién los grillos vuelve a colocar?
    Nos justifica Dios.
  6. Nuestro es el triunfo ya.
    El Fuerte de Israel se presentó,
    luchó y venció. La muerte cautivó;
    nuestro es el triunfo ya.
244Hebreos 2.12; Lucas 7.37,38; Apocalipsis 22.17
  1. Contémplote, Señor Jesús,
    y al ver tu gran bondad
    entiendo con más clara luz
    cuán grande es mi maldad.
  2. ¡Cuán poderoso el gran amor
    que de la gloria allí
    te trajo para el pecador,
    te trajo para mí!
  3. Me maravillo al contemplar
    tu vida terrenal,
    y al ver tu afán en libertar
    al hombre de su mal.
  4. Mas, ¡oh qué triste galardón
    te dan, Señor Jesús!
    Recházante, y por baldón
    te clavan a la cruz.
  5. Te espero, y ¡qué gozo das!
    Tú triunfas, mi Señor;
    y de la tumba al cielo vas
    con majestad y honor.
  6. Te espero aún y clamo, «Ven,
    contigo quiero estar.
    Con huestes célicas también
    deséote adorar».
245Escuchar1 Pedro 1.19; Hebreos 3.1; Salmo 17.15
  1. Cordero, Tú, de Dios,
    bebiendo Tú por nos
    la copa amarga en triste cruz,
    salvástenos.
  2. Confiamos en tu amor,
    Jesús, el Salvador;
    pues eres Sacerdote fiel
    y buen Pastor.
  3. Sólo eres Tú sostén,
    y Tú nos guiarás
    hasta la gloria, oh Salvador,
    a ver tu faz.
246Salmo 22.31; Juan 14.11
Romanos 15.9 al 12 Apocalipsis 19.5
  1. Cristo siempre digno fuiste
    de obtener cordial loor,
    que el amor que nos tuviste
    joya es de tan gran valor.
  2. Todos juntos te rendimos
    gracias por tu caridad;
    que en tu santa vida vimos
    revelada la verdad.
  3. En tu muerte soportaste
    toda nuestra maldición,
    cuando Tú nos demostraste
    tu divino corazón.
  4. Alabanzas excelentes
    son las que has de recibir
    por tus glorias esplendentes,
    ahora y en lo porvenir.
  5. ¡Alabadle, alabadle!
    ¡Santos, vuestra voz alzad!
    Fervorosos, adoradle
    por su sin igual bondad.
247Marcos 16.6; Efesios 4.8; 1 Corintios 15.20
  1. Cristo ya ha resucitado, Aleluya,
    de la muerte ha triunfado, Aleluya.
    El poder de su virtud, Aleluya,
    cautivó la esclavitud, Aleluya.
  2. El que al polvo se humilló, Aleluya,
    vencedor se levantó, Aleluya,
    y cantamos en verdad, Aleluya,
    su gloriosa majestad, Aleluya.
  3. El que a muerte se entregó, Aleluya,
    el que así nos redimió, Aleluya,
    hoy en gloria celestial, Aleluya,
    reina en vida triunfal, Aleluya.
  4. Cristo nuestro Salvador, Aleluya,
    de la muerte vencedor, Aleluya,
    pronto vamos sin cesar, Aleluya,
    tus loores a cantar. Aleluya.
248Cantares 1.3; Salmo 138.2
  1. Cual mirra fragante que exhala en redor
    su rico perfume, suavísimo olor,
    tu nombre, oh mi Amado, en mi corazón
    infunde alegría y satisfacción.
  2. Cual voz conocida, si escucha el viador
    perdido en el bosque, le inspira valor,
    tu nombre me anima, haciendo saber
    en donde el descanso se puede obtener.
  3. Cual faro avistado, distante en el mar,
    por náufrago a punto de desesperar,
    tu nombre, trayendo mensaje de paz,
    el corazón llena de dulce solaz.
  4. Cual luz que, brillando en alto fanal,
    al nauta en la noche señala el canal,
    tu nombre, esparciendo benéfica luz,
    al puerto celeste me guía, Jesús.
  5. Jesús, tierno nombre de precio y valor,
    tu nombre bendito, Jesús Salvador,
    por cima de todos, sin par, sin igual,
    exhala fragancias de amor celestial.
2491 Timoteo 6.15,16; Mateo 17.1 al 9
  1. Del homenaje y del honor
    de toda nuestra adoración,
    sólo eres digno, Salvador,
    tema de celestial canción.
  2. A Ti queremos alabar.
    Indignos somos del honor,
    pues nadie puede tributar
    lo que mereces, oh Señor.
  3. De vida Tú eres manantial;
    contigo está la clara luz.
    Amor divino y eternal
    se encuentra en Ti, Señor Jesús.
  4. Anticipamos, Salvador,
    el día de tu reino aquí,
    en que te rendiremos loor,
    viendo en la gloria sólo a Ti.
250Salmo 8.5; Apocalipsis 4.11, 5.12
  1. ¡Digno, digno, digno,
    Señor Jesús, Tú eres!
    Cuando nadie al Padre podía contentar,
    Tú viniste al mundo,
    y en la cruz muriendo,
    la obra redentora pudiste consumar.
  2. ¡Digno, digno, digno!
    Te vemos coronado,
    pero no de espinas del mundo pecador.
    Nos regocijamos
    que Tú que nos salvaste
    tienes ya corona de gloria y de honor.
  3. ¡Digno, digno, digno!
    En breve los ancianos
    sus coronas echarán del trono
    en derredor.
    Te darán la gloria,
    la honra y la potencia,
    porque Tú eres solo de todo el Creador.
  4. ¡Digno, digno, digno!
    Un cántico celeste
    todos los salvados darán a una voz:
    «Inmolado fuiste,
    y los has redimido
    de los pueblos todos y lenguas para Dios».
  5. Digno en tu persona
    y digno en tus obras;
    la creación del mundo
    y tu grande redención.
    Digno, siempre digno,
    aquí te tributamos
    nuestras gratitudes de todo corazón.
251Juan 19.25,30; Marcos 15.37 al 39
  1. Dulces momentos consoladores,
    los que yo paso junto a la cruz.
    Allí sufriendo crueles dolores,
    veo al Cordero, Cristo Jesús.
  2. Veo los brazos de su amor abiertos
    que me convidan llegar a Él;
    y haciendo suyos mis desaciertos,
    por mí sus labios gustan la hiel.
  3. Veo su angustia ya terminada,
    hecha la ofrenda de expiación;
    su noble frente, triste, inclinada,
    y consumada mi redención.
  4. Dulces momentos, ricos en dones
    de paz y gracia, de vida y luz.
    Sólo hay consuelos y bendiciones
    cerca de Cristo, junto a la cruz.
252Hebreos 10.21, 13.15; 1 Timoteo 1.17
  1. En Cristo habiendo hallado
    pontífice real,
    por Él a Dios llegamos
    con libertad filial,
    y siendo su santuario
    el único lugar
    en donde a nuestro Padre
    podemos alabar.
  2. Con júbilo venimos,
    con himnos de loor.
    Alegres celebramos
    las glorias del Señor,
    perfumes difundiendo
    de suave adoración,
    al que fue siempre digno
    de toda bendición.
  3. Pontífice divino
    tenemos en Jesús;
    gozosos nos hallamos
    en su celeste luz.
    Y nuestros sacrificios
    de gracias y loor
    en coro alegre suben
    por Cristo a Ti, Señor.
  4. Honor y excelsa gloria
    te damos, nuestro Dios;
    de corazones gratos
    es eco nuestra voz.
    ¡Oh santo Dios y Padre,
    perfecto es tu saber!
    ¡Augusto y ensalzado,
    oh Tú, Supremo Ser!
253Salmo 34.1, 71.8; Lucas 1.47; Isaías 28.16, 4.6; Cantares 5.16
  1. En todo tiempo alabaré
    el nombre de Jesús,
    las glorias de mi Redentor,
    los triunfos de su cruz.
  2. Mi espíritu se alegra en Él,
    mi Dios y Salvador;
    el escogido de diez mil,
    el Cristo del Señor.
  3. Pontífice, Profeta y Rey;
    Pastor y Amigo fiel;
    cimiento estable de mi fe,
    mi todo yo hallo en Él.
  4. Escondedero del turbión
    y sombra del calor;
    habiendo padecido, Él
    es mi Consolador.
  5. Es luz y guía, escudo y sol,
    que gracia y gloria da.
    Tal es mi Amado, y a éste yo
    he de ensalzar y amar.
2541 Corintios 10.16, 11.23 al 26
  1. En tu cena nos juntamos
    para celebrar, Señor,
    tu pasión, angustia y muerte
    y ensalzar tu grande amor;
    grande amor, grande amor,
    y ensalzar tu grande amor.
  2. Redimidos, ya tenemos
    por tu muerte comunión.
    En el pan te recordamos,
    Cristo nuestra salvación;
    salvación, salvación,
    Cristo nuestra salvación.
  3. En la copa confesamos
    que tu sangre es eficaz.
    Por tu salvación perfecta
    esperamos ver tu faz;
    ver tu faz, ver tu faz,
    esperamos ver tu faz.
  4. Por tu gracia congregados
    en tu paz y con amor,
    en espíritu cantamos
    siempre a Ti, oh Redentor;
    Redentor, Redentor,
    siempre a Ti, oh Redentor.
255EscucharApocalipsis 4.11, 5.9,12, 19.1 al 8
  1. Es digno nuestro Salvador
    de nuestra adoración.
    Venid, cantemos su loor
    de todo corazón.
    coro
    • Ensalcemos a Jesús,
      aclamemos con júbilo:
      ¡Aleluya, aleluya, aleluya! Amén.
  2. Jesús es digno del amor
    de los que redimió.
    Es digno de una vida fiel
    de celo y devoción.
  3. Si somos salvos por Jesús,
    debemos elevar
    un cántico de gratitud
    y culto sin cesar.
256EscucharJuan 1.17; Hebreos 10.12
  1. Fue por Jesús que Dios mostró
    su grande caridad,
    y a los perdidos reveló
    su gracia y su verdad.
  2. La cruz es prueba de su amor,
    su muerte vida da;
    Él por nosotros padeció,
    ahora es nuestra paz.
  3. Pasada está la tempestad,
    pasó su gran dolor;
    Él permanece en majestad,
    por siempre vencedor.
  4. Por lo que Él hizo, nuestra paz
    segura y cierta está;
    más tarde al contemplar su faz
    su amor nos bastará.
257Gálatas 3.27; Juan 4.23; 1 Timoteo 6.17
  1. ¡Gloria a Dios! porque su gracia
    en nosotros abundó,
    y su fiel misericordia
    en nosotros se mostró.
    ¡Gloria a Dios! porque no mira
    nuestra vieja iniquidad;
    bondadoso nos reviste
    de justicia y santidad.
  2. ¡Gloria a Dios! que de fe pura
    hinche nuestro corazón,
    y del Hijo que ama tanto
    nos concede el sumo don.
    ¡Gloria a Dios! que aquí nos une
    en perfecta y dulce paz,
    por su diestra protegidos,
    alumbrados por su faz.
  3. ¡Gloria a Dios! a quien complace
    recibir nuestra oración,
    nuestros cantos de alabanza,
    nuestra pura adoración.
    ¡Gloria a Dios! que en abundancia
    toda bendición nos da.
    Y si Él obra así en la tierra,
    ¿en los cielos qué será?
258Juan 19.30; Hebreos 1.13; Apocalipsis 22.12
  1. Gloria rindamos a Jesús,
    pues nuestras culpas Él llevó;
    su vida dando en una cruz,
    a nuestras almas rescató.
  2. Ya consumada la obra es
    que para Dios Él emprendió;
    y, satisfecho de una vez,
    Dios a su diestra le ensalzó.
  3. Te vemos exaltado allí,
    y viéndote, de corazón
    queremos dirigirte a Ti,
    Señor Jesús, la adoración.
  4. Viviendo en tu divina paz,
    librados de la esclavitud,
    sabemos que Tú volverás,
    trayéndonos cabal salud.
259EscucharApocalipsis 5.12; Lucas 9.51; 1 Timoteo 6.16
  1. Gloria sea, gloria eterna,
    a Jesús, al que murió,
    al que por amor perfecto
    su preciosa vida dio.
    ¡Gloria sea, gloria sea,
    a aquel que nos rescató!
    ¡Gloria sea, gloria sea,
    a aquel que nos rescató!
  2. Sí, su amor es verdadero,
    nada lo podrá falsear.
    Firme anduvo hasta el madero;
    nunca pudo vacilar.
    ¡Gloria sea, gloria sea,
    al que así nos supo amar!
    ¡Gloria sea, gloria sea,
    al que así nos supo amar!
  3. Celebremos esa historia
    consumada con la cruz.
    Cantaremos siempre: «Gloria
    sea a Ti, Señor Jesús».
    ¡Aleluya, aleluya,
    al que mora en alta luz!
    ¡Aleluya, aleluya,
    al que mora en alta luz!
260EscucharHebreos 10.20, 2.11; 1 Pedro 2.9
  1. Jesús murió; su sangre abrió la entrada
    dentro del velo, celestial lugar
    en donde el alma, ya purificada,
    cerca del Padre pudiese llegar.
    Por Cristo entrando, nada allí tememos;
    su gloria no nos puede anonadar;
    en luz estamos y permanecemos
    firmes, tranquilos y sin desmayar.
  2. Contigo ahí, Señor, nos encontramos
    con quien nos trajo para nuestro Dios,
    en cuya gracia paternal estamos,
    gozosos de elevarle nuestra voz.
    Por Ti, Jesús, el Hijo bien amado,
    por sólo Ti tenemos admisión;
    por Ti llegamos, todos como hermanos,
    con voz de canto y de adoración.
  3. Oh Dios, de corazón te agradecemos
    que te dignaste al hombre aproximar
    a tu regazo, pues, que así quedamos
    cual hijos admitidos a tu hogar.
    Cual sacerdotes somos consagrados
    al Padre para dar adoración;
    y ofrenda espiritual de rescatados
    rendímoste, Señor, de corazón.
261Filipenses 2.10; Mateo 1.21; Hechos 5.41
  1. ¡Jesús! ¡qué dulce nombre
    a los que te queremos!
    Siempre a tu amor real loor
    de gracias rendiremos.
    Tus glorias celebramos
    del fondo de nuestra alma,
    con gratitud por tu salud
    y de tu paz la calma.
  2. ¡Jesús! ¡qué dulce nombre!
    Por él se ve que Tú amas
    tu pueblo aquí, unido a Ti,
    y en su redor derramas
    el gozo de tu gracia
    para tus redimidos,
    que ya te dan con santo afán
    loores merecidos.
  3. ¡Jesús! ¡qué dulce nombre!
    Nos habla de tu vida,
    y tu poder en bien hacer,
    tu gloria conocida.
    Cual Hombre de Dolores
    al mundo Tú viniste,
    mas por tu cruz, con bella luz
    al hombre bendijiste.
  4. ¡Jesús! ¡qué dulce nombre!
    Es tuya la corona;
    divinidad y humanidad
    están en tu persona.
    Nos revelaste el Padre,
    su grande amor mostraste;
    su gracia acá, su gloria allá,
    Tú sólo desplegaste.
262EscucharFilipenses 2.7; Gálatas 6.14; 1 Corintios 2.8; 2 Corintios 8.9
  1. La cruz sangrienta al contemplar
    do el Rey de gloria padeció,
    riquezas quiero despreciar
    y a la soberbia tengo horror.
  2. Mi gloria y mi blasón serán
    la cruz de Cristo mi Señor,
    y lo que di a la vanidad
    ya le dedico con amor.
  3. Sus manos, su costado y pies
    de sangre manaderos son,
    y las espinas de su sien,
    mi aleve culpa las clavó.
  4. Cual vestidura regia allí,
    la sangre cubre al Salvador;
    y pues murió Jesús por mí,
    por Él al mundo muero yo.
  5. ¿Y qué podré yo darte a Ti
    a cambio de tan grande don?
    Es todo pobre, todo ruin;
    toma, oh Señor, mi corazón.
263EscucharJuan 3.14, 12.34, 19.30; 1 Pedro 3.18
  1. Levantado fue Jesús
    en la dolorosa cruz
    para darme paz y luz.
    ¡Aleluya! ¡Gloria a Cristo!
  2. Soy yo indigno pecador;
    Él es justo Salvador;
    dio su vida en mi favor.
    ¡Aleluya! ¡Gloria a Cristo!
  3. Por mis culpas yo me vi
    en peligro de morir;
    mas Jesús murió por mí.
    ¡Aleluya! ¡Gloria a Cristo!
  4. El rescate a Dios pagó.
    «Consumado es», declaró.
    Dios por eso me aceptó.
    ¡Aleluya! ¡Gloria a Cristo!
264Job 26.14, 36.33; Isaías 2.22
  1. Load al gran Rey, su gloria anunciad;
    su amor a su grey con gracia cantad.
    Es nuestro escudo, baluarte y sostén,
    el Dios poderoso de siglos sin fin.
  2. ¡Cuán fuerte es Dios! ¡Mortales temblad!
    Oímos su voz en la tempestad;
    brocado de estrellas es su pabellón,
    y vientos y rayos sus ángeles son.
  3. Tu inmensa bondad, ¿qué lengua dirá,
    o quién tu verdad jamás sondeará?
    Con suma largueza tus manos proveen,
    y es fiel tu promesa a los que en Ti creen.
  4. El frágil varón —aliento que va—
    su consolación en Ti hallará.
    Tu misericordia no puede faltar,
    y a tu eterna gloria le conducirás.
  5. ¡Tremendo poder! ¡Ilímite amor!
    Misterioso Ser, te damos loor.
    Cuán maravillosa tu gran creación;
    mas ¡oh, qué asombrosa es tu gran redención!
265Hebreos 1.3, 10.7; Colosenses 1.18
  1. Loámoste, Señor Jesús,
    quien eres ensalzado;
    el Salvador, que por amor
    del mundo fue humillado.
    En Ti podemos contemplar
    la imagen de Dios Padre,
    quien tanto amó, que te entregó,
    y en Ti ya nos recibe.
  2. De aquella eterna comunión,
    do con el Padre estabas,
    venir quisiste a reunir
    a los que se extraviaban.
    En Ti el pecado se cargó,
    la maldición llevaste;
    fue sólo así, muriendo allí,
    que nuestra paz compraste.
  3. Tú levantado al cielo estás,
    y no hay quien nos condene.
    Salvada está tu Iglesia ya
    y paz perfecta tiene.
    En majestad sentado estás,
    Cabeza de tu Iglesia.
    Digno eres, sí, que dente allí
    loor y gloria eterna.
  4. Pues alabámoste, Señor,
    por lo que Tú nos eres,
    y hasta que veámoste
    rogamos que nos guardes.
    Ven pronto para conducir
    tu Iglesia de este suelo,
    para ocupar su eterno hogar
    contigo allí en el cielo.
266Hebreos 9.11 al 14, 6.18; Lucas 11.22; 1 Corintios 9.25
  1. Ni sangre hay, ni altar;
    cesó la ofrenda ya;
    no sube llama ni humo hoy,
    ni más cordero habrá.
    Mas por el sacrificio de la cruz,
    nos quita la maldad la sangre de Jesús.
  2. Con gratitud, Señor,
    la sangre veo brotar
    que dio la paz al pecador,
    triunfando en su lugar.
    Gran triunfo sobre el reino de Satán:
    ni queda un enemigo, ni otra lucha habrá.
  3. Con gratitud, Señor,
    tu gracia acepto yo,
    que sobrepuja nuestro mal.
    Del Padre es este amor;
    amor del Hijo eterno que murió;
    y amor del Santo Espíritu, del Trino Dios.
  4. Con gratitud, Señor,
    acudo para tomar
    de la esperanza que nos das,
    cual ancla, firme está
    del velo adentro, donde el Precursor
    entró, y hoy vive por nosotros ante Dios.
  5. Con gratitud, Señor,
    corona espero yo.
    De vida y gloria ceñirás
    a cada vencedor.
    Ningún laurel marchito el Juez dará,
    mas como el trono eterno de Jehová será.
2671 Juan 4.10,19; Juan 14.19; Colosenses 2.15
  1. No fue por nuestro amor a Ti
    del Hijo tuyo el don;
    de amor la fuente hela aquí:
    tu corazón.
  2. Señor Jesús, qué grande amor
    te trajo y nos ganó,
    que soportando así el dolor,
    la cruz sufrió.
  3. Cuando en Calvario Dios a Ti,
    su hijo, abandonó,
    fue por la muerte tuya así
    que nos salvó.
  4. Es consumado todo ya,
    el velo se rompió.
    Venciste, y tu pueblo acá
    contigo entró.
  5. Las dudas cesan, oh Señor,
    al verte vivo allí,
    resucitado y vencedor.
    Hay paz por Ti.
  6. Hoy ante el trono, oh Salvador,
    queremos adorar,
    rendirnos a tu grande amor
    y gracias dar.
2681 Corintios 11.28; Isaías 53.5
  1. Obediente a tu mandato,
    participa hoy tu grey
    de tu cena, y con gozo
    acercámonos con fe.
    Lo que hiciste en el Calvario
    por el pobre pecador,
    anunciamos en tu nombre,
    recordando tu amor.
  2. Recordando tus angustias,
    oh divino Redentor,
    y la copa de amargura
    que por todo pecador
    en el Gólgota apuraste,
    soportando tu dolor.
    Te loamos y adoramos,
    oh bendito Salvador.
  3. Gracias, oh Jesús, te damos,
    en tu santa comunión;
    en tu gracia disfrutamos
    tu clemencia, tu favor.
    Tuya fue la cruz, mas nuestra
    es la dicha, es el bien.
    ¡Que la gloria toda sea
    tuya para siempre! Amén.
269Efesios 2.13; Mateo 3.17; Filipenses 1.11
  1. Oh Dios de grande amor,
    gozamos de tu luz,
    y disfrutamos tu favor
    por medio de Jesús.
    Oh Dios de gracia y de bondad,
    gozamos ya de tu amistad.
  2. En Cristo tu placer
    completo se encontró,
    pudiendo por su cruz saber
    que la obra consumó,
    y nos podemos hoy gloriar
    en quien nos vino a rescatar.
  3. Eterna es nuestra paz,
    Señor Jesús, por Ti;
    tu bendición y tu solaz
    gozamos desde aquí.
    Sólo eres nuestra salvación;
    Tú llenas nuestro corazón.
270 Cantares 2.4l Efesios 3.19,21
  1. ¡Oh! ¿quién jamás
    pudo expresar tu amor,
    o sondear la hondura, oh Salvador,
    del manantial en el Divino Ser,
    o la extensión, o grande altura ver,
    de tal amor?
  2. ¿Quién pudo amor tan vasto conocer?
    El cielo no lo pudo contener,
    mas hasta nuestro mundo rebosó,
    pues al morir en cruz Jesús mostró
    de Dios amor.
  3. ¿Quién pudo cabalmente dar loor
    al Dios Omnipotente y Salvador,
    que fuese digno de tan grande amor?
    El culto que rendimos al Señor,
    ¡cuán débil es!
  4. Mas tu condescendiente caridad
    nos muestra que la gran benignidad
    que abrigas en tu tierno corazón
    sabrá la voz de nuestra adoración
    avalorar.
  5. Mas cuando en pura luz tu Iglesia ve
    su Amado faz a faz (ya no por fe),
    entonces, en sus himnos de loor,
    el culto digno de tan grande amor
    resonará.
271Lucas 2.14; Juan 1.14; 2 Timoteo 1.10
  1. Oíd un son en la alta esfera:
    «En los cielos gloria a Dios;
    al mortal paz en la tierra»,
    canta la celeste voz.
    Con los cielos alabemos
    al eterno Rey; cantemos
    a Jesús, a nuestro bien,
    con el coro de Belén.
    Canta la celeste voz:
    «¡En los cielos gloria a Dios!»
  2. El Señor de los señores,
    el Ungido celestial,
    a salvar los pecadores
    vino al mundo terrenal.
    Loor al Verbo encarnado,
    en humanidad velado;
    gloria al Santo de Israel,
    cuyo nombre es Emanuel.
    Canta la celeste voz:
    «¡En los cielos gloria a Dios!»
  3. Príncipe de paz eterna,
    ¡gloria sea a Ti, Jesús!
    De tu heredad paterna
    nos trajiste vida y luz.
    Has tu majestad dejado,
    y buscarnos te has dignado;
    para darnos el vivir,
    a la muerte osaste ir.
    Canta la celeste voz:
    «¡En los cielos gloria a Dios!»
2721 Pedro 2.24; Isaías 53.6; Gálatas 2.20
  1. ¡Qué carga inmensa, oh Señor,
    fue impuesta sobre Ti!
    Tú padeciste por amor
    el mal que merecí,
    cuando en la cruz, Señor Jesús,
    moriste en vez de mí.
  2. Cáliz de muerte y maldición
    henchido para mí,
    tomaste Tú con sumisión,
    bebiéndolo por mí,
    y su amargor volvió tu amor
    en bendición por mí.
  3. Su santa vara Dios blandió,
    hiriéndote a Ti;
    Dios mismo te desamparó,
    para ampararme a mí.
    Tu sangre, en don de expiación,
    vertiste Tú por mí.
  4. De Dios la cólera estalló,
    cayendo sobre Ti;
    el rostro Dios de Ti apartó,
    para aceptarme a mí.
    Por tu dolor, Jesús Señor,
    no hay ira para mí.
  5. Por mí, Señor, moriste Tú;
    por tanto en Ti morí.
    Tú vivo estás y vivo yo;
    no hay muerte para mí.
    Y por tu honor ¡oh Salvador!
    hay gloria para mí.
273Romanos 8.34; Salmo 122.7; Isaías 26.1
  1. ¡Qué segura está la Iglesia!
    protegida de Jehová,
    Dios su muro de defensa,
    Dios morando siempre en ella.
    ¿Quién la puede condenar?
    coro
    • ¿Quién nos puede condenar,
      si Jehová por nosotros está?
      ¿Quién nos puede condenar,
      si Jehová por nosotros está?
  2. ¡Qué feliz está la Iglesia,
    y qué rica en el Señor!
    Él la ampara en su flaqueza,
    la enriquece en su pobreza,
    el tesoro de su amor.
  3. Dios socorro da a su Iglesia
    en los días de aflicción.
    La consuela en su tristeza
    con la luz de su presencia;
    todo cambia en bendición.
274Mateo 27.51; Hebreos 6.19, 9.3, 10.20
  1. «Rasgose el velo». Ya no más
    distancia mediará.
    Al trono mismo de su Dios
    el alma llegará.
  2. «Rasgose el velo». ¡Sombras id!
    La luz resplandeció;
    la cara misma de su Dios
    Jesús ya reveló.
  3. «Rasgose el velo». Hecha está
    eterna redención.
    El alma pura y limpia ya
    no teme perdición.
  4. «Rasgose el velo». Dios abrió
    los brazos de su amor.
    Entrar podemos donde entró
    Jesús, el Salvador.
  5. El Salvador sentado está
    en alta majestad,
    purgados los pecados ya
    según la santidad.
  6. Entremos, pues. ¡Oh! adorad
    al Dios de amor y luz.
    Las preces y las gracias dad
    en nombre de Jesús.
275EscucharJuan 19.17; Isaías 53.5, 12; Hebreos 12.2
  1. Rechazado por todos Jesús salió,
    llevando su cruz,
    y a la cumbre del Gólgota Él subió,
    llevando su cruz.
    Cual oveja delante del trasquilador,
    en silencio estuvo por mí el Señor,
    llevando su cruz.
    coro
    • ¡Oh, qué maravilla!
      ¿Puede ser que Él por mí la llevó?
      ¡Oh, qué maravilla!
      Sí, por mí la cruz llevó.
  2. Aunque supo Él bien que tendría dolor
    llevando su cruz,
    el castigo llevó con un santo ardor,
    llevando su cruz.
    Pues la cruz tan pesada no se igualó
    al pecado y al juicio que allí cargó,
    llevando su cruz.
  3. No habrían podido tomarle allí,
    llevando su cruz;
    mas su voluntad era morir así,
    llevando su cruz.
    Él puso la vida, y volviola a tomar,
    y el gozo propuesto pudo estimar,
    llevando su cruz.
  4. Toda carga se fue que tomó aquel día,
    llevando su cruz,
    y jamás volverá por la misma vía,
    llevando su cruz.
    Al verle en la gloria del porvenir
    las gracias daré que salió a morir,
    llevando su cruz.
276Romanos 4.25; Juan 12.32; 1 Corintios 11.26
  1. Recordámoste, Señor,
    en tu muerte de dolor
    por salvar al pecador,
    y te adoramos.
  2. En tu cruz, oh Salvador,
    vasto amor se nos mostró
    cuando Dios te abandonó,
    y te adoramos.
  3. Levantado ahora estás
    para no morir jamás.
    En tu amor nos guardarás,
    y te adoramos.
  4. Pronto, completada ya,
    tu Iglesia subirá
    y contigo gozará
    de eterna gloria.
  5. Hasta entonces, oh Señor,
    de tu mesa alrededor,
    de los símbolos de amor
    participaremos.
277Mateo 18.20; Lucas 22.19,20; Juan 20.26
  1. Reunidos cual hermanos
    en memoria del Señor
    comunión ya disfrutamos,
    rodeando al Salvador.
  2. Recordámosle en su muerte
    y la sangre que vertió.
    Celebramos hoy la cena
    que Jesús instituyó.
  3. Disfrutamos su presencia,
    alabamos al Señor.
    Ya no muertos, mas en vida,
    nos gozamos en su amor.
278Juan 1.1, 17.4; Mateo 27.54
  1. Salvador, en Ti confío
    y te adoro en santidad;
    te presento el culto mío
    ante el trono de verdad.
    Me uno con tu Iglesia aquí
    para dar loor a Ti.
  2. Te alabamos porque Tú eres
    Hijo del eterno Dios;
    igualdad con Él posees,
    santo, justo Salvador.
    Insondable es tu saber;
    sin igual es tu poder.
  3. Oh Señor, te contemplamos
    al salir del cielo allá;
    en el mundo te miramos
    siempre activo en tu bondad.
    Toda perfección se ve
    en tu humilde andar de fe.
  4. Cuando al fin en cruz te vemos
    en tu pena y amargor,
    entenderlo no podemos;
    ¡qué infinito es este amor!
    Oh Señor, henos aquí;
    nos postramos ante Ti.
279Isaías 6.3; Apocalipsis 4.8
  1. ¡Santo, santo, santo!
    Señor omnipotente,
    siempre el labio mío loores te dará.
    ¡Santo, santo, santo! Te adoro reverente,
    Dios en tres personas, bendita Trinidad.
  2. ¡Santo, santo, santo!
    En numeroso coro
    santos escogidos te adoran sin cesar,
    de alegría llenos, y sus coronas de oro
    rinden ante el trono y el cristalino mar.
  3. ¡Santo, santo, santo! La inmensa
    muchedumbre
    de ángeles que cumplen
    tu santa voluntad
    ante Ti se postra, bañada de tu lumbre;
    ante Ti que has sido, que eres y serás.
  4. ¡Santo, santo, santo! Por más
    que estés velado,
    e imposible sea tu gloria contemplar,
    santo Tú eres solo, y nadie hay a tu lado,
    en poder perfecto, pureza y caridad.
  5. ¡Santo, santo, santo!
    La gloria de tu nombre
    vemos en tus obras en cielo, tierra y mar.
    ¡Santo, santo, santo!
    Te adorará todo hombre;
    Dios en tres personas, bendita Trinidad.
280Salmo 42.7; Jonás 2; Marcos 15.34; Hebreos 10.12
  1. Señor, nos recordamos
    de tu pasión aquí,
    cual sustituto santo,
    sufriendo tu alma así.
    El cáliz de amargura,
    con plena sumisión,
    Tú mismo lo agotaste,
    Señor, ¡qué redención!
  2. Las olas vengadoras
    de cólera penal
    por sobre Ti pasaron
    con peso judicial;
    y tu alma sumergida
    probó la maldición
    debida a los perdidos,
    por nuestra salvación.
  3. Sabemos que tu muerte
    quitó la acusación
    en contra del pecado;
    ¡qué grande expiación!
    Mas, ¿cuál no fue el tormento
    que tu alma allá sufrió,
    cuando el divino rostro
    de Ti Dios apartó?
  4. Y, ¿quién dirá qué gozo
    el Padre en Ti sintió
    en ese mismo instante
    en que Dios te dejó?
    Mas a su diestra ahora
    sentado en gloria estás,
    do esperas el momento
    en que Tú volverás.
281Lucas 23.33; Hebreos 2.9; Marcos 16.6
  1. Señor, queremos acudir
    por fe al Calvario, y contemplar
    la muerte de Jesús, y así
    su amor sentir, y descansar.
    En su obra consumada allí
    tenemos hoy reposo y paz.
  2. Su espíritu angustiado fue
    desamparado de su Dios.
    Llevando nuestras culpas, Él
    gustó la muerte y maldición.
    Tú le ensalzaste, y puede ver
    el fruto de su redención.
  3. Nos alegramos en pensar
    que su agonía se acabó.
    La muerte ya no puede más;
    la tumba ya su presa dio.
    Está sentado en majestad,
    y coronado vencedor.
282Juan 1.14; Mateo 1.21; 1 Corintios 15.24
  1. Señor, Tú eres Hijo del Padre potente,
    aun antes del mundo creado existente.
    En Ti se reúnen las glorias celestes,
    loores te rinden del cielo las huestes.
  2. Jesús, Emanuel es tu nombre selecto;
    viniste a la tierra cual hombre perfecto.
    Moriste en la cruz, ¡oh misterio sublime!
    Tu muerte al humano perdido redime.
  3. Cristo, en la magnífica altura sentado,
    esperas el día glorioso, anhelado,
    en el que serate este mundo sujeto,
    y el plan de tu Padre hallarase completo.
283EscucharSantiago 2.7; Hechos 3.16, 4.12; Isaías 53.3
  1. Señor, tu nombre amamos,
    y en humildad venimos;
    la fortaleza y bendición
    por siempre te atribuimos.
    Cantamos tus loores
    con alma y voz unidas;
    pues Tú eres digno, y sólo Tú,
    de honor, poder y gloria.
  2. Señor, tu nombre amamos,
    de Dios su amor declara;
    cuando el mundo no existía aún,
    Tú al hombre vil amabas.
    Amor eterno el tuyo,
    que halló en nosotros gozo;
    vendiste todo por comprar
    el «especial tesoro».
  3. Señor, tu nombre amamos;
    del nacimiento habla,
    do principiose en humildad
    tu senda solitaria.
    Varón, Tú, de dolores,
    las penas te afligieron;
    bebiste el cáliz de amargor,
    de espinas te ciñeron.
  4. Señor, tu nombre amamos:
    Cordero designado,
    sin mancha alguna de maldad,
    la nuestra Tú has llevado.
    Cumplida la gran obra,
    y tuya la victoria,
    vestido y coronado estás
    con majestad y gloria.
284Mateo 26.26 al 28; Hebreos 10.20; Juan 14.11
  1. Señor, Tú nos invitas
    tu cena a celebrar,
    dejando nuestras cuitas,
    tu amor a disfrutar.
  2. Tomando nuestra suerte,
    tornaste, oh Salvador,
    emblemas de tu muerte
    en festival de amor.
  3. Tu cuerpo lacerado
    nos trajo salvación;
    el pan Tú nos has dado
    por santa comunión.
  4. La copa de amargura
    bebiste Tú, oh Jesús;
    mas cáliz de dulzura
    nos diste por tu cruz.
  5. Ya tu obra consumada
    en su totalidad
    abrionos una entrada
    a tu felicidad.
  6. No solamente vemos
    tus hechos, oh Señor;
    ahora conocemos
    tu corazón de amor.
  7. Y el Padre —conocido
    en Ti, su rico don—
    se siente complacido
    de nuestra adoración.
285Gálatas 3.13; Colosenses 2.14; Salmo 69.4
  1. Somos por Jesús salvados
    y gozamos de la luz,
    de la maldición librados,
    rescatados por la cruz,
    por el indecible amor
    de Jesús, el Salvador.
  2. Sorprendente es contemplarle
    en la cruz, do se entregó
    a cargarse del pecado,
    por lo cual Dios le dejó.
    Y hecho por nos maldición,
    tuvo roto el corazón.
  3. Satisfizo Él la demanda
    que Dios en la Ley dictó,
    cuando diose por ofrenda
    y con sangre nos compró.
    Todo ha consumado ya,
    y Dios satisfecho está.
  4. Alabanzas tributemos
    al que tal amor mostró;
    alabanzas siempre demos
    al que tanto se humilló.
    Al eterno Salvador,
    demos sempiterno loor.
2861 Pedro 2.9; 1 Corintios 1.9, 6.11
  1. Todos juntos levantemos
    gracias al buen Salvador;
    siempre es grande su paciencia,
    y eternal su dulce amor.
    ¡Aleluya, aleluya,
    proclamemos su loor!
  2. El divino Rey eterno
    nos rodea con favor;
    santifica a los creyentes
    y perdona al pecador.
    ¡Aleluya, aleluya,
    proclamemos su loor!
  3. Que tengamos, pues, confianza,
    fiel es nuestro Salvador,
    y en el cielo reunidos
    cantaremos su loor.
    ¡Aleluya, aleluya,
    cantaremos su loor!
287Hebreos 2.14; Apocalipsis 19.12
  1. ¡Triunfo, triunfo! Cantemos la gloria
    del Rey poderoso, por cuya victoria
    quedó abolido el poder de la muerte.
    El fuerte vencido por uno más fuerte;
    Jesús vencedor, y vencido Satán.
  2. El Crucificado, por Dios coronado,
    Señor glorioso será proclamado.
    Daranle honores, dominio y grandeza
    los siglos futuros, eterna realeza
    de que Él es digno y muy pronto tendrá.
  3. Su frente celeste ciñendo corona,
    los hombres honrando su santa persona,
    el cetro terrestre en breve empuñando,
    en paz le veremos cual rey dominando
    en cielos y tierra el reino de Dios.
288Salmo 2; Apocalipsis 17.14, 19.16
  1. ¡Ved a Cristo, ser de gloria!
    es del mundo el vencedor.
    De la guerra vuelve invicto;
    todos deben darle loor.
    coro
    • Coronadle, coronadle,
      coronadle Rey de reyes.
      Homenaje tributadle,
      tributad al Salvador.
  2. Pecadores se burlaron,
    despreciando al Salvador,
    mas los santos redimidos
    hoy proclámanle Señor.
  3. Exaltadle, exaltadle;
    ricos triunfos trae Jesús,
    en los cielos entronado
    en la refulgente luz.
  4. Escuchad las alabanzas
    que se elevan hacia aquel
    que por nos fue inmolado.
    Dad honores a Emanuel.
289Marcos 15.34; Juan 19.30; Gálatas 6.14
  1. Ved al divino Salvador
    en la cruz, en la cruz,
    morir en vez del pecador
    en la cruz, en la cruz.
    Gimiendo triste clama así:
    «Eloi, ¿lama sabactaní?»
    ¡Oh ved cuál agoniza allí,
    en la cruz, en la cruz!
  2. La gran batalla peleó
    en la cruz, en la cruz.
    Victoria plena consiguió
    en la cruz, en la cruz.
    Del hondo abismo libre ya,
    Él dice: «Consumado está»,
    y al Padre Dios su vida da
    en la cruz, en la cruz.
  3. La triste historia cantaré
    de la cruz, de la cruz.
    Tan sólo me gloriaré
    en la cruz, en la cruz.
    Perdón y paz poseo yo,
    allí do Cristo padeció;
    do Él por mí la vida dio
    en la cruz, en la cruz.
290 Apocalipsis 1.5; Efesios 1.3; Salmo 51.7
  1. Venid, cantad de gozo en plenitud,
    y dad loor a quien su sangre dio,
    y luego en ella nos lavó,
    de nuestra lepra nos limpió,
    y nos libró de nuestra esclavitud.
    coro
    • Él nos libró de culpabilidad,
      y nos limpió para la eternidad.
      De toda bendición celeste nos colmó;
      ¡precioso Salvador, el que por nos murió!
  2. Oh Dios de amor, que viniste a sufrir,
    llevando así toda la maldición,
    y en vez de eterna perdición
    nos proporcionas salvación,
    que sin Ti nadie puede conseguir.
  3. Honor y gloria en todo su esplendor
    serán el fin del que sigue a Jesús,
    tomando por su amor la cruz
    y guiado siempre por su luz,
    constante sigue en pos de su Señor.
291Apocalipsis 5.9,11, 7.9
  1. Venid con cánticos, venid,
    del trono alrededor,
    con ángeles loor rendid
    a Cristo, Salvador.
    Con ángeles loor rendid
    a Cristo, Salvador.
  2. De nuestras gracias digno es Él,
    quien en la cruz bebió
    la copa de amarga hiel
    que vida al hombre dio;
    la copa de amarga hiel
    que vida al hombre dio.
  3. Cantad mortales por doquier,
    cantadle con ardor.
    Él siempre es digno de poder,
    riquezas y loor.
    Él siempre es digno de poder,
    riquezas y loor.
  4. Con gozo, pues, alzad la voz,
    alegre voz alzad;
    y con los ángeles de Dios
    a Cristo celebrad,
    y con los ángeles de Dios
    a Cristo celebrad.
2921 Pedro 1.19; Hebreos 4.15; Juan 17.24
  1. Venid, hermanos, celebrad
    las glorias y la dignidad
    de Cristo, el Salvador.
    Pues Él en todo es sin igual
    y, con el coro celestial,
    debemos darle loor.
  2. ¡Qué sangre más preciosa dio,
    cuando Él del juicio rescató
    al pobre pecador!
    Y ¡oh, qué grande perfección
    los cubre a los que salvos son
    por Él en su favor!
  3. Y cuando débiles están,
    socorro en Él encontrarán;
    pontífice es Él.
    Y, si el creyente peca, ya
    Jesús por Él abogará,
    cual abogado fiel.
  4. Veremos pronto al Salvador,
    pues volverá con mucho ardor
    su Iglesia a transportar.
    Entonces por la eternidad
    celebraremos su bondad,
    con gozo sin cesar.
293Apocalipsis 5.9,11, 7.9
  1. Venid, nuestras voces alegres unamos
    al coro celeste del trono en redor.
    Sus voces se cuentan por miles y miles,
    mas todos se inflaman en un mismo amor.
  2. «Es digno el Cordero que ha muerto», proclaman,
    «de estar exaltado en los cielos así».
    «Es digno el Cordero», decimos nosotros,
    «pues Él por nosotros su vida dio aquí».
  3. A Ti que eres digno, se dan en los cielos
    poderes divinos y gloria y honor;
    y más bendiciones que darte podemos,
    por siempre a tu trono se eleven, Señor.
  4. ¡El nombre sagrado del Dios
    de los cielos
    a una bendiga la gran creación!
    ¡Y lleve al Cordero, sentado en el trono,
    el dulce tributo de su adoración!
294Juan 19.30; Salmo 22.1,31
  1. Voz de amor y de clemencia
    en el Gólgota sonó,
    y al oírla, con violencia
    el Calvario retembló.
    «Consumado es, consumado es,
    consumado es»,
    fue la voz que Cristo dio.
  2. Voz de escarnio y de ironía
    vil pronuncia el hombre audaz,
    mientras Cristo en su agonía
    hace al sol nublar su faz.
    «Consumado es, consumado es,
    consumado es»,
    fue la voz del Dios veraz.
  3. Entre angustias y dolores,
    sin amparo se encontró
    el Señor de los señores,
    el que al débil amparó.
    «Consumado es, consumado es,
    consumado es»,
    y su espíritu entregó.
  4. Ya el infierno está vencido
    y la muerte es sin horror
    para el hombre redimido
    que confía en su Señor.
    «Consumado es, consumado es,
    consumado es»,
    el rescate de amor.
295Lucas 24.5,51; Hebreos 7.25
  1. Ya pasó la noche triste,
    noche de dolor,
    cuando en cruz cruel sufriste,
    oh Señor.
  2. Por los hombres inmolado
    nunca más serás,
    ni por Dios desamparado
    te verás.
  3. Ni la tumba dominante
    te tendrá jamás.
    De la muerte triunfante
    ya Tú estás.
  4. En la gloria levantado,
    puedes hoy salvar
    por tu obra consumada,
    y guardar.
  5. Ya tu Iglesia redimida
    goza de tu amor,
    mas desea tu venida
    con fervor.
  6. Porque entonces la riqueza
    toda se verá,
    que la cruz con su tristeza
    te dará.
2961 Juan 1.5, 4.8; Lucas 22.19,20
  1. Yo quisiera, oh Salvador,
    comprender tu gran amor;
    cerca de tu cruz morar,
    tu agonía contemplar.
  2. Veo yo que «Dios es luz»
    en la muerte de Jesús;
    y veo en su gran dolor
    que también «Dios es amor».
  3. Participo ya del pan,
    y mis ojos mirarán
    a Jesús que en cruz murió
    por mí, indigno pecador.
  4. En la copa yo veré
    la figura, por la fe,
    de la sangre de Jesús,
    derramada allí en la cruz.
  5. Humillado quedaré
    al mirar la cruz por fe.
    ¡Oh cuán vil he sido yo,
    pues por mí Jesús sufrió!
297Josué 24.17; Hechos 15.3; 3 Juan 8
  1. Con gran gozo y gran placer
    nos volvemos hoy a ver;
    nuestras manos otra vez
    estrechamos.
    Se contenta el corazón,
    ensanchándose de amor.
    Todos a una voz a Dios
    gracias damos.
    coro
    • ¡Bienvenido! ¡Bienvenido!
      Los hermanos de aquí
      nos gozamos en decir:
      ¡Bienvenido! ¡Bienvenido!
      Al volvernos a reunir,
      ¡bienvenido!
  2. Hasta aquí Dios te ayudó,
    ni un momento te dejó,
    y a nosotros te volvió:
    ¡Bienvenido!
    El Señor te acompañó,
    su presencia te amparó,
    del peligro te guardó:
    ¡Bienvenido!
  3. Dios nos guarde en este amor,
    para que de corazón,
    consagrados al Señor,
    le alabemos.
    En la eterna reunión,
    do no habrá separación,
    nuestra eterna adoración
    le daremos.
298Escuchar Juan 10.15,16, 17.11; 1 Pedro 1.5
  1. Dios os guarde con su gran poder,
    protegidos y abrigados,
    recibiendo sus cuidados;
    Dios os guarde con su gran poder.
    coro
    • En fraterno amor nos veremos
      a los pies de nuestro Salvador,
      para nunca más separarnos,
      un redil con nuestro buen Pastor.
  2. Dios os guarde por su tierno amor,
    y bebiendo de sus fuentes,
    aunque del hogar ausentes;
    Dios os guarde por su tierno amor.
  3. Dios os guarde del poder del mal,
    de pecados y de errores,
    de peligros y temores;
    Dios os guarde del poder del mal.
  4. Dios os guarde para su loor,
    para su presente gozo
    en servicio y en reposo;
    Dios os guarde para su loor.
299Salmo 39.4,5; Job 14.5; 2 Corintios 6.2
  1. Medita que has perdido
    por siempre un año más,
    un año de tu vida
    que nunca volverá.
    Sus horas han marchado,
    llevándose al volar
    las huellas del pecado
    que te han de condenar.
    coro
    • Veloz el año pasa;
      ¡quizás tu última ocasión!
      Sé salvo mientras dura
      el día de salvación.
  2. Medita que pasaron
    al mundo eternal
    mil seres que empezaron
    contigo el año actual.
    Son almas que abandonan
    la humana vanidad;
    son voces que pregonan
    cercana eternidad.
  3. Medita que el Maestro,
    brindando salvación,
    mil veces a la puerta
    llamó del corazón.
    Quizás la voz que hubiste
    así de rechazar,
    por vez postrera insiste,
    cansada de llamar.
300 Salmo 90.6; Lucas 13.7, 18.13; Job 7.6
  1. Un año acaba hoy,
    un año más voló,
    durante el cual el Salvador
    me hablaba al corazón.
    coro
    • Dios sé propicio a mí,
      yo soy un pecador.
      Confieso mi pecado a Ti,
      confiado en Cristo estoy.
  2. No sé si yo tendré
    un año más aquí,
    mas sé bien que la eternidad
    no tardará en venir.
  3. El día de ayer se fue;
    mañana no llegó.
    Mañana acaso muerto esté,
    ¿qué haré del día de hoy?
  4. Mi vida escrita está
    delante del gran Juez;
    si mira Dios la iniquidad,
    perdido yo seré.
  5. Iré con fe al Señor;
    sé que por mí murió;
    sé que en su sangre hay valor,
    y que oye mi oración.
301Efesios 5.18,25; 2 Corintios 13.14
  1. ¡Oh nuestro Padre! ahora
    venimos a pedir
    bendigas a los novios
    que acábanse de unir.
    Corónalos, ¡oh Padre!
    con celestial favor;
    haz Tú que estén constantes
    y fieles en amor.
  2. Y Tú, Señor amante,
    que sufriste en la cruz,
    que así tu amada Iglesia
    gozara eterna luz.
    Ayúdalos, rogamos,
    a preparar su hogar
    como Betania sea,
    do Tú podrás morar.
  3. Espíritu divino,
    Tú, fiel Consolador,
    en pruebas de la vida,
    en goces o aflicción,
    que tengan tu potencia
    en toda plenitud,
    y en santidad de vida
    demuestren tu virtud.
  4. ¡Oh trino Dios eterno!
    escucha esta oración,
    y en vuestro amor tan tierno
    danos contestación.
    Haz Tú que sea vista
    en su felicidad
    de Cristo y de su Iglesia
    la eterna unidad.
302Génesis 2.22; Marcos 10.8; Efesios 5.25,33
  1. ¡Oh Padre Dios! te adoramos;
    de corazón te alabamos,
    porque en tu grande compasión
    has dado grata bendición
    a dos hermanos hoy.
  2. A Ti tus hijos gracias dan
    que, como hiciste con Adán,
    esposa has aparejado,
    que hoy con gozo puedes dar
    tu hijo a acompañar.
  3. Y mientras en el mundo estén
    haz Tú que mutuamente den
    las tiernas pruebas de su amor,
    como a su Iglesia el Salvador
    continuamente da.
  4. ¡Oh! hazlos siempre procurar
    tu dulce comunión gozar,
    siguiendo su obra terrenal,
    hasta que en el eterno hogar
    con Cristo vivirán.
303Juan 2.7; 1 Pedro 3.7
  1. Señor, con reverencia aquí
    venimos a rogar
    que tu más rica bendición
    descienda a reposar
    sobre los dos que hoy ante Ti
    se unen en santo amor;
    para que juntos sírvante
    con gracia y con fervor.
  2. Coherederos son en Ti,
    unidos en amor.
    Dales tu comunión, Señor,
    en ese nuevo hogar.
    Sé Tú su amparo y su sostén;
    sé su consolador,
    su consejero y proveedor;
    sé su continuo bien.
  3. Concédeles el gozo que
    disipará el pesar,
    que en momento de aflicción
    ellos han de encontrar
    la dulce paz, el gran solaz,
    que has prometido dar
    al corazón que en oración
    la sabe aprovechar.
  4. Los presentamos ante Ti;
    dales tu bendición;
    tu amor, tu gracia, gozo y paz
    derrama en profusión.
    Dales paciencia, fe, piedad;
    cólmalos de tu bien,
    hasta que por la eternidad
    en tu mansión estén.
3041 Corintios 15.55; Filipenses 1.23; Oseas 13.14
  1. Durmiendo en calma en el Señor,
    reposa el santo sin dolor.
    En este sueño al despertar
    y hallarse en su deseado hogar.
  2. Durmiendo en Él, la tempestad
    se cambia en gran serenidad.
    En tal bonanza, el viento y mar
    cesan con furia de bramar.
  3. Durmiendo en Él, no queda allí
    señal de haber luchado aquí.
    ¡No más maldad, no más dolor!
    Cesó la pena y su amargor.
  4. Durmiendo en Él, en santa paz,
    ya nuestro hermano ve su faz;
    viviendo en refulgente luz,
    en compañía de Jesús.
  5. Durmiendo en Él, hasta sonar
    la hora en que vendrá a buscar
    sus santos, para al cielo ir
    y en uno a todos reunir.
  6. Ya vive en Ti, oh Salvador.
    Gracias te damos y loor,
    porque tu muerte anonadó
    la muerte, y su aguijón quitó.
305Daniel 12.2; Apocalipsis 7.17
  1. Oye lo que la voz celeste dice
    de los que en paz con el Señor murieron;
    su nombre exhala aromas y perfumes,
    blando es su lecho, y muy feliz su sueño.
  2. Murieron en Jesús y son benditos,
    su espíritu disfruta ya del cielo,
    y de las asechanzas de este mundo
    muy victoriosos ellos ya salieron.
  3. Purificados de terrena mancha,
    Dios los acoge en su benigno seno,
    y en aquel buen lugar de santa gloria
    gozan felices galardón eterno.
3061 Tesalonicenses 4.16; Hechos 8.2; Apocalipsis 4.1
  1. ¿Por qué lamentamos si marcha el hermano?
    ¿Por qué ante su tumba temblamos de horror,
    si todos creemos que vive su alma,
    y Cristo la estrecha en sus brazos de amor?
  2. ¿No estamos nosotros viajando hacia arriba
    también, y siguiendo del tiempo el volar?
    Jamás anhelemos retraso en las horas
    que al Dios bondadoso nos han de acercar.
  3. Medrosos temblamos, llevando a la tumba
    el cuerpo que yerto dejamos allí.
    Mas hoy recordamos que Cristo, muriendo,
    el triunfo ganó por nosotros aquí.
  4. De todos los suyos bendijo el sepulcro,
    y el lecho de todos su gracia ablandó.
    Los cuerpos que mueren, ¿do harán su descanso,
    si no donde el mismo Jesús descansó?
  5. De allí levantose, subiendo a los cielos,
    y al hombre el camino dignose enseñar.
    También al Señor subirán nuestros cuerpos
    el día tremendo del gran despertar.
  6. Resuene del ángel la aguda trompeta:
    «Hermanos, el sueño letal sacudid.
    Alzaos creyentes que estáis bajo tierra
    ¡oh justos benditos, al cielo subid!»
307Salmo 69.1,29; Gálatas 2.20; Romanos 6.1
  1. En las aguas de la muerte
    sumergido fue Jesús;
    mas su amor no fue apagado
    por sus penas en la cruz.
    Levantose de la tumba,
    las cadenas sacudió;
    y triunfante y victorioso
    a los cielos Él subió;
    y triunfante y victorioso
    a los cielos Él subió.

    coro
    • Salvo soy, salvo soy;
      en las aguas del bautismo
      hoy confieso yo mi fe.
      Salvo soy, salvo soy,
      y deseo consagrarme
      al Señor que me salvó.
  2. En las aguas del bautismo
    hoy confieso yo mi fe;
    Jesucristo me ha salvado
    y por Cristo viviré.
    Desde hoy yo para el mundo
    y el pecado muerto estoy;
    y deseo consagrarme
    al Señor, que me salvó;
    y deseo consagrarme
    al Señor, que me salvó.
  3. Yo, que estoy crucificado,
    ¿cómo más podré pecar?
    Yo, que estoy resucitado,
    otra vida he de llevar.
    Pues, no reine ya en nosotros
    el pecado engañador;
    presentemos nuestros cuerpos
    a servir a nuestro Dios;
    presentemos nuestros cuerpos
    a servir a nuestro Dios.
308Hechos 2.41; Romanos 6.4; 1 Pedro 3.21
  1. Yo quiero obedecerte,
    Jesús, mi Salvador,
    y en agua bautizarme
    según tu ley, Señor.
    coro
    • Señor, que Tú me ayudes
      tu nombre a ensalzar,
      y en novedad de vida
      continuamente andar.
  2. Así la fe demuestro
    que sólo está en Jesús:
    que yo con Él he muerto
    al mundo por su cruz.
  3. Al mundo yo renuncio,
    sus pompas vanas son;
    ahora al cielo aspiro
    de todo corazón.
  4. En novedad de vida
    contigo yo andaré,
    mi Salvador y Guía,
    mi Redentor y Rey.
  5. Entonces en tu reino,
    vencido todo el mal,
    darame allí tu mano
    corona celestial.
309 Efesios 1.7,13, 2.1, 4.5; Gálatas 3.27
  1. Yo vivía en el pecado
    y doctrinas del error
    me guiaban, engañado,
    a una muerte de terror.
    coro
    • Soy salvado del abismo;
      con Jesús al cielo voy,
      y confieso por bautismo
      que del mundo ya no soy.
  2. Tuve el corazón muy triste
    por en vano paz buscar,
    pero a mí, Señor, dijiste:
    «Yo harete descansar» .
  3. Es la sangre que me salva
    y en tu paz me guardará;
    el Espíritu me sella
    y me santificará.
  4. Antes, muerto en el pecado,
    ya he muerto con Jesús;
    y del mundo separado
    yo me juzgo por la cruz.
  5. En el agua sumergido
    testimonio a todos doy:
    que yo en Cristo he creído,
    y por Él salvado soy.
310EscucharJeremías 24.7; Tito 2.11,12; Ezequiel 36.26; 2 Corintios 5.17
  1. A Jesucristo quiero llegarme,
    sé que la dicha en Él hallaré.
    Él es mi amigo, tierno y amante;
    dulce es su nombre, santa su ley.
    coro
    • Ven, oh niño, ven. Con Él feliz serás,
      nuevo corazón de Él recibirás.
      Cristo te aguarda, quiere tu bien;
      a Jesucristo, niño, ven.
  2. De Jesucristo, fuente de gracia,
    esta noticia grata te doy:
    Que ama a los niños, y los recibe;
    Él me ha llamado, y a Cristo voy.
  3. En Jesucristo todas mis culpas
    fueron cargadas, Él las llevó,
    y por su gracia me santifica,
    pues en mi alma la derramó.
  4. Con Jesucristo voy cada día;
    Él es mi apoyo, marcho por fe
    hacia su trono, y allá en la gloria
    con Jesucristo yo reinaré.
311Salmo 101.3, 25.21; Proverbios 14. 2
  1. Con estos ojitos que Dios me ha dado
    a Él tengo que mirar,
    y en el camino por Él enseñado
    ahora yo he de andar.
    Mis piecesitos a Él obedientes
    sus sendas han de guardar,
    y estos oídos a lo que es puro
    sólo deben escuchar.
  2. Con estas manitas, siempre sumisas,
    servir debo al Salvador.
    Con corazoncito buscar sus sonrisas,
    con boca cantar su amor.
    Y cuando al cielo por Dios sea llamado
    para ir al Señor Jesús,
    a mi cabecita por Él será dada
    corona de gloria y luz.
312Juan 13.15; Hebreos 12.2
  1. Cristo amante, buen Pastor,
    oye Tú mi petición;
    mírame en tu gran amor,
    dame hoy tu bendición.
  2. Cristo santo, veo en Ti
    el ejemplo para mí.
    Eres bueno, oh Salvador,
    puro es tu perfecto amor.
  3. Yo también quisiera ser
    lo que en Ti alcanzo ver.
    Dame nuevo corazón;
    reina en él, sé mi Señor.
  4. Cristo mío, en humildad
    a tus pies ahora estoy;
    en el reino celestial
    quiero yo contigo estar.
313 Marcos 9.42; 1 Pedro 2.21
  1. Cristo amó a los niños, tanto Él los amó
    que murió por ellos y así los salvó.
    coro
    • Yo soy débil niño,
      esto sé, esto sé,
      pero a Cristo amo,
      y me ama Él.
  2. Cristo me invita que le sirva acá,
    a seguir sus pasos Él me ayudará.
  3. Jesucristo amante, yo te ruego aquí
    que me ayudes siempre a vivir por Ti.
314EscucharMateo 14.21, 19.13 al 15; Juan 13.1
  1. Cristo me ama, me ama a mí;
    su palabra dice así.
    Niños pueden ir a Él,
    quien es nuestro amigo fiel.
    coro
    • Sí, Cristo me ama, sí, Cristo me ama,
      sí, Cristo me ama, la Biblia dice así.
  2. Cristo me ama, Él murió
    y la gloria nos abrió;
    mis pecados borrará,
    me dará la entrada allá.
  3. Cristo me ama; débil soy,
    pero a Él las gracias doy,
    que en el cielo vive ya,
    y del mal me librará.
  4. Cristo me ama, no se va;
    a mi lado siempre está.
    Cuando Él véngame a buscar,
    siempre con Él he de estar.
315Escuchar Mateo 5.16; Proverbios 4.18; Daniel 12.3
  1. Cristo quiere ver nuestra luz brillar
    en la claridad de su divino hogar;
    entre las tinieblas Él desea ver
    nuestra luz brillante resplandecer.
  2. Que la luz, primero, sea para Él;
    Dios conoce al niño que a su voz es fiel.
    Desde el alto cielo siente gran placer,
    viendo nuestras luces resplandecer.
  3. Los que para Dios brillan hoy acá,
    brillarán más claro en el cielo allá.
    Cristo grande gozo siempre ha de tener,
    viendo nuestras luces resplandecer.
316Escuchar Mateo 19.15; Proverbios 8.17; Isaías 40.11
  1. Cuando leo en la Biblia
    cómo llama Jesús
    y bendice a los niños con amor,
    yo también quisiera estar
    y con ellos descansar
    en los brazos de mi buen Salvador.
  2. Ver quisiera sus manos
    sobre mí reposar,
    cariñosos abrazos de Él sentir;
    sus miradas disfrutar,
    las palabras escuchar:
    «A los niños dejad a mí venir».
  3. Sin embargo, a su estrado
    en oración puedo ir
    y también de su amor participar.
    Pues si aquí buscarle sé,
    le veré y le escucharé
    en el reino que Él fue a preparar.
  4. ¡Cuántos hay que no saben
    de esa bella mansión,
    y que no quieren a Jesús oir!
    Yo quisiérales mostrar
    que para ellos hay lugar
    en el cielo do los convida a ir.
  5. ¡Cuánto anhelo aquel tiempo
    venturoso sin fin
    -el más grande, el más lúcido, el mejor-
    cuando de cualquier nación
    niños mil sin distinción
    a los brazos acudan del Señor!
317EscucharApocalipsis 5.11, 14.3, 15.3
  1. Del trono santo en derredor
    niñitos mil están;
    los rescatados del Señor,
    y allí las gracias dan. Cantan:
    coro
    • «¡Gloria, gloria,
      Aleluya al santo Dios!»
  2. Mas, ¿cómo al mundo superior,
    aquel celeste hogar
    en donde todo es paz y amor,
    pudieron ya llegar? Cantan:
  3. Porque el Señor su sangre dio
    en precio de expiación;
    con ella los purificó
    por grande compasión. Cantan:
  4. Buscaron ellos a Jesús,
    su nombre amando aquí,
    y ahora, ya en perfecta luz,
    su rostro ven allí. Cantan:
  5. Ropaje blanco de esplendor
    cada uno viste allí.
    Están allá con el Señor,
    eternamente así. Cantan:
318 Lucas 2.7 al 20; Mateo 2.2,5
  1. Desde los cielos el buen Salvador
    viene por mí, viene por mí.
    En un pesebre de pobre mesón,
    helo aquí, aquí.
    coro
    • ¡Qué grande amor! ¡Qué grande amor
      Cristo mostró por mí!
      ¡Qué grande amor! ¡Qué grande amor
      Cristo mostró por ti!
  2. Pregona el ángel mensaje de amor:
    «Vino la luz, vino perdón.
    Os ha nacido hoy un Salvador,
    Cristo Jesús, Jesús».
  3. Cantan los ángeles: «Al mundo paz.
    ¡Gloria a Dios! ¡Gloria a Dios!
    Paz en la tierra, y al hombre solaz.
    ¡Gloria a Dios, a Dios!»
  4. Vienen pastores, dejando su grey,
    hasta Belén, y al niño ven.
    Vuelven contentos y llenos de fe,
    hablan de Él, de Él.
  5. Vienen los magos en busca del Rey,
    al preguntar: «¿Dónde está?»
    Las Escrituras contestan su fe:
    «Allí en Belén está».
319EscucharProverbios 16.17; Marcos 10.15; Efesios 6.2
  1. El Señor recibe con agrado a los pequeños;
    del pecado y todo mal los vino a redimir.
    Dice, «De los tales es el reino de los cielos;
    no los impidáis, mas permitidlos acudir».
    coro
    • Jesucristo a los niños
      quiere recibir y ser su Salvador,
      y los niños convertidos
      pueden alegrarse siempre con su amor.
  2. Los pequeños pueden convertirse del pecado
    y entregarse a Cristo, quien los llama con amor.
    Pueden apartarse de las sendas de este mundo,
    para andar en las pisadas de su Salvador.
  3. A los hijos manda Dios que honren a sus padres
    para que les vaya bien y agraden al Señor;
    que no mientan, ni blasfemen de su santo nombre,
    que se acuerden en su juventud de su Creador.
320EscucharColosenses 3.16; 1 Juan 4.19
  1. Gozo la santa palabra leer,
    cosas preciosas allí puedo ver;
    y sobre todo que el gran Redentor
    es de los niños el tierno Pastor.
    coro
    • Con alegría yo cantaré
      al Redentor, tierno Pastor,
      que en el Calvario por mí murió.
      Sí, sí, por mí murió.
  2. Me ama Jesús, pues su vida entregó
    por mi perdón, y de niños habló:
    «Dejad a los niños que vengan a mí,
    para salvarlos mi sangre vertí».
  3. Si alguien pregúntame cómo lo sé,
    «Busca a Jesús, pecador», le diré.
    «Por su Palabra que tienes aquí
    puedes saber que Jesús te ama a ti».
321Escuchar Proverbios 18.24; Juan 14.2; Santiago 1.12; Lucas 7.34; 2 Timoteo 4.8; Apocalipsis 15.3
  1. Hay Amigo para niños,
    allá en el cielo está;
    amigo que no cambia,
    su amor no menguará.
    Amigos terrenales
    el tiempo cambiará,
    mas Él por siempre el mismo
    amigo fiel será.
  2. Hay la casa para niños,
    allá en el cielo está,
    do Cristo reina en gloria,
    y paz y gozo da.
    Y casa semejante
    jamás ha habido aquí,
    pues todos los niñitos
    felices son allí.
  3. Hay corona para niños,
    allá en el cielo está,
    y aquel que busca a Cristo
    muy pronto la tendrá.
    De gloria es la corona,
    de Cristo inmenso don
    a los que en Él confían
    de todo corazón.
  4. Hay un canto para niños,
    allá en el cielo está;
    por más que sea cantado,
    a nadie cansará.
    El tema es de Cristo
    que tanto los amó,
    que por querer salvarlos
    su sangre derramó.
  5. Hay descanso para niños,
    allá en el cielo está,
    y aquel que ama a Cristo
    allí descansará
    de todos sus dolores,
    tristezas y maldad,
    con otros niños salvos
    por la eternidad.
322Lucas 2.11,14, 4.18,19
  1. He aquí a todo pueblo
    nuevas de gran gozo doy,
    que en Belén, según promesa,
    es Jesús nacido hoy.
    Este es Cristo el Salvador:
    es Mesías, el Señor.
  2. Ya resuena el dulce canto
    de este mundo en ancha faz:
    «Gloria a Dios en las alturas,
    en la tierra dulce paz.
    A los hombres, proclamad,—
    Sea buena voluntad».
323Escuchar Malaquías 3.17; Mateo 13.45
  1. Jesucristo ha venido en busca de joyas;
    todo niño redimido su joya será.
    coro
    • Como estrellas que brillan
      son los niños que le aman,
      los tesoros que adornan
      su Rey y Señor.
  2. Tiene Cristo en su corona brillantes preseas;
    cada joya que le adorna con sangre compró.
  3. Él recoge los tesoros de niños amantes,
    y en su seno los corderos Jesús llevará.
  4. Tanto niños como niñas que acudan a Cristo
    son las joyas escogidas preciosas a Él.
  5. Con su sangre derramada Él compra las joyas.
    Ningún alma no lavada su reino verá.
324EscucharLucas 2.14; Génesis 24.58; Salmo 122.1; Apocalipsis 22.17
  1. La nave Evangelista
    marcha, marcha;
    la nave Evangelista
    marcha para Canaán.
    Los que embarcarse quieran,
    quieran, quieran,
    los que embarcarse quieran,
    bienvenidos, sí, serán.
    coro
    • ¡Gloria en las alturas!
      Los de abordo cantan dulcemente:
      «¡Gloria en las alturas
      a nuestro Capitán!»
  2. Desembarcaron miles,
    miles, miles;
    desembarcaron miles
    en buen puerto siglos ha.
    Y miles más navegan,
    hoy navegan,
    y miles más navegan
    por las mismas aguas ya.
  3. Con viento en popa vuelan,
    vuelan, vuelan.
    Con viento en popa vuelan
    hacia aquel florido hogar.
    Felices voces se oyen,
    se oyen, se oyen.
    Felices voces se oyen
    resonando por la mar.
  4. Embárcate conmigo,
    sí, conmigo,
    embárcate conmigo,
    tú, cansado de pecar.
    Descanso te prometo,
    te prometo.
    Descanso te prometo
    en aquel feliz lugar.
325Hebreos 12.28; Hechos 20.34,35
  1. Lindas las manitas son
    que obedecen a Jesús,
    lindos ojos son también
    los que están llenos de luz.
    coro
    • Lindas son las manos
      que obedecen al Señor,
      lindos también los ojos
      llenos de amor de Dios.
  2. Lo que puedes tú hacer
    Cristo te lo exigirá.
    Hazlo, pues, con gran placer.
    Hazlo y contento estarás.
  3. Las manitas hechas son
    para al Salvador servir;
    también nuestro corazón
    debe por Cristo latir.
  4. Y los labios para orar
    y alabar al Salvador.
    Los piecitos han de andar
    listos en obras de amor.
326 Job 12.7 al 10; Hechos 17.24; Salmo 19.1 al 4
  1. ¿Me puedes decir, piedrecita, piedrecita,
    me puedes decir, piedrecita junto al mar,
    el secreto de tu vida aquí?
    ¡Oh, cuéntamelo a mí!
    coro
    • Es el amor de Dios en los cielos, los cielos,
      el Dios que nos hizo, a mí y a ti.
      Y cada día yo alabo a Él,
      tranquila junto al mar.
  2. ¿Me puedes decir, florecilla, florecilla,
    me puedes decir, florecilla en mi jardín,
    el secreto de tu dulce olor?
    ¡Oh, dímelo a mí!
    coro
    • Es el amor de Dios en los cielos,
      el Dios que nos hizo, a mí y a ti.
      Y cada día respiro a Él,
      fragante en tu jardín.
  3. ¿Me puedes decir, pajarito, pajarito,
    me puedes decir, pajarito tan cantor,
    el secreto de tu canción feliz?
    ¡Quisiéralo saber!
    coro
    • Es el amor de Dios
      en los cielos, los cielos,
      el Dios que nos hizo, a mí y a ti.
      Y cada día yo alabo a Él,
      cantando su loor.
  4. ¿Me puedes decir tú también, oh niñito,
    me puedes decir, oh niñito, tú también,
    el secreto de tu felicidad?
    ¡Lo quiero yo saber!
    coro
    • Es el amor de Dios en los cielos,
      el Dios que nos hizo, a mí y a ti.
      Y cada día yo busco a Él,
      pues Él lo quiere así.

    coro final
    • Pues al amor de Dios en los cielos,
      al Dios que nos hizo, a mí y a ti,
      el loor de toda la creación
      por siempre se dará.
327EscucharEclesiastés 12.1; 2 Timoteo 3.15; Hebreos 3.13
  1. ¿No quieres ser cristiano en la niñez?
    ¿No quieres ser cristiano en la niñez?
    Tristísimo engaño
    que te traerá gran daño,
    es creer que en otro año
    lo serás.
  2. ¿No amarás a Cristo en la niñez?
    ¿No amarás a Cristo en la niñez?
    Los niños Él ha amado,
    y del cielo ha descendido,
    y la cruz por ti ha llevado
    en su amor.
  3. Elige tú el cielo en la niñez.
    Elige tú el cielo en la niñez,
    y Cristo, fiel amigo,
    te será un buen abrigo
    contra todo enemigo
    en la niñez.
  4. Oh, entonces sé cristiano en la niñez.
    Oh, entonces sé cristiano en la niñez.
    La cosa más segura
    es que sólo habrá tristura
    en la eternidad futura
    sin Jesús.
328Escuchar Jeremías 4.6, 50.2, 51.12,27; 1 Corintios 9.25
  1. ¡Oh jóvenes! venid, su brillante pabellón
    Cristo ha desplegado hoy en la nación.
    A todos en sus filas os quiere recibir,
    y con Él a la pelea os hará salir.
    Vamos a Jesús, compañeros, sin temor,
    vamos a la lid, inflamados de valor.
    Jóvenes luchemos todos contra el mal;
    en Jesús tenemos nuestro general.
  2. Las armas invencibles del jefe guiador
    son el evangelio de su gran amor.
    Con ellas revestidos y llenos de poder,
    compañeros, acudamos; vamos a vencer.
  3. Quien salga a la pelea,
    su voz escuchará;
    Cristo la victoria le concederá.
    Salgamos, compañeros; luchemos,
    sí, por Él;
    con Jesús conquistaremos
    inmortal laurel.
329EscucharJuan 6.38; Lucas 2.7; Juan 4.42
  1. ¿Quién del cielo descendió?
    Cristo el Salvador.
    ¿En pobreza quién nació?
    Cristo el Salvador.
    coro
    • Cantaremos la canción;
      ¡Oh cuán claro y dulce el son!
      Nos ofrece salvación
      Cristo el Salvador.
  2. ¿En madero quién murió?
    Cristo el Salvador.
    ¿Quién a mí me rescató?
    Cristo el Salvador.
  3. ¿Quién promete perdonar?
    Cristo el Salvador.
    ¿Por creer quién vida da?
    Cristo el Salvador.
  4. ¿Quién del cielo bajará?
    Cristo el Salvador.
    ¿Quién allá nos llevará?
    Cristo el Salvador.
330EscucharMateo 5.16; Filipenses 2.15
  1. Quiere Jesús que yo brille
    mientras que viva acá,
    y que le complazca siempre
    en clase, juego, hogar.
    coro
    • ¡Brillando! ¡brillando!
      Quiere Jesús que yo brille.
      ¡Brillando! ¡brillando!
      Yo brillaré para Él.
  2. Quiere Jesús que sea amable
    con cuantos llegue a ver,
    para que vean qué alegres
    sus niños pueden ser.
  3. Pediré a Cristo su ayuda,
    y limpio corazón;
    imitaré su dulzura,
    brillando para Él.
  4. Yo brillaré para Cristo;
    con su poder podré;
    día tras día le sirvo,
    y al fin al cielo iré.
331Isaías 66.1; Salmo 50.10, 147.4
  1. ¿Sabes cuánta clara estrella
    presta al cielo su fulgor?
    ¿Sabes cuánta nube bella
    va del mundo alrededor?
    Sólo Dios las ha contado
    y ninguna le ha faltado.
    Entre todas, ¿cuántas son?
    Entre todas, ¿cuántas son?
  2. ¿Sabes cuántos pajarillos
    jugueteando al sol están?
    ¿Sabes cuántos pececillos
    en el agua saltos dan?
    Dios a todos ha creado,
    de la vida el gozo ha dado
    para disfrutar su don,
    para disfrutar su don.
  3. ¿Sabes cuánto tierno niño
    con el sol despierta ya,
    amparado del cariño
    de su madre alegre está?
    Dios, que a todos ha otorgado
    su placer y buen agrado,
    te conoce y te ama a ti,
    te conoce y te ama a ti.
332EscucharMateo 11.25; Apocalipsis 19.8
  1. Si a Jesús acudo, me bendecirá,
    y de mi tristeza me consolará.
    coro
    • Si a Jesús acudo, me bendecirá,
      como a todo niño que a su lado va.
  2. Si a Jesús acudo, me dirá que sí,
    pues tomó mis culpas y murió por mí.
  3. Si a Jesús acudo, apoyado en Él,
    pronto he de ir al santo, célico vergel.
  4. Y con vestiduras blancas como luz,
    miraré la gloria del Señor Jesús.
333Escuchar Santiago 1.12; Salmo 19.14; Romanos 8.37
  1. Tentado, no cedas; ceder es pecar;
    más fácil serate luchando triunfar.
    ¡Valor! pues, gustoso domina tu mal;
    Jesús librar puede de asalto mortal.
    coro
    • A Jesús, pues, acude;
      en sus brazos tu alma
      hallará dulce calma.
      Él te hará vencedor.
  2. Evita el pecado, procura agradar
    a Dios, a quien debes
    por siempre ensalzar.
    No manche tus labios impúdica voz;
    tu corazón guarda de codicia atroz.
  3. Amante, benigno y enérgico sé;
    en Cristo ten siempre indómita fe;
    veraz sea tu dicho, de Dios es tu ser;
    corona te espera y vas a vencer.
334Juan 5.39; 2 Corintios 9.15; Mateo 24.35
  1. Ama la Biblia que Dios nos ha dado,
    pues nos enseña divina verdad.
    Cristo es su tema, el Hijo entregado
    para salvarnos de nuestra maldad.
    coro
    • Ama la Biblia, lee la Biblia,
      sigue a la Biblia, de Dios es el don.
  2. Lee la Biblia; sus bellas historias
    traen al alma salud celestial,
    llenen tu espíritu todas sus glorias,
    y gozarás de su luz eternal.
  3. Sigue a la Biblia, que puede guiarnos
    por los peligros que abundan aquí;
    y al fin con Cristo podremos gozarnos,
    viendo su faz y sus glorias allí.
  4. Gracias a Dios por su don inefable;
    Él se revela al humano por fe.
    En su Palabra con gozo insondable
    ya nos llegamos delante del Rey.
  5. Aun este mundo y los cuerpos celestes
    han de llegar a su punto final.
    Mas, cuando pasen las cosas terrestres,
    firme estará la Palabra eternal.
335EscucharMateo 19.13; Lucas 10.13, 18.15
  1. Cristo, cuando aquí bajó,
    antes que en la cruz murió,
    a los niños recibió;
    niños como yo.
  2. Madres los llevaron, sí.
    mucha gente hubo allí.
    Dijo Él: «Venid a mí»,
    niños como yo.
  3. A ninguno rechazó;
    mas a todos convidó.
    A los niños Él amó,
    niños como yo.
  4. Pues Jesús por mí murió;
    Él al niño redimió.
    ¡Oh, a cuántos Él salvó!
    niños como yo.
336EscucharMarcos 10.14; Apocalipsis 3.20
  1. Escuchad la voz de Cristo, ¡cuán dulce es!
    ¡Ved! los niños se congregan a sus pies.
    Los pequeños abrazados pronto son,
    y el Señor a todos da su bendición.
  2. Los discípulos se oponen con tesón
    a que traigan a los niños al Señor.
    Se entristecen, mas al fin su corazón
    se hace alegre; Cristo da su bendición.
  3. Luego a los que siguen dice: «Estos van
    a mi reino; allí por siempre brillarán.
    No los impidáis, pues; antes id, llamad
    a los niños. Aun a todos convidad».
  4. Todavía convidando Cristo está;
    a los niños que le sirvan, busca ya.
    Que digamos, pues, alegres: «Tuyo soy;
    eres mi Señor, oh Cristo, desde hoy».
337EscucharHechos 27; Salmo 16.11; 2 Timoteo 4.6
  1. Hoy estamos navegando
    hacia el puerto celestial;
    vamos a la luz llegando
    de la casa paternal.
    coro
    • Pronto pasarán los males
      y los grandes temporales;
      ya las glorias celestiales
      nos alegran con su albor.
  2. Miles han desembarcado
    más allá del vasto mar;
    miles más están viajando;
    para ti aún hay lugar.
  3. Nuestras velas despleguemos
    a las brisas de Sion;
    dulces cantos entonemos,
    cantos de la salvación.
  4. En el puerto al fin anclados,
    toda prueba queda atrás,
    y con Cristo, a quien amamos,
    gozaremos de la paz.
338Juan 10.9, 21.15; Colosenses 1.10; 1 Juan 2.6, 5.4
  1. Jesucristo nuestro es el buen Pastor;
    en Él refugiados piérdese el temor.
    Siempre le sigamos, y Él nos guiará;
    doquier Él nos lleve bendición habrá.
  2. Jesucristo nuestro nos conoce ya;
    habla a los corderos y los llevará.
    Cuando nos reprende muéstranos su amor;
    tuyos sólo seamos, tierno Salvador.
  3. ¡Jesucristo nuestro! Él por nos murió;
    hasta a los corderos Él los rescató.
    Y su marca pone, siempre por igual:
    «Como Él anduvo ande cada cual».
  4. ¡Jesucristo nuestro! ¡Fuerte protector!
    A sus corderitos guarda el buen Pastor.
    Con Jesús la muerte nunca espantará;
    Cristo la victoria a los suyos da.
339 Juan 4.7; Salmo 139.2; Hebreos 13.8
  1. La mujer samaritana
    a sacar el agua va,
    sin pensar que Jesucristo
    esperando está.
    Viene Cristo en busca suya
    para ser su Salvador;
    su miseria y su pecado
    sabe el Redentor.
  2. Escuchando la palabra
    que revela su maldad,
    recordando su pecado,
    compungida está.
    Él le ofrece el agua viva,
    y le da la salvación.
    Él le da la paz completa
    y le da perdón.
  3. Ella corre luego a casa;
    habla a todos de Jesús:
    «¿No será el Mesías éste
    quien nos trae luz?»
    Y la gente convencida
    va también al Salvador,
    y le pide que les hable
    de su gran amor.
  4. Hoy, ayer, y por los siglos
    es el mismo Salvador,
    es el mismo Jesucristo
    y el mismo amor.
    Hoy te busca, hoy te llama.
    No le hagas esperar,
    porque el tiempo de su gracia
    pronto acabará.
    coro al final
    • Oye pues las gratas nuevas:
      el Señor te salvará.
      Es el mismo Jesucristo,
      esperando está.
340EscucharApocalipsis 5.11,12; Salmos 19 y 29
  1. Los ángeles de Dios tributan su loor
    con corazón y voz a Cristo el Redentor.
    ¿Y nuestro empeño no será
    que suene el eco más allá?
    coro
    • Suene el eco (suene el eco).
      Suene el eco (suene el eco).
      Suene el eco, suene el eco más allá.
  2. El esplendente sol, la luna con su albor
    y las estrellas son testigos de su amor.
    Pues, ¡cuánto más su pueblo hará
    que suene el eco más allá!
  3. El fuego, viento y mar, los cambios de sazón,
    su testimonio dan al fuerte Creador.
    Y a Él la iglesia cantará
    que suene el eco más allá.
341 1 Timoteo 6.12; 2 Timoteo 4.7; Salmo 144.1; Hebreos 12.3
  1. Siervos de Jesús, hombres de verdad,
    guardas del deber, somos, sí;
    libres de maldad, ricos en bondad,
    y seremos fieles en la lid.
    coro
    • ¡Firmes! ¡fuertes! Alcen la bandera,
      grande, noble emblema del deber.
      ¡Prontos! ¡bravos! pasen la consigna;
      marchen todos, vamos a vencer.
  2. ¡Cuán hermosos son los que sin temor,
    listos al llamar del clarín,
    luchan sin cesar, sufren sin dudar,
    guardas del deber siempre hasta el fin!
  3. Nuestro Capitán es ya vencedor,
    Él nos redimió por su cruz.
    Guardas del deber, Él nos da poder
    y nos guiará en su santa luz.
  4. Invencibles son los que con afán
    cada día van al deber;
    gloria y luz tendrán y recibirán
    grande galardón del Redentor.
3422 Corintios 9.15, 4.6; Hebreos 10.20
  1. A Dios sea la gloria, al mundo Él dio
    al Hijo bendito, que por nos murió;
    expió los pecados de quien en Él cree,
    abrionos la senda hacia Dios por la fe.
    coro
    • ¡Gloria a Dios! ¡Gloria a Dios!
      que de tal modo amó
      al que lejos de Él
      en pecado se halló.
      Venid por el Hijo al gran Dios Salvador,
      y dadle la gloria por tan grande amor.
  2. La sangre de Cristo la obra efectuó,
    y todo creyente perdón alcanzó.
    Si en Cristo confía el más vil pecador,
    perdón en el acto le otorga el Señor.
  3. Inmensa la obra de Cristo en la cruz;
    enorme la culpa se ve por su luz.
    Al mundo Él vino, nos iluminó,
    y por nuestras culpas el Justo murió.
3431 Juan 1.5, 4.16, 2.1; Juan 12.31
  1. A este mundo Dios amó
    y a su Hijo nos mandó
    nuestras penas a sufrir,
    y a las almas redimir.
    ¡Oh qué gracia en Él se ve!
    distinguida por la fe,
    que le dice al pecador:
    «Dios es luz, Dios es amor».
  2. Al morir Jesús venció;
    padeciendo, gozo dio.
    Él sufrió la maldición,
    para darnos bendición.
    De la tumba triunfó,
    a Satán Él aplastó.
    Cristo al cielo ascendió;
    ¡hombre que a la gloria entró!
  3. Cristo vive siempre allá;
    por su Iglesia aboga ya,
    y quien hoy confía en Él
    hallará un amigo fiel.
    Cristo pronto volverá;
    victorioso reinará.
    Alabanzas y loor
    te daremos, oh Señor.
344EscucharMateo 11.28; Marcos 10.49
  1. Alma doliente y llorosa,
    que paz anhelas tener,
    que quieres triste y ansiosa
    tu suerte eterna saber,
    deja tus males pasados
    y oye una voz resonar.
    Dice: «Venid los cansados,
    que Yo os haré descansar,
    que Yo os haré descansar».
  2. Alma de culpas cargada,
    que cerca estás de morir,
    luchas, y en vano angustiada
    del mal intentas salir.
    ¡Oye! Conserva esperanza,
    Cristo te quiere salvar,
    y si le tienes confianza,
    en Él podrás descansar,
    en Él podrás descansar.
  3. Alma, la noche se acerca
    y tú no encuentras mansión;
    la oscuridad te rodea,
    te asalta la perdición.
    Busca en Jesús un asilo;
    su amor te puede salvar,
    y hallarás hogar tranquilo
    donde Él te hará descansar,
    donde Él te hará descansar.
345EscucharLamentaciones 1.12; Isaías 53.6
  1. Clavado en cruz, Jesús murió,
    por mi maldad allí sufrió,
    en mi lugar Él se encontró,
    mi salvación así compró.
    coro
    • Oíd la voz del Salvador:
      «Mirad y ved si habrá dolor
      cual mi dolor; y es para ti.
      Ven, alma, ven, oh ven a mí».
  2. La faz del sol se oscureció,
    el velo en dos se dividió.
    Al Hijo Dios desamparó,
    la maldición en Él cargó.
  3. ¿Y puede ser? ¿Sufriste así,
    Señor Jesús, de amor por mí?
    No puedo más, me entrego hoy,
    sin más tardar a Ti me doy.
3461 Juan 4.19; Hebreos 1.3; Apocalipsis 22.4
  1. Cristo Jesús del cielo descendió
    para salvarme de la perdición.
    ¡Qué grande amor así me desplegó!
    y ahora yo me gozo de su salvación.
    coro
    • Yo le amo, sí, le amo
      porque me amó a mí;
      y quiero complacer a Cristo
      siempre aquí.
  2. Por mí murió, oh ¡cuánto le costó
    el redimirme de mi iniquidad!
    Mas de la muerte el Salvador triunfó,
    y ocupa ya el trono de la majestad.
  3. Pronto Jesús vendrá y me llamará,
    y en su presencia yo me gozaré.
    Mi corazón hoy anhelando está
    el día en que sus glorias yo contemplaré.
347Hechos 2.24; Romanos 4.25; Hebreos 2.14
  1. Crucificado fue mi Salvador;
    por mis pecados, sé, Cristo el Señor.
    coro
    • Desde la tumba subió.
      Sí, triunfante Él resucitó;
      para siempre ya dominio sobre el mal
      con los santos tiene en gloria celestial.
      Triunfó, triunfó,
      ¡Aleluya, Él triunfó!
  2. Inútil la prisión del Salvador;
    vana la detención de mi Señor.
  3. La muerte ya venció, Cristo el Señor;
    La salvación nos dio el Redentor.
348Lucas 15.18; Juan 6.68
  1. De mil maneras procuré
    calmar temor, mas vano fue.
    La Biblia ahora aceptaré,
    y creeré en Cristo.
  2. Tinieblas, muerte y maldición
    han abrumado el corazón;
    mas luz y vida y bendición
    encontraré en Cristo.
  3. Murió y ya vive a mi favor;
    en hecho y dicho es siempre amor;
    y para el pobre pecador
    ninguno hay cual Cristo.
  4. Aunque otros búrlense de mí,
    iré, Señor Jesús, a Ti
    con lo que he hecho y lo que fui,
    pues eres Tú el Cristo.
349Lucas 15.11; Mateo 11.28
  1. Dios convídate, oh pródigo,
    «¡Ven, oh ven a mí!»
    Hoy su voz escucha,
    llega ahora a ti.
    No rechaces su oferta
    de amor y salvación,
    y recibirás su perdón.
    coro
    • ¡Ven, oh ven a mí!
      ¡Cansado pródigo, ven!
      Hoy te brindo a ti
      la vida y todo bien.
  2. Ven, tu mísero estado
    te impele a regresar.
    ¡Cuánto has padecido
    lejos de tu hogar!
    Hambre, sed y cansancio
    han sido tu porción;
    ¡oh cuán triste es tu corazón!
  3. ¡Cuánto gozo te espera,
    si ahora al Padre vas!
    Una fiesta eterna
    en su amor tendrás;
    con anillo, zapatos,
    vestido principal,
    gozarás de paz celestial.
350EscucharJuan 6.37,47
  1. El Salvador Jesús por mí murió,
    de la condenación Él me libró.
    La vida eterna dádiva es de Dios
    por Cristo el Salvador.
    coro
    • «En verdad, en verdad», Cristo dice a ti,
      «En verdad, en verdad, el que cree en mí
      la vida eterna tiene», y es así
      por Cristo el Salvador.
  2. Toda mi iniquidad Jesús llevó,
    toda mi deuda el Salvador pagó,
    y así la vida eterna Dios me dio
    por Cristo el Salvador.
  3. Indigno soy, mas nunca dudaré.
    Él no echa fuera a aquel que va con fe.
    Dios me ofreció la vida y la acepté
    por Cristo el Salvador.
351EscucharJuan 1.39,43, 11.43
  1. Es la voz de Cristo urgente;
    llama a nuestro corazón
    día y noche tan paciente.
    Suave dice: «Ven a mí».
  2. Los apóstoles oyeron
    su llamada: «A mí venid»,
    y obedientes le siguieron,
    encantados por su amor.
  3. A la tumba do dormido
    Lázaro el amado está,
    «Ven tú fuera», llama Cristo,
    y llamando vida da.
  4. «Ven cargado y trabajado»,
    suena de Jesús la voz.
    «Yo a todos doy descanso,
    los que en mí confían hoy».
  5. Ven, no amando más al mundo
    con su brillo tan falaz.
    Paz, perdón y gozo sumo:
    todo en Cristo encontrarás.
352EscucharApocalipsis 3.20; Job 33.14
  1. ¡He aquí que a la puerta estoy!
    Quiero en tu corazón morar;
    mi voz escucha, pecador.
    ¿Podré Yo entrar? ¿Podré Yo entrar?
    coro
    • He aquí que a la puerta estoy,
      he esperado mucho ya.
      Oh, alma llena de pesar:
      ¿Podré Yo entrar?
      ¿Podré Yo entrar?
  2. Por ti la espina cruel sufrí,
    llevé la cruz sin vacilar.
    Para salvarte Yo morí;
    ¿podré Yo entrar? ¿podré Yo entrar?
  3. Te traigo gozo, luz, perdón;
    te traigo paz y bienestar
    en tu abatido corazón.
    ¿Podré Yo entrar? ¿Podré Yo entrar?
353Efesios 2.5,8; Filipenses 4.3; Tito 2.11,12
  1. La gracia de mi Dios,
    el tema encantador;
    el cielo dio la dulce voz
    al mundo pecador.
    coro
    • Por gracia salvo soy,
      mi base ved aquí:
      por todos Cristo muerto ha,
      y muerto ha por mí.
  2. La gracia me llamó,
    me trajo salvación,
    y gracia fue que alcanzó
    de todo mal, perdón.
  3. Mi nombre escrito está
    por gracia divinal,
    en libro del Cordero allá
    de vida eternal.
  4. La gracia enseñó
    mis pies a caminar
    en justas sendas de mi Dios,
    al celestial hogar.
354 Juan 8.12, 12.35; 1 Juan 2.8; Salmo 36.9
  1. Luz en la oscuridad que quita el temor,
    verdad es que al brillar disipa el error.
    ¡Oh! Dime dónde las podré yo encontrar,
    para que no siga más en triste dudar.
    coro
    • En Cristo sólo tú puedes hallar
      la luz, verdad y paz y bienes sin par.
      En la Palabra Santa Él lo dice así:
      Cristo es la luz del mundo,
      luz para mí.
  2. Paz y seguridad en la tempestad,
    voz que nos trae siempre tranquilidad,
    es lo que cada día anhelo yo tener,
    cosas que jamás el mundo puede ofrecer.
  3. Venid, pues, todos a la sola verdad;
    al manantial de paz, de vida, y tomad.
    ¿Por qué andáis en el engaño del error,
    sin la luz que nos entrega Dios en su amor?
355Hechos 10.36; Efesios 2.17; Filipenses 4.7
  1. Me vino un mensaje veraz,
    mensaje de gracia y poder,
    que trajo a mi alma la paz,
    la paz que quise obtener.
    coro
    • ¡Paz, paz! sí, paz;
      don que recibo de Dios.
      ¡Qué maravilla es la paz!
      La paz, el don de Dios.
  2. Se hizo la paz en la cruz
    por sangre que allí derramó.
    Pagó todo el precio Jesús,
    y paz en mi alma me dio.
  3. Y cuando a Jesús acepté,
    mi alma de paz se llenó.
    En Cristo la dicha encontré;
    la paz divina me dio.
  4. En Cristo encuentro la paz;
    yo cerca de Él quiero estar
    y siempre su faz contemplar,
    la paz divina gozar.
356Lucas 19.10; Juan 15.26
  1. Perdido anduve sin pensar
    en mi terrible condición;
    mas Cristo me logró salvar,
    no temo ya la perdición.
    coro
    • Es por Jesús que salvo soy;
      sí, por su cruz al cielo voy.
      En su presencia tengo comunión;
      Él satisface el corazón.
  2. Mas no tan sólo me salvó
    Jesús en su infinito amor;
    su Santo Espíritu me dio
    para instruirme en su favor.
  3. Y pronto el día llegará
    cuando Él del cielo bajará.
    Entonces en la eternidad
    le adoraré por su bondad.
357 Salmo 45.7; Marcos 16.1; Apocalipsis 1.13
  1. Ropaje espléndido, divinal,
    es el de mi Señor;
    su mirra célica sin igual
    mi corazón llenó.
    coro
    • Glorias magníficas Él dejó
      para buscarme a mí.
      Sólo su incomparable amor
      le hizo venir aquí.
  2. Su vida tuvo su amargor,
    los áloes se ven;
    llevó la cruz con su cruel dolor,
    espinas en su sien.
  3. También la casia balsámica
    en su vestido está;
    me quita todas mis lágrimas,
    profunda paz me da.
  4. Con ropa hermosa vendrá otra vez,
    y todos le verán;
    postrándose ante sus santos pies,
    los suyos le adorarán.
358Mateo 5.16; Salmo 43.3
  1. Una voz del cielo se oye resonar:
    «Dad la luz, dad la luz;
    muchas almas viven en la oscuridad,
    dadles luz, dadles luz».
    coro
    • Dadles luz, la santa y pura luz
      de Jesús el Salvador.
      Dadles luz, la santa y pura luz
      enviad con fiel amor.
  2. Escuchad la voz que dice sin cesar:
    «Dad la luz, dad la luz».
    La misión cumplamos que el Señor nos da;
    demos luz, demos luz.
  3. Haz, Señor, que siempre, siempre por doquier
    demos luz, demos luz;
    que este mundo nuestra vida pueda ver
    dando luz, dando luz.
  4. Cual antorchas vivas vamos con fervor,
    dando luz, dando luz;
    que saquemos almas fuera de su error
    a la luz, a la luz.
359 Romanos 7.9,24,25; Juan 5.40, 10.10
  1. Ven a Jesús, Jesús te llama.
    Ven a Jesús, te quiere salvar.
    Jesús te llama con tanta instancia;
    ven a Jesús, te quiere salvar.
    coro
    • Ven a Jesús, te imploro ahora;
      la salvación te ofrece aquí.
      Ven a Jesús, tus culpas Él borra.
      Ven a Jesús, ven a Jesús.
  2. La justa ley condena tu vida;
    te encuentras mal delante de Dios.
    Condenación, tan bien merecida,
    llegará pronto a ti, pecador.
  3. Muy pronto Dios la cuenta te pide,
    pasan las horas con rapidez.
    Ven a Jesús, ¿por qué no decides?
    Perdonará tus culpas, ¡oh ven!
  4. Ven a Jesús, porque Él te espera,
    queriendo darte vida eternal.
    ¡Oh! no rechaces su buena oferta;
    te limpiará de todo tu mal.
360Juan 7.37; Mateo 11.28; Salmo 51.17
  1. «Venid a mí», el Salvador dice
    a los que tienen sed.
    «Venid y de la célica fuente
    de salvación bebed».
    coro
    • Su voz os llama del cielo,
      ¿queréis a Cristo ir?
      Su salvación, cual libre don,
      podréis hoy recibir.
  2. «Venid a mí; si andáis en trabajos,
    tendréis descanso así.
    Llevad mi yugo sobre vosotros
    y aprended de mí».
  3. Jesús al corazón quebrantado
    jamás rechazará;
    Mas ¡ay de quien no quiera oírle
    y en el pecado está!
  4. Colmaros quiere de bendiciones
    el tierno Salvador.
    Jamás oigáis con indiferencia
    su dulce voz de amor.
361Hebreos 6.1, 4.9; Juan 16.33
  1. ¡Adelante vamos, hijos de la luz!
    si al Señor amamos quien murió en la cruz.
    Siempre para arriba nuestra senda va;
    recompensa rica nos espera allá.
    coro
    • Celestial reposo, de Jesús el don,
      es el fin glorioso de la salvación.
  2. ¡Adelante vamos! Pronto han de llegar
    todos los salvados a su eterno hogar
    En el mundo, hermanos, no hay tranquilidad;
    a Jesús sigamos y tendremos paz.
  3. ¡Adelante vamos! todos en unión;
    a la cruz tengamos como pabellón.
    Es Jesús el centro de su pueblo aquí,
    y en el cielo adentro para siempre así.
362Salmo 107.10, 23.4; Isaías 9.2; 1 Tesalonicenses 4.17
  1. Al cruzar el valle no habrá ya más sombras,
    cuando nuestra vida aquí terminará;
    al oir celestes voces que nos llaman,
    remontando nuestro vuelo al hogar.
    coro
    • ¡Sombras! No habrá más sombras
      cuando al fin la carga quede atrás.
      ¡Sombras! No habrá más sombras
      cuando al fin corona nos dará.
  2. Al dejarnos los amados no habrá sombras,
    si confiaron en la sangre de Jesús;
    pues sabemos que muy pronto los veremos
    en el gozo de la gloria en plena luz.
  3. Al reunirnos en el aire no habrá sombras,
    cuando se oiga la trompeta del Señor;
    con Jesús en grande majestad y gloria
    entraremos en el gozo de su amor.
363Juan 15.13; Filipenses 2.7; Lucas 22.44; Marcos 15.34; 1 Pedro 13.1
  1. Amigo tengo cuyo amor
    excede todo mi pensar;
    más alto que el brillante sol,
    más hondo que el inmenso mar.
    Tan bueno es Él, tan fuerte y fiel,
    pues con eterna caridad
    amome. ¡Al Señor load!
  2. Él era coigual con Dios,
    el centro de la adoración;
    pero, en su incomparable amor,
    al miserable pecador
    para buscar, y rescatar,
    dejando su celeste hogar,
    buscome. ¡Al Señor load!
  3. Fue solo Él en su senda aquí,
    sin simpatía alrededor;
    y sólo el Padre en gloria allí
    del Hijo supo el amargor.
    Mas no cedió, ni vaciló;
    y estando yo sumido en mal,
    hallome. ¡Al Señor load!
  4. Llegó el terrible día al fin,
    en que, con triste corazón,
    en medio de amenazas mil,
    desamparado ya de Dios,
    el Salvador por mí murió;
    y así, sufriendo en mi lugar,
    salvome. ¡Al Señor load!
  5. Ahora, mientras vivo acá,
    al Salvador las gracias doy,
    y espero pronto ver su faz
    en ese hogar adonde voy.
    ¡Con Él estar, en luz sin par!
    ¡Oh, cuánto gozo me será!
    Le alabo. ¡Al Señor load!
364Hechos 4.13; Juan 8.12; Salmo 23.2
  1. Con Jesús a cualquier parte iría yo,
    porque de la perdición Él me salvó.
    Cada día junto a Él caminaré,
    y a la muerte misma ya no temeré.
    coro
    • Con Jesús, por doquier sin temor iré;
      si el Señor me guía nada temeré.
  2. En cualquiera parte con mi buen Pastor,
    hallo pastos delicados en su amor,
    y las aguas puras que tan dulces son;
    ¡oh qué gozo siento en mi corazón!
  3. En mi vida toda me socorrerá,
    y si me extraviare, me restaurará.
    Todo gozo y paz me vienen por Jesús,
    rebosando está mi copa de amor.
  4. Hasta el fin del mundo con Jesús iré,
    un amigo inseparable en Él tendré;
    y a la casa celestial me guiará,
    todas mis necesidades suplirá.
3651 Tesalonicenses 5.23; Isaías 57.15, 66.2
  1. Consagrarme todo entero,
    alma, vida y corazón,
    es el íntimo deseo
    que hoy me anima, buen Señor.
    coro
    • Heme aquí, Señor,
      a tus plantas hoy,
      pues a Ti consagrar quiero
      todo lo que soy.
  2. Al contrito has prometido
    que de Ti no arrojarás;
    hoy propicio eres conmigo
    y tu Espíritu me das.
  3. Confesando mis pecados,
    que sin número han de ser,
    y arrojando todo a un lado,
    a servirte aprenderé.
  4. Mi canción constante sea,
    y mi sola inspiración,
    proclamar la dicha eterna
    del que vive para Dios.
  5. ¡Oh! qué gozo llena mi alma
    al pensar que suyo soy,
    y que pronto en las moradas
    estaré de mi Señor.
366Marcos 1.32; Lucas 4.18; 1 Juan 2.16; Juan 21.17
  1. De noche, al descender el sol,
    los afligidos, oh Señor,
    te rodearon en dolor
    y Tú les diste curación.
  2. También nosotros por la fe
    nos acercamos, Cristo, a Ti;
    aunque tu rostro no se ve,
    sabemos que Tú estás aquí.
  3. Algunos tristes hay aquí,
    en cuya vida hay amargor.
    No amáronte, o si es que sí,
    perdieron su primer amor.
  4. Del mundo ven la vanidad
    algunos que sus siervos son;
    tristeza su amistad les da
    y en Ti no tienen salvación.
  5. Del todo nadie sano está,
    hay mal en todo corazón;
    y los que te aman bien aun más
    de su maldad conscientes son.
  6. Tu mano tiene aún poder,
    y te rogamos con fervor
    (pues nuestro estado puedes ver)
    que Tú nos sanes en tu amor.
367Salmo 91; Deuteronomio 33.27; 1 Corintios 15.19
  1. Dios, nuestro apoyo en los pasados siglos,
    nuestra esperanza en años venideros,
    nuestro refugio en hórrida tormenta,
    y nuestro eterno hogar.
  2. Bajo la sombra de tu excelso trono
    en dulce paz tus santos residieron.
    Tu brazo sólo a defendernos basta,
    y nuestro amparo es fiel.
  3. En nuestra vida toda y en la muerte
    en tu promesa nuestra fe ponemos,
    y los salvados cantarán gozosos
    por nuestro apoyo en Ti.
  4. Dios, nuestro apoyo en los pasados siglos,
    nuestra esperanza en años venideros,
    nuestra defensa sé Tú en esta vida,
    y nuestro eterno hogar.
368 Isaías 42.16; Filipenses 2.13; Romanos 8.28
  1. Dios obra por senderos misteriosos
    las maravillas que el mortal contempla.
    Sus plantas se deslizan por los mares,
    y atraviesa el espacio en la tormenta.
  2. En el abismo de insondables minas,
    con infalible y eternal destreza,
    Él atesora todos sus designios
    y su soberana voluntad despliega.
  3. Nuevo valor cobrad, medrosos santos;
    esas oscuras nubes que os aterran
    derramarán, de compasión profusas,
    bendiciones sin fin al alma vuestra.
  4. No juzguéis al Señor por los sentidos;
    confiad en su gracia que es inmensa.
    Pues tras de su indignado rostro esconde
    plácida faz que el corazón serena.
  5. Ciega incredulidad yerra el camino,
    y su obra en vano adivinar intenta.
    Dios es su propio intérprete, y al cabo
    todo lo ha de explicar al que en Él crea.
369Hebreos 13.21; Romanos 12.2
  1. Dispón por mí, Señor,
    la vía y seguiré;
    guiado por tu amor,
    nunca resbalaré.
  2. Por buen camino o mal,
    si me conduce a Ti,
    la roca o cenagal:
    igual es todo a mí.
  3. Mi copa Tú podrás
    de gozo o pena henchir;
    placer me infundirá
    tu voluntad cumplir.
  4. No quiero yo elegir;
    elige Tú por mí
    la senda en que debo ir
    en mi carrera aquí.
  5. Tu reino he de buscar
    con todo mi poder;
    contigo debo andar
    para ir tu rostro a ver.
370Juan 14.3; Apocalipsis 22.7,12,20
  1. Grata noticia: viene Jesús
    por los salvados mediante su cruz,
    para llevarlos al trono de luz.
    Sí, pronto vuelve el Señor.
    coro
    • Cristo Jesús de los cielos vendrá;
      pronto en su gloria vendrá.
      Para el creyente ¡qué gozo será
      ver al amado Señor!
  2. Con alegría y aclamación,
    voz del arcángel, trompeta de Dios,
    viene Jesús con cabal salvación.
    Sí, pronto vuelve el Señor.
  3. Los que han dormido despertarán,
    y con los vivos se reunirán;
    todos unidos con Cristo estarán
    cuando viniere el Señor.
  4. ¡Firmes! hermanos fieles velad,
    siempre por Cristo constantes obrad
    y su venida hasta el fin esperad.
    Sí, pronto vuelve el Señor.
371Oseas 11.4; Filipenses 1.6; Judas 24
  1. Hallé un amigo sin igual,
    amome eternamente;
    de amor la cuerda celestial
    me atrajo dulcemente.
    Vencida mi alma, se la doy
    en liga permanente;
    pues mío es Él, y suyo soy,
    ahora y para siempre.
    coro
    • Sí, mío es Él y suyo soy
      ahora y para siempre.
      Contento estoy, al cielo voy;
      soy suyo para siempre.
  2. Hallé un amigo sin igual,
    murió por mí y salvome;
    y todo don espiritual
    Él en sí mismo diome.
    Y ya no tengo posesión,
    me entrego enteramente
    —mi vida, fuerza y corazón—
    a Cristo para siempre.
  3. Hallé un amigo sin igual,
    pues suya es la potencia
    de guiarme en senda terrenal
    de aquí hasta su presencia.
    La gloria brilla más allá
    de aquel hogar paterno;
    me anima a vigilar y obrar
    hasta el reposo eterno.
  4. Hallé un amigo sin igual,
    tan fiel y bondadoso;
    mi defensor de todo mal,
    mi guía poderoso.
    Y del autor de salvación
    ¿quién separarme puede?
    Ninguna fuerza ni aflicción;
    soy suyo para siempre.
372Apocalipsis 21.23,27
  1. He oído contar de un país celestial
    — en la Biblia la historia está —
    do no hay tempestad ni ninguna oscuridad,
    y nada se envejecerá.
    coro
    • ¡Qué morada de luz, do nos lleva Jesús!
      Ni pecado, ni muerte habrá.
      ¡Qué glorias están en aquella ciudad!
      Y el sol no se pone jamás.
  2. Siempre verdes están los follajes allá,
    y cual oro es su fruto vernal.
    De las arpas el son nos será consolación,
    y nada se envejecerá.
  3. En la casa de Dios siempre suena la voz
    de alegría y reposo eternal.
    Gozaremos de paz y abundante solaz,
    y nada se envejecerá.
373 Eclesiastés 12.6; Salmo 17.15; 2 Corintios 5.1
  1. La débil cuerda cederá,
    y no podré cual hoy cantar;
    mas en palacio de mi Rey,
    ¡qué gozo mío al despertar!
    coro
    • Y cara a cara le veré,
      y el nuevo canto entonaré
      de gracias al Señor Jesús
      por su obra consumada en cruz.
  2. Mi casa terrenal caerá;
    el cuándo no podré decir;
    mas sé que Cristo tiene ya
    morada eterna para mí.
  3. El áureo sol, al descender
    un día para mi solaz,
    a mí dirá mi Salvador:
    «Bien hecho; entra tú en mi paz».
  4. Ahora espero su llamar,
    y hasta entonces velaré.
    La puerta luego Él abrirá,
    y a Él mi vuelo emprenderé.
374Juan 14.26, 15.26, 16.7; 2 Corintios 3.18
  1. Nuestro adorable Redentor,
    los suyos al dejar,
    nos prometió un Consolador
    aquí a morar.
  2. Llegó su gracia a difundir
    en cada corazón
    su Espíritu ayudador,
    tan grande don.
  3. Y si tenemos la virtud,
    la vida y santidad,
    debémoslo al Espíritu:
    ¡a Dios load!
  4. Oigamos hoy su dulce voz,
    cual silbo celestial;
    pues, es su oficio al Salvador
    glorificar.
  5. Cuando al Espíritu de amor
    le damos su lugar,
    Él ya, de gloria en gloria, nos
    transformará.
  6. ¡Oh! alabad al Padre Dios,
    al Hijo que murió,
    y Espíritu Consolador:
    al trino Dios.
375Juan 4.35; Isaías 40.31; Salmo 126.6
  1. Obreros en la mies de Cristo,
    el campo blanco está;
    y para la cosecha listos,
    tomad aliento ya.
    coro
    • Aquellos que esperan al Señor
      nuevas fuerzas tendrán.
      Se levantarán con alas,
      con alas cual las águilas.
      Correrán y no se cansarán,
      sin fatiga han de andar.
      Correrán y no se cansarán,
      sin fatiga han de andar.
      Correrán y no se cansarán,
      sin fatiga han de andar.
  2. Orando siempre y trabajando,
    y con creciente ardor,
    seguid sembrando y esperando;
    no es en vano en el Señor.
  3. Los que con lágrimas sembraron,
    con gozo segarán;
    semilla de valor llevaron,
    sus frutos traerán.
376Gálatas 6.9; Mateo 11.29
  1. Oh, alma triste, hay un hogar
    sin cosa que te cansará;
    hogar que nunca cambia más,
    ¿quién no quisiera entrar allá?
    coro
    • Confía en Jesús de corazón,
      acepta a sus manos el perdón.
      Confía en Él,
      y al fin tendrás tu galardón.
  2. Cargado y fatigado tú,
    alcanzarás el dulce hogar.
    Las pruebas que permite Dios
    lo hará más grato allá llegar.
  3. ¿Caminas donde espinas hay?
    Corona de éstas Él llevó.
    Si tienes triste el corazón,
    también dolor a Él tocó.
  4. Entonces sigue hasta el fin,
    que pronto vas a descansar.
    Pues a los suyos guarda Dios;
    espera en Él sin murmurar.
3771 Juan 5.14; Cantares 2.3
  1. ¡Oh, cuán gratas son las horas
    cuando yo me acerco a Ti!
    Desde el cielo do Tú moras,
    Padre, escúchame a mí.
  2. Aun a mí, el más indigno
    de tu celestial redil,
    ilumíname, benigno,
    y hazme siervo tuyo fiel.
  3. Yo me gozo en tus bondades,
    y quisiera comprender
    tus secretos y verdades
    y en tu inmenso amor crecer.
  4. Al entrar en la presencia
    del Divino Redentor,
    gozaré de la herencia
    que me es dada por su amor.
  5. Y al final en tus mansiones
    sin cesar te miraré;
    y del cielo de esplendores
    nunca más me apartaré.
378Hebreos 12.2; 1 Juan 1.7
  1. Oh peregrinos que al cielo vais,
    siempre mirad a Cristo.
    Id adelante, mas no temáis,
    siempre mirad a Cristo.
    coro
    • Siempre mirad a Cristo,
      siempre mirad a Cristo.
      Con Jesús andad en la luz;
      siempre mirad a Cristo.
  2. En toda vuestra necesidad,
    siempre mirad a Cristo;
    de sus riquezas Él os dará,
    siempre mirad a Cristo.
  3. Y cuando llega la tentación,
    siempre mirad a Cristo,
    tendréis abrigo en su corazón,
    siempre mirad a Cristo.
  4. Su gracia abunda y os sostendrá,
    siempre mirad a Cristo,
    y al fin en gloria os recibirá,
    siempre mirad a Cristo.
  5. Allí su rostro contemplaréis,
    siempre veréis a Cristo,
    con alegría le serviréis,
    siempre estaréis con Cristo.
379Mateo 11.28; Hebreos 4.11; Isaías 66.12
  1. ¡Qué felicidad, con Jesús estar
    en los brazos del Señor Jesús!
    No se temerá del furioso mar,
    en los brazos del Señor Jesús.
    coro
    • Descansando en los brazos
      del Señor Jesús,
      descansando en los brazos
      del Señor Jesús.
  2. A Dios gracias doy que seguro estoy,
    en los brazos del Señor Jesús.
    Redimido soy, y a la gloria voy
    en los brazos del Señor Jesús.
  3. ¡Oh, qué libertad, qué tranquilidad,
    en los brazos del Señor Jesús!
    Mi alma alegre está por su gran bondad
    en los brazos del Señor Jesús.
380Marcos 14.37; Apocalipsis 3.10; 2 Corintios 4.17
  1. Una hora sola de velar con Cristo,
    eternos años de reposo y paz.
    Una hora sola de afrontar peligros,
    eternos años de mirar su faz.
    coro
    • Tengamos, pues, valor
      hasta el mañana,
      brillante sea nuestra luz aquí.
      El Salvador con suave voz nos llama:
      «Velad, velad una hora más por mí».
  2. Una hora sola de sufrir por Cristo,
    eternos años en su calma y luz.
    Una hora sola de sufrir perjuicios,
    eternos años, gloria en vez de cruz.
  3. Una hora sola en prueba y tentaciones,
    eternos años de felicidad.
    Una hora sola aquí de vejaciones,
    eternos años de su amor sin par.
381Salmo 91; Salmo 4.8
  1. ¡Ya por nos el día su luz apagó!
    Otra vez la noche su crespón tendió.
  2. Vemos las estrellas prontas a brillar;
    aves, bestias, flores vanse a acostar.
  3. Señor Jesucristo, haznos descansar
    por Ti cobijados hasta el despertar.
  4. Sueñen los niñitos con su Salvador;
    de los marineros seas el protector.
  5. Sana a los enfermos, fuerte Salvador.
    Los que mal designan,
    hazles ver su error.
  6. Mientras que durmamos,
    haz que en derredor
    ángeles nos guarden, siervos del Señor.
  7. Cuando el nuevo día llama a trabajar,
    que en tu compañía logre yo andar.
382Salmos 42 y 43
  1. Al monte de tu santidad,
    oh Dios, con alegría iré;
    dame tu luz y tu verdad
    y hasta tu altar me allegaré.
  2. Pues mi alegría, mi gozo es Dios,
    Dios mío, y yo te alabaré.
    Con arpa se ha de oir mi voz;
    de corazón te adoraré.
  3. ¿Por qué te abates, mi alma en mí?
    No te conturbes, mi alma, ya;
    espera a Dios, quien llama a sí
    al hombre que abatido está.
  4. Con certidumbre de la fe
    y verdadero corazón,
    al trono santo llegaré
    para entonarte mi canción.
  5. Al Dios de amor y santidad
    con gozo siempre alabaré,
    por siglos de la eternidad
    y faz a faz te adoraré.
383Filemón 15,5; 2 Corintios 5.14; 1 Corintios 13.12
  1. Al Señor Jesús loemos
    porque tanto le debemos.
    Lo que somos y tenemos
    sólo es nuestro en Él.
  2. Es Jesús su nombre amado;
    a su pueblo Él ha salvado.
    Es el triunfo asegurado
    por su gran poder.
  3. ¡Oh, confiad en este amigo!
    Nos liberta del peligro;
    nos es hoy un fuerte abrigo
    y hasta el fin será.
  4. Cumplirase nuestro anhelo
    en el día en que sin velo
    le veremos en el cielo,
    al Señor Jesús.
384Cantares 1.3; Hechos 5.41
  1. ¡Cuán dulce el nombre de Jesús
    es para el hombre fiel!
    Consuelo, paz, vigor y luz
    halla el creyente en Él.
  2. Al alma herida fuerza da,
    y calma el corazón;
    al alma hambrienta es cual maná,
    y alivia su aflicción.
  3. Tan dulce nombre es para mí,
    de dones plenitud;
    raudal que nunca exhausto vi
    de gracia y de virtud.
  4. Jesús, mi amigo y mi sostén,
    mi Rey y Salvador;
    mi vida y luz, mi eterno bien,
    acepta mi loor.
3852 Corintios 5.14; Efesios 5.2; Romanos 11.33; Jeremías 31.3
  1. ¡Oh, profundo amor de Cristo,
    vasto, inmerecido don!
    Cual océano infinito,
    ya me inunda el corazón.
    Me rodea, me sostiene
    la corriente de su amor;
    llévame continuamente
    hacia el gozo del Señor.
  2. ¡Oh profundo amor de Cristo!
    Sus loores proclamad,
    pues su amor nos satisfizo
    y no cambiará jamás.
    ¡Cómo cuida a sus amados,
    redimidos por su cruz!
    Comunión con Él gozamos,
    cuando andamos en la luz.
  3. ¡Oh, profundo amor de Cristo,
    único, supremo amor!
    Cual un vasto mar bendito,
    cual hogar al viador.
    ¡Oh, profundo amor de Cristo!
    Pura gloria es para mí,
    que me eleva, salvo y listo,
    hacia el cielo, hacia Ti.
3862 Corintios 13.14; Efesios 4.3,5,6
  1. Al Padre, Hijo Redentor,
    y Espíritu Consolador;
    al trino Dios en unidad
    loor eterno tributad.
387 1 Corintios 9.7; Salmo 24.8; 2 Corintios 10.4; Eclesiastés 9.11
  1. ¡A la batalla y a la victoria
    vamos con Dios nuestro Rey!
    quien con su brazo fuerte, robusto,
    siempre defiende su grey.
    Pues, sin temor avancemos
    entusiasmados por fe,
    mientras alegres cantemos:
    Gloria a Dios, nuestro Rey.
    coro
    • Ni es la guerra de los ligeros,
      ni de los fuertes la paz;
      mas de los fieles en Cristo
      es el eterno solaz.
  2. ¡A la batalla y a la victoria!
    ¿Quién será este buen Rey?
    ¿Quiénes las tropas,
    los que le siguen
    en esta lucha de fe?
    Es Jehová el valiente,
    de los señores Señor,
    acompañado por todos
    los que aprecian su amor.
  3. ¡A la batalla y a la victoria!
    Bajo tan buen general,
    derrotaremos ya en seguida
    todas las fuerzas del mal.
    Reinos y tronos del mundo,
    todos al fin pasarán;
    mas los amados de Cristo
    vida eternal gozarán.
3881 Corintios 15.51; Proverbios 11.30
  1. Adelante vamos, cristiana juventud;
    llevemos el mensaje a la impía multitud;
    obreros en la viña de nuestro buen Señor,
    buscando a las almas con un ferviente amor.
    coro
    • Jóvenes cristianos, luchemos, sí, por Él.
      Él es nuestro guía y siempre será fiel.
      A todos prediquemos la historia de su amor,
      sirviendo así a Cristo, el bendito Salvador.
  2. El que busca almas es sabio, dice Dios.
    Prestemos, pues, oído a la divina voz;
    sembremos su palabra bendita por doquier,
    trayendo así a Cristo a algún perdido ser.
  3. Seamos siempre fieles a nuestro Salvador;
    llevemos otras almas a conocer su amor.
    Y cuando allá en la gloria con Él hemos de estar,
    nuestras buenas obras Él ha de coronar.
389Juan 10.9; Lucas 13.25; Mateo 16.26
  1. Al cerrar la puerta, tarde ya será.
    Entra sin tardar, mientras hay lugar.
    ¿Por qué en tal peligro has de continuar?
    Entra, oh pecador, sin tardar.
    coro
    • ¡Oh, entra por la puerta hoy!
      ¡Hoy mismo entra, oh pecador!
      Entra por la puerta, o el Señor dirá:
      «Es tarde ya, es tarde ya».
  2. Al cerrar la puerta, ¿qué esperanza habrá?
    Entra sin tardar, mientras hay lugar;
    vano a Dios entonces orar será.
    Entra, oh pecador, sin tardar.
  3. Al cerrar la puerta, Dios no llama más.
    Entra sin tardar, mientras hay lugar;
    hoy acude a Cristo, sin demorar.
    Entra, oh pecador, sin tardar.
  4. Al cerrar la puerta, ¿cómo te hallarás?
    Entra sin tardar, mientras hay lugar;
    sin la salvación tú te perderás.
    Entra, oh pecador, sin tardar.
390Salmo 47.9; Éxodo 3.6,14; Efesios 1.6; Hebreos 11.8,40; Hechos 7.2
  1. Al Dios de Abraham load,
    de todo Creador.
    Señor es de la eternidad
    y Dios de amor.
    Jehová el gran Yo Soy,
    en cielo y tierra es Rey.
    Reconocedle, y con fervor
    que le adoréis.
  2. Al Dios del cielo dad
    gracias por su favor.
    Vuestra alabanza tributad
    al Salvador.
    Nos llama a abandonar
    la gloria terrenal,
    y nuestro todo en Él hallar
    siempre jamás.
  3. Al Dios de Abraham load,
    pues su palabra es fiel;
    su pacto asegurado está
    por Emanuel.
    En el Hijo acepta está
    la Iglesia de su amor;
    por ella siempre subirá
    a Dios loor.
  4. Al Dios de gloria y luz
    venid hoy y adorad
    por la obra del Señor Jesús
    y su bondad.
    Cantemos aun aquí
    del cielo la canción,
    rindiendo culto al Padre allí
    de corazón.
391Isaías 40.11, 53.3; Hebreos 13.15; Apocalipsis 5.13; 1 Corintios 15.55
  1. Alabanzas demos al Redentor nuestro;
    santos todos, proclamad su loor.
    Oh cantadle, ángeles todos en gloria,
    a su nombre dad celestial honor.
    Cual Pastor, Jesús cuidará a su pueblo,
    todo el día nos llevará en su amor.
    Santos que moráis
    en su augusta presencia,
    alabadle con voz y corazón.
  2. Alabanzas demos al Redentor nuestro;
    nuestras culpas Él por su sangre expió.
    Su pasión es nuestra eternal esperanza,
    adoradle a Cristo que en cruz murió.
    El Señor, sufriendo dolor y angustia,
    con espinas se dejó coronar;
    por nosotros fue despreciado, humillado;
    Rey de gloria, vedle triunfante ya.
  3. Alabanzas demos al Redentor nuestro;
    tierra y cielo, honores a Él traed.
    Cristo salva y reina por siglos de siglos,
    el Profeta, Gran Sacerdote y Rey.
    Ya la tumba por siempre está vencida,
    ¿dónde, oh muerte, se halla tu aguijón?
    ¡Cristo vive! Nos ha traído alegría.
    ¡Cristo vive! ¡Glorioso Salvador!
392Lucas 10.29, 19.10; Romanos 13.8,9
  1. Ama a tus prójimos, piensa en sus almas,
    diles la historia del tierno Señor.
    Cuida del huérfano, hazte su amigo;
    muestra la gracia de tu Salvador.
    coro
    • Busca al incrédulo, ve su peligro;
      Dios le dará su divino perdón.
  2. Aunque recházanle, tiene paciencia,
    y está dispuesto a dar salvación.
    Venlos los ángeles desde la gloria,
    de allí los miran con satisfacción.
  3. Busca a tus prójimos; Dios es tu ayuda
    y por su Espíritu fuerza te da.
    Simiente buena, pues, siembra en el tiempo,
    y la cosecha eternal te será.
393Salmo 73.24; Proverbios 4.18
  1. Brilla ante mí la gloria,
    no puedo aquí quedar;
    por la neblina ahora
    veo mi dulce hogar.
    Si en este triste yermo
    tengo aún que andar,
    brilla ante mí la gloria,
    pronto estaré yo allá.
  2. No habrá allí más tormentas,
    lágrimas no se ven;
    las aguas turbulentas
    no nos harán temer.
    Voy a la tierra santa,
    ya mía por la fe;
    brilla ante mí la gloria,
    aquí no quedaré.
  3. Dios es allí la gloria,
    el Cordero es la luz;
    las pruebas que hoy me azotan
    me acercan a su cruz.
    La voz de Cristo llama,
    mi curso acaba ya;
    brilla ante mí la gloria,
    el premio me dará.
  4. Brilla ante mí la gloria,
    todo está bien, yo sé;
    mi Padre me conforta,
    su nombre alabaré.
    Cristo en su amor me lleva,
    su sangre me lavó;
    do Cristo está es el cielo
    de gloria, paz y amor.
394Salmo 40.3; Isaías 6.7; 1 Pedro 2.24
  1. Cansado y triste vine al Salvador;
    mis culpas Él llevó, mis culpas Él llevó.
    Mi eterna dicha hallé en su amor;
    mis culpas Él llevó.
    coro
    • Mis culpas Él llevó,
      mis culpas Él llevó;
      alegre siempre cantaré.
      Al Señor gozoso alabaré,
      porque Él me salvó.
  2. Borrados todos mis pecados son;
    mis culpas Él llevó, mis culpas Él llevó.
    A Él feliz elevo mi canción;
    mis culpas Él llevó.
  3. Ya vivo libre de condenación;
    mis culpas Él llevó, mis culpas Él llevó.
    Su dulce paz me llena el corazón;
    mis culpas Él llevó.
  4. Si vienes hoy a Cristo, pecador,
    tus culpas borrará, tus culpas borrará.
    Perdón tendrás si acudes al Señor;
    tus culpas borrará.
    coro
    • Tus culpas borrará,
      tus culpas borrará,
      y limpiará tu corazón.
      Y dirás feliz en tu canción:
      «Mis culpas Él llevó».
395Salmo 91.2; Colosenses 2.15
  1. Castillo fuerte es nuestro Dios,
    defensa y buen escudo;
    con su poder nos librará
    en este trance agudo.
    Con furia y con afán
    acósanos Satán;
    por armas deja ver
    astucia y gran poder;
    cual Él no hay en la tierra.
  2. Nuestro valor es nada aquí;
    con él todo es perdido;
    mas por nosotros pugnará
    ¿de Dios el Escogido.
    ¿Sabéis quién es? Jesús,
    el que venció en la cruz,
    Señor de Sabaoth; *
    y pues Él sólo es Dios,
    Él triunfa en la batalla.
  3. Aunque estén demonios mil
    prontos a devorarnos,
    no temeremos, porque Dios
    siempre ha de prosperarnos.
    Que muestre su vigor
    Satán, y su furor
    dañarnos no podrá,
    pues condenado es ya
    por la Palabra Santa.
  4. Sin destruirla dejarán,
    aun con desagrado,
    esta Palabra del Señor;
    Él lucha a nuestro lado.
    Que lleven con furor
    los bienes, vida, honor,
    los hijos, la mujer ...
    todo ha de perecer;
    de Dios el reino queda.
    * Sabaoth = Señor de los Ejércitos
396Nehemías 8.10; Mateo 10.31
  1. ¿Cómo podré estar triste,
    cómo entre sombras ir,
    cómo sentirme solo,
    y en el dolor vivir,
    si Cristo es mi consuelo,
    mi amigo siempre fiel,
    si aun la aves tienen
    seguro asilo en Él,
    si aun las aves tienen
    seguro asilo en Él?
    coro
    • Feliz, cantando alegre,
      yo vivo siempre aquí.
      Si Él cuida de las aves,
      cuidará también de mí.
  2. «Nunca te desalientes»,
    oigo al Señor decir;
    y en su palabra fiado
    hago al dolor huir.
    A Cristo paso a paso
    yo sigo sin cesar,
    y todas su bondades
    por siempre me ha de dar,
    y todas sus bondades
    por siempre me ha de dar.
  3. Siempre que soy tentado,
    o que en la prueba estoy,
    más cerca de Él camino
    y protegido voy.
    Si en mí la fe desmaya,
    y caigo en la ansiedad,
    ¡tan sólo Él me levanta;
    me da seguridad!
    ¡Tan sólo Él me levanta;
    me da seguridad!
397Hebreos 12.2; Juan 16.33
  1. Corazón oprimido, buscando solaz,
    ¡oh! mira al Señor y no llores más.
    La luz de su rostro te iluminará,
    y, como en el cielo, no habrá noche acá.
  2. Mirando a Jesús, yo no más podré ver
    los peligros y penas que me hacen temer.
    Las lágrimas tristes no me obcecarán;
    las dudas infieles se disiparán.
  3. Mirando a Jesús, de su amor gozaré;
    en el mundo habrá penas,
    en Él paz tendré.
    La mar de mi vida podrá alto rugir;
    si miro al Señor, ya no la puedo oir.
  4. Mirando a Jesús, sus palabras oiré:
    «¿Por qué temes tú? ¡Oh qué poca es tu fe!»
    Y al fin en la gloria mi gozo será
    su rostro divino por siempre admirar.
398Josué 1.5; Mateo 28.20
  1. Cristo siempre está conmigo,
    su promesa firme está,
    pues ha dicho:
    «Con vosotros siempre estoy».
    El poder del enemigo
    su palabra vencerá,
    pues ha dicho:
    «Con vosotros siempre estoy».
    coro
    • «Siempre estoy, siempre estoy»,
      pues ha dicho:
      «Siempre estoy, siempre estoy»,
      pues ha dicho:
      «Con vosotros siempre estoy».
      «Con vosotros siempre estoy».
  2. En los días anublados
    siempre permanece fiel,
    pues ha dicho:
    «Con vosotros siempre estoy».
    Y en el tiempo hermoso y claro
    andaré también con Él,
    pues ha dicho:
    «Con vosotros siempre estoy».
  3. Y al final iré a la gloria
    donde mora el Salvador,
    pues ha dicho:
    «Con vosotros siempre estoy».
    Cantaré la dulce historia
    del amor de mi Señor,
    pues ha dicho:
    «Con vosotros siempre estoy».
399Juan 14.19; Lucas 24.36,50
  1. Cristo vive y nos guiará,
    aunque triste la vía.
    Pronto el alba romperá,
    ¡qué feliz el día!
    Todo bien nos ha de dar;
    Cristo vive y nos guiará.
  2. Todo lo que aquí habló,
    hoy también nos habla.
    Todo el pan que repartió,
    hoy también regala.
    Todo bien nos ha de dar;
    Cristo vive y nos guiará.
  3. Cristo vive; mas su amor
    le condujo a la muerte.
    Pero de Satán triunfó;
    es su nombre El Fuerte.
    Él nos colma de bondad;
    Cristo vive y nos guiará.
  4. Cristo vive y nos guiará,
    no nos desampara.
    Con su Iglesia quedará
    hasta al fin llevarla
    para ver su hermosa faz
    y gozar de eterna paz.
400 2 Corintios 5.17; Efesios 3.17; 1 Pedro 3.15
  1. Cuán glorioso es el cambio operado en mi ser,
    viniendo a mi vida el Señor.
    Hay en mi alma una paz que yo ansiaba tener,
    la paz que me trajo su amor.
    coro
    • Él vino a mi corazón,
      Él vino a mi corazón.
      Soy feliz con la vida que Cristo me dio
      cuando Él vino a mi corazón.
  2. Ya no voy por la senda que el mal me trazó,
    do sólo encontré confusión.
    Mis errores pasados Jesús los borró
    cuando Él vino a mi corazón.
  3. Ni una sombra de duda oscurece su amor,
    amor que me trajo el perdón.
    La esperanza que aliento la debo al Señor,
    porque Él vino a mi corazón.
401 Filipenses 3.7,8; 1 Juan 2.15 al 17
  1. Dejo el mundo y sigo a Cristo,
    porque el mundo pasará;
    mas su amor, amor bendito,
    por los siglos durará.
    coro
    • ¡Oh, qué gran misericordia!
      ¡Oh, de amor sublime don!
      ¡Plenitud de vida eterna,
      prenda viva del perdón!
  2. Dejo el mundo y sigo a Cristo,
    paz y gozo en Él tendré;
    y al mirar que va conmigo,
    siempre alegre cantaré.
  3. Dejo el mundo y sigo a Cristo,
    su sonrisa quiero ver;
    como luz que en mi camino,
    haga aquí resplandecer.
  4. Dejo el mundo y sigo a Cristo,
    acogiéndome a su cruz,
    y después iré a mirarle
    cara a cara en plena luz.
402Josué 22.5,6; Marcos 8.7 al 9
  1. Despide ya tu grey
    en paz y bendición,
    y las palabras de tu ley
    conserve el corazón.
  2. Semilla y sembrador,
    que seas Tú a la vez;
    con tu Espíritu de amor
    apaga nuestra sed.
  3. Enséñanos, Señor,
    tu ley a meditar;
    vivir unidos en amor,
    y en Él por siempre andar.
403Proverbios 17.17, 18.24; Hebreos 13.5
  1. El amigo más fiel es Cristo.
    Cuando triste y agobiado estás,
    siempre lleno de bondad,
    quita toda oscuridad.
    El amigo más fiel es Cristo.
    coro
    • Es Cristo el mejor amigo,
      es Cristo el mejor amigo;
      pues Él no nos dejará,
      siempre nos protegerá.
      Es Jesús el mejor amigo.
  2. ¡Oh, qué amigo yo tengo en Cristo!
    A mi corazón su gozo da,
    con su brazo de poder
    miedo no podré tener.
    El amigo más fiel es Cristo.
  3. Cuando al fin en la gloria estemos,
    con los santos que han partido ya,
    cantaremos su loor
    con más gozo y más fervor.
    El amigo más fiel es Cristo.
404Apocalipsis 22.22 al 27; 2 Timoteo 2.12
  1. El sol no se pondrá
    en la gloria allá.
    No habrá más lágrimas
    en la gloria allá.
    Y no habrá noche más,
    la luz no menguará;
    gozo perfecto habrá
    en la gloria allá.
  2. Nadie se desviará
    en la gloria allá.
    Ni nunca caerá
    en la gloria allá.
    La mar no existirá,
    ni negra tempestad.
    La paz perdurará
    en la gloria allá.
  3. En vida reinarán
    en la gloria allá
    los que con Cristo van
    en la gloria allá.
    No habrá más maldición,
    ni pena ni aflicción.
    Eterna es la canción
    en la gloria allá.
405Tito 2.11; Efesios 2.8
  1. En gracia el santo Dios
    formó el hermoso plan
    de, por su soberano amor,
    al hombre ruin salvar.
    coro
    • Por gracia salvados sois
      por la fe, por la fe.
      No de vosotros es así;
      no de vosotros es así,
      de obras no, de obras no.
      De obras no, que nadie se gloríe,
      pues es el don de Dios.
      De obras no, que nadie se gloríe,
      pues es el don de Dios,
      pues es el don de Dios,
      pues es el don de Dios,
      pues es el don de Dios, el don de Dios.
  2. De Dios la gracia ved,
    mostrada en el Señor,
    pues Él crucificado fue
    en prueba de su amor.
  3. A todo aquel que cree
    en el Señor Jesús
    es dada salvación por fe;
    es hijo de la luz.
406Salmo 119.105,103, 19.10
  1. En tu palabra, oh Padre Dios,
    ¡qué bella luz se ve!
    Bendita, celestial porción,
    gozada por la fe.
  2. Aquí del Redentor la voz
    alegra el corazón;
    la dulce voz del Buen Pastor
    que trae salvación.
  3. En su divina inspiración
    aliento se nos da;
    también allí satisfacción
    el alma encontrará.
  4. Y antorcha para iluminar
    los pasos de tu grey;
    y lámpara que nos dará
    visiones del Gran Rey.
  5. ¡Cuán dulce es tu palabra fiel
    para mi paladar!
    Más que la refinada miel
    que cae del panal.
  6. Y mina de riqueza es
    que no se agotará
    hasta ese día en que yo esté
    en gloria celestial.
407Eclesiastés 12.7; Santiago 1.6; 2 Timoteo 2.12
  1. Es la Biblia para mí
    santo y gran tesoro aquí;
    pues contiene con verdad
    la divina voluntad.
    Me declara lo que soy,
    de quién vine y a quién voy.
  2. Reprende ella mi dudar
    y me exhorta sin cesar.
    Es cual faro de mi pie;
    va guiando por la fe
    a las fuentes del amor
    del bendito Salvador.
  3. Es la infalible voz
    del Espíritu de Dios,
    que vigor al alma da
    cuando en aflicción está,
    y me enseña a triunfar
    de la muerte y del pecar.
  4. Por su santa letra sé
    que con Cristo reinaré;
    yo que tan indigno soy,
    por su luz al cielo voy.
    Es la Biblia para mí
    santo y gran tesoro aquí.
4081 Timoteo 1.1; Romanos 5.15; Hechos 26.18
  1. Gracia, perdón y paz consigue
    el pecador
    que a Jesús, contrito, pide
    su compasión y amor.
    coro
    • No podrá el mundo entero
      dar al alma paz.
      Sólo podrá Jesús hacerlo;
      Él te ofrece solaz.
  2. Gracia sin límite y gratuita
    Cristo nos da;
    y en la tentación y prueba
    su brazo nos tendrá.
  3. Dulce perdón al alma inquieta
    Cristo dará,
    si al Salvador con fe sincera
    contrita acudirá.
  4. Paz halla el corazón turbado
    en su Señor,
    y las furiosas tempestades
    no infunden ya temor.
409Salmo 51.7; 1 Pedro 1.19; Tito 3.5; 1 Corintios 6.11
  1. ¿Has hallado en Cristo tu buen Salvador?
    ¿Eres salvo por la sangre de Jesús?
    ¿Por la fe descansas en el Redentor?
    ¿Eres salvo por la sangre de Jesús?
    coro
    • Lávame, lávame,
      en tu sangre, oh Cordero de Dios,
      y con alma limpia me presentaré
      en tu hogar tan glorioso de amor.
  2. ¿Vives siempre al lado de tu Salvador?
    ¿Eres salvo por la sangre de Jesús?
    ¿Del pecado eres siempre vencedor?
    ¿Eres salvo por la sangre de Jesús?
  3. Si perdón y paz deseas, pecador,
    tu refugio es la sangre de Jesús.
    Si librarte quieres de eternal dolor,
    ¡oh, acude a la sangre de Jesús!
410Romanos 7.4; Juan 15.1; Joel 2.25
  1. ¿He de ir sin ningún fruto
    que presente a mi Señor?
    ¡No le llevo ni un trofeo,
    ni servicio de valor!
    coro
    • ¿He de ir sin ningún fruto,
      he de ver a Cristo así?
      Con el tiempo mal gastado,
      ¿he de presentarme allí?
  2. De la muerte no me asusto:
    Cristo es ya mi Salvador.
    Para Él nada yo he hecho;
    esto, sí, me da dolor.
  3. Darle todo yo quisiera
    de los años que perdí,
    caminando en la ceguera,
    pero a Satanás los di.
  4. Pasa el día y llega noche.
    ¡Trabajad cuando haya luz!
    Le verán, y sin reproche,
    quienes sirvan a Jesús.
411Efesios 5.14; 1 Tesalonicenses 5.6
  1. Iglesia de Cristo, reanima el amor,
    y alegre en la noche espera al Señor.
    Jesús el Esposo, vestido de honor,
    viniendo se anuncia con fuerte clamor.
    coro
    • Levántate, Iglesia,
      sacude el sopor,
      que viene en las nubes
      tu Esposo y Señor.
  2. Si algunos dormitan sin sentir dolor,
    la fe sea en todos el despertador.
    Velad, compañeros, velad sin temor,
    que está con nosotros el Consolador.
  3. El hombre en sus penas, infiel pecador,
    se entrega en las manos del sueño traidor;
    mas el que es amado del fiel Salvador,
    velar esperando prefiere mejor.
  4. La noche difunde su negro pavor,
    mas pronto del alba saldrá el resplandor.
    En tanto esperamos el primer albor,
    cantemos en coro con gracia y ardor.
412Salmo 116.13; 1 Juan 5.4
  1. Jesús es mi Pastor, conmigo está;
    nada con mi Señor me faltará.
    En Él confiaré de todo corazón,
    y por Él venceré la tentación.
  2. Él es mi dulce luz, mi salvación;
    en la sangrienta cruz logré perdón.
    Allí por mí murió, por mí, vil pecador;
    mis culpas Él pagó, ¡gloria al Señor!
  3. La fe que me dio Él me salvará;
    en justo, santo y fiel me cambiará.
    Su sangre me lavó, y su resurrección
    la paz con Dios me dio, vida y perdón.
  4. ¿Con qué, con qué, Señor, te pagaré,
    si tuyo es mi valor, tuya mi fe?
    ¿Si yo no soy capaz de obrar el bien por mí,
    si soy sombra fugaz, nada sin Ti?
  5. Dame, bendito Dios, por caridad,
    que siempre vaya en pos de la verdad.
    Tu bien quiero gozar, vivir contigo en paz,
    tu santa majestad siempre adorar.
413 Lucas 9.26; Romanos 1.16; 1 Pedro 4.16
  1. Jesús, mi Salvador, ¿será posible
    que se avergüence algún mortal de Ti?
    ¿Y que, olvidando tus sublimes hechos,
    niegue lo que Tú has sido para sí?
  2. ¡Avergonzarme de Jesús! Más pronto
    repudiaría el firmamento el sol;
    antes se avergonzara la mañana
    del fresco, puro y nítido arrebol.
  3. ¡Avergonzarme del querido Amigo,
    mi apoyo, mi esperanza, mi sostén!
    No, mi vergüenza es que, aunque le amo tanto,
    no le amo siempre como al sumo bien.
  4. ¡Avergonzarme de Jesús! Sí, cuando
    no tenga culpa alguna que lavar,
    ni bienes que pedir, ni miedo oculto,
    ni lágrimas, ni aun alma que salvar.
  5. Hasta entonces, mi orgullo es confesarte;
    para salvarme espero sólo en Ti,
    y mi gloria será que Jesucristo
    no se avergüence, no, jamás de mí.
4142 Corintios 4.6; 1 Corintios 1.30, 7.31
  1. La noche oscura fue sin Ti, Señor,
    y lejos me encontré sin Ti, Señor.
    Al mundo yo seguí,
    de su placer bebí,
    mas paz no conocí sin Ti, Señor.
  2. Resplandeció la luz por Ti, Señor,
    y divisé la cruz por Ti, Señor.
    Al ver tu muerte allí,
    saber que fue por mí,
    al Padre me volví por Ti, Señor.
  3. Del juicio libre estoy en Ti, Señor;
    gozoso al cielo voy en Ti, Señor.
    Tengo la redención
    y justificación,
    completa salvación en Ti, Señor.
  4. Ya sólo esperaré de Ti, Señor;
    mi todo buscaré de Ti, Señor.
    El mundo pasará,
    el hombre morirá,
    mas siempre el bien habrá de Ti, Señor.
  5. Y Tú me llamarás a Ti, Señor;
    tu Iglesia tomarás a Ti, Señor.
    ¡Oh grata reunión!
    ¡Eterna salvación!
    ¡De gloria la canción a Ti, Señor!
415Escuchar Filipenses 3.12; 2 Corintios 3.18
  1. Más de Jesús quiero aprender,
    más de su gracia conocer,
    más del amor con que me amó,
    más de la cruz en que murió.
    coro
    • Más quiero amarle,
      más quiero honrarle;
      más de su salvación gozar,
      más de su dulce amor gustar.
  2. Más de Jesús quisiera hablar,
    más de su comunión gozar,
    más de sus dones recibir,
    más con los otros compartir.
    coro
    • Más, más de Jesús;
      más, más de Jesús;
      más de sus dones recibir,
      más con los otros compartir.
  3. Más de Jesús anhelo ver,
    más de su hermoso parecer,
    más de la gloria de su faz,
    más de su luz, más de su paz.
    coro
    • Más, más de Jesús;
      más, más de Jesús,
      más de la gloria de su faz,
      más de su luz, más de su paz.
416EscucharIsaías 1.6; Lucas 15.21; 1 Corintios 6.11; Juan 15.26, 16.7
  1. Me hirió el pecado, fui a Jesús,
    mostrele mi dolor.
    Perdido, errante, vi su luz;
    bendíjome en su amor.
    coro
    • En la cruz, en la cruz,
      do primero vi la luz
      y las manchas de mi alma yo lavé:
      fue allí por la fe do vi a Jesús,
      y siempre feliz con Él seré.
  2. En una cruz, mi Salvador
    su sangre derramó
    por este pobre pecador,
    a quien así salvó.
  3. Venció la muerte: ¡qué placer!
    y el Padre lo exaltó.
    Espero sólo en su poder;
    morir no temo yo.
  4. Aunque Él se fue, conmigo está
    el gran Consolador;
    por Él entrada tengo ya
    al reino del Señor.
  5. Vivir en Cristo trae la paz;
    con Él habitaré;
    ya suyo soy, y de hoy en más
    a nadie temeré.
417 Salmo 40.2; Hechos 26.18; 1 Pedro 2.9
  1. Mi Salvador en su bondad
    al mundo malo descendió;
    y de hondo abismo de maldad
    Él mi alma levantó.
    coro
    • Seguridad me dio Jesús
      cuando Él su mano me tendió;
      estando en sombra a plena luz,
      en su bondad, me levantó.
  2. Su voz constante resistí,
    aunque Él amante me llamó,
    mas su palabra recibí
    y fiel me levantó.
  3. Tortura cruel Jesús sufrió,
    cuando en la cruz por mí murió;
    tan sólo así Él me salvó,
    y así me levantó.
  4. Que soy feliz, yo bien lo sé,
    con esta vida que Él me dio;
    mas no comprendo aún por qué
    Jesús me levantó.
418Salmo 107.10; Marcos 12.34; Mateo 8.11,12
  1. No lejos del reino del cielo
    hay muchos que vienen y van;
    se encuentran en sombra de muerte,
    y pocos entrando están.
    coro
    • ¡Oh cuántos, sí, vienen y van!
      Mas pocos entrando están.
      ¡Oh cuántos, sí, vienen y van!
      Mas pocos entrando están.
  2. No lejos del reino del cielo,
    son tímidos para entrar;
    pues hablan de goces supremos,
    mas miedo les hace parar.
  3. ¿Por qué te detienes afuera?
    Jesús te desea guiar
    a su redil en esta tierra,
    y luego a su cielo llevar.
  4. Muy lejos no estás ya del reino;
    ¿por qué no decides entrar?
    Te resta tan sólo un paso;
    ven, dalo, pues, sin vacilar.
  5. ¡Oh! entra por fe en el reino,
    te arriesgas por ese tardar.
    Aún para ti abierta la puerta,
    por siempre se puede cerrar.
4191 Pedro 1.18,19; Sofonías 1.18
  1. No soy rescatado con oro o con plata;
    no vale dinero en los ojos de Dios.
    La sangre preciosa de Cristo fue el precio
    de mi redención de la condenación.
    coro
    • Yo nada soy, y nada tengo;
      en tu amor pensaste en mí.
      Moriste Tú por mis pecados,
      ¡oh Señor! confío en Ti.
  2. No soy rescatado con oro o con plata;
    el oro no compra la gracia de Dios.
    Si fuera por oro sería un negocio,
    mas Cristo por todos su sangre vertió.
  3. No soy rescatado con oro o con plata.
    Pensando en mis culpas tenía temor,
    y al ver que la sangre borró mis pecados,
    huyeron las dudas de mi corazón.
420Marcos 5.20; Juan 4.42
  1. ¡Oh! dime más de Jesucristo;
    el tema vuelve a repetir,
    y de su amor inmerecido,
    gracia y favor hazme sentir.
    coro
    • ¡Oh! dime más, he menester
      de su sostén, de su poder.
      ¡Oh! de mi Amado dime más,
      hasta que en gloria vea su faz.
  2. ¡Oh! dime de su voz calmante
    que dice paz en mi dolor.
    Y ¡qué alba habrá tras noche triste
    al que confía en su Señor!
  3. ¡Oh! dime de la dulce historia
    del Rey de Gloria, quien lloró
    sus lágrimas de simpatía,
    y así a los tristes consoló.
  4. ¡Oh! dime más, y de mi parte
    mi vida entera entregaré;
    la historia bella y tan gloriosa
    del evangelio contaré.
421Gálatas 6.14; Filipenses 3.8; Romanos 4.5
  1. Oh Dios, Padre mío, no busco la gloria
    de aquellos deberes que un día cumplí.
    A Cristo acudo, tan sólo confío
    en Él y su sangre vertida por mí.
    A Cristo acudo, tan sólo confío
    en Él y su sangre vertida por mí.
  2. A todas mis obras las llamo tinieblas,
    al lado de Cristo, torrente de luz.
    Mi gloria pasada es hoy mi vergüenza
    y entierro mi gloria al pie de la cruz.
    Mi gloria pasada es hoy mi vergüenza
    y entierro mi gloria al pie de la cruz.
  3. Estimo mis obras de pérdida vana,
    y acepto la obra del buen Salvador.
    Mi alma desea gozar en su seno,
    vivir a su santo bendito calor.
    Mi alma desea gozar en su seno,
    vivir a su santo bendito calor.
  4. Yo sé que mis obras no pueden,
    Dios mío,
    lavar mis pecados, borrar lo que fui.
    Mas sé que tu Hijo, si en Él me confío,
    me lava y ensalza, Señor, hasta Ti.
    Mas sé que tu Hijo, si en Él me confío,
    me lava y ensalza, Señor, hasta Ti.
422Deuteronomio 30.15; Juan 6.37; Marcos 8.36
  1. ¡Oh no deseches otra vez
    la voz de Cristo el Salvador!
    Ya que la vuelve a ofrecer,
    acepta hoy la salvación.
    coro
    • Te ofrece hoy la salvación.
      Te ofrece hoy la salvación.
      Acepta hoy del Salvador
      el gozo de la salvación.
  2. El Salvador nunca echará
    de su presencia al pecador.
    Acude, pues, sin más tardar,
    acepta hoy la salvación.
  3. El mundo no te puede dar
    lo que contenta al corazón.
    Mas Cristo te dará su paz;
    te ofrece hoy la salvación.
4231 Timoteo 1.14,15; Efesios 3.19; Juan 18.37
  1. ¡Oh! no hay amor como el de Cristo;
    nunca terminará,
    hasta que al redil de la gloria allí
    Él nos congregará.
    coro
    • ¡Oh qué amor! ¡Grande amor!
      inmenso, sin igual.
      ¡Oh ven, pecador, a tu Redentor!
      que te quiere salvar.
  2. No hay corazón como el de Cristo,
    lleno de tierno amor.
    No hay aflicción ni tentación
    que no sienta el Señor.
  3. No hay ojos claros cual los de Cristo,
    tan penetrantes son.
    La historia lee, los secretos ve
    aun de tu corazón.
  4. Ninguna voz cual la voz de Cristo;
    ¡que nos alcance ya!
    Cual melodía de noche y día
    nos satisfará.
  5. ¡Oh! que escuchemos la voz de Cristo;
    siempre nos guiará
    hasta encontrarnos en el hogar
    de su gloriosa paz.
424Colosenses 3.15; Filipenses 4.7
  1. ¡Oh! Señor mío, eres Tú mi amigo fiel,
    seguro amparo sólo en Ti tendré.
    En mis aflicciones, oh Señor, iré a Ti
    y consuelo y dicha gozaré yo así.
    coro
    • Cristo, ven más cerca,
      paz perfecta en mi alma pon;
      cerca, sí, más cerca, de mi corazón.
  2. Cuando en la noche veo yo estrellas mil,
    tu voz hermosa pueda mi alma oir;
    haz que yo medite en tu tierno y dulce amor,
    y que yo te alabe, lleno de fervor.
  3. Cuando esta vida tenga yo que abandonar,
    corona anhelo en el cielo allá;
    y con dulce canto tu bondad alabaré,
    y en mansión de gloria siempre moraré.
425Lucas 15.4,13; 1 Pedro 2.25
  1. Oveja errante fui,
    del aprisco me aparté;
    la tierna voz de mi Pastor
    constante desprecié.
    Un pródigo yo fui
    y andando al azar,
    del Padre yo me olvidé,
    dejando el buen hogar.
  2. Siguiome el buen Pastor;
    mi Padre me buscó
    con tierno y persistente amor,
    y lejos me encontró.
    Perdido estaba ya,
    caído y ruin,
    mas en su seno recibió
    al pródigo por fin.
  3. No quiero más errar
    en triste soledad;
    deseo siempre disfrutar
    su dulce caridad.
    Jesús es mi Señor,
    Él guía me será;
    la gracia de su tierno amor
    jamás me faltará.
4261 Samuel 15.22; Juan 16.33
  1. Para andar con Jesús no hay sendero mejor
    que guardar sus mandatos de amor.
    Obedientes a Él siempre habremos de ser,
    y tendremos de Cristo el poder.
    coro
    • Obedecer y confiar en Jesús,
      es la senda marcada
      para andar en la luz.
  2. Cuando vamos así, ¡cómo brilla la luz
    en la senda al andar con Jesús!
    Su promesa de estar con los suyos es fiel,
    si obedecen y esperan a Él.
  3. Quien siguiere a Jesús ni una sombra verá,
    si confiado su vida le da.
    Ni terrores ni afán, ni ansiedad, ni dolor;
    pues los cuida su amante Señor.
  4. Mas no habréis de alcanzar sus tesoros de amor
    si rendidos no vais al Señor;
    pues su paz y su amor sólo son para aquel
    que a sus leyes divinas es fiel.
427Mateo 7.24; Juan 16.33; Lucas 7.47
  1. ¿Qué cimiento habrá sobre el cual fundar
    una casa que pueda soportar
    ruda tempestad que ha de venir,
    y el débil edificio destruir?
    coro
    • Sobre la peña mi casa está;
      firme sobre ella se quedará.
      Tempestades la podrán batir,
      pero no podrán esa casa hundir.
  2. ¿Quién de arena su cimiento hará?
    De mis obras, ¿cuál me podrá salvar?
    Pues al que en sus obras confiado esté,
    de Jesús la sangre no le inspira fe.
  3. Mas el que profesa en Jesús confiar,
    esa fe por obras ha de mostrar.
    Si el perdón grande es, ¿qué será el amor
    que por Cristo siente el pobre pecador?
428Romanos 5.20; Juan 1.14
  1. ¡Qué maravilla! Perdón recibí;
    Cristo por gracia salvome a mí.
    Mis culpas todas Él las llevó,
    y sólo por gracia salvo soy.
    coro
    • Sólo por gracia salvo soy,
      sólo por gracia salvo soy.
      Esta es mi historia,
      de Dios es la gloria;
      que sólo por gracia salvo soy.
  2. Yo tengo un gozo que Cristo me dio,
    cuando en su sangre mis culpas lavó.
    Feliz elevo mi corazón,
    que sólo por gracia salvo soy.
  3. Mas por su gracia la cruz puedo ver,
    ya me hallo libre y contento con Él.
    Su amor inunda mi corazón,
    y sólo por gracia salvo soy.
429Juan 3.36; Mateo 27.22; 1 Reyes 18.21
  1. ¿Qué vas a hacer hoy con Cristo?
    ¿Qué vas a hacer con su amor?
    Puedes hoy mismo estar listo
    para servir al Señor.
    coro
    • ¿Qué vas a hacer hoy con Cristo?
      Algo tú debes hacer.
      ¿Aceptarás o rechazarás?
      Hoy tienes que resolver.
  2. Quiere el Señor recibirte;
    quiere tu vida cambiar.
    Hoy debes tú decidirte
    y su bondad aceptar.
  3. Nunca neutral has de hallarte
    cuando te invita el Señor.
    Debes resuelto mostrarte
    en contra de Él o en favor.
  4. Entre la vida o la muerte
    tienes que hacer elección.
    Pon en sus manos tu suerte
    y gozarás del perdón.
4301 Corintios 15.3; Romanos 5.11
  1. Perdón hay para mí;
    ya pierdo mi temor
    al contemplar por fe
    a Cristo el Redentor.
    Jesús la raza humana amó,
    y por su salvación murió.
  2. Heridas de Jesús,
    ¡cuán elocuentes son!
    Expían mi maldad
    y me hablan del perdón.
    Y mi rescate leo allí,
    pues que murió Jesús por mí.
  3. Reconciliado soy;
    la voz de Dios oí,
    cual hijo de su amor,
    llamándome hacia sí.
    Su Espíritu mi Dios me dio,
    y sé por Él que me aceptó.
431Mateo 8.34; Efesios 6.13; Juan 2.5
  1. Seguid al Maestro, no importa sufrir,
    aunque haya enemigos y obstáculos mil.
    Si estrecha es la senda, no retroceder;
    siguiendo al Maestro podremos vencer.
    coro
    • Proseguid siempre adelante
      con las armas del Señor;
      a las órdenes del Jefe,
      que nos guía con su santa voz.
  2. Seguid al Maestro por todo lugar,
    en días de lucha o en días de paz.
    Si oscura es la senda, seguid sin temor;
    su rostro glorioso infunde valor
  3. Seguid al Maestro sin titubear;
    sus órdenes todas cumplid sin tardar.
    Estemos alerta, cual hijos de luz,
    y grande victoria daranos Jesús.
432Hechos 26.28; Lucas 8.47
  1. Sólo un paso a Cristo,
    ¿por qué más vacilar
    cuando te ofrece amante
    la paz y bienestar?
    coro
    • Ven, pecador; ven, pecador,
      ven al Salvador.
      Ven, tu maldad confiesa,
      cuéntale tu tristeza.
      Sólo un paso a Cristo;
      pues, ven sin demorar.
  2. Sólo un paso a Cristo,
    de muerte a vida real,
    de la desdicha a gozo,
    a luz y bienestar.
  3. Sólo un paso a Cristo;
    ten fe, y vivirás.
    Con tierno amor te llama,
    perdón recibirás.
  4. Sólo un paso a Cristo;
    ven, dile sin tardar:
    «En Ti, Señor, confío,
    y Tú me salvas ya».
4332 Pedro 1.4; 2 Corintios 1.20
  1. Todas las promesas del Señor Jesús
    son apoyo poderoso de mi fe;
    mientras viva aquí cercado de su luz,
    siempre en sus promesas confiaré.
    coro
    • Grandes, fieles,
      las promesas que el Señor Jesús ha dado.
      Grandes, fieles;
      en ellas para siempre confiaré.
  2. Todas sus promesas para el hombre fiel,
    el Señor, en sus bondades, cumplirá,
    y confiado sé que para siempre en Él
    paz eterna mi alma gozará.
  3. Todas las promesas del Señor serán
    gozo y fuerza en nuestra vida terrenal;
    ellas en la dura lid nos sostendrán
    y triunfar podremos sobre el mal.
434Lucas 1.7, 23.33, 24.4,6,51; 1 Corintios 15.3,5
  1. Un día que el cielo sus glorias cantaba,
    un día que el mal imperaba más cruel,
    descendió Cristo y nació de una virgen,
    y aquí morando mi ejemplo fue Él.
    coro
    • Vivo, me amaba; muerto, salvome;
      y en el sepulcro mi mal enterró.
      Resucitado es mi eterna justicia;
      un día Él viene, pues lo prometió.
  2. Un día lleváronle al monte Calvario,
    un día claváronle allí en la cruz.
    Pena y dolores sufrió y la muerte,
    por redimirme, potente Jesús.
  3. Un día dejáronle solo en el huerto;
    un día la tumba su cuerpo abrigó.
    Ángeles sobre Él guardaban vigilia,
    mientras el Dueño del mundo durmió.
  4. Un día la tumba ocultarle no pudo,
    un día su espíritu al cuerpo volvió;
    y de la muerte ya había triunfado,
    y a la diestra de Dios se sentó.
435Jeremías 31.3; 1 Juan 4.19; 2 Corintios 8.9
  1. Venid, contemplemos a Cristo
    sufriendo por ti y por mí.
    ¡Qué gracia y amor jamás visto,
    que el Hijo de Dios muera así!
    coro
    • Él herido fue por nosotros;
      fue clavado a la cruz por mí.
      Comprado a valor tan costoso,
      al Señor serviré yo aquí.
  2. Dejó su honor increado,
    su Padre, su gloria, su hogar.
    Bajose del cielo a salvarnos
    y darnos la vida eternal.
  3. Confiad en el Cristo adorable,
    quien vino a comprarnos perdón.
    Morad en su amor perdurable;
    allí sólo hay satisfacción.
  4. A Cristo rendid vuestra vida,
    seguidle con celo y verdad.
    ¡Oh! dadle amorosa acogida,
    y en vos su morada tendrá.
436Mateo 26.40; Marcos 14.36; Juan 19.30
  1. Venid, oh venid al jardín,
    donde Cristo ahora ha entrado,
    y por su dolor ved, con gran horror,
    cuán feo es el pecado.
    coro
    • Por vosotros fue, sí, y fue por mí
      que agonizó Él allí.
      En mi favor su gran amor
      costole Getsemaní.
  2. ¡Venid una hora a velar!
    Él desea la compañía
    en la soledad y oscuridad,
    la noche de agonía.
  3. Venid y escuchad su clamor:
    «Si posible es, oh, retira
    en la gran bondad de tu voluntad
    la copa de tu ira».
  4. Venid y pasmados quedad,
    hasta haber de Dios aprendido
    en el estertor y mortal sudor
    del Salvador rendido.
  5. Venid, apuraos, seguid.
    Vendido y traicionado,
    el Señor Jesús en la cruenta cruz
    su vida ha entregado.
    coro final
    • Por vosotros fue, sí, y fue por mí
      que agonizó Él allí.
      En mi favor tomó el Señor
      la copa en Getsemaní.
437Mateo 11.28; Juan 5.35; Lucas 5.28
  1. Con tierno amor, oh pecador,
    te llama hoy el Salvador.
    Su dulce voz te dice a ti:
    «Oh pecador, ven, ven a mí».
    coro
    • Hoy mismo llama con afán:
      «Ven pecador, ven, ven a mí».
      Responde tú con el refrán:
      «Oh Salvador, acudo a Ti».
      Ven, ven a mí. Acudo a Ti.
      Ven, ven a mí. Acudo a Ti.
      Hoy mismo, sí, acudo a Ti.
      Ven, ven a mí. Hoy mismo,
      sí, acudo a Ti.
      Ven, ven a mí. Hoy mismo,
      sí, acudo a Ti.
      Oh Salvador, me entrego a Ti.
  2. El diablo bríndate a su vez
    el mundo con su brillantez,
    y voces mil del tentador
    ahogan la del Salvador.
  3. Te llama hoy a descansar;
    el mal te quiere perdonar.
    «Oh ven a mí», te dice hoy.
    Responde tú: «A Cristo voy».
438Deuteronomio 33.25, 31.8; Isaías 41.10, 43.2, 40.11; Jeremías 31.3
  1. ¡Cuán firme cimiento se ha dado a la fe
    de Dios en su eterna Palabra de amor!
    ¿Qué más Él pudiera en su libro añadir,
    si todo a sus hijos lo ha dicho el Señor,
    si todo a sus hijos lo ha dicho el Señor?
  2. «Ya te halles enfermo o en plena salud,
    ya rico, ya pobre se encuentre tu ser,
    en casa o viajando por tierra o por mar,
    conforme a tu día será tu poder,
    conforme a tu día será tu poder».
  3. «No temas por nada, contigo Yo soy.
    Tu Dios Yo soy solo, tu ayuda seré.
    Tu fuerza y firmeza en mi diestra estarán,
    y en ella valor y poder te daré,
    y en ella valor y poder te daré».
  4. «No habrán de anegarte las ondas del mar,
    si en aguas profundas te ordeno salir.
    Pues siempre contigo en angustias seré
    y todas tus penas podré bendecir,
    y todas tus penas podré bendecir».
  5. «La llama no puede dañarte jamás,
    si en medio del fuego te ordeno pasar.
    El oro de tu alma más puro será,
    pues sólo la escoria se habrá de quemar,
    pues sólo la escoria se habrá de quemar».
  6. «Mi amor siempre tierno, invariable, eternal,
    constante a mi pueblo mostrarle podré
    si nívea corona ya ciñe su sien,
    cual tiernos corderos aún cuidaré,
    cual tiernos corderos aún cuidaré».
  7. «Al alma que anhele la paz que hay en mí,
    jamás en sus luchas la habré de dejar.
    Si todo el infierno la quiere perder,
    ¡Yo nunca, no nunca, la puedo olvidar!
    ¡Yo nunca, no nunca, la puedo olvidar!»
4392 Corintios 4.6; Filipenses 1.21, 3.10
  1. Que vea tu faz: un resplandor
    de encanto divinal;
    pues otro amor no encontraré
    que al tuyo sea igual.
    Luz inferior ha de menguar,
    ninguna gloria habrá;
    toda hermosura terrenal
    su gracia perderá.
  2. Que vea tu faz: mi fe y amor
    más firmes han de estar;
    y nada acá podrá la paz
    de mi alma perturbar.
    Será mi vida cual visión,
    todo intangible acá —
    vana ilusión— mas Tú, Señor,
    la sola realidad.
  3. Que vea tu faz: olvidaré
    la antigua lasitud;
    ni sombras del febril pesar
    traerán más inquietud.
    Temores por el porvenir
    se trocarán en paz;
    mi corazón, pues, gozará
    sosiego y gran solaz.
  4. Que vea tu faz: se aliviará
    la más pesada cruz;
    bien se ha de ver en todo mal,
    en cada noche, luz.
    Veloz los años correrán,
    en calma han de pasar.
    Luego, el pesar dejado atrás,
    iré a mi eterno hogar.
440Mateo 24.3; Romanos 8.19; Salmo 85.10
  1. Las estaciones vienen, van,
    y al hombre traen bendición,
    pero expectativa en el aire hay
    y una esperanza nos llenó.
    ¿Por qué el Señor ha de demorar?
    ¿Cuándo su reino aparecerá?
    Y el cielo y tierra anunciarán:
    «Cristo ya viene otra vez».
    coro
    • Cristo ya viene otra vez.
      Cristo ya viene otra vez.
      Gloria en el cielo a Dios:
      Cristo ya viene otra vez.
  2. Las aguas voces fuertes dan:
    «El rey tomado ha su poder».
    Los montes y valles cantarán:
    «La corona es digno Él de tener».
    Los que dormís, al Señor mirad;
    himnos de bodas venid, cantad.
    Huya el reinado de Satán;
    Cristo ya viene otra vez.
  3. La tierra toda cantará,
    ya sujetada su maldad.
    Su anhelo: «¿Cuándo volverá?»
    al fin se trueca en realidad.
    Ángeles dan el decreto real,
    reina en el mundo justicia y paz.
    Los árboles aplaudirán:
    Cristo ya viene otra vez.
  4. Hermanos fieles, esperad,
    el alba ya despuntará.
    Se ve la bandera celestial,
    la lucha pronto acabará.
    Misericordia con verdad
    se une a Cristo en ensalzar.
    Digno el Cordero es de reinar;
    Cristo ya viene otra vez.
  5. ¡Glorioso monte de Sion
    con gozo ya se elevará!
    El fuerte Rey de salvación
    reina en poder de mar a mar.
    De su trabajo el Señor verá,
    y satisfecho se gozará.
    Su reino siempre durará;
    Cristo ya viene otra vez.
4412 Timoteo 2.3; Efesios 6.12
  1. ¡A combatir! Resuena la guerrera voz
    del Salvador, que hoy llamando está.
    Sin desmayar, seguidle siempre con valor,
    y la victoria plena os dará.
    coro
    • ¡A la batalla! ¡oh fiel cristiano!
      con el escudo de la cruz.
      Sé buen soldado,
      pues a tu lado
      está el príncipe Jesús.
      Él con su gracia te sostiene,
      y con potencia sin igual
      su brazo extiende, y te defiende
      en esta lucha contra el mal.
  2. ¡A combatir! nos llama
    nuestro Salvador.
    Salid, luchad, con nuestro Capitán.
    En la constante lid, seguid sin vacilar
    y venceréis las huestes de Satán.
  3. Al Rey de reyes, nuestro Salvador Jesús,
    honor y gloria todos tributad,
    pues ya los suyos gozan de su plenitud
    y pronto reinarán en santidad.
442Mateo 11.29; Oseas 11.4; Isaías 33.17
  1. Al Calvario en espíritu
    venimos, oh Señor,
    a meditar y disfrutar
    de tu infinito amor.
  2. Allí descansa el corazón
    que siente su dolor,
    mas goza de la paz con Dios
    por Ti, oh Salvador.
  3. ¡Oh qué hora oscura de dolor
    tu alma padeció!
    Tu gracia triunfó por fin;
    tu amor al mal venció.
  4. Tus agonías sin igual,
    con cuerdas de amor,
    ligaron nuestro corazón
    a Ti, oh Redentor.
  5. Desean nuestros ojos ver
    tu frente, oh Salvador,
    de espinas no ceñida ya,
    sino de luz y honor.
443Isaías 63.12, 66.12
  1. Al cansado peregrino
    que en el pecho siente fe,
    el Señor ha prometido:
    «Con mi brazo te guiaré».
    coro
    • Con mi brazo, con mi brazo,
      con mi brazo te guiaré.
      El Señor ha prometido:
      «Con mi brazo te guiaré».
  2. Cuando sus lazos el mundo
    arrojare ante tu pie,
    te dirá Dios, tu refugio:
    «Con mi brazo te guiaré».
  3. Si tu esperanza se aleja
    cual sombra de lo que fue,
    oye atento la promesa:
    «Con mi brazo te guiaré».
  4. Cuando la muerte a tu estancia
    con afán golpeando esté,
    ten consuelo en las palabras:
    «Con mi brazo te guiaré».
444Escuchar Romanos 7.24,25; 1 Pedro 3.18; Lucas 18.13
  1. Alma, basta de gemir;
    Cristo en tu lugar sufrió,
    y en la cruz al sucumbir
    su gran obra consumó.
    Alma, ya no llores más;
    mira a Cristo y vivirás.
  2. En el Justo se cargó
    sin reserva tu maldad.
    Jehová le condenó
    porque tengas libertad.
    Mira, triste pecador,
    a Jesús tu Salvador.
  3. Si te entregas todo a Él,
    tú recibirás perdón.
    Hallarasle siempre fiel;
    pronto a darte salvación.
    Mira a Cristo por la fe,
    sin demora mírale.
  4. ¡Ah, Señor! propicio sé
    a mí, pobre pecador.
    Heme aquí con poca fe;
    dame más, ¡oh Redentor!
    Ven, te pido, ven a mí,
    pues llorando corro a Ti.
445Mateo 18.12; Juan 21.16; 1 Pedro 5.4
  1. Ama el Pastor sus ovejas
    con un amor paternal;
    ama el Pastor su rebaño
    con un amor sin igual.
    Ama el Pastor a las otras
    que descarriadas están,
    y conmovido las busca
    por dondequiera que van.
    coro
    • Por el desierto errabundas
      vense sufrir penas mil;
      y al encontrarlas, en hombros
      llévalas tierno al redil.
  2. Ama el Pastor sus corderos,
    ámalos tierno el Pastor;
    a los que a veces, perdidos,
    se oyen gemir de dolor.
    Ved al Pastor conmovido
    por los collados vagar,
    y los corderos en hombros
    vedlo llevando al hogar.
  3. Son delicados tus pastos,
    y quietas tus aguas son.
    Henos aquí, ¡oh Maestro!
    danos hoy tu comisión.
    Haznos obreros fervientes,
    llénanos de un santo amor
    por las ovejas perdidas
    de tu redil, buen Señor.
446EscucharSalmo 23.6; 1 Tesalonicenses 4.13; Apocalipsis 21.4
  1. Amigos con placer nos vemos
    en tiempo tan veloz;
    mas siempre llega el tiempo triste
    en que se dice adiós.
    coro
    • Jamás se dice adiós allá,
      jamás se dice adiós.
      En el país de gozo y paz,
      jamás se dice adiós.
  2. ¡Cuán dulce es el consuelo dado
    por ellos al partir,
    que al venir Jesús en gloria,
    nos hemos de reunir!
  3. La voz de triste despedida
    jamás allí se oirá,
    mas la canción de paz y gozo
    por siempre durará.
447Salmos 69, 22 y 31; Isaías 53.2
  1. Cabeza ensangrentada,
    cubierta de sudor,
    de espinas coronada
    y llena de dolor.
    ¡Oh celestial cabeza,
    tan maltratada aquí,
    de sin igual belleza,
    oh Cristo, te amo a Ti!
  2. Te admiro rostro herido,
    espejo de bondad,
    aunque en Ti han escupido
    con infernal maldad.
    ¿Quién se atrevió, mi vida,
    con loco frenesí
    y saña fratricida
    a escarnecerte así?
  3. Cubrió tu noble frente
    la palidez mortal,
    cual velo transparente
    de tu sufrir señal.
    Cerrose aquella boca,
    la lengua enmudeció;
    la fría muerte toca
    al que la vida dio.
  4. Señor, lo que has llevado
    yo sólo merecí;
    la deuda que has pagado
    al Juez, yo la debí.
    Mas, siendo cancelada
    en tu cruz y pasión;
    por tanto, me es dada
    perfecta salvación.
4481 Corintios 15.58, 16.13
  1. ¡Compañeros! en los cielos
    ved la enseña ya.
    Hay refuerzos, nuestro el triunfo;
    no dudéis, será.
    «Estad firmes; Yo voy pronto»,
    clama el Salvador.
    Sí, estaremos por tu gracia
    firmes, con vigor.
  2. Nada importa nos asedien
    con rugiente afán
    las legiones aguerridas
    que ordenó Satán.
    No os arredre su coraje;
    ved en derredor
    cómo caen los valientes
    casi sin valor.
  3. Tremolando se divisa
    el marcial pendón
    y se escucha de las trompas
    el guerrero son.
    En el nombre del que viene,
    fuerte Capitán,
    rotos nuestros enemigos
    todos quedarán.
  4. Sin descanso ruda sigue
    la furiosa lid.
    ¡Oh amigos! ya cercano
    ved nuestro Adalid.
    Viene el Cristo con potencia
    a salvar su grey.
    Compañeros, ¡alegría!
    ¡Gloria a nuestro Rey!
449Isaías 42.10; Salmo 40.3; Apocalipsis 15.3; Colosenses 2.15
  1. Canten del amor de Cristo,
    ensalzad al Redentor.
    Tributadle santos todos
    grande gloria y loor.
    coro
    • Cuando estemos en gloria,
      en presencia de nuestro Redentor,
      a una voz la historia
      diremos del gran Vencedor.
  2. Ya el triunfo es seguro
    a las huestes del Señor.
    ¡Oh, luchad con la mirada
    puesta en nuestro Protector!
  3. Alcen la bandera, hermanos,
    de la cruz, y caminad.
    De victoria en victoria
    siempre firmes avanzad.
  4. Firmes vamos en la lucha,
    ¡oh, soldados de la fe!
    Nuestro el triunfo, escuchemos
    los clamores: ¡Gloria al Rey!
450Colosenses 3.16; Apocalipsis 5.9; Hechos 16.25
  1. Cantaré la bella historia
    de Jesús mi Salvador;
    pues por mí dejó la gloria,
    en la cruz por mí expiró.
    coro
    • Cantaré la maravilla
      de Jesús, mi Salvador;
      con los santos en la gloria
      cantaré su grande amor.
  2. Me salvó con gracia eterna
    cuando errado y vil me vio.
    Con su mano fiel y tierna
    al camino Él me guió.
  3. Oprimido y angustiado,
    Cristo vino y me libró;
    lastimado del pecado,
    Cristo vino y me salvó.
  4. Con su brazo fiel y fuerte
    yo el río cruzaré.
    Más allá, con Cristo siempre,
    a mi Amado yo veré.
451Salmo 73.28; Filipenses 3.12; Juan 21.10
  1. Cerca, más cerca, ¡oh Dios, de Ti!
    Cerca yo quiero mi vida llevar.
    Cerca, más cerca, ¡oh Dios, de Ti!
    Creo en tu gracia que puede salvar.
    Creo en tu gracia que puede salvar.
  2. Cerca, más cerca, cual pobre soy;
    nada, Señor, yo te puedo ofrecer.
    Sólo mi ser contrito te doy;
    pueda contigo la paz obtener,
    pueda contigo la paz obtener.
  3. Cerca, más cerca, Señor, de Ti;
    quiero ser tuyo, dejando el pecar.
    Goces y pompas vanas aquí,
    todo, Señor, quiero ahora dejar,
    todo, Señor, quiero ahora dejar.
  4. Cerca, más cerca, mientras el ser
    aliente vida y busque tu paz.
    Y cuando al cielo pueda ascender,
    ya para siempre conmigo estarás,
    ya para siempre conmigo estarás.
4521 Timoteo 1.13; Filipenses 2.5 al 8; 1 Corintios 1.30
  1. ¿Cómo en su sangre pudo haber
    tanta ventura para mí,
    si yo sus penas agravé
    y de su muerte causa fui?
    ¿Hay maravilla cual su amor,
    morir por mí con tal dolor?
    ¿Hay maravilla cual su amor,
    morir por mí con tal dolor?
  2. ¡Hondo misterio! ¡El Inmortal
    hacerse hombre y sucumbir!
    En vano intenta sondear
    tanto prodigio el querubín.
    Mentes excelsas, ¡no inquirid!
    y al Dios y Hombre bendecid.
    Mentes excelsas, ¡no inquirid!
    y al Dios y Hombre bendecid.
  3. Nada retiene al descender
    sino su amor y deidad.
    Todo lo entrega: gloria, prez,
    corona, trono, majestad.
    Ver redimidos es su afán,
    los tristes hijos de Adán.
    Ver redimidos es su afán,
    los tristes hijos de Adán.
  4. Mi alma, atada en la prisión,
    anhela redención y paz.
    De pronto vierte sobre mí
    la luz radiante de su faz.
    Cayeron mis cadenas; vi
    mi libertad, y te seguí.
    Cayeron mis cadenas; vi
    mi libertad, y te seguí.
  5. ¡Jesús es mío! Vivo en Él,
    no temo ya condenación.
    Él es mi todo: paz y luz,
    justicia, gozo y redención.
    Me guarda el trono eternal,
    por Él, corona celestial.
    Me guarda el trono eternal,
    por Él, corona celestial.
453Números 24.17; Hechos 1.11
  1. ¡Cristiano, mira arriba!
    La aurora apuntará:
    bella alba prometida por Dios
    en dicho fiel.
    Aunque las guerras rujan
    y todo temblará,
    ¡no temas! ¡mira arriba!
    Espera a Emanuel.
  2. Pronto al Señor de gloria
    irás a encontrar;
    mañana de luz clara
    su vuelta traerá.
    Y mientras le aguardas,
    tu afán sea anunciar
    su cruz y el evangelio
    que al malo librará.
  3. ¡Cristiano mira arriba!
    Cerca del fin estás
    de tu terreno viaje
    con todo su pesar.
    En casa de su Padre
    con Cristo morarás,
    no hay noche allí ni penas,
    do el mal no puede entrar.
  4. Con seres muy queridos
    de nuevo estarás;
    en ese hogar de dicha
    ausencias nunca habrá;
    de Edén la hermosura
    sin corrupción verás.
    ¡Oh bendita esperanza!
    ¡Aliéntate! ¡Vendrá!
  5. ¡Cristiano, mira arriba!
    qué grato amanecer
    tendrás allá en el cielo;
    tu carga olvidarás.
    Ahora al angustiado
    ministra tal placer,
    el bálsamo divino,
    y su alma aliviarás.
  6. Oscura es la vía,
    mas Cristo, Guía y Luz,
    hasta el fin a tu lado
    constante estará.
    Entonces, peregrino,
    el día de tu cruz
    fielmente ya vivido,
    por siempre reinarás.
454Apocalipsis 3.20; Romanos 10.9, 2.4
  1. Cristo, a mi puerta velas
    con sin igual amor;
    me esperas tan paciente
    que te abra el corazón.
    Llevando yo tu nombre,
    sabiendo ya tu amor,
    vergüenza siento ahora
    no abrirte, Salvador.
  2. Jesús, me estás llamando;
    ¡oh, cuán paciente estás!
    Ahora me estás mirando;
    la vida quieres dar.
    ¡Oh! amor precioso y santo,
    paciente en esperar;
    ¡qué sin igual pecado
    no permitirte entrar!
  3. Con tierno acento me hablas,
    divino Salvador,
    diciendo: «Por ti he muerto,
    no niegues más mi amor».
    Señor, con pena y llanto
    la puerta abriré;
    te ruego ¡oh Cristo! que entres,
    yo te recibiré.
455Juan 13.23; Mateo 11.29; Cantares 2.3 al 7; Romanos 15.13
  1. Cristo, en tu amor descanso,
    eres Tú mi Salvador;
    a mi alcance es la dulzura
    de tu corazón.
    Mi deleite es admirarte,
    tu hermosura es sin igual,
    y tu gracia incomparable;
    no hay otro igual.
    coro
    • Sólo en Ti, Señor, descanso;
      Tú eres vida, luz, verdad.
      Mi alma en Ti ya encuentra gozo
      y tranquilidad.
  2. Confiando en Ti, oh Cristo,
    te contemplo en tu pasión;
    pues tu amor me satisface
    en mi corazón.
    En la cruz tu amor mostrado
    ancho, vasto, más que el mar;
    mi entero ser inunda
    grande amor sin par.
  3. Esperando en Ti, oh Cristo,
    libre de condenación,
    gozaré de tu presencia
    grande salvación.
    Cuando vengas en las nubes,
    oh, qué gozo me dará
    verte cara a cara en gloria
    y en tu amor gozar.
456Mateo 8.27; Salmo 65.7, 107.30
  1. Cristo, mi piloto sé
    en el tempestuoso mar;
    fieras hondas mi bajel
    van a hacerlo zozobrar.
    Mas si Tú conmigo vas,
    pronto al puerto llegaré;
    carta y brújula hallo en Ti;
    ¡Cristo, mi piloto sé!
  2. Todo agita el huracán
    con indómito furor,
    mas los vientos cesarán
    al mandato de tu voz.
    Y al decir: «Que sea la paz»,
    cederá sumiso el mar.
    De las aguas, Tú, el Señor,
    ¡guíame cual piloto fiel!
  3. Cuando al fin cercano esté
    de la playa celestial,
    si el abismo ruge aún
    entre el puerto y mi bajel,
    en tu pecho al descansar
    quiero oírte a Ti decir:
    «¡Nada temas ya del mar,
    tu piloto siempre soy!»
457Romanos 8.35; 1 Corintios 16.11; 2 Corintios 5.17
  1. Cristo tan sólo pudo amarme;
    nada podrá de Él separarme,
    pues con su sangre me redimió;
    ahora soy de Él.
    coro
    • Ahora soy de Cristo,
      mío también es Él.
      Puedo gozar de su amistad
      por la eternidad.
  2. Antes vivía en el pecado,
    mi corazón de Dios alejado,
    mas mi vergüenza Él me quitó;
    ya pertenezco a Él.
  3. Mi ser rebosa de pleno gozo;
    Dios me liberta, me da reposo,
    pues con su sangre me redimió;
    ahora soy de Él.
458Romanos 5.5; Hebreos 12.28; Efesios 5.16
  1. Cristo, tu santo amor diste a mí;
    nada a Ti, Señor, te niego aquí.
    Me postro en gratitud,
    cumplo con prontitud,
    me obliga tu virtud,
    me rindo a Ti.
  2. Ante el trono estoy, ruegas por mí.
    Cristo, al Padre voy sólo por Ti.
    La cruz podré llevar,
    tu amor ya proclamar,
    un canto dulce alzar,
    Señor, a Ti.
  3. Un corazón de amor quiero, Jesús;
    ser como Tú, Señor, lleno de luz.
    A Ti podré servir,
    el tiempo redimir,
    las almas dirigir,
    Señor, a Ti.
  4. Lo que yo tengo y soy por tu favor,
    alegre o triste voy; tuyo, Señor.
    Tu rostro yo veré,
    contigo estaré,
    y gloria te daré,
    Señor, a Ti.
459Juan 3.16; Gálatas 2.20
  1. Crucificado por mí fue Jesús,
    de tal manera me amó;
    sin murmurar fue llevado a la cruz,
    de tal manera me amó.
    coro
    • De tal manera me amó,
      de tal manera me amó;
      Cristo en la cruz del Calvario murió,
      de tal manera me amó.
  2. El inocente Cordero de Dios,
    de tal manera me amó,
    que por salvarme sufrió muerte atroz,
    de tal manera me amó.
  3. En mi lugar padeció aflicción,
    de tal manera me amó;
    ya consumó mi eternal salvación,
    de tal manera me amó.
460Mateo 11.28; Eclesiastés 11.8
  1. ¡Cuán tiernamente el Señor nos convida,
    clama a ti y a mí!
    Él nos espera con mano extendida,
    llama a ti y a mí.
    coro
    • Venid, venid, si estáis cansados venid.
      ¡Cuán tiernamente Jesús os invita!
      ¡Oh, pecadores, venid!
  2. ¿Por qué tememos si está abogando
    Cristo por ti y por mí?
    Sus bendiciones está derramando,
    siempre por ti y por mí.
  3. El tiempo vuela, lograrlo conviene,
    Cristo te llama a ti.
    Vienen las sombras, se acerca la muerte,
    viene por ti y por mí.
461Salmo 110.3; Lamentaciones 3.27
  1. Da lo mejor al Maestro,
    tu juventud, tu vigor;
    dale el ardor de tu vida,
    del bien luchando en favor.
    Cristo nos dio el vivo ejemplo
    de su pureza y valor.
    Da tu lealtad al Maestro,
    dale de ti lo mejor.
    coro
    • Da lo mejor al Maestro,
      tu juventud, tu vigor.
      Por la verdad lucha siempre,
      que va contigo el Señor.
  2. Da lo mejor al Maestro,
    ríndele fiel devoción;
    sea su amor tan sublime
    el móvil de cada acción.
    Puesto que al único Hijo
    dionos el Padre de amor,
    sírvele con alegría;
    dale de ti lo mejor.
  3. Da lo mejor al Maestro,
    ¡qué incomparable es su amor!
    pues al morir por nosotros,
    dejó su regio esplendor.
    Sin murmurar dio su vida
    por el más vil pecador;
    ama y adora al Maestro,
    dale de ti lo mejor.
462Deuteronomio 33.26; Efesios 5.17
Santiago 1.4 Lucas 12.28
  1. De maneras misteriosas
    suele Dios aún obrar,
    y así sus maravillas
    por los suyos efectuar.
    Él cabalga sobre nubes
    y los vientos y tempestad
    son sus siervos enviados
    para hacer su voluntad.
  2. En abismos insondables
    con destreza y gran saber
    atesora sus designios,
    efectúa su querer.
    ¡Alentaos, pues, medrosos!
    Estas negras nubes son
    de sus bendiciones llenas;
    traerán la salvación.
  3. No juzguéis por los sentidos
    los designios del Señor
    si parece que las pruebas
    contradicen su amor.
    Descansad en sus promesas,
    en su gracia confiad;
    estas sombras son el manto
    con que envuelve su bondad.
  4. Sus propósitos perfectos
    a su tiempo cumplirá,
    y lo que es ahora amargo
    dulce fruto llevará.
    La incredulidad es ciega,
    pues no mira más allá;
    a la fe Dios se revela:
    todo nos aclarará.
463Efesios 5.14, 6.11
  1. ¡Despertad, despertad, oh cristianos!
    Vuestro sueño funesto dejad;
    que el cruel enemigo os acecha,
    y cautivos os quiere llevar.
    Despertad, las tinieblas pasaron,
    de la noche no sois hijos ya;
    que lo sois de la luz y del día,
    y tenéis el deber de luchar.
  2. Despertad y bruñid vuestras armas,
    vuestro lomo ceñid de verdad,
    y calzad vuestros pies, aprestados
    con el grato evangelio de paz.
    Basta ya de profundas tinieblas,
    basta ya de pereza mortal;
    revestid, revestid vuestro pecho
    con la cota de fe y caridad.
  3. La gloriosa armadura de Cristo
    acudid con anhelo a tomar,
    confiando que el dardo enemigo
    no la puede romper ni pasar.
    ¡Oh cristianos! antorcha del mundo,
    de esperanza el yelmo tomad,
    y buscad de la fe el escudo,
    y sin miedo corred a luchar.
  4. No temáis, pues de Dios revestidos,
    ¿qué enemigo venceros podrá,
    si tomáis por espada la Biblia,
    la palabra del Dios de verdad?
    En la cruz hallaréis la bandera,
    en Jesús hallaréis Capitán;
    en el cielo obtendréis la corona:
    ¡a luchar, a luchar, a luchar!
4641 Corintios 9.16; Hechos 2.21, 10.42,43
  1. ¡Despertad! soldados bravos,
    suena la marcial alarma,
    para Dios tomad las armas.
    ¡A la lid! ¡Marchad!
    No soñéis en la pereza,
    miles yacen en tristeza
    o se lanzan con presteza
    hacia perdición.
    coro
    • Pregonad al mundo
      esta nueva buena:
      «Hay perdón y salvación,
      de Dios la gracia plena».
      No temáis ningún peligro,
      ni huyáis del enemigo.
      Dios es nuestro fiel abrigo;
      con valor luchad.
  2. ¡Acudid a la proclama!
    Sed valientes, Dios os llama.
    Contra nos el diablo brama,
    lleno de furor.
    No cedáis, ni tengáis miedo,
    combatid con gran denuedo;
    romperemos el asedio
    del usurpador.
  3. ¡Escuchad! ya se alegran
    nuestras tropas, y celebran
    el triunfo en que llevan
    almas al Señor.
    Libertad de las cadenas
    y del juicio y la condena,
    ¡gloria al que quitó la pena!
    ¡A Jesús loor!
465Escuchar Hechos 8.39; Juan 10.4; Josué 24.15; Cantares 2.8
  1. Día feliz cuando escogí
    servirte, mi Señor y Dios;
    preciso es que mi gozo en Ti
    lo muestre hoy por obra y voz.
    coro
    • ¡Soy feliz! ¡Soy feliz!
      y en su favor me gozaré.
      En libertad y luz me vi
      cuando triunfó en mí la fe,
      y el raudal carmesí
      salud de mi alma enferma fue.
  2. Él hizo ya la obra en mí,
    de Cristo soy y mío es Él.
    Me atrajo: con placer seguí;
    su voz conoce todo fiel.
  3. Reposa, débil corazón,
    a tus contiendas pon ya fin;
    hallé más noble posesión,
    y parte en superior festín.
466Mateo 27.33; 1 Corintios 1.18,31; 1 Pedro 2.24; Colosenses 1.12
  1. En el monte Calvario estaba una cruz,
    emblema de afrenta y dolor.
    Mas yo amo a Jesús, que murió en la cruz
    por salvar al más vil pecador.
    coro
    • Gloriareme sólo en la cruz,
      en sus triunfos mi gozo será;
      y en el día de eterna salud
      mi corona Jesús me dará.
  2. Y aunque el mundo desprecie la cruz de Jesús,
    para mí tiene suma atracción,
    pues en ella llevó el Cordero de Dios
    de mi alma la condenación.
  3. En la cruz de Jesús do su sangre vertió,
    hermosura contemplo sin par,
    pues en ella triunfante a la muerte venció,
    y mi ser puede santificar.
  4. Yo quisiera seguir en pos de Jesús,
    y su menosprecio llevar,
    y algún día feliz con los santos en luz,
    en la gloria con Él he de estar.
467Apocalipsis 3.19,20; Salmo 91.1; Éxodo 34.29
  1. En la luz de su presencia
    quiere mi alma siempre estar.
    ¡Cuán preciosas las lecciones
    las que aprendo de Él allá!
    No me turban las tristezas
    ni me vence la aflicción;
    pues, si ruge el enemigo,
    busco abrigo en la oración.
  2. Cuando mi alma desfallece,
    al abrigo del Señor
    se hallan aguas refrescantes
    y una sombra del calor.
    Y descansa al lado mío
    el bendito Salvador;
    expresar jamás podría
    nuestra dulce comunión.
  3. Pero esto sé: le digo
    toda duda, todo afán.
    ¡Cuán paciente se demuestra!
    ¡Cuánto gozo a mi alma da!
    Mas a veces me reprende;
    no sería amigo fiel
    si Él nunca me dijera
    de las faltas que en mí ve.
  4. ¿Conocer también quisieras
    el secreto del Señor?
    Ve debajo de sus alas,
    y tendrás tu galardón.
    Y al salir de su presencia
    con amor y gran solaz,
    llevarás la imagen santa
    del Maestro en tu faz.
468Juan 4.35; Isaías 6.8; Marcos 9.41
  1. Escuchad, Jesús nos dice:
    «¿Quiénes van a trabajar?
    Campos blancos hoy aguardan;
    anden, pues, a cosechar».
    Él nos llama cariñoso,
    nos constriñe con su amor.
    ¿Quién responde a su llamada:
    «Heme aquí, yo iré, Señor»?
  2. Si por tierras o por mares
    no pudieras transitar,
    puedes encontrar hambrientos
    en tu puerta que auxiliar.
    Si careces de riquezas,
    lo que dio la viuda da.
    Si por el Señor lo dieres,
    Él te recompensará.
  3. Si como elocuente apóstol
    no pudieres predicar,
    puedes de Jesús decirles
    cuánto al hombre supo amar.
    Si no logras que sus culpas
    reconozca el pecador,
    conducir los niños puedes
    al benigno Salvador.
469Lucas 12.32; Mateo 8.26
  1. Es Jesús mi Rey divino,
    sólo a Él yo seguiré;
    en las pruebas de la vida
    sólo en Él yo confiaré.
  2. Es mi fe pequeña y débil,
    mas Jesús me sostendrá;
    con su brazo poderoso
    siempre me protegerá.
  3. Nada temo, Cristo mío,
    mi sostén y mi solaz;
    yo confiado ahora vivo;
    en mi pecho reina paz.
  4. En la patria donde moras
    yo tu rostro espero ver;
    con los fieles en los cielos
    coronado quiero ser.
470Lamentaciones 3.23; 1 Corintios 1.9; Salmo 16.11, 69.4, 33.20
  1. Es tu fidelidad tan grande, oh Padre;
    Tú dices la verdad, descanso allí.
    Tu luz rodea mi senda en el mundo;
    tu voz me anima. Mi fuerza es en Ti.
    coro
    • ¡Oh qué fidelidad! ¡Oh qué fidelidad!
      Nunca me canso de darte loor.
      Cada mañana es nueva tu gracia;
      inalterable es tu gran amor.
  2. Los enemigos son muy poderosos;
    Tú eres mi Amigo, oh Dios, mi Defensor.
    En la batalla me das hoy tu ayuda;
    confiando en Ti, seré gran vencedor.
  3. En tu presencia, oh Dios, hay gran descanso,
    dulce consolación, perfecta paz.
    Al ver las glorias de Cristo el Señor
    le hemos de celebrar siempre jamás.
471Romanos 15.13; 2 Corintios 1.24; Juan 13.17; Hechos 5.41
  1. Gozo da servir a Cristo
    en la vida diaria aquí;
    gozo, y grande alegría,
    siempre Él me da a mí.
    coro
    • Gozo hay, sí, en servir a Cristo,
      gozo en el corazón.
      Cada día Él da poder,
      me ayuda a vencer
      y da gozo, gozo en el corazón.
  2. Gozo da servir a Cristo,
    gozo que triunfante está
    en la pena o tristeza:
    Cristo en todo vence ya.
  3. Gozo da servir a Cristo,
    aunque solo ande yo;
    es el gozo permanente
    que el Calvario nos logró.
  4. Gozo da servir a Cristo,
    gozo en la oscuridad,
    porque tengo el secreto
    de la Luz y la Verdad.
472EscucharSalmo 40.3; Efesios 5.19; Hebreos 12.28
  1. Grande gozo hay en mi alma hoy,
    pues Jesús conmigo está,
    y su paz, que ya gozando estoy,
    por siempre durará.
    coro
    • Grande gozo, ¡cuán hermoso!
      cuando paso el tiempo bien feliz,
      porque veo de Cristo la sonriente faz;
      grande gozo siento en mí.
  2. Hay un canto en mi alma hoy,
    melodías a mi Rey.
    En su amor feliz y libre soy,
    y salvo por la fe.
  3. Paz divina hay en mi alma hoy,
    porque Cristo me salvó.
    Las cadenas rotas ya están,
    Jesús me libertó.
  4. Gratitud hay en mi alma hoy,
    y alabanzas a Jesús.
    Por su gracia a la gloria voy,
    gozándome en la luz.
473Salmo 85.8; 1 Samuel 3.9; 1 Reyes 19.12; Filipenses 4.7
  1. Habla, Señor, a mi alma,
    hazme entender tu voz;
    mi corazón reclama
    tu fuerte protección.
    Débil soy y afligido,
    te necesito, ¡oh Dios!
    Tú puedes darme abrigo
    de la tormenta atroz.
  2. Con corazón tranquilo
    procuraré escuchar
    ese apacible silbo
    que infunde en mi alma paz.
    Pasa mi entendimiento
    esa tranquilidad,
    que por tu gracia siento
    aun en la adversidad.
  3. Hazme, Señor, atento
    siempre a tu dulce voz;
    haz que yo more adentro
    del templo de mi Dios.
    Con tu luz revestido,
    que vea el mundo en mí
    constante y fiel testigo
    de tu bondad aquí.
4741 Corintios 11.26; Mateo 18.20
  1. Hasta que vengas, nuestro Salvador,
    nos congregamos para recordar
    tus muchas penas y tu grande amor,
    en tu memoria así partir el pan.
  2. Estás aquí; sabémoslo, Señor,
    pues nos has dicho: «Donde dos o tres
    se hallan reunidos en mi nombre, Yo
    en medio de ellos me revelaré».
  3. Hasta que vengas; sólo un poco más,
    y nuestros ojos te verán en luz,
    lleno de gloria, honra y majestad,
    llevando aún las huellas de la cruz.
475Zacarías 13.1; Lucas 23.43; Apocalipsis 1.5, 5.9
  1. Hay una fuente sin igual
    de sangre de Emanuel,
    en donde lava cada cual
    las manchas que hay en él.
  2. El malhechor se convirtió
    muriendo en una cruz,
    al ver la fuente en que lavó
    sus culpas por Jesús.
  3. Y yo también, cuan malo soy,
    lavarme allí podré;
    y en tanto que en el mundo estoy,
    su gloria cantaré.
  4. Tu sangre nunca perderá
    ¡oh Cristo! su poder;
    y sólo en ella así podrá
    tu Iglesia salva ser.
  5. Desde que aquella fuente vi
    un solo tema sé:
    amor redimidor, y así
    cantando seguiré.
  6. Y de la tumba más allá
    mi lengua emplearé;
    canción más dulce y noble habrá
    que en gloria cantaré.
476Escuchar Salmo 139.23, 19.12; Filipenses 1.20; Habacuc 3.2
  1. Hoy escudriña, oh Dios, mi corazón;
    en lo secreto tu mirada pon.
    Todo lo malo quita en tu bondad;
    concédeme completa libertad.
  2. Mi corazón entero toma, oh Dios;
    mi vida llena de tu inmenso amor.
    Todo egoísmo, orgullo y vanidad
    quita, y se cumpla en mí tu voluntad.
  3. Manda, oh Señor, avivamiento aquí;
    por el Espíritu trabaja en mí.
    Suple en tu amor mi gran necesidad,
    tu bendición celeste ahora da.
  4. Señor, te alabo que me aceptas ya;
    limpia mi corazón de todo mal;
    que el fuego tuyo me haga arder por Ti;
    sea tu nombre engrandecido en mí.
477Escuchar Hechos 10.33; Efesios 4.3; Salmo 133.1; Judas 21
  1. Juntos en tu presencia,
    henos, bendito Dios,
    con filial reverencia
    para escuchar tu voz;
    salvos por pura gracia,
    siervos por puro amor.
    Llena Tú nuestras almas;
    bendícenos, Señor.
    coro
    • Bendice a los creyentes,
      bendícenos, Señor.
      Haznos ser más fervientes,
      aumenta aquí el amor.
      Haznos ser fieles siempre,
      grata congregación.
      Bendice a los creyentes,
      bendícenos, Señor.
  2. Plácido es este sitio,
    sitio de reunión,
    oyendo hablar tu libro
    en viva comunión.
    Te ensalzaremos siempre,
    oh nuestro Salvador;
    bendito eternamente,
    bendito Tú, Señor.
  3. Padre, te suplicamos:
    en tu gran compasión,
    guárdanos los hermanos
    en fraternal amor;
    prontos a perdonarnos,
    prontos a oir tu voz,
    cual santos escogidos
    de nuestro Padre Dios.
478Zacarías 13.6; 1 Timoteo 1.15; Romanos 5.7,8
  1. Me asombra el amor que me ofrece el Señor Jesús,
    su gracia tan grande no puedo explicarme yo,
    y tiemblo al saber que por mí padeció en la cruz;
    por mí, pecador vil, su sangre preciosa dio.
    coro
    • ¡Qué maravilla es,
      que Él me amara así,
      hasta morir por mí!
      ¡Qué maravilla es,
      Él murió por mí!
  2. Pensar que del trono divino Jesús bajó,
    mi alma rebelde y altiva para buscar,
    y que Él extendió hacia mí su insondable amor
    que puede salvar, redimir y justificar.
  3. Sus manos heridas mi deuda pagaron, sí.
    Tal misericordia y amor ¿olvidar podré?
    ¡Oh no! Sin cesar yo le alabo y adoro aquí,
    hasta que en la gloria me postre a sus santos pies.
479Escuchar 2 Corintios 6.1; Mateo 23.37
  1. Mientras que Cristo te habla, ven pecador,
    y a Dios por ti se ruega, ven pecador.
    Ya debes aceptarle, ven pecador,
    y con Él amistarte; ven pecador.
  2. ¿Dura es tu pesada carga? ven pecador.
    Quiere Jesús llevarla; ven pecador.
    No puede Él engañarte; ven pecador.
    Quiere el Señor salvarte; ven pecador.
  3. ¿Su tierna voz percibes? ven pecador.
    ¿Su bendición recibes? ven pecador.
    Mientras que Cristo te habla, ven pecador,
    y a Dios por ti se ruega, ven pecador.
480Escuchar 2 Corintios 1.10; Filipenses 4.7
  1. Mi fe espera en Ti,
    Cordero, quien por mí
    fuiste a la cruz.
    Escucha mi oración,
    dame tu bendición,
    llene mi corazón tu santa luz.
  2. Tu gracia en mi alma pon,
    guarde mi corazón
    tu sumo amor.
    Tu sangre carmesí
    diste en la cruz por mí;
    que viva para Ti con fiel ardor.
  3. A ruda lid iré,
    y pruebas hallaré,
    mi guía sé.
    Líbrame de ansiedad,
    guárdame en santidad,
    y por la eternidad te alabaré.
481Escuchar Salmo 84.2, 100.4, 122.1; Hebreos 10.25
  1. Mi gozo está en tus atrios,
    oh Padre celestial,
    venir a tu presencia
    y en tu luz adorar;
    traer a la memoria
    las pruebas de tu amor,
    el bien con que tu mano
    mi vida enriqueció.
  2. Mi gozo está en tus atrios,
    la casa de oración,
    do el alma tantas veces
    su fuerza y luz halló.
    Con cuánto amor el ruego
    Tú sueles escuchar.
    ¡Qué dulce hablar contigo,
    cuán bello en Ti esperar!
  3. Mi gozo está en tus atrios,
    moradas de tu luz.
    Aquí su amor explaya,
    gozando de tu cruz,
    el coro de tus hijos
    que tu poder salvó
    aquel sublime día
    de nuestra redención.
  4. Mi gozo está en tus atrios,
    moradas de verdad
    do, limpia la mirada,
    se goza en meditar
    el alma redimida
    tu ciencia y tu poder,
    la gloria de tus obras,
    la dicha de tu ley.
  5. Mi gozo está en tus atrios,
    la casa del festín;
    lo más bello y sublime
    el alma encuentra en Ti.
    No llega aquí la mano
    cruel del opresor;
    la paz más bella canta
    feliz el corazón.
482Escuchar Apocalipsis 1.18; Mateo 26.39; Juan 12.31; 1 Corintios 15.55
  1. ¡Murió Jesús! Aquel Varón de angustias
    herido fue por nuestra rebelión.
    Murió el Justo por los pecadores,
    y por su cruz tenemos salvación.
    coro
    • Yo soy el que vivo,
      que vivo y muerto fui;
      Yo soy el que vivo,
      que vivo y muerto fui,
      y he aquí, Yo vivo para siempre. Amén.
      Y he aquí, Yo vivo para siempre. Amén.
      Yo soy el que vivo, que vivo y muerto fui,
      y he aquí, Yo vivo para siempre. Amén.
  2. ¡Lloró! Oró: «Mi Padre, si es posible
    pase de mí la copa, amarga hiel.
    Tu voluntad empero sea hecha;
    la obra que me diste quiero hacer».
  3. ¡Luchó; venció! A Satanás despoja.
    Pues, ¿dónde está, oh muerte, tu aguijón?
    Sorbida es ya la muerte con victoria,
    y al mundo el vencedor le da redención.
483Juan 4.42; Hechos 10.38; Malaquías 4.2; Salmo 24.7; 2 Tesalonicenses 1.10
  1. No sé decir por qué el Señor de gloria
    amara así a los hijos de Adán,
    o cual Pastor buscara a los perdidos,
    salvándolos con tanto ardor y afán.
    Mas esto sé: que nació de María,
    yaciendo en un pesebre en Belén,
    y en Nazaret vivió, creció y trabajó,
    y al Salvador del mundo aquí podemos ver.
  2. No sé decir con cuánta angustia Él sufrió
    en esta tierra llena de maldad,
    ni cómo quebrantó su tierno corazón
    cuando en la cruz Él hizo nuestra paz.
    Mas esto sé: que sana al afligido,
    quita el pecado y salva del temor;
    da gozo al triste, alivio al trabajado,
    pues vive todavía del mundo el Salvador.
  3. No sé decir cómo a los pueblos todos
    los tomará por santa posesión,
    satisfaciendo todos los anhelos
    del mundo entero, toda aspiración.
    Mas esto sé: todos verán su gloria,
    al cosechar su tan gloriosa mies,
    y un día alegre resplandecerá el sol;
    el Salvador del mundo nos traerá el bien.
  4. No sé decir cómo en la tierra entera,
    ya sosegada toda tempestad,
    han de adorar con júbilo profundo,
    lleno su corazón de caridad.
    Mas esto sé: que vibrarán los aires
    de regocijo y cánticos diez mil;
    responderá la tierra a los del cielo
    que el Salvador del mundo es Rey al fin, al fin.
484Salmo 9.2, 111.3,4; Hebreos 13.15; Hechos 7.55
  1. Nunca, Dios mío, cesará mi labio
    de bendecirte, de cantar tu gloria,
    porque conservo de tu amor inmenso
    grata memoria.
  2. Cuando perdido en mundanal sendero
    no me cercaba sino niebla oscura,
    Tú me miraste y alumbrome un rayo
    de tu luz pura.
  3. Cuando inclinaba mi abatida frente
    del mal obrar al oneroso yugo,
    dulce reposo y eficaz alivio
    darme te plugo.
  4. Cuando en mis propios méritos fiaba,
    nunca mi pecho con amor latía;
    hoy de amor late, porque en tus bondades
    sólo confía.
  5. Y cuando exhale mi postrer aliento
    para volar a tu eternal presencia,
    cierto hallaré con tu justicia unida
    dulce clemencia.
4852 Timoteo 2.8; 1 Corintios 11.24; Mateo 26.28
  1. ¡Oh, cuántas veces, mi Señor,
    me olvido de tu gran dolor
    que padeciste Tú por mí
    a solas en Getsemaní!
  2. ¡Oh, cuántas veces, mi Señor,
    me olvido de tu inmenso amor,
    tus sufrimientos en la cruz
    para traerme paz y luz!
  3. Mas me recuerdo, oh Salvador,
    ahora de tu dulce voz,
    y por la fe la puedo oir:
    «Hacedlo en memoria de mí».
  4. El vino bebo y como el pan,
    y me hablas Tú con tierno afán:
    «Mi vida puse Yo por ti;
    hacedlo en memoria de mí».
486Lucas 5.8; Job 40.4; Lucas 18.13
  1. ¡Oh gran Dios! yo soy un vil
    miserable pecador,
    que falté mil veces, mil,
    a la ley de mi Señor;
    que tus sendas olvidé
    y tu amor menosprecié;
    que tus sendas olvidé
    y tu amor menosprecié.
  2. En mi alma no hay verdad,
    y mi pobre corazón
    por su gran iniquidad
    lleno está de confusión.
    He perdido mi vigor
    y fallezco de dolor.
    He perdido mi vigor
    y fallezco de dolor.
  3. Ten ¡oh Dios! piedad de mí,
    que debilitado estoy;
    dame, por amor de Ti,
    salvación que busco hoy.
    No me dejes perecer,
    ven mi cárcel a romper.
    No me dejes perecer,
    ven mi cárcel a romper.
487Hebreos 4.12; Juan 17.17
  1. Oh Señor, que Tú nos hables,
    haznos escuchar tu voz;
    que obedientes hoy seamos,
    respondientes a tu amor.
    Tu mensaje llegue a nos,
    alcanzando el corazón.
  2. Hay algunos que andan lejos
    de tu santa voluntad;
    otros hay que se hallan fríos;
    ¡oh qué gran necesidad!
    Salvador, avívanos,
    danos hoy tu bendición.
  3. Que tu Espíritu revele
    más de Cristo la bondad;
    que ilumine tu Palabra;
    «tu palabra es verdad».
    Santifícanos, Señor,
    para tu placer y honor.
488Romanos 5.1; Génesis 8.9; Salmo 116.7
  1. ¿Oyes cómo el Evangelio
    al cansado ofrece paz?
    Pues segura, ¡oh alma mía!
    la promesa a ti se da.
    Bien alguno en mí no veo,
    corrupción tan sólo hay.
    Cansado estoy, y el cansado
    busca alivio con afán.
  2. En el arca la paloma
    encontró do reposar;
    para mi alma atribulada
    arca el Señor será.
    Combatido vengo, y crece
    el diluvio sin cesar.
    Ábreme, Jesús, y en vano
    rugirá la tempestad.
  3. Cobijada ya en tu seno
    puede el alma respirar;
    el reposo que prometes
    siempre da segura paz.
    ¡Oh! cuán dulce en mis oídos
    suena tu voz celestial:
    «Ven a mí, ven que el descanso
    sólo en mí podrás hallar».
489 Marcos 10.49; Jeremías 8.20; Salmo 90.3
  1. Pobre peregrino que vagando estás
    fuera del camino: ¿Dónde pararás?
    Con cayado y vara hoy el buen Pastor
    llámate a su lado: ven, ¡oh, pecador!
  2. Tu pasada vida cáusate dolor;
    tu alma lacerada, tristeza y pavor;
    tu suerte futura, eterno sufrir:
    de tanta amargura, ¿No querrás salir?
  3. ¡Ay, y cuántos días dejaste pasar
    en vanas porfías que te han de pesar!
    Por tu bien atiende la voz del Señor,
    y tu mano extiende hacia el Salvador.
  4. Tu vista levanta, eleva tu voz,
    dirige tu planta hasta el Salvador.
    Tu hora ha llegado; pierde tu temor
    que el que te ha llamado es tu Salvador.
490 1 Juan 1.7; Salmo 51.2; Juan 1.4; Tito 3.5
  1. Por fe contemplo redención,
    la fuente carmesí.
    Jesús nos da la salvación;
    su vida dio por mí.
    coro
    • La fuente sin igual hallé,
      de vida y luz el manantial.
      ¡Oh, gloria a Dios! ya lo probé;
      me limpia a mí, me limpia a mí.
  2. Mi vida entrego a mi Señor,
    las dudas Él quitó.
    Mi alma goza en su favor,
    mis deudas Él pagó.
  3. ¡Cuán inefable gozo da,
    saber que salvo soy!
    Por su palabra de verdad
    yo sé que al cielo voy.
  4. ¡Oh, gracia excelsa de mi Dios!
    ¡Cuán grande es su amor!
    Y sólo a Él, mi Salvador,
    quisiera dar loor.
491Romanos 6.23; Colosenses 1.14; 2 Corintios 5.17; 1 Pedro 1.4
  1. Por fe en Jesús el Salvador
    se hace salvo el pecador;
    sin merecer tan rico don,
    recibe plena salvación.
    coro
    • ¡Oh! excelsa gracia del amor
      que Dios perdona al pecador,
      si presto acude a confesar
      sus culpas, y en Jesús confiar.
      No hay otro autor de salvación,
      pues Cristo obró la redención.
  2. La vida antigua ya pasó,
    y todo nuevo se tornó.
    Aquí cual peregrino es,
    hogar con Dios tendrá después.
  3. Aun cuando él nada tenga aquí,
    su gran herencia tiene allí,
    arriba en gloria con Jesús,
    quien le ha salvado por su cruz.
492Juan 16.22 1 Pedro 3.18; Romanos 8.15,21
  1. ¿Por qué hay dudas y temor,
    si Dios, mi Padre, en su amor
    a su Hijo entregó?
    No puede el justo Juez a mí
    las culpas imputar, que así
    en Cristo Él cargó.
  2. Si Cristo la maldad expió,
    la deuda entera canceló
    de los que creen en Él.
    La ira no me alcanzará,
    en el Amado acepto ya,
    y limpio por su cruz.
  3. Pues Él mi libertad compró,
    y en el Calvario padeció
    la ira de su Dios.
    Dos veces no demanda Dios
    el pago, pues por mí Jesús
    sufrió la cruenta cruz.
  4. Mira, alma mía, al Salvador;
    los méritos de tu Señor
    dan paz y libertad.
    Cree en su sangre eficaz,
    la perdición no temas más,
    pues Él por ti murió.
493Hebreos 6.19, 10.20, 13.13
  1. Por su cuerpo lacerado, vamos a Él.
    Penetrando velo adentro, vamos a Él.
    Con su sangre rescatados,
    por su gracia ya amparados,
    por su cruz santificados, vamos a Él.
  2. Por su amor manifestado, vamos a Él,
    quien sufrió del real afuera, vamos a Él.
    En su cruz hoy nos gloriamos,
    nunca nos avergonzamos,
    bien contentos avanzamos; vamos a Él.
  3. Por la sangre del Cordero, vamos a Él.
    Confiados, velo adentro, vamos a Él.
    Nueva creación formamos,
    plena salvación gozamos,
    y postrados adoramos. Vamos a Él.
  4. A Jesús, el rechazado, vamos a Él,
    todavía real afuera, vamos a Él.
    Su baldón aquí llevando,
    a este mundo abandonando,
    hoy su amor está llamando; vamos a Él.
  5. Pronto, por su voz llamados, vamos a Él,
    reunidos velo adentro, vamos a Él.
    Viene Él mismo a arrebatarnos,
    nunca más a separarnos,
    para siempre a gozarnos, vamos a Él.
4942 Corintios 5.14; Hebreos 12.28; Santiago 1.5
  1. Por tu amor, oh Cristo,
    me consagro a Ti;
    me hallo constreñido
    para Ti a vivir.
  2. Donde Tú dirijas,
    sea mi placer
    que en tu amor te sirva
    siempre en tu poder.
  3. Cuando el mundo engaña
    con su seducción,
    que tu amor deshaga
    todo su esplendor.
  4. Cuando oscuras huestes
    quieren mi alma hundir,
    tu poder me eleve;
    no hay poder en mí.
  5. Que el Espíritu Santo
    tenga en mí su hogar;
    no me aparte, ingrato,
    de tu voluntad.
  6. Hazme diligente,
    fiel en tu virtud;
    satisfecho siempre
    de tu plenitud.
495Romanos 12.2; Efesios 4.1, 5.16; 1 Timoteo 4.14
  1. Que mi vida entera esté
    consagrada a Ti, Señor;
    que a mis manos pueda guiar
    el impulso de tu amor.
  2. Que mis pies tan sólo en pos
    de lo santo puedan ir,
    y que a Ti, Señor, mi voz
    te complazca en bendecir.
  3. Que mi tiempo todo esté
    consagrado a tu loor;
    que mis labios al hablar,
    hablen sólo de tu amor.
  4. Toma ¡oh Dios! mi voluntad
    y hazla tuya, nada más;
    toma, sí, mi corazón
    y tu trono en él tendrás.
496Efesios 3.17; Salmo 63.1, 107.9; Isaías 58.11; Filipenses 4.19
  1. ¿Quién podrá con su presencia
    impartirme bendición?
    Sólo Cristo en su clemencia
    puede dar consolación.
    coro
    • Sólo Cristo satisface
      mi sediento corazón.
      Sí, gozoso Cristo me hace
      por su eterna redención.
  2. Su amor no se limita;
    es su gracia sin igual.
    Su merced es infinita,
    más profunda que mi mal.
  3. Redención sublime y santa,
    imposible de explicar:
    que su sangre sacrosanta
    mi alma pudo rescatar.
  4. Cristo suple en abundancia
    toda mi necesidad;
    ser de Él es mi ganancia;
    inefable es su bondad.
497Efesios 3.12; Lucas 24.32; Colosenses 2.6; Salmo 143.8, 48.14
  1. Quiero al Salvador conmigo,
    sin Jesús no puedo andar;
    necesito su presencia,
    en su brazo confiar.
    coro
    • Confiando en el Señor,
      consolado por su amor,
      seguiré por mi camino
      sin tristeza, sin temor.
  2. Quiero al Salvador conmigo,
    porque flaca es mi fe;
    y su voz me da coraje
    cuando vacilante esté.
  3. Quiero al Salvador conmigo,
    cada día en Él morar;
    en la tempestad o calma,
    en la lucha o bienestar.
  4. Quiero al Salvador conmigo
    como Guía y Buen Pastor,
    hasta que estén pasadas
    muerte, pena y aflicción.
498Job 23.11; Mateo 4.19,20; 1 Pedro 2.21
  1. Quiero seguir las pisadas del Maestro,
    quiero ir en pos de mi Rey y Señor;
    y modelando por Él mi carácter
    canto con gozo a mi Redentor.
    coro
    • Qué hermoso es seguir
      las pisadas del Maestro,
      siempre en la luz,
      cerca de Jesús.
      Qué hermoso es seguir
      las pisadas del Maestro
      en su santa luz.
  2. Ando más cerca de Aquel que me guía,
    cuando el maligno me quiere tentar.
    Siempre confiado en Cristo, mi Amado,
    debo con gozo su nombre ensalzar.
  3. Sigo sus pasos de tierno cariño,
    misericordia, paz y lealtad.
    Gozando en Él por el don de su gracia,
    voy al descanso, gloriosa Ciudad.
  4. Quiero seguir las pisadas del Maestro,
    siempre hacia arriba con Él quiero andar.
    Viendo a mi Rey en gloriosa hermosura,
    con Él en gloria podré descansar.
499Salmo 22.12 al 21; Juan 19.25
  1. Rostro divino, ensangrentado,
    cuerpo llagado por nuestro bien.
    ¡Señor! llevaste cuántos dolores
    de pecadores que así te ven.
  2. Manos preciosas tan lastimadas,
    por mí clavadas en una cruz.
    En este valle mis pasos guía;
    sé mi alegría, mi amparo y luz.
  3. Bello costado; veo aquella herida,
    prueba nos da de muerte y de crueldad.
    Fuente amorosa de un Dios clemente,
    voz elocuente de caridad.
  4. Tus pies heridos, ¡Cristo paciente!
    Yo, delincuente, los taladré.
    Por Ti salvado, ya bendecido
    y agradecido, te adoraré.
  5. ¡Crucificado en un madero,
    manso Cordero, muerto por mí!
    ¡Oh! guarda mi alma, que en Ti reposa,
    siempre dichosa cerca de Ti.
5001 Crónicas 28.9; Hebreos 2.18, 12.28; 1 Juan 2.16
  1. Señor, yo he prometido
    servirte con amor;
    concédeme tu gracia,
    mi amigo y Salvador.
    No temeré la lucha
    si Tú a mi lado estás,
    ni perderé el camino
    si Tú guiando vas.
  2. El mundo está muy cerca
    y abunda tentación;
    muy suave es el engaño
    y es necia la pasión.
    Ven Tú, Señor, más cerca
    mostrando tu piedad,
    y escuda el alma mía
    de toda iniquidad.
  3. Cuando mi mente vague,
    ya incierta, ya veloz,
    concédeme que escuche,
    Señor, tu clara voz.
    Anímame si paro,
    inspírame también;
    repréndeme si temo
    en todo hacer el bien.
  4. Señor, Tú has prometido
    a todo aquel que va
    confiando en tu sangre,
    que al cielo llegará.
    Sostenme en el camino,
    y al fin con dulce amor
    trasládame a tu gloria,
    mi amigo y Salvador.
501Proverbios 11.30; 2 Timoteo 4.8; Apocalipsis 2.10; Filipenses 4.1
  1. Sin cesar siempre pienso en la tierra mejor,
    do al ponerse el sol llegaré;
    y al hallarme en los cielos con Cristo el Señor,
    grande gozo en Él yo tendré.
    coro
    • ¡Qué coronas habrá en los cielos allí,
      que el Señor da al buen siervo fiel!
      Cuando el sol ya decline
      y me encuentre yo en Ti,
      mi corona yo anhelo tener.
  2. De la fuerza de Dios esperando el poder
    trabajar quiero siempre y salvar
    a las almas, y al fin, cual estrellas, saber
    que en mis sienes irán a brillar.
  3. ¡Oh! qué gozo en los cielos será para mí
    vivas gemas poner a sus pies,
    y tener en mi frente corona que allí
    ornen joyas de tal brillantez.
502Romanos 12.1; Filipenses 2.17, 3.8
  1. Tal como soy anhelo ser
    tuyo, y en Ti permanecer.
    A Ti queriéndome ofrecer,
    ahora Cristo, vengo a Ti.
  2. Todo mi ser te quiero dar,
    a Ti lo quiero dedicar,
    y sin reserva, ni esperar,
    ahora Cristo, vengo a Ti.
  3. Siempre en tu luz anhelo andar,
    por lo que es recto batallar,
    ser fiel y nunca desmayar;
    ahora Cristo, vengo a Ti.
  4. Tal como soy te doy mi amor,
    doy de mi vida lo mejor.
    Por la verdad, por Ti, Señor,
    ahora Cristo, vengo a Ti.
503Hechos 5.41; Filipenses 2.9; Cantares 1.3
  1. ¡Tan dulce el nombre de Jesús!
    Sus bellas notas cantaré,
    que mi alma llena al proclamar
    el nombre de Jesús.
    coro
    • Siempre es mi Señor;
      gracias doy al Salvador,
      y en el cielo su loor
      por siempre cantaré.
  2. Adoro el nombre de Jesús.
    Jamás me faltará su amor,
    y pone aparte mi dolor
    el nombre de Jesús.
  3. Tan puro el nombre de Jesús,
    que mi pesar pudo quitar
    y grata paz a mi alma dar,
    el nombre de Jesús.
  4. El dulce nombre de Jesús
    por siempre quiero alabar,
    y todos deben ensalzar
    el nombre de Jesús.
504Salmo 23
  1. Tengo un Pastor divino,
    nada me faltará;
    a delicados pastos
    siempre me llevará.
    Confortará mi alma,
    y guiado me veré
    por senda de justicia
    en que por Él iré.
  2. Aunque camine en valle
    de sombra y de dolor,
    del valle de la muerte
    nunca tendré temor.
    Con su presencia santa
    sombra y dolor se irán;
    su vara y su cayado
    aliento me darán.
  3. ¡Oh Dios! en la presencia
    del que me da aflicción,
    mesa pondrá surtida
    de rica provisión.
    En mi cabeza el óleo
    santo pusiste Tú,
    y de tu bien mi copa
    rebosa plenitud.
  4. De tu misericordia
    y de tu inmenso bien
    al obtenerlos siempre
    recibiré sostén.
    Y en la morada augusta
    de mi Señor y Dios
    al descansar, ferviente
    te alabará mi voz.
505Isaías 55.3; 1 Crónicas 17.12; Hebreos 13.20
  1. Todos los que tengan sed, beberán.
    Vengan cuantos pobres hay; comerán.
    No malgasten el haber,
    compren verdadero pan;
    si a Jesús acuden hoy, gozarán.
  2. Si le prestan atención, les dará
    parte en su pactado bien, eternal,
    con el místico David,
    Rey, Maestro, Capitán
    de las huestes que al Edén llevará.
  3. Como baja bienhechor sin volver,
    riego que las nubes dan, ha de ser.
    La palabra del Señor,
    productiva, pleno bien,
    vencedor al fin será, por la fe.
506Isaías 45.22; Juan 3.14, 20.31
  1. Un mensaje del Señor, ¡aleluya!
    anuncio yo que da la paz.
    Es de Dios el santo amor, ¡aleluya!
    «Ve tan sólo a Cristo y vivirás».
    coro
    • Ve la cruz y vivirás.
      Ve a Cristo y vivirás.
      Es de Dios el santo amor, ¡aleluya!
      Ve tan sólo a Cristo y vivirás.
  2. El mensaje del Señor, ¡aleluya!
    infundirá la fe en ti,
    que Jesús, mi Salvador, ¡aleluya!
    dio por ti su sangre carmesí.
  3. Vida puedes obtener, ¡aleluya!
    que el Señor te quiere dar,
    si tan sólo quieres ver, ¡aleluya!
    por fe a quien podrá salvar.
  4. Cómo vine te diré, ¡aleluya!
    a mi Redentor que me salvó.
    Fui tan sólo por la fe, ¡aleluya!
    y el Señor mis culpas perdonó.
507Salmo 130.4; Hechos 13.38
  1. Ven a Cristo, ven ahora,
    ven así cual estás,
    y de Él sin demora el perdón obtendrás.
  2. Cree y fija tu confianza
    en su muerte por ti.
    El gozo alcanza quien lo hiciera así.
  3. Ven a Cristo, con fe viva
    piensa mucho en su amor.
    No dudes; recibe al más vil pecador.
  4. Él anhela recibirte
    y hacerte merced;
    las puertas abrirte al eterno placer.
508Efesios 4.8; Lucas 11.22; Filipenses 2.8, 3.21
  1. Venid y celebrad a Cristo, quien llevó
    cautiva la cautividad;
    y estas nuevas proclamad:
    Jesús resucitó. Jesús resucitó.
    coro
    • La lucha ha ganado;
      grata y gloriosa noticia.
      Sí, Cristo ha resucitado
      y pronto en su gloria vendrá.
  2. La muerte no venció al Salvador Jesús,
    quien a sí mismo se humilló
    y por nosotros padeció
    la muerte de la cruz, la muerte de la cruz.
  3. Allí sentado está el Sacerdote fiel.
    Su obra terminada ya,
    Él intercede siempre allá
    por los que creen en Él, por los que creen en Él.
  4. Él mismo volverá, pues su palabra es fiel,
    y su promesa cumplirá,
    pues nuestros cuerpos cambiará
    a semejanza de Él, a semejanza de Él.
509Hebreos 2.9,10.20; Cantares 2.4; 1 Tesalonicenses 4.17
  1. ¡Ven! levántate mi alma,
    pon tu mira en Jesús;
    ve sentado en la gloria
    al que padeció la cruz.
  2. En trascendental justicia
    Cristo en suma gloria está;
    y su sangre da derecho
    de ir adentro y adorar.
  3. Tus pecados y tus culpas
    Cristo en la cruz llevó.
    Dios en Él las ha cargado,
    y perfecta paz te dio.
  4. Dios te lleva a su morada.
    Adereza para ti
    una fiesta, y te invita
    a gozar con Él allí.
  5. Todo es paz, sí, para siempre,
    en el círculo de amor,
    donde el Padre es conocido
    en su gracia y gran favor.
  6. «Para siempre», ¡qué palabras!
    Con y como el Señor;
    nada puede apartarnos
    del amor del Salvador.
510Salmo 96.13; Apocalipsis 22.20; Mateo 24.27
  1. Viene otra vez nuestro Salvador,
    ¡oh que si fuera hoy!
    para reinar con poder y amor,
    ¡oh que si fuera hoy!
    Ya por su Iglesia viene esta vez,
    purificada en su grande amor,
    del mundo por la redondez,
    ¡oh que si fuera hoy!
    coro
    • ¡Gloria, gloria! gozo sin fin traerá.
      ¡Gloria, gloria! al coronarle Rey.
      ¡Gloria, gloria! la senda preparad;
      ¡gloria, gloria! Cristo viene otra vez.
  2. Terminará el poder de Satán,
    ¡ojalá fuera hoy!
    No más tristeza aquí verán,
    ¡ojalá fuera hoy!
    Todos los muertos en Cristo irán,
    arrebatados por su Señor.
    ¿Cuándo estas glorias aquí vendrán?
    ¡Ojalá fuera hoy!
  3. Fieles y leales nos debe hallar
    si Él viniera hoy;
    todos velando con gozo y paz
    si Él viniera hoy.
    Multiplicadas señales hay;
    en el oriente se ve el albor.
    Ya más cercano el tiempo está,
    ¡ojalá fuera hoy!
511Mateo 20.2; 1 Corintios 15.58
  1. Yo quiero trabajar por el Señor,
    confiando en su palabra y en su amor.
    Quiero yo cantar y orar,
    y ocupado siempre estar
    en la viña del Señor.
    coro
    • Trabajar y orar
      en la viña, en la viña del Señor.
      Sí, mi anhelo es orar
      y ocupado siempre estar
      en la viña del Señor.
  2. Yo quiero cada día trabajar,
    los esclavos del pecado libertar;
    conducirlos a Jesús,
    nuestro Guía, nuestra Luz,
    en la viña del Señor.
  3. Yo quiero ser obrero de valor,
    confiando en el poder del Salvador.
    El que quiere trabajar
    hallará también lugar
    en la viña del Señor.
512Salmo 40.3; Filipenses 3.10; 2 Corintios 5.1
  1. Yo tengo un himno de loor,
    desde que salvo estoy,
    para mi Rey, mi Salvador,
    desde que salvo estoy.
    coro
    • Desde que salvo estoy,
      desde que salvo estoy
      sólo en Él me gloriaré.
      Desde que salvo estoy
      en mi Salvador me gloriaré.
  2. Yo soy de Cristo, y mi ansiedad,
    desde que salvo estoy,
    está en cumplir su voluntad,
    desde que salvo estoy.
  3. Yo tengo un gozo que Él me dio,
    desde que salvo estoy,
    cuando en su sangre me lavó,
    desde que salvo estoy.
  4. Tengo un hogar adonde iré,
    desde que salvo estoy,
    y allí seguro viviré,
    desde que salvo estoy.
513Romanos 6.20,21; Gálatas 5.1
  1. Yo vagaba mucho tiempo en el error,
    agobiado en el pecado y el temor.
    Cuando vi al Salvador
    y escuché su tierna voz,
    mi Señor me hizo libre por su amor.
    coro
    • Libre estoy, libre estoy,
      por la gracia del Señor libre estoy.
      Libre estoy, libre estoy.
      ¡Aleluya, por la fe, libre estoy!
  2. Yo vagaba mucho tiempo en el error,
    sin pensar en el amor del Salvador.
    Yo andaba con temor,
    lejos de mi Redentor,
    ¡mas ahora por su muerte libre estoy!
  3. Yo vagaba mucho tiempo en el error,
    mas ahora quiero andar con mi Señor.
    Quiero oir su tierna voz
    y seguirle siempre en pos.
    ¡Gloria, gloria sea a nuestro buen Pastor!
514Salmo 73.16,17, 145.16; Romanos 8.33, 15.29
  1. Cuando combatido por la adversidad
    creas ya perdida tu felicidad,
    mira lo que el cielo para ti guardó.
    Cuenta las riquezas que el Señor te dio.
    coro
    • ¡Bendiciones, cuántas tienes ya!
      Bendiciones, Dios te manda más.
      Bendiciones, te sorprenderás
      cuando veas lo que Dios por ti hará.
  2. ¿Andas agobiado por algún pesar?
    ¿Duro te parece amarga cruz llevar?
    Cuenta las promesas del Señor Jesús,
    y de las tinieblas nacerá la luz.
  3. Cuando de otros veas la prosperidad
    y tus pies claudiquen tras de su maldad,
    cuenta las riquezas que tendrás por fe
    donde el oro es polvo que hollará tu pie.
515Isaías 12.3; Romanos 8.32
  1. Puedes obtener la dulce paz de Dios
    si a Jesucristo acudieres hoy.
    Ven contrito a su cruz, Él tus culpas borrará,
    y así gran gozo te dará el Señor.
    coro
    • Gozo da la salvación,
      gozo en el corazón.
      Santo júbilo tendrás
      cuando reine en ti la paz
      que te trajo Cristo
      por su muerte en cruz.
  2. El amor de Cristo puedes conocer;
    su sostén y gracia puedes obtener.
    No más solo lucharás; Cristo te defenderá,
    y así gran gozo te dará el Señor.
  3. ¿Quieres tú de Cristo fiel soldado ser,
    y luchar por siempre a favor de Él?
    Ven entonces sin tardar, más que vencedor te hará,
    y por Él luchando, gozo tú tendrás.
  4. Tú podrás por Cristo ser aquí una luz,
    si tú todo rindes al Señor Jesús.
    Y al venir el Salvador en su gloria y esplendor,
    ¡con cuán grande gozo reinarás con Él!
516Mateo 26 y 27; Marcos 14 y 15; Lucas 22 y 23
  1. ¡Qué grande carga, oh Salvador,
    llevaste Tú por mí!
    Prueba suprema de tu amor,
    sufriendo afrentas mil.
    coro
    • Nunca me olvidaré de Ti,
      de tu agonía en Getsemaní,
      ni del Calvario do por mí
      sufriste, oh Salvador.
  2. El enemigo en su furor
    procura hacerte mal;
    y los soldados sin razón
    muestran su crueldad.
  3. Mofa de Ti la multitud,
    y el sacerdocio allí
    se une con ella en plenitud
    de odio y maldad tan vil.
  4. Mas cual cordero así sufrió
    por nuestra iniquidad,
    la copa amarga Él apuró
    por nos en su bondad.
  5. Y ahora cerca de tu cruz
    quisiéramos quedar;
    gracias, Señor, por salvación
    que Tú por ella das.
517Lucas 19.10; Filipenses 2.6 al 11; Cantares 2.4
  1. El Hijo del Padre, el Cristo de Dios,
    morando en el cielo, de todo Señor.
    Dejando la gloria, al mundo bajó,
    y en forma de siervo Él se anonadó.
  2. Al Padre obediente se ve a Jesús,
    aun hasta la muerte y muerte de cruz.
    Amó a los perdidos, los quiso alcanzar;
    por su sacrificio los pudo salvar.
  3. Y ahora a lo sumo su Dios le ensalzó,
    y un nombre le ha dado, supremo, mayor
    que todo otro nombre; ¡magnífico honor!
    Y todos confiesan: «¡Jesús es Señor!»
  4. Y toda rodilla se doblegará;
    también toda lengua le confesará
    Señor de señores, altísimo Rey.
    La gloria del Padre del cielo es la ley.
    coro al final
    • Su amor es mi historia,
      su amor mi canción;
      al cielo de gloria me lleva el Señor.
      Me anima y consuela
      de amor por doquiera,
      pues Cristo me espera,
      sí, Cristo me espera
      con brazos de amor;
      su amor mi canción.
518Mateo 26.36; Juan 19.13,17; 1 Timoteo 3.16
  1. En soledad y oscuridad
    en el Getsemaní,
    la copa amarga de mi mal
    Jesús bebió por mí.
    coro
    • En soledad Él padeció allí.
      Sufrió, sangró y expiró;
      mi Salvador agonizó por mí.
  2. Gabata fue al Redentor
    lugar de negación;
    la multitud al verle allí,
    su muerte reclamó.
  3. En Gólgota, clavado en cruz,
    su sangre derramó;
    para salvar y darme luz,
    Jesús su vida dio.
  4. En gloria ya el Cristo está,
    no más en soledad.
    Los redimidos gozarán
    todos en unidad.
    coro
    • ¡En gloria ya! Sí, le veré allí;
      pues Él me amó y me salvó,
      y sé que pronto volverá por mí.
519 1 Juan 4.8; Juan 3.16; Romanos 8.35; Efesios 3.19
  1. ¡Oh amor de Dios! su inmensidad
    el hombre no podrá contar,
    ni comprender la gran verdad
    que Dios al hombre supo amar.
    Cuando el pecar entró al hogar
    de Adán y Eva en Edén,
    Dios los sacó, mas prometió
    un Salvador también.
    coro
    • ¡Oh amor de Dios! brotando está,
      es sin medida, eternal.
      Por las edades durará,
      inagotable raudal.
  2. Si fuera tinta todo el mar
    y todo el cielo un gran papel,
    y todo hombre un escritor,
    y cada hoja un pincel,
    para escribir de tal amor,
    las aguas no bastarían;
    ni desde acá al sol allá,
    palabras nunca cabrían.
  3. Y cuando el mundo pasará
    con cada trama y plan carnal,
    y todo reino caerá
    con cada trono mundanal,
    el gran amor del Redentor
    por siempre durará.
    La gran canción de salvación
    su pueblo entonará.
520Isaías 4.6, 32.2; Mateo 7.25
  1. La Peña fuerte, el santo Dios,
    nos guarda de la tempestad.
    Busquemos pues su protección;
    nos guarda de la tempestad.
    coro
    • En tierra calurosa Jesús nos da
      su sombra, sí, su sombra, sí.
      Jesús es el peñasco que sombra da;
      nos guarda de la tempestad.
  2. De día templa el gran calor;
    nos guarda de la tempestad.
    Da paz de noche en derredor;
    nos guarda de la tempestad.
  3. La Peña de mi corazón,
    nos guarda de la tempestad.
    En cada amarga tentación,
    nos guarda de la tempestad.
521Juan 21.1; Salmo 147.3; Isaías 49.15
  1. Oye mi alma, es el Señor;
    no desprecies su amor.
    Cristo habla y es a ti:
    «Di si me amas tú a mí».
  2. «Cuando atado te libré,
    cuando herido te sané;
    cambié tu oscuridad
    por la luz de la verdad».
  3. «No varía mi amor,
    nunca pierde su valor;
    más profundo que el mar,
    es eterno y sin par».
  4. «Puede la madre olvidar
    al hijo de su amor.
    Sí, su amor podrá variar;
    Yo no voy a cambiar».
  5. Mi lamento es, Señor,
    que tan frío es mi amor.
    Yo deseo amarte más;
    esta gracia me darás.
522Juan 19.18, 20.1; Hechos 10.38
  1. Buscando perdidos, ¡oh Señor!
    dejaste el trono de gloria.
    Al mundo viniste con amor,
    ¡oh maravillosa historia!
    coro
    • ¡Oh maravillosa historia!
      Jesús nació en Belén.
      ¡Oh maravillosa historia!
      Él murió en Jerusalén.
  2. Haciendo el bien, ¡oh Señor!
    a todos en el mundo,
    Tú les mostraste el amor
    de tu corazón profundo.
  3. Levantado en cruz, ¡oh Señor!
    entre dos malhechores;
    así despreciaron tu amor
    los indignos pecadores.
  4. Mas resucitado, ¡oh Señor!
    sacerdotes no pudieron
    guardarte en tumba con furor,
    ni soldados te vencieron.
523Hebreos 5.9; Romanos 2.7
  1. Escucha pobre pecador,
    en Cristo hay perdón.
    Oh ven a Él y cree en Él,
    en Él hay salvación.
    coro
    • Ven a Cristo, ven a Cristo,
      ven a Emanuel,
      y la vida, vida eterna, hallarás en Él.
  2. Por redimirte el Salvador
    su sangre derramó,
    y en la vergonzosa cruz
    tu redención obró.
  3. Camino cierto es Jesús
    que lleva a la paz.
    Pues ven a Él, y cree en Él;
    descanso hallarás.
  4. Ven con el santo pueblo fiel,
    dejando todo mal.
    Así la paz de Dios tendrás
    y gloria inmortal.
524Cantares 5.10; 1 Corintios 3.13; 1 Juan 3.2; Apocalipsis 22.20
  1. Esperando la venida del Señor,
    que esto sea nuestro anhelo por amor.
    ¡Nuestro amado, señalado,
    señalado entre diez mil!
  2. Pues el mismo Jesucristo va a venir;
    a su Iglesia, su Señor ha de recibir;
    el Glorioso, y Precioso,
    tan precioso no tarda ya.
  3. En el tribunal de Cristo se verá
    de la obra nuestra cuánto nos valdrá.
    ¿Ya quemada, o premiada,
    o premiada, cuál será?
  4. Anhelamos pronto verte, oh Señor,
    esperando la trompeta con fervor;
    semejantes cuanto antes,
    cuanto antes, al Señor.
525Juan 3.18; Mateo 11.28 al 30; Romanos 6.23
  1. Grande promesa, oh pecador,
    creyendo en Cristo, buen Salvador.
    El que en Él crea, se salvará;
    el que rechaza, perecerá.
    coro
    • Créelo ahora, oh pecador;
      acepta a Cristo, el Salvador.
      La vida pasa, el fin vendrá.
      ¿Qué de tu alma? ¿Adónde irá?
  2. Grande descanso, oh pecador,
    viniendo a Cristo con tu dolor.
    Su yugo es fácil, su carga honor;
    todo se puede por el Señor.
  3. Grande regalo, oh pecador,
    la vida eterna, en el Señor.
    Mas el pecado, pago tendrá;
    lago de fuego el Juez dará.
526Lucas 2.7, 22.42; Marcos 1.12; 1 Pedro 2.24, 3.18
  1. ¡Qué maravilla! Allí en un establo
    nace tierno niño, llámase Jesús.
    Magos adoran; buscan Herodes;
    Dios le ha mandado a traer la luz.
    coro
    • Mi precioso Salvador amante
      vino a salvarme, vive por guardarme,
      y hasta ver en gloria a mi Amado,
      quiero consagrarle todo mi ser.
  2. ¡Qué maravilla! Ya en el desierto,
    entre fieras visto, está el solo Dios.
    Hambre le acosa, Satanás le tienta,
    ángeles asisten, síguenle en pos.
  3. ¡Qué maravilla! Entra en el huerto;
    con voz lamentable ruega el Señor:
    «Si es posible, pase esta copa»,
    y su sangre corre en mortal sudor.
  4. ¡Qué maravilla! Cuelgan al madero
    al divino Hombre, máximo Creador.
    Por malos sufre, por impíos muere;
    y así comprueba que Dios es amor.
527Lucas 2.10; Hechos 8.8; 1 Pedro 1.8
  1. Yo sé que Jesús murió por mí,
    porque la Biblia dice así,
    por todo pecador.
    coro
    • ¡Oh qué grande gozo!
      Grande, grande gozo.
      ¡Oh qué grande gozo!
      Jesús murió en la cruz por mí.
  2. Jesús te ama, pecador,
    ¿por qué desprecias su amor,
    dejando de creer?
  3. Os dice Cristo: «A mí venid,
    llevad la cruz, a mí seguid,
    hay galardón allá».
  4. El Salvador en gloria está,
    de donde pronto volverá,
    su pueblo a llevar.
5282 Corintios 4.4; 1 Corintios 13.13; Isaías 58.11; 1 Juan 2.16
  1. Acudid a Cristo, porque
    Él da felicidad.
    El brillo de este mundo es
    engaño y vanidad.
    Cristo es amigo fiel;
    a aquel que cree en Él
    da mejores goces que este mundo da.
    coro
    • Da mejores goces
      que este mundo da;
      al creyente salva del poder del mal.
      Saciará tu corazón
      de esperanza, fe y amor.
      Da mejores goces
      que este mundo da.
  2. Acudid a Cristo, porque
    Él quiere daros paz.
    Su amor destierra la aflicción
    y trae el gran solaz.
    Contesta la oración,
    consuela el corazón;
    da mejores goces que este mundo da.
  3. Acudid a Cristo, porque
    Él da la libertad.
    Lo bueno y agradable es
    hacer su voluntad.
    Ciega el diablo al pecador;
    y no sabe que el Señor
    da mejores goces que este mundo da.
529Éxodo 12.13; Salmo 51.7
  1. Mi Redentor murió en la cruz,
    por pecadores todo Él pagó.
    Quien le reciba no temerá,
    ya sus maldades Jesús perdonó.
    coro
    • Cuando Dios la sangre ve
      que el Hijo derramó,
      en la cual el pecador
      se lavó, Dios verá con favor.
  2. A los peores Él salvará;
    como promete, así lo hará.
    En Él confía, ¡oh pecador!
    vida eterna dará el Señor.
  3. ¡Qué maravilla de gran amor,
    Cristo mostró por el pecador!
    El que creyere salvo será;
    goces eternos él disfrutará.
  4. El juicio viene, allí estarás;
    si le rechazas, triste saldrás.
    No te detengas, ven a Jesús,
    quien tus pecados llevó en la cruz.
530Juan 19.30, 3.36
  1. «Consumado está», dijo el Salvador.
    ¿Qué le puedes añadir, pobre pecador?
    De tus obras nada Cristo quiere ver,
    sino de lo alto has de renacer.
    coro
    • ¡Gloria al Salvador! todo es hecho ya.
      En la cruz Él dijo: «Consumado está».
      ¡Gloria al Salvador! «Consumado está».
  2. «Consumado está», dijo el Salvador.
    Muchos desconfían, dudan de su amor;
    tratan de indigna la Palabra fiel;
    al infierno bajan despreciando a Él.
  3. «Consumado está». Suene por doquier;
    salvos sois por gracia,
    nada hay que hacer.
    El que cree en Cristo, vida gozará;
    el que le rechaza se condenará.
531Lucas 24.27,44; Hebreos 10.5
  1. La Biblia revela a Cristo:
    la Ley nos da sombras de Él;
    profetas su muerte decían,
    los Salmos también cual vergel.
    coro
    • Velado en carne Él vino;
      la vida a Dios consagró.
      Él fue al Calvario, varón solitario,
      y todas mis culpas borró.
  2. Abel con altar le predijo;
    Abraham a su hijo ató;
    Moisés ofreció el cordero;
    a todos la sangre salvó.
  3. Entonces el Verbo eterno
    en carne entre hombres moró.
    Al fin señalole el Bautista
    y Dios de los cielos habló.
  4. Llevando la cruz tan pesada,
    al monte Calvario subió.
    Y Dios escondiole el rostro,
    cuando Él mis pecados cargó.
  5. La muerte no pudo vencerle;
    al cielo entonces subió,
    de donde espera su pueblo
    a Aquel que así les amó.
532Hechos 2.22; 1 Reyes 10.7; Apocalipsis 5.13
  1. De Cristo cada día
    quiero yo más cerca estar;
    Él es mi Rey amable,
    mi precioso Salvador.
    No puedo en todo el mundo
    amigo cual Jesús hallar,
    quien maravillas hace
    y prodigios sin cesar.
    coro
    • Jamás podrán contarme
      de Cristo la mitad
      de su amor divino,
      su poder y majestad.
  2. Ya miro cerca el día
    del regreso del Señor.
    Y yo, con muchos santos,
    al encuentro sin igual,
    iremos a las nubes,
    alabando con fervor
    a Cristo el Rey glorioso
    cuyo reino es eternal.
  3. Y cuando estemos salvos
    en su reino celestial,
    jamás nos cansaremos
    de servir al Salvador.
    Gozosos alzaremos
    nuestro cántico triunfal,
    y de arpas mil los ecos
    subirán en su loor.
533Deuteronomio 16.17; Salmo 73.17, 116.12,13, 126.3
  1. Cuando tempestades hay en derredor
    y desanimados sois y con temor,
    ved las bendiciones que el Señor os da,
    y contadlas todas; son de Jehová.
    coro
    • Ved lo mucho que el Señor os da.
      Ved lo mucho que el Señor os da.
      Bendiciones: son de nuestro Dios.
      Ved las bendiciones que el Señor os da.
  2. Cuando veis a otros con su rico haber,
    y tenéis tan poco en vuestro poder,
    ved las bendiciones que el Señor os da,
    y contadlas todas; son de Jehová.
  3. Cuando en la lucha con el tentador,
    recordad a Cristo y su gran amor.
    Ved las bendiciones que el Señor os da,
    y contadlas todas; son de Jehová.
534Lucas 7.38, 10.39; Apocalipsis 1.17
  1. ¿Quién es Él que con baldón
    nace fuera del mesón?
    coro
    • Es Jesús, ¡oh qué historia!
      Es Jesús, el Rey de gloria.
      A sus pies es mi lugar,
      alabando sin cesar.
  2. ¿Quién es Él que ora así,
    postrado en Getsemaní?
  3. ¿Quién es Él por hombres mil
    levantado en cruz tan vil?
  4. ¿Quién, pues, al resucitar,
    con poder puede salvar?
  5. ¿Quién es Él que bajará,
    y todo ojo le verá?
5351 Corintios 3.11; Deuteronomio 32.4,15,31
  1. Es mi única solicitud
    Jesús, su muerte y su virtud.
    No sigo de otros blanda voz;
    acudo a su llamar veloz.
    coro
    • En Cristo estoy, mi roca es Él,
      no hay otro fundamento fiel.
      En Cristo estoy, mi roca es Él,
      no hay otro fundamento fiel.
  2. Si largo el viaje pareció,
    jamás su gracia me faltó.
    Si ruge fiera tempestad,
    es mi ancla ya su gran bondad.
  3. Aunque me asalten olas cien,
    su cruz, su sangre es mi sostén.
    Apoyo humano faltará,
    mas salvo soy si corro allá.
  4. De la final trompeta al son
    me esconderé en su corazón.
    Vestido de su santidad,
    iré al trono en claridad.
536EscucharApocalipsis 1.5; Romanos 3.25; Hebreos 9.22
  1. ¿Qué me puede dar perdón?
    Sólo de Jesús la sangre.
    ¿Y un nuevo corazón?
    Sólo de Jesús la sangre.
    coro
    • Precioso es el raudal
      que limpia todo mal.
      No hay otro manantial,
      sólo de Jesús la sangre.
  2. No hay otra salvación,
    sólo de Jesús la sangre.
    Quita la condenación
    sólo de Jesús la sangre.
  3. Cantaré junto a sus pies:
    «Sólo de Jesús la sangre.
    ¡El Cordero digno es!
    Sólo de Jesús la sangre».
537Juan 4.14, 7.37; Lucas 22.20
  1. Del agua de vida quien quiera beber,
    y arrepentido en Cristo creer,
    de todo pecado librado será,
    pues Cristo por siempre al tal salvará.
    coro
    • El don es de balde. Jesús es capaz
      de satisfacer con dulcísima paz
      al hombre que acepta su pleno perdón,
      fiado en la sangre por su salvación.
  2. Mediante la sangre que Cristo vertió
    del infeliz reo el rescate pagó,
    y el Padre le brinda por célico amor
    con sus bendiciones en Cristo el Señor.
5381 Pedro 1.19, 5; Isaías 1.18
  1. ¡Sangre! sangre tan preciosa
    del Señor Jesús;
    Él borró nuestros pecados
    en la cruz.
  2. Sangre pura que nos salva,
    nos redime ya.
    Paz perfecta sin mis obras
    Dios me da.
  3. ¡Sangre! Sangre tan preciosa;
    no resistas más.
    Su eficacia en salvarte,
    la verás.
  4. Tus pecados son tan rojos
    como el carmesí.
    Esta sangre poderosa
    es por ti.
  5. Sangre de Jesús, valiosa,
    libre para mí;
    que me guarda de pecado,
    aun aquí.
  6. Cuando en gloria estaremos,
    junto con Jesús,
    con las huestes cantaremos
    de la cruz.
539Gálatas 2.20; 1 Timoteo 1.15; Cantares 8.7
  1. Oí hablar de un Salvador,
    quien por mí, quien por mí,
    el más indigno pecador,
    aun por mí, aun por mí,
    su patria celestial dejó,
    forma de hombre Él tomó,
    y en vil cruz su vida dio,
    aun por mí, aun por mí.
  2. Crucificado fue Jesús,
    aun por mí, aun por mí,
    y abandonado de su Dios
    fue por mí, fue por mí.
    Tu voz me dice, Salvador:
    «Llevado por intenso amor,
    por ti sufrí tanto dolor,
    sí, por ti, sí, por ti».
540Hebreos 4.15; Juan 14.27; Proverbios 17.17, 18.24
  1. ¿Hay aquí quien nos ayude,
    quien comprenda nuestro ser,
    cuando el alma está transida de dolor?
    ¿Hay quien sienta simpatía,
    nuestra condición al ver,
    y nos dé lo que deseamos con amor?
    coro
    • Uno hay, uno hay;
      en Cristo el bendito uno hay.
      Cuando viene aflicción
      a nuestro corazón,
      un amigo hay en Cristo, uno hay.
  2. ¿Hay aquí quien nos ayude
    nuestra carga a llevar,
    aunque grave y difícil pueda ser?
    ¿Hay quien quiera con ternura
    al caído levantar,
    y en sus brazos amorosos recoger?
  3. ¿Hay aquí quien nos ayude,
    quien nos dé tranquilidad
    cuando estamos bajo el peso del dolor?
    ¿Quien al pecador ofrezca
    el perdón de su maldad,
    y por él se sacrifique con amor?
5411 Timoteo 1.12; 1 Juan 3.2; Filipenses 4.7
  1. En Cristo amor abunda,
    en Él hay redención;
    en Él maná diario,
    en Él consolación.
    En Él hay paz y gozo,
    en Él tranquilidad;
    en Él salud completa,
    en Él serenidad.
    coro
    • ¡En Él, en Él!
      Su santo servicio es un gran honor.
      ¡En Él, en Él! ¡Sublime Salvador!
  2. En Él descanso ahora,
    mi boca llena está
    de todos sus favores
    que Él a mí me da.
    Jesús, yo te adoro,
    porque me guardas, sí,
    en paz y gracia firme,
    sirviendo sólo a Ti.
  3. Mas cuando vea a Cristo,
    su rostro a contemplar,
    entonces en su imagen,
    fácil será adorar
    con himnos de alabanza
    por su humanidad,
    y dar a Él la gloria
    por la eternidad.
542Lamentaciones 3.19; Lucas 22.44; Salmo 42.7
  1. Ve a Cristo, alma fiel,
    Él por ti bebió la hiel.
    Tu rescate Él compró
    y del mal te libertó.
  2. Maravilla de su amor,
    se humanó el Salvador.
    Medita en Getsemaní
    sudor cual sangre cae allí.
  3. Ve las olas avanzar
    su alma santa a llenar.
    Enteramente a Él cayó
    la ira que a mí tocó.
  4. Adorémosle con fe;
    Él es digno yo lo sé.
    Toma, Señor, mi corazón
    comprado por tamaño don.
543Salmo 73.24, 45.2, 84.11; Jeremías 18.6
  1. Guíame siempre, oh mi Señor;
    guíame siempre en tu amor,
    hasta que todos vean en mí
    la gracia libre que viene de Ti.
544Hechos 10.43, 17.32, 26.28; Hebreos 12.25
  1. Otra vez el evangelio
    escuchaste, pecador;
    otra vez la voz de Cristo
    te ha hablado con amor.
    coro
    • Ven creyendo, ven creyendo;
      ven a Cristo y vivirás.
      Ven creyendo, ven creyendo;
      ven a Cristo y vivirás.
  2. Tu alma es campo de batalla
    entre el diablo y Jesús;
    quiere Satanás tu muerte,
    Cristo quiere tu salud.
  3. Ríndete a Cristo y deja
    tu atrevida rebelión.
    Vuelve a Dios contrito ahora,
    y recibe su perdón.
545Efesios 2.3,12; Romanos 5.8; Tito 1.4
  1. Años mi alma en vanidad vivió,
    ignorando a quien por mí sufrió,
    o que en el Calvario padeció
    el Salvador.
    coro
    • Mi alma allí divina gracia halló;
      Dios allí perdón y paz me dio.
      Del pecado allí me libertó
      el Salvador.
  2. Por la Biblia miro que pequé,
    y su ley divina quebranté.
    Mi alma entonces contempló con fe
    al Salvador.
  3. Toda mi alma a Cristo ya entregué;
    hoy le quiero y sirvo como a Rey.
    Por los siglos siempre cantaré
    al Salvador.
  4. En la cruz su amor Dios demostró,
    y de gracia al hombre revistió,
    cuando por nosotros se entregó
    el Salvador.
546EscucharSalmo 8.1, 19.1; Job 36.26; 1 Timoteo 1.15; Apocalipsis 5.12
  1. Señor mi Dios, al contemplar los cielos,
    el firmamento y las estrellas mil,
    al oir tu voz en los potentes truenos,
    y ver brillar el sol en su cenit …
    coro
    • Mi corazón entona la canción:
      «¡Cuán grande es Él, cuán grande es Él!»
      Mi corazón entona la canción:
      «¡Cuán grande es Él, cuán grande es Él!»
  2. Al recorrer los montes y los valles,
    y ver las bellas flores al pasar,
    al escuchar el canto de las aves,
    y el murmurar del claro manantial …
  3. Cuando recuerdo del amor divino
    que desde el cielo al Salvador envió,
    aquel Jesús, que por salvarnos vino
    y en una cruz sufrió, por mí murió …
  4. Cuando el Señor me llame
    a su presencia,
    al dulce hogar, al cielo de esplendor,
    le adoraré, cantando la grandeza
    de su poder y de su gran amor.
547EscucharMarcos 8.36; Lucas 18.23; Salmo 107.35
  1. Si yo gano el mundo y pierdo a Cristo,
    ¿qué provecho para mí será?
    Si en traje mundanal me visto,
    ¿cuál loor el mundo me dará?
    Si yo tengo a Cristo por mi amigo,
    si yo estoy confiando en su poder,
    Él promete siempre andar conmigo,
    y lo necesario proveer.
  2. Si tuviera yo mundanos bienes,
    y ganara fama sin igual,
    tú, oh mundo vil, ¿qué premio tienes
    que iguale a vida eternal?
    Por gozar placeres sin medida,
    y amigos, tierra y amor,
    ¿debo yo perder, en mi salida
    de la vida aquí, el Salvador?
  3. Sin Jesús, ¡cuán triste está el alma!
    ¡Cuán vacío el corazón sin Él!
    Sólo Él torna tempestad en calma,
    y desierto seco en un vergel.
    Sin Jesús hay sólo noche oscura,
    miserable, triste soledad.
    ¿Qué sería morar en la negrura,
    sin alivio por la eternidad?
548Génesis 2.24; Hebreos 13.4; Romanos 8.35; Efesios 3.19; Juan 2.2; Efesios 5.25,33
  1. Dios bendiga las almas unidas
    por los lazos de amor sacrosanto,
    y las guarde de todo quebranto
    en el mundo de espinas erial.
    Que el hogar que
    a formarse comienza
    con la unión de estos dos corazones,
    goce siempre de mil bendiciones
    al amparo del Dios de Israel.
  2. Que el Señor, con su dulce presencia,
    cariñoso estas bodas presida,
    y conduzca por sendas de vida
    a los que hoy se han jurado lealtad.
    Les recuerde que nada en el mundo
    es eterno, que todo termina,
    y por tanto con gracia divina
    cifrar deben la dicha en su Dios.
  3. Que los dos que ante Ti se aproximan
    a jurarse su fe mutuamente,
    busquen siempre de Dios en la fuente
    el secreto de dicha inmortal.
    Y si acaso de duelo y tristeza
    se empañasen sus sendas un día,
    en Jesús hallarán dulce guía
    que otra senda les muestre mejor.
549Judas 25; 1 Timoteo 6.15,16
  1. Dulzura sin igual allá
    se ve en el Salvador.
    El que murió, sentado está
    en majestad y honor,
    en majestad y honor.
  2. Ningún mortal jamás podrá
    con Cristo comparar.
    Él es el más hermoso allá,
    que en gloria he de mirar,
    que en gloria he de mirar.
  3. Me vio hundido en aflicción,
    me vino a rescatar.
    Por mí sufrió crucifixión,
    llevando mi pesar,
    llevando mi pesar.
  4. Le debo todo lo que soy;
    me alegra el corazón.
    La muerte no me asusta hoy:
    habrá resurrección,
    habrá resurrección.
  5. Por tal bondad le soy deudor;
    quisiera hoy poder
    mil corazones, al Señor,
    en gracias ofrecer,
    en gracias ofrecer.
550Mateo 13.55; Hebreos 10.5, 1.3; Marcos 15.34; Lucas 24.51
  1. No vimos cuando Tú, Señor,
    dejaste el trono celestial;
    y nunca fuimos, Salvador,
    a tu pesebre terrenal.
    Pero sabemos que es verdad:
    aquí naciste en humildad,
    aquí naciste en humildad.
  2. Jamás entramos al hogar
    del carpintero en Nazaret;
    y no te vimos caminar
    a orillas del Genesaret.
    Pero sabemos que es verdad:
    velaste tu divinidad,
    velaste tu divinidad.
  3. No te pudimos escuchar
    orando en el Getsemaní;
    y no te oímos exclamar:
    «Elí, lama sabactani».
    Pero sabemos que es verdad:
    moriste por la humanidad,
    moriste por la humanidad.
  4. La tumba no pudimos ver
    después de tu resurrección;
    y no te vimos ascender
    después de dar tu bendición.
    Pero sabemos que es verdad:
    sentado estás en majestad,
    sentado estás en majestad.
  5. Sí, te veremos, oh Señor,
    pues prometiste regresar;
    y te esperamos, Salvador,
    morada fuiste a preparar.
    Nos gozaremos, en verdad,
    contigo por la eternidad,
    contigo por la eternidad.
5511 Corintios 11.23 al 30, 10.16
  1. El pan, la copa, aquí en medio están;
    dos símbolos que nos ayudarán
    memoria hacer de Ti, ¡oh Salvador!
    al celebrar «la cena del Señor».
  2. Aunque invisible, Tú también estás,
    y el tema de esta reunión serás.
    Para adorar, el Padre nos buscó;
    su Santo Espíritu nos congregó.
  3. Tu cuerpo santo Dios lo preparó;
    grande misterio: en Ti Él habitó.
    Comiendo el pan, lo hacemos con temor
    al discernir «el cuerpo del Señor».
  4. En esta copa vemos bendición,
    pues Tú bebiste ya la maldición.
    Sobre la cruz vertiste, con amor,
    sangre preciosa por el pecador.
  5. El pan, la copa, quedarán atrás;
    en gloria emblemas no usaremos más.
    Eternamente, ya no como aquí,
    adoraremos, ¡viéndote a Ti!
552Mateo 18.20; Génesis 22.9; Salmo 22.1
  1. Congregados en tu nombre,
    invisible, estás aquí.
    Eres Dios, y también hombre;
    ¡oh, Señor! no hay otro así.
    A tu Padre le diremos
    de las glorias de tu Ser,
    aunque poco comprendemos
    de lo que Él sí puede ver.
  2. ¿Cómo fue que te humillaste
    al venir hasta Belén,
    y en el Gólgota colgaste,
    fuera de Jerusalén?
    De tu Padre, Hijo Amado,
    cual Isaac sobre el altar;
    por tu Dios desamparado,
    sin carnero en tu lugar.
  3. ¿Cuánto fue lo que sufriste
    en la cruz por nuestro mal?
    ¿Cómo fue que Tú moriste
    siendo Dios, el Inmortal?
    En la gloria te veremos
    sobre el trono, en majestad,
    y, Señor, aprenderemos
    más de Ti en la eternidad.
553Lucas 22.19; 1 Corintios 11.25
  1. Señor, la misma noche
    de angustia y de dolor,
    cuando entregado fuiste
    por mano del traidor,
    tu dulce voz oímos:
    «Memoria haced de mí».
    Con gratitud queremos
    memoria hacer de Ti.
  2. Pensamos en las horas
    de negra oscuridad,
    las olas y las ondas:
    ¡Señor, qué tempestad!
    Tu inmenso amor y gracia
    se demostró allí.
    Deseamos, conmovidos,
    memoria hacer de Ti.
  3. Te vemos exaltado
    por tu resurrección;
    cabeza de tu Iglesia,
    gloriosa posición.
    Por gracia en Ti aceptos,
    rodeámoste aquí.
    Sublime el privilegio
    memoria hacer de Ti.
  4. Y hasta que Tú vengas
    tu Iglesia a arrebatar,
    a compartir tu gloria
    y en tu presencia estar,
    tal gozo anticipando,
    queremos hoy así,
    tu muerte anunciando,
    memoria hacer de Ti.
554Juan 1.1,14; 1 Pedro 1.12
  1. Eres el Verbo eternal,
    Hijo único de Dios;
    su manifestación final,
    Hijo de su amor.
    coro
    • Tú eres digno, oh Señor,
      de recibir ferviente loor,
      de recibir ferviente loor.
  2. La gloria de tu Padre Dios
    en Ti se reveló;
    en Ti la plenitud de Dios
    en hombre habitó.
  3. Imagen de invisible Dios;
    de luz el resplandor;
    esencia del divino ser
    se ve en tu corazón.
  4. Ni ángel puede comprender
    misterio tan veraz.
    El Padre sólo de tu ser
    es de entender capaz.
  5. Amándote en quien su amor
    el Padre derramó,
    tus miembros gozan del favor
    de quien te aceptó.
  6. Del universo entero, su
    centro y sol serás.
    Los cánticos y el loor
    por siempre gozarás.
5551 Timoteo 1.12 al 17
  1. Gloria a Ti, Altísimo Señor,
    ¡mi Salvador!
    Sentado en alta majestad y honor,
    ¡te doy loor!
    Tu pueblo al disfrutar tu plenitud
    eleva su profunda gratitud.
  2. Triste la noche; angustia y gran dolor,
    — ¡Getsemaní! —
    cual sangre son las gotas de sudor
    que caen allí.
    ¿La voluntad del Padre es para Ti
    beber la copa amarga en vez de mí?
  3. De espinas coronado en la cruz,
    ¡qué crueldad!
    Oh, ¿por qué a mí mostrar, Señor Jesús,
    tan gran bondad?
    ¡Cuánto quisiera mi alma comprender
    amor tan vasto en tu divino ser!
  4. Tu sangre tan preciosa en expiación
    vertiste allí
    para salvarme de la perdición;
    ¡loor a Ti!
    Nada podrá cambiar tu gran favor,
    ni separarme de tu eterno amor.
  5. Inagotable cual inmenso mar
    tu amor por mí.
    Profundo amor, que no podré sondear,
    encuentro en Ti.
    Cuando a tus pies en gloria estaré,
    por el Calvario aún te alabaré.
556Salmo 19.14; Hechos 4.12
  1. ¡Oh! que tuviera lenguas mil
    del Redentor cantar,
    las glorias de mi Dios y Rey,
    los triunfos de su amor.
  2. Bendito mi Señor y Dios,
    te quiero proclamar;
    decir al mundo en derredor
    tu nombre sin igual.
  3. Dulce es tu nombre para mí,
    pues quita mi temor;
    en Él hay salud y paz
    para el pobre pecador.
  4. Rompe cadenas del pecar,
    al preso librará.
    Su sangre limpia al ser más vil.
    ¡Gloria a Dios! soy limpio ya.
557EscucharRomanos 8.12; Lucas 16.5
  1. Mi vida di por ti,
    mi sangre derramé.
    Por ti inmolado fui,
    por gracia te salvé.
    Por ti, por ti mi vida di,
    ¿qué has dado tú por mí?
  2. Mi celestial mansión,
    mi trono de esplendor,
    dejé por rescatar
    al mundo pecador.
    Sí, todo Yo dejé por ti,
    ¿qué dejas tú por mí?
  3. Reproches, aflicción
    y angustias Yo sufrí.
    La copa amarga fue
    que Yo por ti bebí.
    Reproches Yo por ti sufrí,
    ¿qué sufres tú por mí?
  4. De mi celeste hogar
    te traigo el rico don
    del Padre Dios de amor,
    la plena salvación.
    Mi don de amor te traigo a ti,
    ¿qué ofreces tú por mí?
558Jeremías 31.3; 1 Juan 4.19
  1. ¿Lejos viniste, oh Amado,
    para buscarme a mí?
    Desde la gloria del cielo
    vine a buscarte a ti.
    De alturas ya invisibles,
    tras los planetas y el sol;
    inmensurable distancia
    vine por ti en amor.
  2. ¿Mucho dejaste, oh Amado,
    cuando viniste por mí?
    Hogar en el seno del Padre;
    esto dejé Yo por ti.
    Tras la canción y homenaje,
    triste, perdido te vi.
    La libertad, luz y gloria:
    todo dejé Yo por ti.
  3. ¿Mucho sufriste, oh Amado,
    para traerme la luz?
    Burla, azotes, espinas,
    muerte atroz en la cruz.
    Ira de Dios, ¡qué tristeza!
    Su pena cayó sobre mí;
    bajo la vara de enojo,
    por culpa tuya sufrí.
  4. Y, ¿cuánto tiempo, mi Amado,
    hace que me amas así?
    Antes que el mundo fue hecho,
    ya mi esposa escogí.
    Antes que seres celestes
    daban excelso loor,
    a Dios ofrecí inmolarme.
    ¡Eterno, eterno mi amor!
5591 Corintios 15.43; Juan 13.7
  1. Cuando al fin en paz lleguemos
    a la patria celestial,
    al Señor alabaremos
    en concierto universal.
    Estas pruebas y aflicciones
    terrenales cesarán,
    y su faz, sin distracciones,
    nuestros ojos mirarán.
    coro
    • ¡Oh qué día tan glorioso!
      Nubes negras ya no habrá
      cuando allá, en pleno gozo,
      Dios las penas quitará.
  2. Todos ya resucitados,
    nuestros cuerpos brillarán;
    y por Dios perfeccionados,
    al cumplir su eterno plan;
    aunque aquí, en las penumbras
    de este valle de dolor,
    fue difícil, entre sombras,
    ver propósitos de amor.
  3. Olvidar jamás podremos
    su cuidado y compasión,
    pues allá recordaremos
    su ternura en la aflicción.
    Nos guió por el camino,
    nuestras cargas Él llevó;
    con poder y amor divino,
    nunca nos abandonó.
  4. De las pruebas de la vida
    Dios dará su explicación:
    toda duda esclarecida
    y el porqué de la aflicción.
    Juntos nos asombraremos
    del diseño de su plan,
    y sin lágrimas veremos
    la razón de nuestro afán.
560Escuchar Romanos 12.1; Filipenses 2.17, 4.18; 2 Corintios 8.5
  1. Cuando allá, al Señor miraré:
    sonriente faz, hermosa faz.
    Ante Él yo me preguntaré:
    ¿Por qué no le di mucho más?
    coro
    • Más, mucho más,
      más de mi vida, ¿no fui capaz?
      Ante Él yo me preguntaré:
      ¿Por qué no le di mucho más?
  2. Cuando allá, y Él su mano me dé
    — manos así, ¡nadie jamás! —
    ante Él, yo me preguntaré:
    ¿Por qué no le di mucho más?
  3. En la luz de ese bello hogar,
    con el Señor, viendo su faz,
    ante Él, yo podré recordar
    que un día yo quise dar más.
    coro
    • Hoy, desde hoy,
      toda mi vida en ofrenda le doy;
      porque así, sin reservas pondré
      ante Él lo que fui desde hoy.
561Escuchar2 Timoteo 4.6; 1 Juan 3.2
  1. Al cumplir mi jornada
    de esta vida terrenal,
    del Señor Jesús allá recibiré
    muy cordial bienvenida
    a su casa celestial;
    su sonrisa es lo primero que veré.
    coro
    • ¡Oh qué gozo al conocerle!
      Redimido, a su lado yo estaré.
      ¡Oh, qué gozo al conocerle!
      Y sus manos heridas yo veré.
  2. Inefable experiencia cuando
    al fin le miraré;
    esos ojos tan hermosos brillarán.
    Por su misericordia
    y su amor le alabaré,
    y mis pies en calles de oro andarán.
  3. Tengo amados en gloria,
    mi llegada anhelan ver;
    bien recuerdo despedidas con dolor.
    Aunque ya transformados,
    yo los voy a conocer,
    pero quiero ver primero a mi Señor.
  4. Revestido de blanco,
    por las puertas entraré
    cuando llegue tan glorioso amanecer;
    y en el coro celeste
    con millones cantaré,
    no sin antes a mi Cristo conocer.
562 Hechos 2.42; 1 Timoteo 2.1; Hechos 3.1
  1. En la hora de oración,
    juntos en humildad,
    ante el trono de gracia,
    y con necesidad,
    confesando nuestro mal
    y gozando el perdón,
    Padre, somos tus hijos:
    danos hoy tu bendición.
    coro
    • ¡Oh, qué bendición!
      ¡Grande consolación!
      Nuestras almas descansan
      en la hora de oración.
  2. En la hora de oración,
    damos gracias a Ti
    que en el cielo
    Jesús intercede allí.
    Él sufrió nuestro dolor,
    compasión nos tendrá;
    oportuno socorro,
    sacerdote fiel será.
  3. En la hora de oración,
    no podemos dudar;
    hoy confiamos que Tú
    nos podrás contestar.
    Si es tu santa voluntad,
    actuarás con poder;
    Padre, ayúdanos siempre
    solamente a creer.
  4. En la hora de oración,
    quita el sueño de aquí,
    la lección aprendamos
    del Getsemaní:
    Nuestra carne débil es,
    hay que orar sin cesar.
    El Señor viene pronto:
    ¡sí, debemos hoy velar!
563EscucharFilipenses 3.14; Éxodo 32.29; Romanos 12.11
  1. Quiero consagrarme hoy,
    sin reservas todo doy.
    Holocausto en el altar,
    sólo a Dios quiero agradar,
    sólo a Dios quiero agradar.
  2. Mis oídos abrirás;
    tuyo soy, me marcarás.
    Cual esclavo en la antigüedad,
    no me des mi libertad,
    no me des mi libertad.
  3. Manos listas para Ti,
    diligencia ve en mí.
    Sin pereza, con fervor,
    serviré a mi Señor,
    serviré a mi Señor.
  4. Quiero que tu voluntad
    cumplas sin dificultad.
    Alfarero Tú serás;
    barro soy, que formarás,
    barro soy, que formarás.
  5. Esta voz podrás usar,
    tu Palabra al proclamar.
    Vaso humilde quiero ser
    en que muestres tu poder,
    en que muestres tu poder.
  6. Mi dinero quiero dar,
    nardo puro derramar
    a tus pies. Yo sé Señor,
    bien mereces lo mejor,
    bien mereces lo mejor.
  7. Y mis pies Tú guiarás;
    no me detendré jamás.
    Mándame, ¿a dónde iré?
    Llámame, te seguiré.
    Llámame, te seguiré.
564Romanos 6.11; Hebreos 13.5
  1. Crucificado con Cristo estoy,
    resucitado con Él vivo hoy,
    mirando a Cristo confiado yo voy:
    cada momento, Señor, tuyo soy.
    coro
    • Cada momento,
      guardado en su amor;
      cada momento con mi Salvador.
      Mirando a Cristo confiado yo voy;
      cada momento, Señor, tuyo soy.
  2. Nunca en conflictos me abandonará,
    nunca una lucha que Él no peleará,
    nunca enemigos que Él no vencerá:
    cada momento su fuerza me da.
  3. Nunca una prueba en que Él no estará,
    nunca una carga que Él no llevará,
    nunca una pena que Él no sentirá:
    cada momento Él me cuidará.
  4. Nunca un gemido que Él no pueda oir,
    nunca una angustia que Él no ha de sentir,
    nunca un temor que Él no pueda extinguir:
    cada momento conmigo ha de ir.
  5. Nunca me deja en mi debilidad,
    nunca termina su felicidad,
    nunca varía su tierna amistad:
    cada momento, ¡qué inmensa bondad!
565Efesios 2.12; Lucas 13.25
  1. ¡Sin un Salvador, sin Cristo!
    Oh, ¿cómo puede ser?
    Cual un barco sin piloto
    en un tempestuoso mar.
    coro
    • Sin refugio ni esperanza,
      sin Jesús, ¿por qué vivir?
      ¿Qué será morir sin Cristo?
      ¡Qué terrible porvenir!
  2. Sin un Salvador, sin Cristo,
    ¡qué lúgubre existir!
    Sin alivio ni consuelo
    ahora y en lo porvenir.
  3. Sin un Salvador, sin Cristo,
    sin un Amigo fiel:
    triste es vivir sin Cristo.
    ¿Qué sería morir sin Él?
  4. Sin un Salvador, sin Cristo:
    sin luz navegarás.
    ¡Oh, refúgiate en Cristo!
    pues sin Él te perderás.
  5. ¡Sin un Salvador, sin Cristo!
    En Él confía ya;
    antes de cerrar la puerta,
    entra, y Él te salvará.
    coro final
    • Con refugio y esperanza,
      con Jesús grato es vivir.
      ¡Oh, qué paz morir con Cristo!
      ¡qué glorioso porvenir!
566EscucharFilipenses 2.8; Hebreos 2.9
  1. Desde la gloria el Salvador
    vino a morir por el pecador.
    Hasta la cruz fue con gran amor:
    Él murió por mí.
    coro
    • Él murió por mí,
      Él murió por mí;
      canto con gozo de mi Señor,
      Él murió por mí.
  2. Cristo pagó todo a mi favor,
    obra costosa del Redentor.
    Ya perdonado, no soy deudor:
    Él murió por mí.
  3. Grata noticia de salvación:
    ya no veré la condenación.
    Cristo llevó toda transgresión,
    Él murió por mí.
567Hechos 16.31; Juan 20.31
  1. El mensaje antiguo es,
    muy vigente a la vez;
    oye hoy con interés,
    ¡créelo ahora!
    Se te ofrece salvación,
    vida eterna, paz, perdón,
    y en el cielo una mansión,
    ¡créelo ahora!
    coro
    • ¡Créelo ahora! ¡Créelo ahora!
      ¿Por qué vas a demorar?
      Ven hoy mismo sin tardar.
      ¡Créelo ahora! ¡Créelo ahora!
      Pues no siempre habrá lugar.
      ¡Créelo ahora!
  2. «En la senda del error
    ando yo, un pecador;
    necesito al Salvador,
    creo ahora.
    ¡Qué destino tan atroz!
    ¡Ten piedad de mí, oh Dios!
    A mi vicio dije: ‘Adiós’;
    ¡creo ahora!»
  3. «En la cruz Jesús murió;
    Él por mí su vida dio.
    Todo hecho ya quedó,
    creo ahora.
    ¡Oh, qué gran seguridad!
    ¡Salvo por la eternidad!
    Esta es mi oportunidad,
    ¡creo ahora!»
568Jeremías 35.17; Lucas 13.34; Hebreos 2.3; Génesis 6.3
  1. A ti, pecador, Dios llamándote está.
    ¿En vano le dejas llamar?
    Llamó cuando en calma tu viaje iba bien,
    llamó en la tormenta del mar.
    coro
    • ¡Oh vuélvete ahora,
      navega hacia el puerto!
      pues Cristo es el ancla allá.
      Millones viajando sin rumbo
      han muerto:
      tu alma en peligro está.
  2. Y tú, pecador, que no quieres oír,
    muy sordo has sido a su voz;
    te cansas de tanto escucharle llamar,
    ¿y qué si se cansara Dios?
  3. Si hoy, pecador, el Espíritu ya
    decida alejarse de ti,
    dejándote solo, no contenderá,
    por más que quisieras que sí.
  4. Tal vez, pecador, la paciencia de Dios
    muy pronto se pueda agotar,
    y al puerto celeste al cual te llamó
    ya nunca te deje arribar.
569Hechos 24.25 al 27, 26.28,29; Amós 4.12
  1. Una línea rebasa el que ignora al Señor,
    y el Espíritu no llama más.
    Con el mundo tú corres veloz, sin temor:
    piensa bien, piensa bien, ¿qué harás?
    coro
    • Piensa bien, ¿qué harás?
      hoy podrías morir;
      tus placeres aquí dejarás.
      Al infierno, sin Cristo,
      tendrías que ir:
      piensa bien, piensa bien, ¿qué harás?
  2. ¿Cómo despreciarás el regalo de Dios,
    por los vicios que tú amas más?
    De este mundo, quizás, quieres hoy ir en pos:
    piensa bien, piensa bien, ¿qué harás?
  3. En su misericordia Dios quiere salvar,
    pero tiempo no siempre tendrás.
    Hoy la puerta está abierta y puedes entrar:
    piensa bien, piensa bien, ¿qué harás?
570Mateo 7.14; Juan 1.43
  1. Viajando al cielo arriba voy,
    ¿quieres ir? ¿quieres ir?
    De Dios la invitación te doy,
    ¿quieres ir?
    Millones han llegado ya,
    con Cristo están en gloria allá,
    y tú que estás aún acá:
    ¿quieres ir? ¿quieres ir?
  2. En calles de oro andaré,
    ¿quieres ir? ¿quieres ir?
    Ni penas ni dolor tendré,
    ¿quieres ir?
    Celeste hogar ¡qué bendición!
    ni enfermedad, ni maldición;
    jamás habrá separación.
    ¿Quieres ir? ¿Quieres ir?
  3. Camino angosto es Jesús,
    ¡puedes ir! ¡puedes ir!
    La puerta estrecha abrió en la cruz,
    ¡puedes ir!
    Creyendo en Él hay salvación,
    seguridad, satisfacción,
    y no verás condenación.
    ¡Puedes ir! ¡Puedes ir!
  4. «El cielo oyó mi decisión:
    ¡sí iré! ¡sí iré!
    Acepto ya la invitación,
    ¡sí iré!
    A mis amigos digo ‘Adiós’,
    caminaré de Cristo en pos,
    por el Calvario llego a Dios.
    ¡Sí iré! ¡Sí iré!»
571Lucas 17.11, 18.36, 19.1
  1. ¿Hay corazón esperando,
    triste, anhelando perdón?
    Hoy Cristo viene pasando,
    te ofrece tal bendición.
    coro
    • Cristo Jesús va pasando
      muy cerca de aquí.
      Cristo Jesús va pasando,
      pasando cercano a ti.
  2. ¿Hay corazón hoy vagando,
    lejos, sin rumbo ni paz?
    Cristo te viene buscando,
    pasando allí donde estás.
  3. ¿Hay corazón quebrantado,
    que quiere ya descansar?
    ¿Oyes de Cristo el llamado?
    Pasando, Él puede salvar.
  4. Ven, pecador, sin demora;
    pronto Jesús pasará,
    y si no vienes ahora,
    al irse, te dejará.
572Lucas 15
  1. La oveja se perdió;
    tras ella el buen pastor,
    dejando todo la buscó,
    movido por su amor.
    Perdido así me vi,
    mas Cristo me encontró,
    hasta la cruz Él fue por mí
    y allí me rescató.
  2. Moneda de valor
    una mujer perdió;
    con diligencia, luz, fervor,
    su casa ella barrió.
    Perdido así me vi,
    mas Dios me pudo ver,
    su Espíritu obró en mí,
    y yo volví a nacer.
  3. El pródigo salió
    muy lejos del hogar;
    perdidamente Él vivió,
    y quiso regresar.
    Perdido así me vi,
    arrepentido estoy;
    amor del Padre recibí,
    y perdonado soy.
573 Isaías 7.14; Lucas 2.12,34; Mateo 12.39; Zacarías 12.10; Hechos 4.12; Romanos 10.9
  1. Señal dada por Dios mismo
    a un mundo pecador:
    en Belén humilde virgen
    dio a luz al Salvador.
    Y pastores con gran gozo
    adoráronle a Él,
    niño envuelto en pañales
    en pesebre, el Emanuel.
    coro
    • Es Jesús el señalado
      quien te vino a buscar.
      Es Jesús y ningún otro
      quien te puede hoy salvar.
      Es Jesús a quien tú debes
      aceptar por Salvador.
      Es Jesús a quien tus labios
      deben confesar Señor.
  2. Cristo en cruz, señal divina
    que traspasa el corazón;
    contradicha es por muchos
    cuyo fin es perdición.
    Aquel cuerpo que en vida
    era templo de su Dios,
    destruido fue por hombres,
    mas ya vive para nos.
  3. Sepultado por tres días,
    luego Él resucitó;
    señal de Jonás profeta
    que al alma Dios nos dio.
    Pronto el Cristo, Rey de Reyes,
    desde el cielo bajará,
    y el mundo despertado
    su rechazo llorará.
574Lucas 2.7; Hebreos 13.12; Lucas 13.25
  1. Sin alcoba quieta, sin cuna, sin luz;
    sólo un pesebre gozaba Jesús.
    Sin cantos alegres, sin lamentación;
    lugar le prestaron fuera del mesón.
    coro
    • Jesús está aún afuera,
      ¡Oh! hazle un hogar.
      Que no te diga más allá:
      «Ni tú tendrás lugar».
  2. Le echaron fuera de una ciudad,
    cuando les hablaba
    de gracia y verdad.
    Le desconocieron al Señor de Sion;
    le crucificaron fuera del mesón.
  3. Mas no se ha ido nuestro Salvador;
    Él quiere mostrarnos su grande amor.
    Ábrele la puerta de tu corazón:
    es día de gracia fuera del mesón.
575Escuchar Génesis 6 al 9
  1. En los días de Noé
    Dios avisó con tiempo que
    lluvia del cielo iba a caer,
    dándole muerte a todo ser.
    coro
    • Muchos no creyeron.
      Muchos no creyeron.
      Muchos no creyeron,
      no seas tú así.
  2. Dios un arca diseñó
    y este Noé la construyó.
    Fue la manera de salvar
    al que quisiera allí entrar.
    coro
    • Sólo Cristo salva.
      Sólo Cristo salva.
      Sólo Cristo salva
      al pobre pecador.
  3. Hasta el arca fueron, sí,
    los animales, porque allí
    el Creador los protegió.
    De dos en dos Él los llamó.
    coro
    • Dios te está llamando,
      Dios te está llamando,
      Dios te está llamando,
      no tardes en venir.
  4. Mucha lluvia al fin cayó;
    toda la tierra se inundó,
    pero en el arca entró Noé
    con su familia, y salvo fue.
    coro
    • Hoy la puerta es Cristo.
      Hoy la puerta es Cristo.
      Hoy la puerta es Cristo,
      por fe puedes entrar.
  5. Cuando el agua se secó
    Dios a Noé le prometió:
    «Otro diluvio nunca habrá»,
    y Él su palabra cumplirá.
    coro
    • ¿Ves un arco iris?
      ¿Ves un arco iris?
      ¿Ves un arco iris?
      Acuérdate de Dios.
576EscucharLucas 19.3; 1 Pedro 1.7
  1. Un hombre de la antigüedad,
    hastiado ya de todo,
    sintió la gran necesidad
    de algo más que oro.
    coro
    • ¡Oh! sí, mi amigo, hay algo más
      que un montón de oro;
      gozar de eterna salvación
      es mucho más que oro.
  2. Zaqueo un día escuchó
    noticias de gran gozo:
    «Llegó Jesús a Jericó
    con algo más que oro».
  3. Dejando atrás la multitud,
    la fama y el decoro,
    corrió a ver quién, con virtud,
    da algo más que oro.
  4. Llegando al árbol, el Señor
    se dirigió a Zaqueo:
    «Desciende pronto y te daré
    lo que es tu gran deseo».
  5. Así obediente recibió
    de Cristo gran tesoro,
    y luego a todos declaró:
    «Es mucho más que oro».
577Escuchar Salmo 19.10; Juan 14.3
  1. Yo tengo un gran tesoro
    que vale más que el oro.
    Juntos andaremos,
    mi Biblia y yo.
  2. Sesenta y seis libros tiene;
    leerlos todos conviene.
    Juntos andaremos,
    mi Biblia y yo.
  3. Me habla siempre de Cristo;
    es Él a quien necesito.
    Juntos andaremos,
    mi Biblia y yo.
  4. Yo tengo un Salvador vivo;
    es Él a quien yo sigo.
    Al cielo Él me lleva,
    mi Salvador.
578Escuchar Juan 3.3,4
  1. Nicodemo una noche
    vino a Jesús,
    deseando informarse
    de el que es la luz.
    Cristo dijo claramente:
    «Esto has de saber:
    si tú quieres ir al cielo,
    has de renacer».
  2. Nicodemo el maestro
    quiso comprender
    cómo uno, siendo viejo,
    vuelve a nacer.
    Él oyó de la serpiente
    levantada allá.
    Mira así también a Cristo;
    Él te salvará.
  3. Nicodemo esa noche
    recibió a Jesús,
    y pasó de las tinieblas
    a la clara luz.
    Luego era fiel a Cristo,
    y le confesó.
    Ya está con Él en gloria,
    quien por él murió.
579EscucharEsdras 7.10; Juan 5.39; 1 Corintios 10.6
  1. El Génesis primero es,
    el Éxodo va luego;
    Levítico y Números,
    después Deuteronomio;
    Josué y Jueces, luego Rut,
    y los dos libros de Samuel;
    los Reyes y las Crónicas;
    son dos de cada uno.
  2. Historias fieles éstas son,
    con Esdras, Nehemías;
    Ester también, y entonces Job
    comienza las poesías.
    Los Salmos, ¡cuán preciosos son!
    y los Proverbios, ¡qué instrucción!
    Eclesiastés y el Cantar,
    poemas tan soberbios.
  3. Con Isaías luego van
    siguiendo Jeremías,
    Lamentaciones y Ezequiel,
    las grandes profecías;
    Daniel, Oseas y Joel,
    Amós, Abdías y Jonás,
    Miqueas, Nahúm, Habacuc,
    y luego Sofonías.
  4. Ya quedan solamente tres:
    Hageo y Zacarías,
    y Malaquías al final
    de estas profecías.
    Todos debemos estudiar
    las Escrituras del Señor;
    en ellas se hallan gozo y paz,
    y eterna salvación.
5802 Timoteo 3.15
  1. Los libros veintisiete son,
    y son Mateo y Marcos,
    entonces Lucas y San Juan,
    los Hechos y Romanos.
    coro
    • Todos debemos estudiar
      las Escrituras sin cesar.
      En ellas se hallan gozo y paz,
      victoria en las luchas.
  2. Corintios, Gálatas después,
    Efesios, Filipenses,
    y a Colosenses llegamos,
    y Tesalonicenses.
  3. Entonces Timoteo ved,
    y Tito y Filemón.
    Tenemos todos que leer
    la carta a los Hebreos.
  4. Santiago, Pedro y San Juan,
    y Judas viene luego;
    y Apocalipsis al final
    del Nuevo Testamento.
581Escuchar Eclesiastés 12.1; Marcos 10.14; Lucas 13.25
  1. «Acuérdate de Cristo en tu juventud»,
    es la voz divina para la salud.
  2. «Dejad a los niños a mí venir»,
    fue la voz de Cristo antes de morir.
  3. Hoy, querido niño, oye tú su voz;
    huye del castigo, muerte tan atroz.
  4. Acuérdate que Cristo muy pronto volverá;
    a niños no salvados la puerta cerrará.
582Escuchar 1 Tesalonicenses 4.16,17; Mateo 25.13
  1. Pronto viene aquel momento
    tan glorioso de esplendor,
    cuando la final trompeta sonará,
    y descenderá del cielo
    a las nubes el Señor,
    y a sus redimidos arrebatará.
    coro
    • ¿Estarán los niños listos?
      ¿Estarán las niñas listas?
      ¿Estaremos todos listos
      cuando venga en las nubes el Señor?
  2. Date prisa a prepararte,
    poco tiempo queda ya.
    Hoy acepta a Cristo como Salvador.
    Es su sangre tan preciosa
    que tu alma limpiará,
    y al cielo subirás con el Señor.
583Salmo 119.29,37; Proverbios 16.6; 2 Timoteo 2.22
  1. Cuidado mis ojitos lo que veis.
    Cuidado mis ojitos lo que veis,
    pues Cristo desde arriba
    está mirando hacia acá.
    ¡Cuidado! Cuidado lo que veis.
  2. Cuidado mis oídos lo que oís.
    Cuidado mis oídos lo que oís,
    pues Cristo desde arriba
    está mirando hacia acá.
    ¡Cuidado! Cuidado lo que oís.
  3. Cuidado mis manitas lo que hacéis.
    Cuidado mis manitas lo que hacéis,
    pues Cristo desde arriba
    está mirando hacia acá.
    ¡Cuidado! Cuidado lo que hacéis.
  4. Cuidado mis piecitos donde andáis.
    Cuidado mis piecitos donde andáis,
    pues Cristo desde arriba
    está mirando hacia acá.
    ¡Cuidado! Cuidado donde andáis.
  5. Cuidado mi boquita lo que habláis.
    Cuidado mi boquita lo que habláis,
    pues Cristo desde arriba
    está mirando hacía acá.
    ¡Cuidado! Cuidado lo que habláis.
584 Éxodo capítulo 20; 1 Pedro 3:18
  1. En el Monte Sinaí
    Dios habló a Moisés así:
    «Mandamientos Yo te doy;
    guárdalos, pues santo soy.
  2. Hay un Dios y no hay más,
    dioses falsos no tendrás.
    Ídolos no quiero ver,
    ni una imagen debe haber.
  3. Mi gran nombre estimarás,
    no en vano lo usarás.
    Son seis días para ti,
    otro día es para mí.
  4. Padre y madre honrarás,
    larga vida así verás.
    Prohibido está matar,
    a tu prójimo hay que amar.
  5. Y nunca adulterarás,
    lo inmoral evitarás.
    Cuídate de no robar,
    ni lo ajeno has de tomar.
  6. Testimonio fiel darás,
    nada falso hablarás,
    y no debes codiciar,
    ni lo de otros anhelar».
  7. ¿Es posible así vivir,
    y esta ley siempre seguir?
    Sólo Cristo sí cumplió,
    por injustos Él murió.
585EscucharDeuteronomio 11.12; Mateo 5.1, 23.3 7
  1. Tierra bendita y divina
    es la de Palestina, donde nació Jesús.
    Eres de las naciones cumbre
    bañada por la lumbre que derramó su luz.
    coro
    • Eres la historia inolvidable
      porque en tu seno se derramó
      la sangre, preciosa sangre,
      del unigénito Hijo de Dios;
      la sangre, preciosa sangre,
      del unigénito Hijo de Dios.
  2. Cuenta la historia del pasado
    que, en tu seno sagrado, vivió el Salvador,
    y en tus hermosos olivares
    habló a los millares la palabra de amor.
  3. Quedan de ti testigos mudos
    que son los viejos muros de la Jerusalén;
    viejas paredes destruidas
    que si tuvieran vida nos hablarían también.

C O R O S
1Mateo 11.28
  1. A los cansados convida Jesús:
    «A mí venid, a mí venid».
    Los trabajados, venid a Jesús,
    Él os hará descansar.
2Mateo 11.28
  1. A mí venid los trabajados
    y todos los cargados,
    y os haré descansar,
    y os haré descansar.
3EscucharSalmo 119.18
  1. Abre mis ojos, Señor.
    Abre mis ojos, Señor,
    y yo en tu Ley maravillas veré‚
    si me enseñas, Señor.
4Salmo 32.1
  1. Bienaventurado es el pecador
    a quien Dios perdona toda iniquidad.
    Bienaventurado es aquel pecador
    a quien Dios no cuenta su maldad.
5Escuchar Isaías 55.6,7
  1. Buscad, pecadores, buscad al Señor;
    dejad el camino del mal y el error.
    Llamadle en tanto cercano Él está;
    es grande su amor, y os perdonará.
6Apocalipsis 22.20
  1. «Ciertamente vengo pronto;
    ciertamente vengo pronto».
    «Amén, sea así; ven, Señor Jesús,
    ven, Señor Jesús».
7Escuchar Isaías 61.1
  1. Contad en alta voz noticias de un amor
    que infunde confianza al hombre pecador:
    Jesús al que cayó liberta de su mal;
    le da lugar en el hogar
    de gloria celestial.
82 Timoteo 4.18
  1. Cristo mi Salvador me guardará,
    me guardará, me guardará.
    Cristo mi Salvador me guardará,
    siempre me guardará.
9Hebreos 7.25
  1. Cristo puede salvar, Cristo puede salvar
    a los que por Él se allegan a Dios,
    siendo que siempre vive,
    siendo que siempre vive
    y por los creyentes intercede con Dios.
101 Corintios 15.57
  1. Cuando áspera la senda sea,
    hemos de pensar,
    la fuerza que precisa sea
    Cristo nos dará.
    Aunque larga la pelea,
    nuestro lema será:
    «Seguid, seguid a victoria».
11Marcos 10.14
  1. «Dejad a los niños que vengan a mí»;
    convida Jesús cariñoso así.
    «Pues es de los tales el reino de Dios».
    Oíd, pues, oh niños, de Cristo la voz.
12Juan 3.16, 3.36
  1. Dios de tal manera a este mundo amó,
    que a su Hijo, Cristo, se lo entregó,
    para que cualquiera, confiado en Él,
    vida eterna tenga en vez de perdición.
13Juan 10.11
  1. «El buen Pastor Yo soy»,
    Cristo así declara.
    «Por las ovejas doy
    por su salvación mi vida».
14EscucharJuan 14.6; Hechos 4.12
  1. El camino al cielo es Cristo Jesús.
    Él es la verdad y del mundo es la luz.
    No hay otro nombre que nos valdrá;
    sólo Jesucristo nos salvará.
15Gálatas 2.20
  1. El Hijo de Dios, el Hijo de Dios
    me amó aun a mí,
    y se entregó, sí, se entregó
    aun a sí mismo por mí.
16Escuchar Juan 6.48
  1. «El pan de vida soy», dice el Señor.
    Ven alma hambrienta,
    ahora, al Salvador.
    «Hambre jamás tendrá
    quien viene a mí.
    «Sed nunca más tendrá
    quien cree en mí».
17Colosenses 1.14
  1. En la cruz Jesús sufrió,
    su preciosa vida dio.
    Por la sangre que vertió
    Él ya me ha salvado.
18Juan 6.47
  1. «En verdad, en verdad»,
    Cristo nos declara,
    «todo aquel que cree en mí
    tiene vida eterna».
19Juan 6.37
  1. «En verdad, en verdad,
    (confianza infunde)
    fuera no le echaré
    al que a mí acude».
20Escuchar Hebreos 13.5; Juan 10.28
  1. Es Cristo el mejor amigo.
    Es Cristo el mejor amigo.
    Pues Él no nos dejará;
    siempre nos protegerá.
    Es Jesús el mejor amigo.
21Escuchar Hechos 4.12; 1 Timoteo 2.5
  1. Excepto Jesucristo
    no hay ningún Salvador.
    Excepto Jesucristo
    no hay ningún Salvador.
    Recuerdo el bello día
    con santa alegría
    en que aprendí que Cristo
    era mi Salvador.
22Escuchar Lucas 10.33; Isaías 63.7
  1. Fue el amor, divino amor
    del Redentor por mí,
    lo que movió a mi Salvador
    la muerte acá a sufrir.
231 Corintios 6.11
  1. ¡Gloria, gloria, aleluya!
    ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
    Mis pecados son lavados
    por la sangre de tu cruz.
242 Corintios 2.14; 1 Corintios 15.57
  1. Gracias, gracias a Dios rindo
    quien victoria da;
    Cristo siempre del pecado
    nos libertará.
25EscucharColosenses 1.14; Hechos 13.38
  1. Hay perdón por la sangre de Jesús;
    hay perdón por su muerte en la cruz.
    Proclamad que hay perdón,
    para todos hay perdón,
    los que acuden al Señor Jesús.
26Escuchar Apocalipsis 3.20
  1. He aquí Jesús a tu puerta está,
    a la puerta de tu corazón.
    No le dejes ir sin tu puerta abrir,
    si deseas la salvación.
    Pues abre, abre,
    deja al Salvador entrar.
    Y por siempre jamás feliz serás,
    si dejares a Cristo entrar.
27Escuchar Apocalipsis 3.20
  1. He aquí, que a la puerta estoy.
    He aquí, que a la puerta estoy.
    Llamo siempre, llamo siempre,
    y al que abriere entraré Yo hoy.
28Escuchar Hebreos 13.8; 1 Corintios 1.9
  1. Hoy, ayer y por los siglos
    Cristo es siempre fiel;
    cambios hay, mas Cristo siempre
    permanece fiel.
    Gloria, pues, a Él;
    gloria, pues, a Él.
    Cambios hay, mas Cristo siempre
    permanece fiel.
29EscucharJuan 3.17
  1. Jesús no vino a condenar
    al pobre pecador,
    mas vino para rescatar
    a todos en su amor.
    Y al proclamar que Él salva,
    al proclamar que Él salva,
    al proclamar que Él salva ya,
    decimos la verdad.
30Hebreos 13.5; Deuteronomio 31.6
  1. «Nunca te abandonaré», dice el Salvador.
    «Ni jamás te dejaré»; fiel es el Señor.
    ¡Qué contentos seguiremos nuestro viaje!
    Sí, contentos en el Salvador.
31Daniel 3.17
  1. Poderoso es nuestro Dios,
    poderoso es nuestro Dios.
    Puede salvar, puede guardar;
    poderoso es nuestro Dios.
32Romanos 5.8
  1. Por nosotros, pecadores,
    Cristo se entregó,
    y así Dios encarece
    su amor.
33Escuchar Filipenses 2.7,8; 2 Corintios 9.15
  1. ¡Qué maravilla que Cristo
    viniera del cielo!
    ¡Qué maravilla que Cristo
    muriera por mí!
34Lucas 7.50
  1. Sí, Cristo te puede salvar,
    sí, Cristo te puede salvar.
    Ven a Él sin tardar, y perdón te dará;
    su paz en tu alma pondrá.
35Escuchar Isías 53.6
  1. Todos nosotros, dice Dios,
    nos descarriamos. Cada cual
    por su camino se apartó,
    cual las ovejas del corral.
    Pero en Jesús, Jehová cargó
    de todos la iniquidad.
36Hebreos 10.37
  1. Vendrá ... sí, Jesús no tardará.
    Vendrá … sí, Jesús no tardará.
    Vendrá, vendrá,
    Jesús no tardará.
37Lucas 19.10
  1. Vino el Salvador
    (tal su empeño ha sido)
    a buscar y a salvar
    lo que se había perdido.
382 Timoteo 1.12
  1. Yo sé a quien he creído, y cierto estoy
    que Él es poderoso para guardar
    lo que con Él he depositado
    hasta aquel día cuando el Señor volverá.
39Juan 14.6
  1. Yo soy el camino, Yo soy la verdad.
    La vida asimismo soy Yo,
    y nadie jamás a mi Padre vendrá
    sino solamente por mí.
40Juan 10.9
  1. «Yo soy la puerta», dice el Salvador.
    «Todo aquel que por mí entrare
    salvo por su fe será».
41Juan 8.12
  1. «Yo la luz del mundo soy»,
    Cristo dice así.
    «Quien me sigue, en las tinieblas
    no andará».
42Isaías 1.18
  1. Dice el Señor: «Acércate a mí.
    Rojas tus culpas cual carmesí,
    como la lana blancas serán,
    y cual grana tu iniquidad,
    como la nieve blanca será».
43Isaías 44.22
  1. Dios mis culpas borró,
    contento y alegre estoy.
    Dios mis culpas borró;
    al leerlo en la Biblia voy:
    Isaías cuarenta y cuatro
    verso veintidós.
    Mis culpas borró, sí, mi alma salvó.
    ¡Load a Dios!
44Juan 14.1 al 3
  1. Cristo viene otra vez,
    sí, viene otra vez por mí.
    Cristo viene otra vez;
    la Biblia me dice así:
    el catorce de San Juan
    versos uno a tres.
    Del cielo vendrá
    su Iglesia a llevar,
    y a mí también.
45Juan 6.11
  1. Padre benigno que en el cielo estás,
    gracias hoy te damos
    por el pan que das.
    Gracias te damos, Padre celestial,
    por el pan del cielo,
    pan que es eternal.
461 Juan 1.9
  1. Si nuestros pecados
    a Dios confesamos,
    Él es fiel y justo
    y nos perdonará.
47Efesios 6.10 al 17
  1. Toda la armadura del Señor tomad
    para poder vencer:
    cota de justicia y cinto de verdad
    tome cada fiel.
    Y del evangelio vuestros pies calzad
    y escudo de la fe;
    espada y yelmo de salud tomad.
    ¡Valientes sed!
48Salmo 145 al 150; 2 Timoteo 1.12
  1. Loemos a Dios por su bondad,
    el amigo inmutable, fuerte y fiel.
    Su poder a su amor es igual;
    sin medida ni fin por siempre, amén.
    Primero y postrero es el Señor,
    cuyo Espíritu, salvos, nos guiará.
    El pasado nos causa loor,
    y el futuro nos llama a confiar.
491 Corintios 11.24
  1. Nunca me olvidaré de Ti,
    de tu agonía en Getsemaní,
    ni del Calvario, do por mí
    sufriste, oh Salvador.
50